Los lazos históricos entre Israel y los kurdos de Irak continuarán – Por Suzan Quitaz (Instituto de Asuntos Contemporáneos de Jerusalén)

  • El ejército iraquí participó en importantes guerras contra Israel (1948, 1967 y 1973) y fue derrotado en todas ellas. Irak casi completó un reactor nuclear para el desarrollo de una bomba nuclear en 1981 para usar contra Israel, y fue destruido por aviones israelíes.
  • Técnicamente, Irak e Israel todavía están en estado de guerra y no tienen vínculos diplomáticos oficiales. Esto plantea la pregunta de por qué, en mayo de 2022, el Parlamento iraquí aprobó una ley que amenaza con la pena de muerte o cadena perpetua para cualquier ciudadano, empresa o institución iraquí que intente cualquier tipo de normalización con Israel o los israelíes.
  • El éxito de los Acuerdos de Abraham encendió las alarmas entre los mulás de Irán. La perspectiva de la expansión de los Acuerdos de Abraham es, sin duda, uno de los mayores temores de Irán. Con el gobierno iraquí bajo la influencia de Irán, hará todo lo posible para evitar que Irak se convierta en el próximo país en unirse.
  • Las relaciones kurdas-israelíes se han llevado a cabo con un alto nivel de secreto y se han profundizado y ampliado desde la Guerra de los Seis Días de 1967. El líder kurdo Mulla Barzani visitó Israel al menos dos veces (en 1968 y 1973), reuniéndose con el primer ministro Levi Eshkol y con funcionarios israelíes de alto nivel de la comunidad de inteligencia.
  • Después de la caída del régimen baathista de Saddam Hussein en 2003, el contexto geopolítico de los lazos kurdo-israelíes ha cambiado drásticamente, con los kurdos estableciendo un estado kurdo de facto, renovando y profundizando sus relaciones con Israel.
  • Históricamente, Israel ha tenido lazos cordiales con los kurdos en una región generalmente hostil donde judíos y kurdos han luchado contra viento y marea con el mismo enemigo árabe en sus luchas por una patria.
  • Si los kurdos alguna vez tienen su propio estado independiente, definitivamente se unirían a los Acuerdos de Abraham. Sin embargo, aún quedan muchos desafíos y obstáculos para que esto suceda.

Irak fue uno de los cinco países árabes que participaron en la guerra contra el estado judío recién creado en 1948. La guerra terminó en 1949 con los acuerdos de armisticio de intermediación de las Naciones Unidas, una serie de acuerdos de alto el fuego firmados por todos los estados en guerra excepto Irak.

El ejército iraquí participó en dos guerras más importantes (en 1967 y 1973) contra Israel y fue derrotado en ambas. Por lo tanto, técnicamente, Irak e Israel todavía están en estado de guerra y no tienen vínculos diplomáticos oficiales. Esto plantea la pregunta de por qué, en mayo de 2022, el Parlamento iraquí aprobó una ley que amenaza con la pena de muerte o cadena perpetua para cualquier ciudadano, empresa o institución iraquí que intente cualquier tipo de normalización con Israel o los israelíes. Vale la pena señalar que esta ley se aplica a los iraquíes, así como a las empresas e individuos extranjeros que operan en Irak.

Una de las disposiciones clave de esta ley, titulada “Criminalización de la normalización y el establecimiento de relaciones con la entidad sionista”, castiga cualquier cooperación política, de seguridad, económica, técnica, cultural, deportiva y científica con Israel y los israelíes bajo cualquier circunstancia.

Sin duda, el momento de la ley tiene que ver con varios factores, uno de los cuales son los Acuerdos de Abraham, que han cambiado el panorama geopolítico al ofrecer las oportunidades y los enormes beneficios que conlleva la normalización. La generación más joven, en particular, es muy consciente de que los Acuerdos de Abraham están creando puestos de trabajo y fomentando un futuro financiero más sólido.

A nivel social, los Acuerdos de Abraham también han roto el odio y la histeria de décadas sobre “Israel, el enemigo”. Están cambiando la opinión pública a través del diálogo y la comprensión mutua para profundizar y expandir las conexiones entre personas.

En septiembre de 2021, Erbil, la capital de la región kurda autónoma de Irak, organizó una conferencia sobre la normalización de las relaciones con Israel. Asistieron unas 300 personas influyentes, incluidos líderes tribales árabes iraquíes y legisladores. La conferencia se produjo cuando dos países árabes, los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, estaban estableciendo lazos con Israel, y Marruecos y Sudán declararon que se unirían a los Acuerdos de Abraham.

