Los árabes israelíes están rompiendo el silencio – Por Ben-Dror Yemini (Yediot Ajaronot)

Sujeta a amenazas e intimidación, una delegación de jóvenes árabes se suma a la batalla contra el BDS representando a la mayoría silenciada de los árabes israelíes, que se han convertido en una parte integral de Israel en casi todos los ámbitos. Gracias a ellos, la batalla por la igualdad, la justicia social y la reconciliación entre las naciones tiene más posibilidades de éxito

El domingo, una delegación de jóvenes árabes israelíes se unió a la batalla contra la mentira del apartheid y los libelos del BDS. Dicha delegación, en nombre de Reservists on Duty, una organización que ya está activa en los campus de los Estados Unidos, es definitivamente un cambio refrescante que no solo despierta reacciones curiosas y simpáticas, sino también amenazas y una campaña de desprestigio. Uno de los miembros de la delegación se vio obligado a abandonar su hogar, y otro miembro casi se fue después de la presión.

Por un lado, la mayoría de los árabes israelíes vota por la Lista Conjunta, que incluye a los promotores de conflictos. Por otro lado, esa misma mayoría árabe se integra al mercado laboral, se une al servicio nacional en número creciente -aunque los difamadores se refieren a los voluntarios como “leprosos” e incluso rechazan cualquier opción de ser parte del estado palestino, si alguna vez es establecido. Los árabes de Israel pueden desear ser denominados como palestinos, pero no están dispuestos a ser parte del estado palestino. Ellos saben por qué.

Las opiniones de los miembros de la delegación no son las opiniones de una minoría pequeña y separada. Las encuestas muestran que el 51 por ciento de los árabes están orgullosos de ser israelíes

Las opiniones que los miembros de la delegación están a punto de presentar en los campus de los Estados Unidos no son las opiniones de una minoría pequeña y aislada. Por el contrario. Una serie de encuestas, desde las encuestas realizadas por el Prof. Sammy Smooha a las encuestas encargadas por el Israel Democracy Institute, ofrecen resultados similares. Por ejemplo, el 57 por ciento de los árabes de Israel definen su situación como buena o muy buena y el 58 por ciento se siente parte del estado y de sus problemas. La cifra más significativa es que el 51 por ciento de los árabes están orgullosos de ser israelíes. íOrgulloso, no menos!

¿Quiénes son los árabes que se encuentran en el centro del discurso público de Israel? Sabemos la respuesta El noventa y nueve por ciento de los comentarios en Israel y en el mundo representan el discurso radical que es más cercano a Zoabi y al jeque Raed Salah . Estos son generalmente artículos blasfemos y hostiles que incluyen argumentos infundados que no tienen nada que ver con la realidad.

Los árabes de Israel, por ejemplo, están en medio de un proceso continuo de cierre de brechas en términos de ingresos y educación. Pero al diablo con los hechos. Después de todo, los libelos del apartheid tienen una audiencia entusiasta en los círculos mediáticos, culturales y académicos de todo el mundo. Entonces, siempre hay alguien para entregar los bienes.

En la práctica, los árabes de Israel están en una situación mucho mejor que cualquier minoría musulmana en Europa, y definitivamente en una situación mejor que la de los árabes en los países vecinos. Ellos son conscientes de eso. Todo examen de parámetros mensurables lo probará. Tienen mucha más libertad e igualdad, y obtendrán más igualdad. Pero aquellos que ocupan el centro del escenario, en el mundo y en Israel, están participando en la mentira interminable. Necesitan, después de todo, los presupuestos de George Soros y de Europa. Entonces ellos deben maldecir. Es una inversión rentable.

Se esperaban las intimidaciones y amenazas dirigidas a los miembros de la delegación. Una minoría radical es siempre dominante en las redes sociales. No hay necesidad de entrar en pánico. Los jóvenes musulmanes en Europa, que luchan contra el antisemitismo, también se ven obligados a esconderse posteriormente de las amenazas de los extremistas. A pesar de las amenazas, los miembros de la delegación representan en muchos sentidos a la mayoría silenciada de los árabes israelíes, la mayoría que se ha convertido en parte integrante de Israel, en casi todas las áreas.

Knesset Members Jamal Zahalka (L) and Hanin Zoabi (center). To hell with the facts

Miembros de la Knesset, Jamal Zahalka (L) y Hanin Zoabi (centro). Al diablo con los hechos

No es que no haya casos de fenómenos de discriminación. Por supuesto que lo hay, porque Israel -como todos los países de Occidente- tiene una minoría radical, y hay restos de discriminación institucionalizada. Pero Israel, incluso con el actual gobierno de derecha, está haciendo un esfuerzo para elevar el nivel de igualdad a través de enormes inversiones en la población árabe.

El gobierno ha cometido errores. El proyecto de ley de nacionalidad , por ejemplo, es una legislación innecesaria. Pero las cosas positivas superan por completo a las negativas.

Y una cosa más. Un joven árabe de Galilea, hijo de un buen amigo mío, llegó a Francia hace cuatro años, aprendió el idioma y comenzó a estudiar en la Universidad de Sorbonne. Escuchó tantas historias falsas sobre Israel allí. Ocasionalmente, intentó argumentar que las historias eran inexactas. Las reacciones violentas le aclararon que era mejor que guardara silencio. Él se rindió y regresó.

Ahora, hay jóvenes que están dispuestos a hablar a pesar de las amenazas y la intimidación. Se merecen todas las bendiciones. La batalla por la igualdad, la justicia social y la reconciliación entre las naciones tienen más posibilidades de éxito gracias a jóvenes como ellos.

 

 

https://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-5029153,00.html – Traducido por Por Israel

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.