Los palestinos frustrarán cualquier iniciativa que los lleve a la reconciliación ideológica con la existencia de Israel – Por Zalman Shoval (Maariv)

El objetivo de los líderes palestinos, desde el Mufti Hajj Amin al-Husseini de Jerusalén hasta Mahmoud Abbas, es frustrar cualquier intento que sea interpretado como un respaldo final e histórico del derecho del pueblo judío a su estado.

“Los palestinos nunca pierden una oportunidad… de perder una oportunidad”, o más popularmente: “dispararse en las piernas”, dijo el difunto Abba Eban, y los comentaristas en Israel y el mundo nunca han constatado que se trataba de una afirmación errada. Y lo volvimos a ver, tras el rechazo de los palestinos a la parte económica del plan del siglo del presidente Trump y su negativa a asistir al festival de Bahrein.

Están equivocados, es decir, los comentaristas y los fallecidos, ya que esta es exactamente la verdadera intención de los líderes palestinos, desde el Mufti de Jerusalén Amin al-Husseini hasta Mahmoud Abbas: frustrar cualquier iniciativa israelí o internacional que pueda ponerlos en el camino de la reconciliación ideológica con la existencia del Estado de Israel. Como una confirmación final e histórica del derecho del pueblo judío a un estado en alguna parte de la Tierra de Israel. Para Abu Mazen (Abbas) es más importante entrar en la historia palestina como quien se mantuvo firmemente contra esta posibilidad tomando medidas pragmáticas para aliviar la difícil situación de su pueblo, e incluso si estas medidas pudieran lograr una solución política en el espíritu de las propuestas para establecer un estado palestino junto a Israel. Está en contra del terrorismo, y probablemente honestamente, pero su ideología básica no es diferente de la de las organizaciones terroristas.

Un interesante libro, publicado el año pasado llamado “1947”, por la periodista y estudiosa de historia sueca Elizabeth Asbrink, cuenta cómo los comités de investigaciones internacionales, primero los Estados Unidos y el Reino Unido y luego la ONU, llegaron a Israel y la región en 1947 para formular una propuesta de acuerdo entre los árabes en la Tierra de Israel y allí se encontraron con el rechazo total de la sociedad árabe para incluso reunirse con ellos, siguiendo instrucciones explícitas y amenazas recibidas del Mufti, mientras que personas de la comunidad judía, líderes y residentes comunes por igual, respondieron voluntariamente a cada solicitud de los comités anteriores e incluso viajaron con ellos en todo el país, para mostrarles lo que la comunidad judía había construido y establecido a lo largo de los años. La conclusión de la mayoría sobre la Comisión de la ONU: los judíos en Palestina son capaces de dirigir un estado y los árabes no.

Durante las negociaciones con los palestinos después de la conferencia de Madrid (que no fue una conferencia en absoluto, sino un solemne evento de apertura), el presidente del equipo israelí Elyakim Rubinstein y yo fuimos invitados a una cena informal con la delegación palestina Hyder Abdel-Safi, un hombre de Gaza, en la casa del embajador suizo Edward Brunner (que también era secretario general de la ONU). Al principio, la conversación fue floja, hasta que, a pedido del anfitrión, quien reemplazó una de las tazas de jugo de naranja con un vaso de whisky, se produjo una conversación muy diferente.

Entre otras cosas, le dije a nuestro interlocutor palestino: “También entre nosotros, algunos pensaron que el primer paso en el esfuerzo por establecer el estado judío debería ser una carta, es decir, una declaración política internacional, mientras que otros argumentaron que si nos concentramos en la creación de hechos existentes en todas las áreas de la vida: el público, la economía, la administración, etc., entonces los cimientos concretos para establecer el país, sería mejor y así fue. Mientras ustedes, los palestinos, insisten en un acuerdo previo sobre las fórmulas políticas, en su mayor parte, son poco realistas y, de hecho, se retiran”. Tengo la impresión que en secreto Abdel Shafi, que odiaba a Yasser Arafat, estuvo de acuerdo, pero si había alguna posibilidad de un cambio en las posiciones palestinas, entonces los Acuerdos de Oslo y el regreso de la OLP y Yasser Arafat a los territorios fueron los culpables que esto no sucediese.

La reunión en Bahrein, por cierto, tuvo un precedente: la Conferencia de Casablanca después de los Acuerdos de Oslo. Allí también se reunieron políticos y empresarios de todo el mundo, incluidos varios estados árabes. Allí, también, hubo euforia y la delegación israelí que incluía ministros prominentes y hombres de negocios incluso preparó planes detallados para la cooperación económica con todas las partes, en primer lugar con los palestinos; Solo los delegados palestinos (no oficiales) anunciaron de inmediato: “No habrá cooperación con Israel”, y así murieron en los albores de la nueva visión del Medio Oriente de Shimon Peres, la principal iniciativa de esa conferencia. Del mismo modo, el argumento lógico que los beneficios económicos no eliminarían la posibilidad de un futuro logro político no tiene importancia para los líderes palestinos, por lo que incluso el plan generoso y equilibrado del presidente Trump parece convertirse en otro eslabón en la cadena de rechazo palestino.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.