El éxito de los Acuerdos de Abraham encendió las alarmas entre los mulás de Irán. La perspectiva de la expansión de los Acuerdos de Abraham es, sin duda, uno de los mayores temores de Teherán. Con el gobierno iraquí bajo la influencia de Irán, hará todo lo posible para evitar que Irak se convierta en el próximo país en unirse.

Himdad Mustafa, un investigador independiente con sede en Erbil, a quien se le aplicaría la ley, señaló: “Cuando 300 personas se reunieron en Erbil para pedir la paz y la normalización con Israel, el gobierno iraquí aprobó inmediatamente una ley que criminalizaba los lazos con Israel y los israelíes. La ley está claramente dirigida a los kurdos”. (1)

Poco después de la conferencia de Erbil, el gobierno iraquí y varios grupos de milicias chiítas emitieron declaraciones llamando a los que participaron en la conferencia “traidores” y pidiendo que se incendiaran los lugares donde se encuentran los “traidores” y las “bases malvadas”.

Qais Al-Khazali, secretario general de Asaib Ahl al-Hag (Marco de Coordinación), una poderosa milicia chiíta respaldada por Irán, calificó la conferencia de “vergonzosa”. Hizo un llamado al Gobierno Regional del Kurdistán (GRK) para que tome medidas y criticó a los funcionarios kurdos por afirmar que no estaban al tanto de la conferencia. El antiisraelí/antisemita Al-Khazali publicó una declaración en su cuenta de Twitter el 25 de septiembre de 2021, diciendo que “la oposición islámica no se quedará callada ante esta gran traición, y que le daremos al enemigo israelí y a quienes han normalizado une con ellos una lección que detendrá a todos los demás que están pensando en la normalización”. (2)

Himdad explica que la criminalización de los vínculos kurdos-israelíes se debe principalmente a la “fobia a los kurdos”, y que el odio a los kurdos y el antisemitismo van de la mano. Himdad explicó además que “Los gobiernos turco y muchos árabes han tenido relaciones con Israel durante décadas. Sin embargo, estos mismos gobiernos no toleran las relaciones kurdo-israelíes porque están en contra de la existencia misma de los kurdos. Entonces, definitivamente, la ley está dirigida a los kurdos. Desde 1960, los kurdos han sido llamados los títeres de los sionistas y los pueblos vecinos les han dado el título de “segundo Israel” para invalidar la lucha de los kurdos por la independencia”. (3)

El parlamento iraquí, que no logró formar un gobierno unificado y funcional desde la caída del régimen de décadas del temido dictador Saddam Hussein hace 20 años, finalmente logró llegar a un consenso, con 275 legisladores de 329 votando a favor de la ley contra Israel. Vale la pena señalar que el actual primer ministro de Irak, Mohammed Al-Sudani, fue nominado para el cargo gracias a Asa’ib Ahl al-Haq, respaldado por Irán, el bloque parlamentario más grande.

Este es el mismo parlamento que no abordó los muchos desafíos socioeconómicos de Irak ni introdujo políticas que mejorarían las vidas de millones de iraquíes comunes que viven en la pobreza. Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, cerca de 3,2 millones de niños en edad escolar no asisten a la escuela, y el Parlamento iraquí asigna menos del 6 por ciento de su presupuesto nacional al sector de la educación, lo que coloca a Irak en el último lugar entre los países de Oriente Medio. (4) Además, en 2022, el sector público de Irak fue clasificado como el vigésimo tercero más corrupto del mundo. (5) La situación ha provocado protestas en todo el país en los últimos años, particularmente entre los jóvenes frustrados por la falta de oportunidades de empleo. La tasa de desempleo de este grupo alcanzó un máximo del 34,6 % en 2022. (6)

Además, los legisladores kurdos votaron a favor de esta ley antiisraelí. Puede parecer paradójico que los kurdos apoyaran tal ley contra Israel, el único país del mundo que apoyó el referéndum de independencia kurdo de 2017. Arafat Karam, asesor de Masoud Barzani, el arquitecto del referéndum de independencia, explicó: “Predigo que la ley antiisraelí profundizará aún más la brecha entre Bagdad y Erbil. Los votos de los kurdos a favor de la ley no significan que Erbil se uniera al coro contra Israel”. (7) En resumen, se tomó una decisión afirmativa debido a presiones políticas.

