Los medios de comunicación están ayudando al Hamás – por Bassam Tawil (27/7/2014)

“Sabemos que el Hamás utiliza escudos humanos. Pero ¿por qué tendríamos que informar sobre esto cuando uno está sentado en el centro de la Franja de Gaza, rodeado por hombres armados del Hamás?” – Reportero cubriendo la guerra, que pidió mantener su anonimato.

Además de la historia de los escudos humanos hay otro elemento que los medios de comunicación internacionales prefieren ignorar: la ejecución extrajudicial de “colaboradores” palestinos durante las últimas dos semanas. Según informes, las ejecuciones se llevaron a cabo de la forma más brutal. Hamás también ha estado disparando a presuntos “colaboradores” en las piernas para evitar que se muevan.

Son los medios los que están ayudando al Hamás para que se salga con la suya en los crímenes de guerra que hace.

Hamás y sus propagandistas palestinos y occidentales siguen insistiendo en que el movimiento islámico no utiliza a los civiles en la Franja de Gaza como escudos humanos durante la guerra. Pero la verdad es que el Hamás ha admitido que hace uso de civiles inocentes como escudos humanos, para aumentar el número de víctimas y para difamar a Israel ante los ojos de la comunidad internacional.

Este reconocimiento, sin embargo, y por supuesto, ha pasado desapercibido por la mayoría de los periodistas occidentales y por los analistas que informan sobre la guerra en la Franja de Gaza. Muchos periodistas occidentales en la Franja de Gaza prefieren ignorar el hecho de que el Hamás está obligando a civiles y los utiliza como escudos humanos. También parecen ignorar el hecho de que los funcionarios y los milicianos del Hamás han encontrado refugio entre la población civil y en los hospitales, especialmente el hospital Shifa de Gaza City. ¿Es realmente una coincidencia que los voceros de Hamás ofrezcan entrevistas a los medios de comunicación árabes y occidentales desde las instalaciones del Hospital de Shifa? ¿Por qué nadie ha señalado esto como algo extraño?

Por supuesto, los portavoces de Hamás, para atraer la atención de los medios de comunicación, fingen que están visitando a los heridos en el hospital, pero en realidad, estos voceros del Hamás han estado alojados en el interior del hospital, teniendo en cuenta – correctamente – que Israel no atacaría un sitio tan sensible.

Lo inquietante es que los periodistas extranjeros no se molestaron (o se atreven) a preguntar o a indagar a cualquiera de los líderes del Hamás y a los portavoces autoproclamados si estaban escondidos en el interior del hospital, independientemente de la respuesta. Al parecer, ni siquiera se hacen esta pregunta.

Un periodista extranjero explicó que semejante pregunta habría “puesto en peligro su vida”. Otro periodista admitió también que él y sus colegas estaban demasiado asustados como para informar de las noticias verdaderas que podían llegar a enfadar al Hamás y a otros grupos radicales.

“Sabemos que Hamás utiliza a los palestinos como escudos humanos”, explicó un el reportero que pidió no ser identificado, “Pero ¿por qué informar esto cuando uno está sentado en el centro de la Franja de Gaza, rodeado de hombres armados del Hamás?”.

El 22 de julio, Hamás y otros grupos palestinos de la “resistencia” emitieron una advertencia a los residentes de la Franja de Gaza para hacerlos permanecer en sus casas después de las 11pm. La advertencia, que también fue ignorada por la mayoría de los periodistas, fue publicada en varios sitios web afiliados a Hamás

Por lo tanto, el Hamás literalmente está imponiendo un toque de queda para los residentes de la Franja de Gaza, con la esperanza de que encontrarán la muerte o serán heridos por parte de Israel. Pero esto, en lo que se refiere a los medios internacionales, es una historia que obviamente no es digna de contarse.

Otras evidencias del uso que hace el Hamás de civiles como escudos humanos salieron a la superficie el 10 de julio. El Ministerio del Interior del Hamás publicó un comunicado en su página web en árabe pidiendo a los residentes que no hagan caso a las llamadas de Israel para abandonar sus hogares ya que ellos no serían atacados por las Fuerzas de Defensa de Israel.

