Mahmoud Abbas – Una cadencia “muy larga” de 4 años – Por Elliott Abrams (Israel Hayom)

Hace catorce años, en enero de 2005, Mahmoud Abbas fue elegido presidente de la Autoridad Palestina. Por un término de cuatro años. Abbas ahora cumple 15 años de ese “período de cuatro años”.

Esa elección de 2005 fue, en realidad, un hito para los palestinos. Yasser Arafat había muerto el noviembre anterior, y esta elección fue para elegir a su sucesor como jefe de la Autoridad Palestina. Fue una buena elección, libre y justa, en el sentido que los votos se contaron con precisión y la gente podía hacer campaña contra Abbas. Hubo muchos observadores internacionales, incluido un equipo de los Estados Unidos dirigido por el ex presidente Jimmy Carter y los entonces senadores Joseph Biden y John E. Sununu. Según The New York Times, Javier Solana, quien era entonces ministro de Relaciones Exteriores de la Unión Europea, dijo: “Ha sido un día muy bueno. El momento es histórico”.

Abbas ganó con solo alrededor del 62% de los votos (compare el ridículo reclamo del presidente egipcio Abdel-Fattah el-Sissi de haber ganado el 97% de los votos en las elecciones de 2018 allí) frente a otro candidato que recibió el 20%. Hamas boicoteó las elecciones, pero no se vio obligado a hacerlo, como vimos cuando compitió en las elecciones para el Consejo Legislativo Palestino en 2006.

Esa elección parlamentaria de 2006 fue la última elección parlamentaria celebrada en los territorios palestinos y, de manera similar, no ha habido elecciones presidenciales desde 2005. Abbas solo sigue adelante y gobierna por decreto. Ahora ha realizado maquinaciones que, de hecho, eliminarán el Consejo Legislativo Palestino por completo, reemplazándolo con un órgano PLO no elegido. El Consejo Legislativo Palestino ha sido disuelto por el tribunal constitucional palestino, cuyo propio mandato expiró hace más de una década.

Lo que Abbas ha hecho desde la última elección, en 2006, es cercenar el desarrollo de las instituciones democráticas palestinas. Hay excusas, por supuesto: Hamás es demasiado peligroso y podría ganar como lo hizo en 2006, Israel tiene la culpa, y así sucesivamente. Pero Abbas esencialmente está eliminando toda oposición a su gobierno y prohibiendo toda disidencia.

El otoño pasado, Human Rights Watch emitió un informe sobre las formas en que las autoridades de Cisjordania y Gaza reprimen la disidencia. Aquí están las líneas de apertura de tal documento:

“En los 25 años desde que los palestinos obtuvieron un grado de autogobierno sobre Cisjordania y la Franja de Gaza, sus autoridades han establecido mecanismos de represión para aplastar la disidencia, incluso mediante el uso de la tortura.

Tanto la Autoridad Palestina dominada por Fatah en Cisjordania como Hamás en Gaza han llevado a cabo en los últimos años decenas de arrestos arbitrarios por críticas pacíficas a las autoridades, particularmente en las redes sociales, entre periodistas independientes, en campus universitarios y en manifestaciones. A medida que la disputa entre Fatah y Hamas se hizo más profunda a pesar de los intentos de reconciliación, los servicios de seguridad de la AP se han dirigido a los partidarios de Hamás y viceversa.

Basándose principalmente en leyes demasiado amplias que criminalizan la actividad como causar “conflictos sectarios” o insultar a “las autoridades superiores”, la Autoridad Palestina y Hamás utilizan la detención para castigar a los críticos y disuadirlos a ellos y a otros de un mayor activismo. Durante la detención, las fuerzas de seguridad rutinariamente se burlan, amenazan, golpean y obligan a los detenidos a posiciones de estrés doloroso durante horas a la vez.

Solana tenía razón hace 14 años: ese momento fue histórico, ya que las elecciones de 2005 (y las elecciones parlamentarias del año siguiente) marcaron la marca más alta de la democracia en Cisjordania.

Como Abbas marca un nuevo aniversario en el poder, aquellos que esperaban una evolución política positiva en los territorios palestinos solo pueden llorar la forma en que se ha gobernado, especialmente en la última década. Bajo el pretexto de luchar contra Hamás, han prohibido cualquier crítica al corrupto gobierno de Fatah y ha impedido cualquier debate sobre el futuro palestino. Así como el ex jefe de la OLP, Yasser Arafat, eliminó pronto todas las instituciones independientes cuando regresó a los territorios palestinos en 1994, Abbas aplastó las esperanzas que surgieron, luego de la muerte de Arafat en 2004 y su propia elección en 2005, de un futuro democrático para los palestinos.

 

Elliott Abrams es miembro principal de Estudios de Medio Oriente en el Consejo de Relaciones Exteriores.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.