Lazos kurdo-israelíes y el miedo a un “segundo Israel”

En 1966, el entonces ministro de defensa iraquí, Abd al-Aziz al-Uqayali, culpó a los kurdos de Irak por tratar de establecer un “segundo Israel” en la región. Cincuenta y siete años después, el término “segundo Israel” todavía se perpetúa, alegando que Kurdistán está imitando a “Yahudistán”, es decir, la tierra de los judíos o Israel.

La profesora Ofra Bengio, jefa del programa de estudios kurdos en el Centro Moshe Dayan de la Universidad de Tel Aviv, dijo que “los vínculos y los paralelismos tienen la intención de demonizar y deslegitimar tanto a los judíos como a los kurdos, al tiempo que implican relaciones ilegítimas entre ellos”. (8)

Hace un siglo, Irak fue el hogar de una vibrante comunidad judía. En junio de 1941, Hajj Amin al Husseini, el Mufti de Jerusalén, incitó un pogrom antisemita en Irak llamado “Farhud”, cuando los nacionalistas árabes saquearon negocios judíos y asesinaron brutalmente a cientos de judíos. La mayoría de los judíos abandonaron Irak en 1951, y las políticas discriminatorias y la persecución se dirigieron a los que se quedaron. Aquí, los kurdos jugaron un papel importante: la región kurda se convirtió en la única vía de escape para miles de judíos, que fueron asistidos por los kurdos para escapar de Irak. Los judíos que huyeron a fines de la década de 1960 contaron cómo Masoud Barzani, el hijo de Mulla Mustafa Barzani, quien más tarde se convirtió en presidente de KRG en 2005, ayudó personalmente a sacarlos de contrabando a través de las montañas.

El profesor Bengio escribe que los judíos kurdos “se convirtieron en excelentes embajadores de los kurdos de Irak, publicitando y abogando por su causa entre el público israelí. Por ejemplo, tras el aplastamiento del levantamiento kurdo de 1991 por Saddam Hussein, la comunidad kurda en Israel, estimada entonces en 100.000, organizó una operación de ayuda masiva para los kurdos iraquíes. También organizaron manifestaciones frente al primer ministro Yitzhak Shamir y pidieron a Estados Unidos que proteja a los kurdos de Saddam”. (9)

Los kurdos de Irak también encajan en los planes del primer primer ministro de Israel, David Ben-Gurion. Su “Doctrina de la periferia” buscaba alianzas y lazos amistosos con estados no árabes en la periferia de Medio Oriente, incluidos Turquía, Irán (un fuerte socio de coalición que duró hasta el derrocamiento del Shah en 1979), Etiopía y también minorías étnicas y religiosas, como los kurdos y los maronitas en el Líbano, con quienes Israel mantuvo una relación discreta desde finales de la década de 1950.

El fortalecimiento de los lazos entre Israel y los kurdos de Irak comenzó con el estallido de la rebelión kurda, también conocida como la rebelión de Barzani contra el régimen iraquí, que duró desde 1961 hasta 1970. El levantamiento fue dirigido por el muy querido y legendario kurdo líder Mulla Mustafa Barzani en un intento de establecer un estado kurdo independiente en el norte de Irak.

Recurriendo a Israel en busca de ayuda

La rebelión kurda enfrentó serios desafíos y Mulla Mustafa pidió ayuda a los israelíes. Como resultado, un equipo kurdo viajó a Israel y se reunió con el entonces primer ministro Levi Eshkol y Shimon Peres, entonces líder del Partido Laborista. La visita dio como resultado que Israel desplegara un equipo israelí en el Kurdistán iraquí con Reuven Shiloah, uno de los primeros contactos israelíes allí, quien luego se convirtió en el director del Mossad.

La relación se llevó a cabo con un alto nivel de secreto, y se profundizaría y ampliaría después de la Guerra de los Seis Días de 1967, en la que los ejércitos árabes, incluido el ejército iraquí, sufrieron una derrota humillante por parte del ejército israelí. Mulla Mustafa visitó Israel al menos dos veces (en 1968 y 1973), reuniéndose con el primer ministro Eshkol y funcionarios israelíes de alto nivel de la comunidad de inteligencia.

El hijo de Mulla Mostafa, Masoud, y otros líderes kurdos iraquíes visitaron repetidamente Israel durante décadas. Los funcionarios israelíes también visitaban con frecuencia la región kurda y, según se informa, el Mossad estableció bases en Kurdistán durante las décadas de 1960 y 1970.