Esta advertencia, por supuesto, no apareció en el sitio web el idioma Inglés del ministerio. Parece, como era de esperar, que el Hamás no quería que el mundo supiese que sus líderes, desde suites de hotel de lujo en Qatar y en otros lugares, están utilizando a civiles como escudos humanos.

Aunque casi todos los periodistas extranjeros que cubren el conflicto en la Franja de Gaza tienen traductores árabe parlantes “fijos”, ninguno de estos “fijos” consideran necesario alertar a sus colegas extranjeros sobre las advertencias del Hamás. Algunos periodistas occidentales, que más tarde se enteraron de la advertencia, prefirieron mirar hacia otro lado. Después de todo, ¿quién quiere meterse en problemas con el Hamás, sobre todo cuando sus líderes y los combatientes son extremadamente nerviosos y están ocupados moviéndose de un escondite a otro?

Además de la historia de los escudos humanos, hay otro elemento que los medios de comunicación internacionales también prefieren ignorar: la ejecución extrajudicial de “colaboradores” palestinos durante las últimas dos semanas.

Fuentes palestinas han confirmado que Hamás ha ejecutado a, por lo menos a 13 palestinos, bajo la sospecha de “colaboración” con Israel. Ninguno de los sospechosos fue llevado a juicio, y se dice que las ejecuciones se llevaron a cabo de la manera más brutal, con tortura, incluyendo golpes severos, rompiendo brazos y piernas.

Según las fuentes, Hamás también ha estado disparando contra presuntos “colaboradores” en las piernas para evitar que se muevan. Muchos otros, incluyendo a activistas del Fatah, han sido puestos bajo arresto domiciliario por parte del Hamás.

Hamás también ha tenido éxito en detener a los medios de comunicación internacionales a la hora de presentar sus informes sobre las víctimas del Hamás. Las únicas víctimas que los periodistas están autorizados a informar son acerca de los civiles de la Franja de Gaza. ¿Has visto alguna foto o informes en los medios de comunicación internacionales sobre cualquier hombre armado del Hamás? Por supuesto que no, nadie lo ha hecho. La historia oficial es que no existen tales combatientes.

Los periodistas extranjeros que trabajan en la Franja de Gaza han cumplido con las demandas del Hamás y continúan evitando las historias o fotos que exponen la explotación cínica que hace el movimiento islamista a los civiles inocentes durante esta guerra. Los medios de comunicación han vuelto a tomar partido en el conflicto palestino-israelí. Esta vez, los medios son los que ayudan al Hamás a salirse con la suya y nos castigados por sus crímenes de guerra.

  • Bassam Tawil es un periodista que vive en el Medio Oriente. http://www.gatestoneinstitute.org/4518/media-Hamás

Reflexiones sobre la situación y recomendaciones para la acción – Por General (Res.) Amos Yadlin (27/7/2014 – INSS)

La solución política siempre es preferible pero no tendrá éxito sin una posición de superioridad militar israelí. Desde el punto de vista de Israel, el fin de la operación en una situación de empate estratégico frente al Hamás transmitirá una debilidad hacia otros frentes. Operación “Margen Protector”, conclusiones intermedias.

Seis interpretaciones sobre la situación

1. La Estrategia de la Igualdad, asimétrica – Después de dos semanas de enfrentamientos entre Israel y las organizaciones terroristas en Gaza, durante las cuales se dispararon mil quinientos cohetes contra ciudades y pueblos de Israel, y se llevaron a cabo 3.500 ataques aéreos contra objetivos del Gaza, se ve un equilibrio estratégico, aunque asimétrico en su naturaleza, entre Israel y el Hamás. El “empate estratégico” es un concepto importante que también describe situaciones similares en las que se encontró Israel en el pasado. La asimetría que subyace en ésta condición se deriva del principio de que el Hamás opera de acuerdo a los principios de una organización terrorista disparando indiscriminadamente contra civiles. Israel, sin embargo, está limitada por el derecho internacional, tomando medidas contra objetivos militares en un intento de evitar dañar a personas inocentes.

