Los antiguos tratados de paz comparados con los Acuerdos Abraham – Por Dr. Frank Musmar (Besa)

La búsqueda de una solución pacífica al conflicto entre Israel y sus vecinos alcanzó una coyuntura crítica en 1979 cuando el presidente egipcio Anwar Sadat y el primer ministro israelí Menachem Begin firmaron el tratado de paz egipcio-israelí. Catorce años después, en septiembre de 1993, Israel y la OLP firmaron la Declaración de Principios sobre los Acuerdos Provisionales de Autogobierno (DOP) después de conversaciones secretas en Oslo, y en octubre de 1994 se firmó un tratado de paz entre Jordania e Israel. En las siguientes dos décadas y media, no se firmaron nuevos acuerdos árabe-israelíes hasta la conclusión en agosto de 2020 de los Acuerdos de Abraham entre Israel, los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, seguidos un mes después por acuerdos de normalización entre el estado judío, Sudán y Marruecos.

Los tratados egipcio y jordano fueron acuerdos entre gobiernos que se centraron en diversos grados en cerrar el capítulo sobre el conflicto militar con Israel, incluso cuando el problema palestino seguía sin resolverse y la normalización entre sus sociedades seguía siendo incierta. Los tratados de Egipto y Jordania no son menos acuerdos de pueblo a pueblo que los Acuerdos Abraham, pero los líderes políticos egipcio y jordano no implementaron ese aspecto de los acuerdos. En contraste, los países de los Acuerdos de Abraham están libres de limitaciones pasadas, no tienen frontera con Israel y nunca han luchado contra él en el campo de batalla, por lo que no hay sensación de trauma público en ninguno de los lados. En consecuencia, pudieron implementar una verdadera paz de «pueblo a pueblo.

¿Qué ganó Egipto con la firma de los Acuerdos de Camp David?

Los líderes israelíes y egipcios lograron poner fin a años de hostilidades. Encontraron la paz en una región rota al firmar un histórico acuerdo que recompensó al primer ministro Begin y al presidente Sadat con un Premio Nobel de la Paz conjunto. Los beneficios de la paz con Israel han sido considerables para Egipto:

* Restauró todo el Sinaí sin ir a la guerra.

* Obtuvo décadas de amplia ayuda de Washington. El Cairo todavía recibe $ 1.3 mil millones en asistencia militar estadounidense y $ 250 millones en asistencia económica anualmente. Según el Servicio de Investigación del Congreso, Egipto ha acumulado $ 69 mil millones de los EE. UU., desde 1979.

* Según el Banco Mundial, Egipto redujo su presupuesto militar en un 18% del PNB, una reducción que permitió a El Cairo reasignar fondos militares a proyectos de desarrollo económico.

* Egipto recibió asistencia militar de los EE. UU., en forma de venta de armas, ejercicios militares conjuntos regulares, intercambio de inteligencia, entrenamiento, coproducción de tanques y consultas militares regulares con EE. UU., e Israel.

 *Egipto se benefició del mandato del Congreso de 1996 para calificar zonas industriales, que creó 120.000 puestos de trabajo para los egipcios y un valor de 763 millones de dólares en bienes para los EE.UU.

* Egipto mejoró su posición regional a lo largo de los años debido a sus vínculos con Israel, la Autoridad Palestina y Hamas y sus esfuerzos por mediar en los conflictos.

¿Qué ganó Jordania con la firma del Tratado de Paz Israel-Jordania?

El 26 de octubre de 1994, los líderes de Jordania e Israel firmaron un tratado de paz en Wadi Araba, poniendo fin al estado formal de guerra entre los países.

El tratado fue mucho más que una simple formalización de un alto el fuego de facto; cambió fundamentalmente la naturaleza de la relación israelí-jordana, mejorando principalmente la seguridad y la economía. Jordania se benefició del tratado de las siguientes formas:

Seguridad:

*La sólida cooperación entre las fuerzas de seguridad jordanas e israelíes ha ayudado en repetidas ocasiones a frustrar posibles amenazas terroristas a ambos países.