El General de brigada Tzuri Sagi fue uno de los primeros agentes israelíes del Mossad en llegar a Kurdistán en 1965 para entrenar a los combatientes Peshmerga. Sagi se quedó durante unos dos años y tenía reuniones periódicas con Mulla Mostafa. En un artículo publicado en el New York Times (29 de septiembre de 2017), Sagi expresó su amor por el pueblo kurdo: “Me convertí en un kurdo patriótico”, diciendo que muchos soldados israelíes y agentes del Mossad compartían sentimientos similares hacia los kurdos de Irak.

Es fundamental destacar que, en un principio, la ayuda israelí consistió en asistencia humanitaria, construcción de hospitales de campaña y entrenamiento de combatientes Peshmerga, pero sin dotarlos de armamento pesado. Más tarde, Israel comenzó a proporcionar a los kurdos cantidades significativas de armamento más avanzado, como armas antitanque y antiaéreas, y entrenó a combatientes Peshmerga en Israel.

Los israelíes también ayudaron a llevar la “cuestión kurda” a Europa mediante la financiación de campañas de sensibilización sobre los kurdos y su difícil situación. Los lazos entre los dos amigos continuaron con el primer reconocimiento oficial el 29 de septiembre de 1980, cuando el primer ministro Menachem Begin reveló que Israel apoyó a los kurdos “durante su levantamiento contra los iraquíes en 1965-1975”. (10)

Desde la caída del régimen baazista de Saddam Hussein en 2003, el contexto geopolítico de los lazos kurdo-israelíes ha cambiado drásticamente, con los kurdos estableciendo un estado kurdo de facto y renovando y profundizando sus relaciones con Israel. En 2005, el presidente kurdo del Gobierno Regional del Kurdistán (KRG), Masoud Barzani, llamó abiertamente a establecer lazos diplomáticos con Israel. En 2008, el entonces presidente de Irak, Jalal Talabani, y el jefe de la Unión Patriótica de Kurdistán (PUK) abrazaron abiertamente al ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, durante una conferencia en Grecia. Este movimiento molestó a los legisladores árabes iraquíes. Talabani respondió diciendo que lo había hecho en su calidad de kurdo y jefe de la PUK, no como presidente de Irak.

También hay informes no verificados de que tanto Masoud Barzani como Talabani se reunieron con el difunto Ariel Sharon en 2004, y también se informó que el primer ministro Binyamin Netanyahu ya se reunió con el actual presidente del GRK de Kurdistán, Nechirvan Barzani.

Relación Win-Win

Israel también mantiene lazos económicos con Kurdistán, comprando petróleo kurdo a pesar de las objeciones del gobierno central de Irak en Bagdad. Un informe del Financial Times analiza las inversiones de muchas empresas israelíes en energía, sectores de desarrollo y proyectos de comunicaciones en el Kurdistán iraquí, además de brindar capacitación en seguridad y comprar petróleo. (11) Además, en una encuesta realizada en 2009 en el Kurdistán iraquí, el 71% de los kurdos apoyaba la normalización con Israel. (12) Los resultados no sorprenden ya que, históricamente, Israel ha tenido lazos cordiales con los kurdos en una región generalmente hostil donde judíos y kurdos han luchado contra viento y marea con el mismo enemigo árabe en sus luchas por una patria.

Durante más de 100 años, los kurdos han sido víctimas de campañas de “arabización” de programas de limpieza étnica y genocidios. Ya en la década de 1930, Irak intentó limpiar étnicamente las áreas kurdas reubicando a un gran número de árabes. La limpieza étnica alcanzó su punto máximo en las regiones kurdas de Siria e Irak tras el surgimiento del Partido Árabe Baath, un partido cuya ideología estuvo muy influenciada por la Alemania nazi bajo Hitler. Los baazistas buscaron lograr su grandioso plan de crear “una nación árabe” basada en la pureza étnica árabe. Para lograr sus objetivos, se embarcaron en una campaña para borrar a las minorías no árabes como los kurdos y los asirios. A principios de la década de 1960, el gobierno sirio implementó el “Proyecto del cinturón árabe”, que vio 1,4 millones de acres de tierra agrícola kurda entregada a agricultores árabes sirios. Solo en las últimas décadas, al menos medio millón de kurdos han sido asesinados por los gobiernos sirio e iraquí. Las peores atrocidades ocurrieron en Irak entre 1988 y 1991, cuando más de 200.000 kurdos fueron asesinados y Saddam. Las campañas de Anfal destruyeron más de 4.500 pueblos kurdos. (13) “Anfal” es un término coránico adoptado por Saddam para describir su programa para erradicar a los kurdos y saquear sus posesiones. “Suratal-Anfal” significa el botín (de guerra).