También hay un conflicto completamente asimétrico en la definición del enfrentamiento y de la “victoria”: Hamás puede afirmar que interrumpió la vida normal en la totalidad de Israel, golpeó su economía y sus relaciones exteriores y sin embargo, ellos no fueron derrotados. En vista de las desigualdades en las fuerzas militares, la no derrota del Hamás para ellos es una victoriaPor lo tanto, para ellos es fácil conseguir una “imagen de la victoria”: Ciudadanos tirados en la ruta a ambos lados del camino al escuchar las alarmas que anuncian el disparo de cohetes o las fotografías de soldados muertos en marcos negros en las portadas de los periódicos. Israel, por su parte, se ve en la obligación de provocar un daño fuerte al Hamás para alcanzar un objetivo estratégico.

Por otra parte, Israel goza de una superioridad incalculable en la potencia de sus sistemas armamentísticos en comparación con los del Hamás y, por lo tanto, en su capacidad para escalar la operación, una capacidad que el Hamás ya ha perdido. Este aspecto de la asimetría se ha agudizado, porque el Hamás volvió a actuar como una organización de resistencia y terrorismo siendo que ha entregado la responsabilidad de la Franja de Gaza a la Autoridad Palestina y al gobierno de tecnócratas que fue conformado por el acuerdo entre ellos y Al Fatah. El equilibrio interno en el Hamás se ha decantado a favor del ala militar, que ha reforzado su posición como el principal componente dentro de la organización.

2. La estrategia defensiva – los dos lados han destacado sud estrategias defensivas. Israel ha sorprendido al Hamás y al mundo entero por su capacidad para responder de forma casi hermética a los disparos de los cohetes del Hamás, cohetes que explotaron ante el muro de hierro de la “Cúpula de Hierro”. Gracias a una buena inteligencia y a una capacidad operativa eficiente y rápida Israel ha logrado desbaratar todas las “sorpresas” que le había preparado el Hamás a Israel, principalmente los ataques programados para provocar un gran número de víctimas y los secuestros a través de túneles cavados hacia el interior del territorio israelí. Hamás ha centrado sus esfuerzos en la protección de la rama militar y del liderazgo político. Estos han desaparecido por debajo de la tierra, protegidos en bunkers subterráneos excavados en el interior de importantes centros civiles. Es irónico que “Cúpula de Hierro”, también protege a los civiles de Gaza, a quienes el ala militar del Hamás coloca en los techos y cerca de las zonas de disparos y en los escondites de sus comandantes.

3. Preparación para la confrontación – Hamás estaba bien preparado para la confrontación. Parece que ha estudiado muy bien la estrategia de las Fuerzas de Defensa de Israel y las herramientas operativas utilizadas en antiguas operaciones del Tzahal, realizadas en Gaza en 2009 y 2012, y ante las cuales ha ofrecido una respuesta sistémica. Las Fuerzas de Defensa de Israel, que no iniciaron el conflicto, fue arrastrado hacia el combate sin una estrategia actualizada, sin un golpe de apertura efectiva, sin nuevas ideas operativas o bajo una insuficiente comprensión de las razones del enemigo. La evaluación previa era que el Hamás se sentiría presionada por el alcance de los ataques y su intensidad y así se vería forzada a poner fin a este conflicto de forma similar a los enfrentamientos anteriores. Sin embargo, la eliminación de la responsabilidad civil y política de Gaza, por parte del Hamás, les permitió ignorar el daño que Israel estaba produciendo contra el “Estado de Gaza”, concentrándose en defender al ala militar de la organización. Este cambio en el enfoque del Hamás no se han internalizado en el pensamiento del ejército israelí, quienes se centraron en contabilizar ataques en vez de calcular los ataques concretos contra los comandantes y las capacidades del ala militar del Hamás. Tzahal se ha apegado a la visión “circular” con una utilización gradual de su fuerza militar, en lugar de cambiar de paradigma a la luz de la comprensión que éste conflicto era diferente al anterior.

