Los judíos nunca deben tener miedo de usar su poder bien ganado – Por Alan Dershowitz (Gatestone)

Los comentarios recientes de los miembros del Congreso y sus defensores nuevamente plantean la pregunta: ¿Son los judíos demasiado poderosos? Esta pregunta, que nunca se ha planteado acerca de otros grupos, manifiesta un doble estándar contra el pueblo judío. No debe ser ignorado. Aquí está mi respuesta.

Cuando escucho que los judíos son demasiado poderosos, mi respuesta es que no somos lo suficientemente poderosos. Cuando escucho que AIPAC es un lobby demasiado influyente, digo que debe ser aún más influyente. Cuando escucho que los judíos contribuyen con demasiado dinero para apoyar las causas pro-israelíes, digo que debemos contribuir más. Cuando escucho que los judíos controlan los medios de comunicación, pregunto: “¿Por qué  los medios de comunicación son tan antiisraelíes?” Cuando escucho que los judíos tienen demasiada influencia en el resultado de las elecciones, digo que necesitamos aumentar nuestra influencia. No estamos haciendo lo suficiente. Debemos hacer más.

Los judíos han contribuido enormemente, desproporcionadamente, al éxito de Estados Unidos. Junto con otros inmigrantes, los judíos han ayudado a mejorar nuestro país: académicamente, científicamente, económicamente, políticamente, militarmente, médicamente, legalmente, tecnológicamente y en muchas otras formas. Nos hemos ganado el derecho de actuar como ciudadanos de primera clase. Ningún otro grupo es acusado de tener demasiado poder e influencia. Esa afirmación falsa, que se remonta a tiempos y lugares donde los judíos tuvieron poca o ninguna influencia, es un tropo antisemita que nos dice más acerca de los antisemitas que lo invocan que hace acerca de los judíos.

La historia ha demostrado que los judíos necesitan más poder e influencia que otros grupos para garantizar su seguridad. Durante la década de 1930 y principios de la década de 1940, los judíos tenían la moral de su lado, pero carecían del poder y la influencia para salvar a seis millones de sus hermanos y hermanas del asesinato sistemático. Si Israel hubiera existido entonces, con el poderoso ejército que tiene ahora, la historia de los judíos europeos bien podría haber sido diferente. Si los judíos hubieran tenido más poder político en los Estados Unidos durante ese tiempo, las puertas de nuestra nación no se habrían cerrado para nuestros hermanos y hermanas que buscan asilo del nazismo.

En el Medio Oriente, Israel debe tener más poder militar que todos sus enemigos y enemigos potenciales combinados. Como Benjamin Netanyahu sabiamente lo expresó : “La verdad es que si Israel dejara las armas no habría más Israel. Si los árabes bajaran las armas no habría más guerra”. Por lo tanto, Israel debe mantener, con o sin la ayuda de los Estados Unidos, su superioridad militar cualitativa en la región. Y la región de sus enemigos ahora se ha expandido a Irán y Turquía, dos naciones musulmanas, no árabes, extremas anti-Israel con poderosos ejércitos. Así que Israel debe fortalecerse, no debilitarse, a pesar de su superioridad militar actual.

Elie Wiesel dijo una vez que la lección del Holocausto es que “debemos creer en las amenazas de nuestros enemigos, más que en las promesas de nuestros amigos”. Para mí, una lección adicional es que Israel y el pueblo judío deben ser más poderosos que sus enemigos.

Los salmistas lo expresaron muy bien cuando escribieron, ” hashem oz l’amo yiten; hashem yivarech et amo b’shalom “. Interpreto que este maravilloso verso significa que “Dios le dará fuerza al pueblo judío, y solo a través de la fuerza lograrán Shalom, la paz”.

Cuando alguien desafíe el poder y la influencia judíos, recuérdeles que el poder judío es el mejor camino hacia la paz: que la historia ha demostrado que los judíos sin poder son vulnerables al prejuicio más antiguo conocido por la humanidad: un prejuicio que puede disminuir, como lo hizo para varias décadas después de la Segunda Guerra Mundial, pero siempre asoma su cabeza fea como lo está haciendo ahora en Inglaterra, Francia, Europa del Este y en la izquierda dura en los Estados Unidos. Cuando el poder y la influencia judíos se utilizan en la causa de la paz y la justicia, como lo es hoy, no hay nada de qué avergonzarse. Debería ser una fuente de orgullo.

 

 

 

Alan M. Dershowitz es el profesor emérito de derecho Felix Frankfurter en la Facultad de Derecho de Harvard y autor de El caso contra la Cámara Demócrata en Trucos de Impugnación , Skyhorse Publishing, 2019. Una versión más corta de este artículo apareció en The Jewish Press Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron https://www.gatestoneinstitute.org/13960/dershowitz-jews-power

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.