Los musulmanes una vez lideraron el mundo – ¿Por qué se cayeron? – Por Jagai Golshtein

Los hambrientos manifestantes del mundo musulmán sueñan con vivir como en el rico occidente, o retroceder mil años al apogeo del islam, cuando Europa era pobre y atrasada y el califato musulmán prosperaba y los comerciantes musulmanes con talento gobernaban la economía mundial, junto con sus socios judíos. ¿Qué arruinó esta historia de éxito del Islam?

El mundo musulmán sigue sufriendo: Cayo el antiguo régimen de Túnez, seguido por el régimen egipcio, y millones de ciudadanos salen a la calle en Yemen, Argelia, Jordania, Bahréin, Irán y Libia. El trasfondo de los disturbios, como siempre, también es económico: los pobres hambrientos están indignados por el aumento del precio del pan, y los jóvenes de clase media ven Internet con los ojos llorosos ante lo que ven es la vida en Occidente. Ser como ellos – libres, seguros, ricos, equipados – como en América, Francia, Alemania, Italia, Israel – es el sueño que enloquece a las masas en El Cairo y Amman… y en Teherán.

Hace mil años el mundo estaba patas arriba: los países árabes eran ricos y prósperos y Europa era pobre y atrasada. No es de extrañar que el Islam radical, que no quiere, o no cree, que Oriente Medio se asemeje a Occidente, cultive un sueño diferente: hacer retroceder las ruedas de la historia y volver a su antigua gloria, a los días de la califato árabe-musulmán, que era el centro de la economía mundial. Este sueño musulmán también tiene un punto judío: muchos comerciantes judíos exitosos jugaron un papel central en la próspera era del Islam.

El Imperio musulmán fue creado en el siglo VII en una campaña de conquista de las tribus de la Península Arábiga, encabezadas por el profeta Mahoma y más tarde por sus sucesores, los “califas” (sustitutos). En el siglo VIII se extendía desde el actual Pakistán en el este hasta España y Marruecos en el oeste, y la mayoría de sus habitantes se convirtieron al Islam y se volvieron hablantes de árabe. El califato se desintegró en el siglo IX en pequeños reinos debido a las luchas por la herencia, pero el Islam siguió siendo dominante en todo este espacio y se convirtió en una especie de área de libre comercio donde los empresarios se movían libremente y establecían grandes negocios.

Los árabes establecieron áreas metropolitanas como Bagdad, Damasco, Fosfat (El Cairo) y Kirwan en Túnez, con magníficos palacios, talleres de mano de obra intensiva, fábricas de infraestructura e incluso bancos. Los comerciantes vendían, compraban y conducían esclavos, plata y oro, piedras preciosas, especias y especias en tres continentes. Las cartas entre comerciantes y académicos describen a comerciantes que tenían negocios paralelos en Marruecos, Yemen e India. Un comerciante podría recibir un cheque en Irán, depositarlo en un banco en Siria, hacer una transferencia bancaria y cobrar el dinero en España.

“Los ocupantes árabe-musulmanes, de hecho, crearon una forma de vida burguesa, casi de la nada”, dice el Dr. Yoram Arder, un experto medieval en el Departamento de Historia Judía de la Universidad de Tel Aviv. El mundo que conquistaron era feudal, con escaso comercio, girando en torno a la agricultura y la propiedad de la tierra. “Natizaron los pueblos y promovieron en las ciudades una economía vibrante de artesanos, trabajadores y comerciantes, donde la riqueza se medía en dinero, no en propiedades”.

La situación en Europa era completamente diferente. La cultura romana se derrumbó a la sombra de las olas de inmigración y los ataques de las tribus atrasadas. Las ciudades desaparecieron y la economía volvió a basarse en el autoconsumo y el trueque. “Los musulmanes dirigían la economía mundial a principios de la Edad Media”, dice el Dr. Yaron Ben Na’a, experto medieval en el Departamento de Historia Judía de la Universidad Hebrea. “La mayor parte de su comercio se realizaba entre ellos y con la India. Europa no tenía casi nada que ofrecer, solo pieles y esclavos. Allí casi no había talleres y aparte de simples productos agrícolas no producían nada”. “También en el mundo musulmán, la mayoría de la población eran campesinos pobres, esclavos y jornaleros, y los ricos eran una capa delgada, como lo son hasta el día de hoy”, señala Ben Na’a.