Aso Qaderi, un cineasta kurdo, activista político y ex combatiente peshmerga, dijo en una entrevista: “Kurdos y judíos tienen una historia común de genocidios, represión, exilio y desplazamiento. Y nuestra historia y sacrificios son similares, y éramos dos naciones que nadie apoyó en todo el sufrimiento que nos ha sobrevenido… Nuestras relaciones se remontan a finales de la década de 1950; estas relaciones siempre han favorecido los intereses de ambas partes. A lo largo de las décadas, estas relaciones han crecido en términos económicos, culturales, comerciales, sociales, políticos y de seguridad”. (14)

Qaderi señaló que más de 300.000 kurdos (principalmente judíos) ahora viven en Israel y han desempeñado un papel fundamental al influir en la política y la opinión pública de Israel sobre la cuestión kurda.

En referencia a la ley contra la normalización, al igual que Mustafa Himdad, el investigador de Erbil, Qaderi señala con el dedo a Irán y dice que esta “ley es una orden del régimen iraní y ha sido promulgada a través de grupos de milicias iraníes y representantes en Irak”. (15) Pero Qaderi afirma firmemente que Irán y sus representantes en el gobierno iraquí no lograrán romper los vínculos kurdos-israelíes de décadas de antigüedad.

La mayoría de los iraquíes, incluidos los iraquíes árabes, saben muy bien que esta ley es solo una herramienta de propaganda promulgada para el consumo interno. Cuando la ley entró en vigor, el influyente clérigo chiíta Muqtada Al-Sadr publicó un tuit en el que la calificó de “gran logro” y pidió a sus seguidores que salieran a las calles a celebrar. Sin embargo, solo unos pocos cientos respondieron a su llamado y se reunieron en el centro de Bagdad para cantar consignas contra Israel.

Qaderi continuó: “Esta ley no tiene ningún valor para el pueblo iraquí. Incluso algunos líderes árabes iraquíes tienen vínculos con Israel”. (16) “Para nosotros, los kurdos, todo sigue igual: los kurdos mantendrán sus relaciones con Israel diplomática y políticamente”. (17)

Israel: el único país que respalda el Estado kurdo

El difunto Masoud Barzani, entonces presidente del KRG, al igual que su padre Mulla Mostafa, el icónico líder del nacionalismo kurdo, soñaba con establecer una patria para los kurdos de Irak. El 25 de septiembre de 2017, respaldó la celebración del referéndum de independencia kurdo. Un abrumador 92,73% de los kurdos votó a favor de la independencia. Masoud esperaba usar el abrumador voto por el “sí” como palanca política para abrir el camino para negociar la independencia de Irak.

Pero la medida fue recibida con hostilidad por parte de los aliados internacionales y los enemigos regionales, excepto por un país, Israel. El estado judío fue el único país del mundo que respaldó un estado kurdo independiente. El primer ministro Netanyahu dijo: “(Israel) apoya los esfuerzos legítimos del pueblo kurdo para lograr su propio estado”.

Un mes después, el 20 de octubre de 2017, decenas de miles de soldados iraquíes y Hashd Al-Shaabi (“Fuerzas de Movilización Popular”), una milicia armada chiíta iraquí respaldada por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC), y otros representantes del IRGC- respaldaron a las milicias, lanzaron una ofensiva contra la región kurda y estuvieron a punto de avanzar hacia Erbil. Los árabes chiítas iraquíes, con el apoyo de Irán, lanzaron su ataque para eliminar la integridad política de la región kurda autónoma.

Sin embargo, los combatientes kurdos de Siria e Irán se unieron a las fuerzas Peshmerga del Kurdistán iraquí. Juntos pudieron derrotar a los atacantes y evitar que avanzaran. La Dirección General de Contraterrorismo en la Región de Kurdistán escribió: “La epopeya de Pirde [base Peshmerga] es un símbolo de la firmeza del pueblo de Kurdistán y el fracaso de un plan hostil… El 20 de octubre de 2017 fue el día en que el El pueblo kurdo y la región del Kurdistán recuperaron su dignidad y se convirtió en un cementerio para los enemigos”. (18)

En la década de 1960, Israel fue el único país que acudió en ayuda de los kurdos iraquíes y, décadas más tarde, volvió a ser el único país que apoyó abiertamente el derecho kurdo a la independencia. Como resultado, ondear banderas israelíes se convirtió en algo frecuente en la región kurda y en un símbolo de unidad entre judíos y kurdos.