4. Consecución de los objetivos – a la hora de escribir esto, no se han logrado los objetivos estratégicos de la operación. Israel aún no ha formulado un enfoque sistemático y herramientas operativas ofensivas en consecuencia, que le permitirá alcanzar los objetivos estratégicos. Para finales de la semana pasada, Israel se vio obligada a cambiar su disposición estratégica, basándose en el entendimiento de que incluso los modestos objetivos establecidos por el Primer Ministro: el retorno a la calma, la restauración de la disuasión y un daño severo a las capacidades militares del Hamás… no se alcanzarían atacando solamente desde el aire. Sin embargo, incluso la operación terrestre limitada iniciada por Israel, que estaba destinada a dañar los túneles, no ha modificado drásticamente la situación. Si, este es un paso importante, que neutraliza una importante capacidad estratégica del Hamás y que tiene la capacidad concreta de quitarle al Hamás esa capacidad para intensificar una campaña militar, pero todo esto no es suficiente. La supervivencia del ala militar del Hamás significa un logro para el Hamás, tanto así como la capacidad demostrada para continuar lanzando cohetes hacia el frente interno israelí durante todos los días del enfrentamiento, deteniendo incluso el tráfico aéreo hacia Israel. La operación terrestre de acuerdo a como ha sido ejecutada hasta ahora no demuestra todo el potencial del ejército israelí, quienes se han centrado esencialmente en operaciones defensivas, y no se han caracterizado por la creatividad necesaria mientras que vemos que las fuerzas del Hamás han aprendido ciertas lecciones de los enfrentamientos anteriores de forma efectiva. Surge la pregunta: ¿El ataque israelí que no daña de forma sustancial al ala militar del Hamás se produce por una brecha en la inteligencia ofrecida? ¿Se debe a un problema y una dificultad en la voluntad, justificada, para no herir a personas inocentes? O se trata de una suposición latente de que hay que mantener al Hamás con una “dirección” en Gaza, una suposición ciertamente errada.

5. La importancia de la legitimidad – Israel goza de una legitimidad internacional relativamente alta, al menos entre sus aliados y en el mundo árabe. Esta legitimidad se ha apoyado porque el  Hamás se ha negado a aceptar la propuesta del Primer Ministro para un cese de fuego después de los primeros días de la operación, el Hamás se ha negado a aceptar la propuesta de Egipto para un alto el fuego, y por sus flagrantes violaciones del alto el fuego humanitario. No sólo el presidente Obama y la canciller Merkel apoyaron el derecho de Israel a la autodefensa contra los ataques, incluso el ministro de Relaciones Exteriores egipcio acusó al Hamás de ser el responsable por las víctimas civiles palestinas a consecuencia de su negativa a aceptar la propuesta de Egipto para un alto el fuego que justamente Israel había aceptado. En este contexto, hay que recordar que Israel recibe el apoyo entre los líderes occidentales pero no el apoyo de la opinión pública mundial, afectada por las duras imágenes de las víctimas civiles procedentes de Gaza. Con la publicación de las imágenes tomadas durante el alto el fuego humanitario, ha habido una creciente presión desde la opinión pública, que se ha convertido en algo a tener en cuenta a la hora de tomar decisiones por el gobierno de Israel, incluso si ésta presión es menor al volumen visto en las últimas rondas de combate.

6. La perspectiva regional – oportunidades y riesgos: hasta el momento se han refutado los temores y las previsiones sobre una posible escalada regional. El alcance de las manifestaciones entre los árabes en Israel y en Cisjordania, durante las dos primeras semanas de combate, no han superado el de las manifestaciones anteriores a la operación. Tras el comienzo de la tercera semana comenzaron a aparecer los primeros signos de enfrentamientos violentos con muertos en Cisjordania. Sin embargo, la premisa es que una tercera Intifada violenta no es una opción preferida para el presidente Abbas y para los líderes de la Autoridad Palestina. El precio es conocido y desalentador. Los pocos cohetes disparados desde el Líbano y Siria, no estaban destinados a abrir un segundo frente siendo que Israel logró controlar dichos eventos. Los cohetes fueron disparados por organizaciones palestinas simbólicas. También Hezbollah, que está inmerso en una batalla contra los yihadistas sunitas en Siria, lo mismo que Assad, no abrirán otro frente a favor del Hamás, un grupo que abandonó hace dos años el eje radical pro-iraní. Por otro lado, las conversaciones nucleares con Irán recibieron esta semana una extensión y no terminaron en una crisis o en un “mal acuerdo”, que requerirían un desvío de la atención por parte de Israel. Por sobre todo, la crisis ha puesto de manifiesto el sistema de alianzas e intereses superpuestos en la región. El hecho de que Israel, Egipto, la Autoridad Palestina y los Estados árabes del Golfo (excepto Qatar) se alineasen en un eje contra el Hamás y sus aliados, abre la posibilidad de operaciones diplomáticas y financieras contra el Hamás para promover otros temas que podrían dirigir hacia una dirección positiva a toda la arena palestina.