Las familias de los comerciantes y los ricos, dice Arder, llevaron una forma de vida refinada y desarrollaron la cultura: “Los comerciantes tienen horizontes más amplios que el noble que se sienta en su tierra. Vieron diferentes tierras y se interesaron por su cultura”. Escuchaban poesía y tuvieron discusiones filosóficas. En esto, también, estaban cientos de años por delante de Europa”.

Cuando la burguesía se desarrolló en Europa, también exigió la libertad política y creó la democracia. ¿Por qué no les sucedió esto a los musulmanes en la Edad Media?

“No hubo democratización, pero hubo apertura. Los sabios del Islam, que eran tanto legisladores como jueces del califato, llevaron a cabo discusiones libres sobre la ley y la teología musulmanas. Luego, cuando toda la cultura degeneró, el Islam también se petrificó”.

“El Islam odia la innovación por lo que ha degenerado”

El período de prosperidad del mundo musulmán terminó a finales de la Edad Media, en los siglos XIII y XIV. El centro de la economía mundial se trasladó a Europa y el Oriente Medio siguió siendo pobre y atrasado. ¿Por qué? “El mundo musulmán fue conquistado por los mamelucos, que eran soldados esclavos de áreas remotas. No estaban interesados ​​en el comercio, se apropiaron de tierras y dinero y asfixiaron la economía”, explica Arder.

El Dr. Ben Na’a tiene otra explicación para el declive del Islam: “El Islam es una religión muy conservadora a la que no le gustan las innovaciones”, dice, “han llegado a un punto de poder y prosperidad y allí se quedaron”. El régimen musulmán, incluso durante la Edad de Oro árabe, sólo buscaba la paz y la seguridad y pisoteaba al individuo. “Quien no pertenecía a un clan fuerte no existía”.

“Europa también era conservadora, pero estaba más abierta a la innovación tecnológica y, a lo largo de los años, la tecnología en Europa se desarrolló y impulsó su economía. “Los europeos inventaron máquinas de hilar en los siglos XVI y XVII y sus textiles se abarataron, por lo que todos los ricos la gente en el Medio Oriente comenzó a comprar ropa importada. Así fue como el mundo se puso patas arriba”.

El Islam y el judaísmo ahora son considerados enemigos y la fantasía de renovar el califato árabe es la gran pesadilla de los judíos en Israel. En la Edad Media las cosas se veían diferentes. Los judíos del califato eran ciudadanos de Tipo B que pagaban impuestos especiales y muchos de ellos se convirtieron al Islam, pero muchos también se integraron a la historia de éxito musulmana y se convirtieron en una fuerza en los negocios.

Los mercaderes judíos tenían una ventaja: no se identificaban con ninguno de los califatos y se movían libremente entre califatos rivales y también fuera del mundo musulmán, en la Europa cristiana y en el reino de los jázaros. En las Crónicas del califa Harun al-Rashid, cuyas leyendas involucran muchas leyendas, incluyendo las historias de “Las mil y una noches”, se dice que la primera delegación comercial que llegó a su corte desde Europa fue un comerciante judío que también era el único vivo (montado en el lomo de un elefante).

“Los judíos no se unieron a la administración del gobierno, pero tuvieron éxito en el comercio”, dice Ben Na’a. “Las campañas comerciales tomaron varios años, y los comerciantes necesitaban bases para descansar en el camino”.

“Los judíos también estaban dispuestos a trabajar en todos los trabajos despreciables y sucios en los que los musulmanes no querían trabajar, y algunos de ellos ganaban mucho dinero. Trabajaban en soldadura y procesamiento de metales, que es caliente y peligroso, tiñendo telas que están sucias y malolientes, y en el negocio del entretenimiento”. Bailar generalmente se consideraba una prostitución, mientras que las restricciones impuestas a los judíos eran menos estrictas, por lo que muchos de los artistas y cantantes eran judíos.