* Un acuerdo de seguridad sólido y fronteras claramente definidas debilitan el argumento de «Jordania es Palestina»

* En 1993, Washington proporcionó a Amán 35 millones de dólares en apoyo económico; en 2014, la cifra fue de $ 700 millones. En 1993, Jordania recibió $ 9 millones en financiamiento militar extranjero de Estados Unidos; en 2014 recibió $ 300 millones. Jordania también recibió 58 F-16 y una instalación antiterrorista de última generación, el Centro de Entrenamiento de Operaciones Especiales King Abdullah (KASOTC), que fue construido por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE. UU. en 2006-07.

* La asociación de inteligencia entre los EE. UU. y Jordania se hizo tan estrecha que la agencia tenía personal técnico «virtualmente integrado» en la sede de la Dirección General de Inteligencia de Jordania.

* El acuerdo consolidó la posición del reino jordano en la lista de estados pro-occidentales del Medio Oriente, lo que refuerza su relación estratégica con Washington.

Economía

* El firme compromiso de Estados Unidos con el tratado llevó a la condonación de 700 millones de dólares de la deuda jordana y a un aumento de la asistencia hasta el punto de que Jordania es ahora uno de los principales receptores de ayuda estadounidense en el mundo.

* El establecimiento de Zonas Industriales Calificadas (QIZ) impulsó la economía. Creadas por el Congreso en 1996, las QIZ permiten que los bienes producidos en Jordania ingresen a Israel libres de impuestos. Las QIZ en Jordania crecieron de exportaciones anuales de $ 18 millones en 1998 a más de $ 560 millones en 2003. Entre 1996 y 2010, se establecieron 13 QIZs, que proporcionaron empleo a decenas de miles de jordanos. El valor de las exportaciones jordanas a Israel durante el mismo período ascendió a 60 millones de dólares, un 15% más que en 2003.

* Otro punto relativamente positivo ha sido el turismo. En 2013, se informó que 218.000 israelíes visitaron Jordania, mientras que poco más de 18.000 jordanos viajaron a Israel. Hubo 24 vuelos semanales que unían los aeropuertos de Ben-Gurion y Sde Dov con el aeropuerto Queen Alia.

* Israel firmó una “carta de intención no vinculante” para suministrar gas natural a Jordania desde su yacimiento Leviatán en alta mar. El acuerdo de 15 años, que requiere una nueva tubería, tiene un valor de $ 15 mil millones. En febrero, se llegó a otro acuerdo por el cual Israel suministrará gas por valor de 500 millones de dólares desde el campo en alta mar de Tamar a dos plantas industriales jordanas cerca del Mar Muerto.

* El tratado de paz inició la cooperación entre Israel y Jordania en una variedad de ámbitos estratégicamente esenciales, incluida la escasez de agua. Esta cooperación estipula que Israel proporcionaría a la capital de Jordania entre 8 y 13 mil millones de galones por año de agua dulce del Mar de Galilea, mientras que Jordania entregaría la misma cantidad de agua desalinizada bombeada desde Aqaba a la región desértica del Negev de Israel.

¿Cuáles fueron las deficiencias de los antiguos acuerdos de paz?

A pesar del paso de décadas desde la firma de los acuerdos con Egipto y Jordania, los lazos genuinos de “pueblo a pueblo” no se han materializado. Esto se debe a que ambos países libraron guerras con Israel que aún están en la memoria colectiva de sus poblaciones. Esto no fue una deficiencia de los tratados, sino una deficiencia del liderazgo político egipcio y jordano, que hizo poco o ningún esfuerzo para implementar los lazos de “pueblo a pueblo”.

Las poblaciones de ambos países también contienen grandes contingentes árabes nacionalistas e islamistas, lo que dificulta una paz cálida. Ambos países también ignoraron la retórica hostil antiisraelí y antijudía o permitieron abiertamente que fuera difundida por sus medios de comunicación y sistemas educativos. Ninguno de los dos países hizo ningún esfuerzo por preparar a su pueblo para una paz cálida, ya sea a través de los medios de comunicación, las escuelas o un modelo de convivencia y tolerancia.

