Los palestinos no se entusiasman con la tercera intifada – Oded Granot (Israel Hayom 11/12/2017)

Los considerables esfuerzos del Hamás para provocar una nueva ola de violencia palestina contra el reconocimiento del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que Jerusalén es la capital de Israel, hasta ahora han fracasado. Sí, estallaron disturbios en Judea y Samaria, en el este de Jerusalén y en la frontera entre Israel y la Franja de Gaza y se registraron algunas víctimas, pero hasta ahora las cosas no han salido de control.

Tres días después del anuncio de Trump, sin ver una tercera intifada a la vista, parece que el público palestino ha podido descubrir lo que los extremistas y los cabecillas entre sus líderes trataban de ocultar: la movida de Washington fue en su mayoría declarativa y no significa necesariamente ningún cambio en el suelo. La Embajada de EE.UU. permanecerá en Tel Aviv por el momento y, teóricamente, el destino del este de Jerusalén aún no se ha determinado.

Además, la escasa respuesta de los palestinos a los llamados de los grupos terroristas para tomar las calles y chocar con las fuerzas de seguridad israelíes es, hasta cierto punto, una reminiscencia de la moderación que mostraron durante la ola de violencia que siguió a la crisis del Monte del Templo en julio.

Ambos casos han demostrado que la silenciosa mayoría palestina no está dispuesta a lanzar una tercera Intifada, que solo podría significar bajas y destrucción. La Autoridad Palestina también ha demostrado una actitud equilibrada.

Ramallah había condenado la medida de Trump, declarando que Estados Unidos ya no podía desempeñar el papel de mediador imparcial en el proceso de paz israelí-palestino y diciendo que el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, no se reuniría con el vicepresidente Mike Pence durante su visita a la región a finales de este mes. Pero el sábado, el ministro de Relaciones Exteriores palestino, Riad Malki, declaró que la AP no estaba abandonando el proceso de paz.

Malki señaló otras tres posibles medidas: buscar un mediador diferente; presionar a los EE.UU. para que renuncie a su movimiento; y tratando de aumentar el apoyo internacional para inducir a la Autoridad Palestina como miembro de pleno derecho de las Naciones Unidas.

Como de costumbre, altos funcionarios palestinos han expresado su profunda decepción por el hecho que el mundo árabe no se haya movilizado en masa para luchar contra la decisión de la Casa Blanca. La Liga Árabe ha denunciado la decisión de Trump y el gran imán de Egipto de al-Azhar, el jeque Ahmed el-Tayeb, anunció que no se reunirá con Pence, pero ningún país árabe ha decidido romper sus vínculos con los EE.UU. por el anuncio de Trump.

Abdulrahman al-Rashed, ex editor del periódico árabe con sede en Londres Asharq Al-Awsat y uno de los principales comentaristas del mundo árabe, escribió el sábado que “Irán es el mayor enemigo de la cuestión palestina”. El mundo árabe está tan preocupado por defenderse de los agresivos intentos de Teherán de invadir el Medio Oriente, que no tiene tiempo para nada más, dijo.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.