Seis recomendaciones para la acción

1. Modificar la premisa sobre la necesidad de “mantener al Hamás como el responsable de Gaza”: este supuesto provoca un daño triple, previene un duro ataque contra el Hamás, por miedo a que caiga, le hace creer al Hamás que puede prolongar la guerra sin costarle su supervivencia y previene la oportunidad de hacer regresar a la Franja de Gaza a la Autoridad palestina como la autoridad local y como una fuerza dominante. El supuesto que si el Hamás “colapsa” se impondrán elementos más extremistas requiere un análisis y pruebas. ¿Qué organización podría poner en peligro a Israel más que el Hamás que amenaza con lanzar cohetes de largo alcance hacia Haifa? ¿Qué otra organización puede cavar docenas de túneles? Hay que comprobar nuevamente la validez de las predicciones sombrías sobre el “tsunami de la yihad global”, que no se han cumplido en el pasado en Afganistán e Irak, y no tampoco desde la frontera en el Sinaí y en los Altos del Golán. Toda organización extremista que tomaría el control de Gaza si es que el Hamás se derrumba (y no está claro que en lugar del Hamás será ocupado por otra organización más radical), va a necesitar de muchos años para construir la infraestructura terrorista que el Hamas ha construido.

Primer punto: Modificar la premisa que se puede, y quizás se debe, derrocar al Hamás o actuar pensando en ello.

2. Continuar la presión militar – por tierra y aire – para golpear duramente a la rama militar del Hamás: Tras renunciar a la asunción de mantener al Hamás como un remitente, debemos centrarnos en intensificar la campaña militar para perjudicar seriamente al ala militar del Hamás. El ala militar impide el alto el fuego por la que se la debe golpear y debilitar. La entrada de las fuerzas terrestres del ejército israelí en Gaza provocó algunos logros. El descubrimiento y destrucción de los túneles, han dañado al ala militar y la fricción militar con ellos ha permitido revelar nueva información de gran calidad para la inteligencia. Sin embargo, es difícil considerar a ésta operación terrestre como una maniobra que destruye o daña seriamente el balance del enemigo. Resulta correcto continuar cortando la Franja de Gaza, creando presión sobre otras áreas desde donde dispara el Hamás, manteniendo una presencia militar significativa. Son necesarios movimientos que combinen maniobras sorpresivas y envolventes, dañando zonas desde donde se dispara, evacuando población y con un esfuerzo operacional y de inteligencia para atacar los centros de producción, lanzamiento, mando y el control del Hamás. Es importante que el liderazgo de Hamás entienda que es preferible para ella el cese de fuego a continuar con los combates. Ellos tienen que sentir que el círculo se va cerrando en torno suyo y que las fuerzas de Israel tienden a avanzar en el logro de sus objetivos.

 Segundo punto: Seguir atacando duramente al liderazgo del ala política y militar del Hamás, tratando de destruir las bases operacionales, de lanzamiento y producción del Hamás.

3. Decisión de equilibrar la balanza de manera inequívoca a favor de Israel: Terminar el combate en un empate estratégico frente al Hamás transmitirá una debilidad israelí hacia otros frentes también. Hamás es el enemigo más débil al que se enfrenta Israel. El Hezbollah posee un poder de fuego mayor y de mejor cantidad, con ojivas de mayor peso y precisión. Damasco y Teherán también examinan los resultados de la presente operación. Es verdad que cada escenario tiene sus propias características y la disuasión de Israel contra países, es mucho más eficaz que la disuasión contra una organización terrorista. Una campaña larga sin un resultado inequívoco – una cuarta operación por cierto – en donde el ejército israelí realiza un maniobra terrestre limitada, permitiendo que el Hamás mantenga sus capacidades militares estratégicas debido a que están siendo protegidos por la población civil, sin un duro golpe contra el liderazgo civil y militar del Hamás – son solamente algunos de los aspectos en el balance que pueden erosionar la disuasión israelí y llevarnos a nuevos y renovados conflictos en muchas escenas más complicadas que la de Gaza. El racional sistemático que debería guiar al ejército israelí es que el Hamás va a tener que pagar un precio enorme, no sólo en su infraestructura, sino sobre todo en sus principales componentes de poder: su liderazgo, su mando militar central y su capacidad para dañar al Estado de Israel.