“Los judíos, en general, vivían mejor que los musulmanes. Casi todos vivían en la ciudad porque los judíos rurales se convirtieron al Islam o abandonaron las aldeas. Los judíos se ayudaban unos a otros en organizaciones benéficas, que funcionaban mejor que las organizaciones benéficas musulmanas debido a la moralidad social judía y porque la población judía era más pequeña”.

¿El gobierno musulmán no restringió los negocios de los judíos?

“En absoluto. El mundo musulmán no era antisemita. A nivel personal, algunos de ellos sufrieron ocasionalmente burlas o humillaciones, pero vivían en seguridad y, aparte del impuesto Hijaz, no había restricciones para ellos. A diferencia de los judíos en Europa, se les permitía poseer tierras y bienes raíces y no tenían que ser hacinados en guetos. Algunos de ellos vivían en sus propios barrios, pero por elección”.

Los mercaderes judíos también utilizaron las campañas comerciales con fines religiosos: cuando pasaban por Babilonia y la Tierra de Israel, visitaban a los sabios de la época, a los genios, y les enviaban cartas enviadas por judíos de todo el mundo, incluidas preguntas sobre los asuntos halájicos. asuntos. Así se creó la literatura responsa -preguntas y respuestas- a través de la cual el pueblo mantenía contacto con el liderazgo religioso.

“Entre los comerciantes judíos había tipos fascinantes que combinaban negocios y cultura”, dice el Dr. Arder. Una vez vino a España y conoció al poeta Yehuda Halevi, quien le dijo que soñaba con venir a Eretz Israel. Resultó que Ben Halfon era fanático del poeta, así que lo llevó consigo y en el camino organizó una especie de ‘gira’ en las comunidades por las que pasaron, lo presentó a rabinos y poetas y le dio dinero y propiedades. El poeta llegó a Israel con un cargamento de 50 cajas de lino y una pizca de dinero”.

“Los judíos controlaban todo el comercio en Europa”

Si en el rico mundo musulmán los judíos triunfaron, entre los cristianos de la pobre Europa su riqueza era realmente imaginaria. “En Europa casi no había gente que supiera leer y escribir, excepto el clero -y los judíos- dice Ben Na’a-, porque además eran los únicos que podían viajar a países islámicos, tenían un monopolio casi absoluto en el comercio”

Una de las cartas responsa habla, por ejemplo, de una disputa comercial entre dos comerciantes judíos, uno de los cuales viajó desde Hungría a una feria en Maguncia, Alemania, con un ahorro conjunto de ambos por valor de 12 libras para comprar bienes como inversión conjunta, y regresó de la feria con una cuantía triple, es decir, aproximadamente -35 libras.

Otro documento de ese período afirma que los tesoros del palacio del propio rey de Hungría valían unas 100 libras, es decir, solo tres veces el dinero que el mismo comerciante judío devolvió con él de la feria. Otra carta de responsa habla de un judío de Francia que heredó una gran propiedad por valor de unas 350 libras, es decir, tres veces y media el tesoro del rey húngaro.

“Los judíos llenaron un vacío en la economía europea de la época, y durante mucho tiempo fueron los únicos actores en ella, un verdadero monopolio”, escribió el historiador económico alemán Winstent Rocher. “Desde el Este y sin su conexión con el comercio internacional. Su ventaja no era relativa, sino absoluta”.

La supremacía económica de musulmanes y judíos sobre los cristianos duró hasta el siglo XII, cuando los cristianos comenzaron a desarrollar su propio comercio e industria. “Mientras los cristianos dependieran de los judíos, disfrutaron de un trato razonable de su entorno cristiano”, escribió Rocher, “cuando los cristianos se desarrollaron y quisieron tomar su lugar, comenzaron a empujarlos fuera de su lugar y a dañarlos”. Así comenzó una era difícil y oscura en la historia judía, pero los judíos, como siempre, supieron usar sus talentos para sobrevivir. Y sobre eso, en el próximo capítulo de oro judío.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.