Anwar Sadat cometió un gran error al liberar a decenas de islamistas de la cárcel. Lo hizo para luchar contra los izquierdistas de su país y lo pagó con su vida. Después de su asesinato, esos radicales jugaron un papel importante en la islamización de la sociedad egipcia, lo que hizo que la paz de «pueblo a pueblo» fuera aún más complicada. Las negociaciones de los acuerdos fueron transaccionales, no transformadoras, y el resultado fue una paz fría.

Para Jordania, la persistencia del sentimiento antiisraelí está relacionada con el hecho de que casi el 60% de la población es de origen palestino. Sin embargo, incluso si Israel y los palestinos resolvieran sus diferencias, no está claro si las actitudes locales en Jordania cambiarían significativamente. Esto se debe a que las opiniones negativas que prevalecen sobre Israel en Jordania no son producto únicamente del conflicto palestino-israelí, sino también de la dieta antiisraelí y antijudía que se alimenta a los jordanos a través de los medios de comunicación, el sistema educativo y la sociedad en general (a pesar de las relaciones encubiertas de la dinastía Hachemita durante un siglo con el movimiento sionista y el estado de Israel).

Muchos jordanos también creen que el tratado de paz sofocó la reforma política interna. Afirman que para defender sus relaciones con Israel de la oposición generalizada, el gobierno de Jordania reprimió la disidencia pública y reprimió a los islamistas y otros grupos que quieren tal reforma.

¿En qué se diferencian los antiguos acuerdos de paz de los Acuerdos de Abraham?

La principal diferencia entre los antiguos tratados de paz y los Acuerdos de Abraham es que este último se distingue por una paz cálida. Los Emiratos Árabes Unidos se diferencian de los otros países del Acuerdo de Abraham, como Sudán o Bahréin, porque luchó contra los islamistas radicales y su ideología creando un modelo ejemplar de tolerancia en la región años antes de los Acuerdos de Abraham. Los Emiratos Árabes Unidos acogieron al Papa, construyeron la Casa de la Familia Abrahámica, firmaron el acuerdo de la Fraternidad Humana por la Paz Mundial, construyeron un templo hindú e incorporaron más de 200 nacionalidades al país. El espíritu de convivencia y tolerancia del país está respaldado por los medios de comunicación y el sistema educativo.

Marruecos, otro país de los Acuerdos Abraham, contiene un número considerable de judíos sefardíes y tiene vínculos históricos con Israel. Estos hechos le ayudaron a preparar a su pueblo para una paz cálida con el Estado judío.

El camino por delante

Desde una perspectiva transaccional, en términos de una necesidad común de seguridad y prosperidad económica, el Medio Oriente está listo para las relaciones con Israel. Sin embargo, desde un punto de vista transformacional, la mayor parte de la región aún no está lista para la normalización total. Pocos países de la región, si es que hay alguno, adoptan un enfoque de coexistencia y pluralismo al estilo de los Emiratos Árabes Unidos, y las ideologías extremistas todavía están muy extendidas en la mayoría de las sociedades. La región todavía está llena de ideologías árabes nacionalistas e islamistas hostiles, y siguen siendo difundidas por los medios de comunicación y entre los intelectuales, no sólo por los radicales. Para que estas sociedades estén preparadas para una paz cálida con Israel, deberán realizarse cambios radicales en sus sistemas educativos y medios de comunicación.

Para que los beneficios de la normalización sean claros para el público en general en el Medio Oriente se requiere un nuevo plan de estudios educativo. La enseñanza de la historia de los judíos en la región no debería limitarse al conflicto palestino-israelí, sino que debería ir mucho más allá, un esfuerzo en el que los Emiratos Árabes Unidos participan activamente. Otro paso crítico es establecer un medio de comunicación que se enfrente a las ideologías extremistas divisivas y genere oportunidades para que los árabes conozcan a israelíes y judíos en persona, sin la interferencia de radicales, ya sean islamistas o nacionalistas árabes. El público de Oriente Medio debería comprender o al menos dar una oportunidad a la idea de que la normalización de las relaciones con Israel es un requisito previo para la resolución de conflictos. Muchos extremistas y oportunistas han utilizado la causa palestina para perseguir sus fines propios, y el público en general ha pagado el precio en décadas de estancamiento.

Comentarios

Recientes

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.