Los disfraces de Hamás – Por Beatriz W. de Rittigstein

Con la agudización de la violencia queda más claro aún que, mientras Hamás domine, manteniendo bajo secuestro a la población de Gaza, ésta no podrá progresar ni alcanzar un mejor nivel de vida.

Desde hace semanas, Hamás y grupos palestinos criminales como la Yihad Islámica, efectúan violentas provocaciones en la frontera entre Gaza e Israel. Como siempre, Hamás y sus socios procuran usar esos embates para nutrir sus campañas internacionales de propaganda en contra del Estado judío. Sin embargo, ya hay sectores que comienzan a despertar y observan una realidad distinta a la suscrita por los terroristas.

El intento de Hamás y sus aliados se percibe en varias páginas web, en las cuales, sin ningún pudor, se burlan de la buena fe del público, de las penurias de su propia gente y de la seguridad de los israelíes.

La promoción desarrolla una especie de victimización de los palestinos, así se quejan de que “manifestaron tragando humo”, pero omiten decir que ellos mismos crearon ese ambiente tóxico al quemar miles de neumáticos, con el evidente propósito de no ser distinguidos por los soldados israelíes cuando colocaban explosivos en la valla limítrofe.

Otra táctica es dramatizar los casos, como el del “periodista”, quien en realidad era un militante de un grupo armado y utilizó el chaleco de prensa para engañar y mimetizarse, tal como hacen con las ambulancias para movilizar terroristas y explosivos; o con escuelas y hospitales desde donde lanzaban misiles o esconden materiales bélicos.

Hubo absurdas comparaciones con lo ocurrido en Alemania Oriental, cuyos soldados disparaban a quienes se acercaban a la cerca, para evitar que huyan de ese “paraíso” comunista. En el caso de la valla entre Israel y Gaza, los manifestantes pretendían violar el límite fronterizo entre dos entidades nacionales distintas, sirviéndose del eufemismo del “regreso de los refugiados”.

Mienten al decir: “Esta vez no hubo lanzamiento de Qassam, ni cuchillos”, pues Hamás ha ido incrementando sus ataques, al colocar cargas explosivas en la barrera divisoria al paso rutinario de patrullas israelíes. Cabe mencionar el último túnel descubierto y sellado: con varias entradas en Gaza, se internaba en territorio israelí.

Con la agudización de la violencia queda más claro aún que mientras Hamás domine, manteniendo bajo secuestro a la población de Gaza, ésta no podrá progresar ni alcanzar un mejor nivel de vida. Simultáneamente, los israelíes no tienen con quien hablar de paz.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.