Los palestinos están en un callejón sin salida – Por Eyal Zisser (Israel Hayom)

A partir del fin de semana pasado, el número de residentes de Gaza dispuestos a participar en los disturbios a lo largo de la valla fronteriza disminuyó. Hamás ya no oculta el hecho que las manifestaciones no están destinadas a marchas silenciosas, sino que intentan llevar a cabo ataques contra las fuerzas israelíes y los civiles, así como dañar la valla y el equipo militar.

Podemos suponer que antes del 15 de mayo, en el que los palestinos marcan la “catástrofe” (“Nakba”) de su desplazamiento durante la Guerra de Independencia de Israel, la frontera se calentará de nuevo y Hamás estimulará a los habitantes de Gaza para que se dirijan a la “marchas de retorno”, que recuerdan a Israel y al mundo que los palestinos aún están comprometidos con el sueño del retorno, que en esencia significa la destrucción del Estado de Israel.

Mientras Hamás se prepara para más rondas de violencia, ya que no tiene nada que ofrecer a los residentes de Gaza, aparte de la violencia, el terrorismo y los ataques terroristas, la Autoridad Palestina en Ramallah se ha mantenido en silencio. Esto se debe en parte a las luchas internas de poder palestinas – principalmente la lucha sobre quién sucederá al presidente de la AP, Mahmoud Abbas – pero también porque Abbas y sus amigos no quieren, y en realidad no pueden, escapar de la trampa que se cerró cuando se dieron vuelta los intentos de la administración estadounidense para poner en marcha el proceso de paz.

El movimiento nacionalista palestino se encuentra en uno de los momentos más bajos de su historia. Algunos, incluso entre los palestinos, argumentan que ha llegado al final del camino. Sus objetivos, incluso los más pequeños, se están escapando de su alcance y, pase lo que pase, su destino está una vez más fuera de sus manos y fuera de las manos de su liderazgo, ya sea de la AP, que está fijando sus esperanzas en la comunidad internacional, o Hamás, que ahora está haciendo su camino de regreso al abrazo de bienvenida de Irán.

La celebración de los logros de Israel durante los 70 años de su existencia es una excelente oportunidad para que los palestinos pasen algún tiempo pensando en dónde se equivocaron y qué podría sacarlos del callejón sin salida en el que se encuentran.

Después de 100 años de enfrentamientos (que datan de la Declaración Balfour), 70 años de conflicto (comenzando con la Guerra de Independencia de 1948) y un cuarto de siglo desde los Acuerdos de Oslo, que supuestamente dieron a los palestinos paz y tierra propia, parece que están perdiendo lo poco que han logrado obtener.

El movimiento nacionalista palestino siempre fue una imagen en espejo del sionismo; en otras palabras, nació de y en respuesta al advenimiento del sionismo. Esto significa que la batalla contra la idea sionista y el deseo de servir como una antítesis de todo lo que simboliza Israel fueron y son simplemente un denominador común más que un elemento definitorio de la identidad palestina. Esto no es suficiente para sostener un movimiento nacional victorioso y conducirlo al éxito.

Parecería que las fuentes de la debilidad palestina nunca han cambiado:

  • La falta de una identidad nacional que reemplaza a la tribu, el clan o la aldea, y algo más que un rechazo del otro (sionismo);
  • La falta de un liderazgo legítimo y efectivo que traza un camino y convence al público para que lo tome;
  • Una economía débil;
  • Radicalización religiosa;
  • y sobre todo, dependencia de otros para rescatar a los palestinos de su angustia.

De 1948 a 1967, los palestinos depositaron sus esperanzas en las naciones árabes. Para la AP, ahora es la comunidad internacional, esa misma entidad vaga y amorfa cuya eficacia hemos visto en Siria, y para Hamás: Irán y Turquía.

Incidentalmente, esta es una realidad desafiante para Israel, porque significa que la esperanza que algún día Israel encuentre un socio palestino para un acuerdo de paz o en el caso de Gaza, una tregua, es falsa. Es difícil pensar que los palestinos en su situación actual sean capaces de comprometerse, y mucho menos hacer un compromiso aceptable para Israel, que es el lado más fuerte. También significa que, en el futuro, el balón está en la cancha de Israel cuando se trata de acercarse a los palestinos, y es dudoso si los palestinos desean o pueden participar en el juego.

 

Eyal Zisser es profesor en el Departamento de Historia de Medio Oriente de la Universidad de Tel Aviv. http://www.israelhayom.com/opinions/the-palestinians-are-at-a-dead-end/ – Traducido por Dori Lustron para

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.