Tercer punto: Un empate estratégico fomentaría la apertura de otros frentes más complicados en el futuro.

4. Prevención de un reame futuro es la llave para asegurar un periodo de calma más largo: En la Operación “Plomo Fundido” y en “Pilares Defensivos” no se crearon mecanismos eficaces para evitar el rearme futuro del Hamás. Desde el punto de vista del acuerdo que se formulará al final de esta operación, es importante entender que sin tratar el tema del rearme – el aplazamiento de la siguiente ronda d violencia dependerá solamente de la disuasión. Contra el Hezbollah, la disuasión es muy poderosa (gracias a varios factores: el golpe que recibió en 2006 más allá de sus expectativas, su responsabilidad sobre el futuro del estado libanés, las luchas inter étnicas dentro del Líbano y el hecho que no posee ninguna excusa legítima para atacar a Israel). Contra el Hamás, la disuasión no fue un medio eficaz y suficiente y no aseguró un período largo de calma. Por lo tanto, hay que asegurarse que el rearme del Hamás sea lo más lento posible, y si se puede anular mejor. El hecho de que los egipcios ahora previenen con eficacia el contrabando; los acuerdos con otros estados árabes que se oponen al Hamás, permiten realizar una acción conjunta contra la acumulación de armas, junto con el derecho de Israel a atacar la producción local de cohetes y armas estratégicas – todo esto debe ser parte de cualquier acuerdo final tras la operación “Margen Protector”.

Cuarto punto: Un acuerdo final debe asegurar la eliminación o trabas para el rearme del Hamás. Las anteriores operaciones no aseguraron esto.

5. Finalización del bloqueo económico: La continuación del conflicto, según el Hamás, se basa en la premisa que “no tenemos nada que perder, la situación en Gaza es tan mala que no tenemos miedo de los golpes militares o de la ocupación israelí”. Se trata de una declaración propagandística que no se debilitará (el argumento) si se aumenta la presión económica sobre el Hamás. En cualquier acuerdo futuro se debe separar el asedio “económico – que se debería disminuir, con el bloqueo militar, que se debe seguir manteniendo. El desarrollo económico de Gaza, que incline a los residentes de la zona hacia una dirección más positiva, reducirá el apoyo al terrorismo promovido por la desesperación y agudizará la comprensión de los costes que se pagarán por nuevas acciones militares y esto es también un interés israelí. Siendo así, se debe lograr el apoyo de la comunidad internacional y los estados árabes moderados en un proyecto de desarrollo económico para Gaza.

Quinto punto: Alcanzar un acuerdo que incluya una mejoría económica que disminuya los incentivos para apoyar al terrorismo.

6. Horizonte político: A diferencia de la declaración convencional de que no existe una solución militar para el terrorismo – Israel demostró que es capaz de resolver los ataques terroristas militares sistémicos. La solución política siempre será mejor. Pero una solución política no tendrá éxito sin contar con una ventaja militar y sin la comprensión, por parte del otro lado, que las acciones militares no los ayudarán a impulsar sus objetivos políticos. La mejor solución política, a largo plazo, para Gaza se basa en el continuo debilitamiento del Hamás – económico, político y militar, y la creación de mejores alternativas políticas para palestinos e Israel. El Hamás se ha debilitado política y financieramente durante los últimos dos años, y si después de “Margen Protector” se debilita también militarmente será posible, en cooperación con Egipto, los Estados árabes moderados y la comunidad internacional, restaurar la Autoridad Palestina en Gaza y garantizar el desarrollo económico de la región con el levantamiento gradual del bloqueo de la zona. Todo esto, combinado con la prevención del rearme y el desarme, serán factores clave para la estabilización de la Franja de Gaza y el retorno hacia un desarrollo y un proceso positivo.

Sexto punto: El mejor horizonte político y diplomático se logrará debilitando financiera, militar y políticamente al Hamás. Eso facilitará el regreso de la Autoridad Palestina a Gaza.

http://heb.inss.org.il/index.aspx?id=4354&articleid=7319

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.