A fines de 2017, el parlamento iraquí aprobó una ley que convertía en un acto criminal enarbolar una bandera israelí en público. Sin embargo, eso no impidió que muchos kurdos iraquíes, especialmente los jóvenes, se sintieran cercanos al estado judío.

El régimen iraní, a través de sus representantes en el gobierno iraquí, es la fuente más importante de kurdofobia en Irak y el factor impulsor que alimenta las tensiones. Además de su amenaza explícita a Israel, los funcionarios iraníes amenazan con frecuencia a la región kurda y acusan repetidamente a los kurdos de trabajar con Israel. Las acusaciones incluyen identificar y arrestar a “una red de agentes de la organización de espionaje del régimen sionista (Mossad)” que ingresan a Irán a través de la región kurda para llevar a cabo ataques. El IRGC ha lanzado misiles balísticos hacia Erbil con el pretexto de que están apuntando a bases militares israelíes secretas.

Recientemente, el 21 de mayo de 2023, el ministro de Inteligencia y Seguridad de Irán, Esmail Khatib, afirmó que las fuerzas de seguridad iraníes habían detenido a varios espías kurdos-iraquíes que cooperaban con Israel “que intentaron cruzar las fronteras occidentales de Irán”. Advirtió: “Si se crea inseguridad para la República Islámica, cualquier acción en las fronteras se encontrará con una respuesta decisiva y abrumadora”. (19)

Si los kurdos alguna vez tienen su propio estado independiente, definitivamente se unirían a los Acuerdos de Abraham. Sin embargo, aún quedan muchos desafíos y obstáculos para que esto suceda. Los kurdos continuarán con sus lazos de larga data con Israel, pero por ahora, estos lazos permanecerán “encubiertos” debido al temor de Teherán y sus partidarios leales dentro del gobierno iraquí.

Las manos de Israel también están atadas debido a la falta de interés o compromiso de la administración estadounidense con un área kurda independiente en el norte de Irak. Los estadounidenses y sus aliados a menudo enfatizan la integridad territorial del estado iraquí, sin mencionar que una abrumadora mayoría de kurdos rechaza ser parte del estado ilusorio de Irak.

* * *

Notas

Entrevista con Himdad Mustafa, 24 de mayo de 2023 ↩︎

https://twitter.com/Qais_alkhazali/status/1441741451956666376 ↩︎

Ibídem. ↩︎

https://www.unicef.org/iraq/what-we-do/education ↩︎

https://www.transparency.org/en/cpi/2021/index/irq ↩︎

https://es.statista.com/estadisticas/812116/tasa-de-desempleo-juvenil-en-irak/ ↩︎

https://en.qantara.de/content/iraq-prohíbe-el-contacto-con-israel-el-antisemitismo-como-doctrina-de-estado ↩︎

https://www.researchgate.net/publication/297093743_Surprising_ties_ between_Israel_and_the_Kurds ↩︎

Ibídem. ↩︎

Ibídem. ↩︎

https://www.ft.com/content/150f00cc-472c-11e5-af2f-4d6e0e5eda22 ↩︎

https://www.researchgate.net/publication/297093743_Surprising_ties_ between_Israel_and_the_Kurds ↩︎

https://kurdistanmemoryprogramme.com/ ↩︎

Entrevista con Aso Qaderi, 25 de mayo de 2023 ↩︎

Ibídem. ↩︎

Ibídem. ↩︎

Ibídem. ↩︎

https://www.memri.org/reports/hussein-yazdanpana-%E2%80%93-kurdish-leader-calling-toppling-islamic-republic-iran ↩︎

https://www.tehrantimes.com/news/484961/Baghdad-provided-garanties-on-Iraqi-Kurdistan-intel-minister ↩︎

Suzan Quitaz es una periodista e investigadora kurdo-sueca sobre asuntos de Oriente Medio. Ha realizado tareas de investigación y redacción independientes para varios medios de comunicación, incluidos Al Majalla, una revista de actualidad saudí, The New Arab y MEMRI. Trabajó como productora independiente en dos documentales para Al Jazeera y anteriormente trabajó durante varios años como productora e investigadora en la televisión Al Araby.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.