¿Lo mejor de ambos mundos para Netanyahu? – Por Seth Frantzman (The Jerusalem Post)

En el poder durante diez años, el primer ministro israelí pareció tropezar, este último miércoles, cuando llevó a la Knesset a disolverse y a convocar nuevas elecciones. Aparentemente, esto se debía a que Binyamin Netanyahu no había logrado formar un gobierno de coalición. Pero, ¿cómo podría el maestro político, ese que ha dominado la política israelí durante una década y tiene treinta años de experiencia en las políticas de coalición de la Knesset, terminar en una situación como esta? ¿Y si en realidad es lo mejor de ambos mundos para él? Continúa como primer ministro con encuestas que muestran que probablemente lo hará bien en septiembre y, a la vez, deja que sus rivales luchen por las sobras.

Netanyahu consiguió 74 votos para disolver la Knesset. Obtuvo más apoyo para las nuevas elecciones que para formar su coalición. Si los partidos más pequeños hubieran sido más inteligentes, podrían haberse negado a dispersar la Knesset y hasta podrían haber forzado entregar el mandato al presidente Reuven Rivlin. Sin embargo, Netanyahu los superó, y lo mismo ha ocurrido en el pasado. Hizo que el partido de Moshé Kajlon, Kulanu, se uniera al Likud justo antes de la discusión de última hora en el Knesset, asegurándose de que Kajlon no pudiera oponerse a ir a nuevas elecciones. Esto pudo haber sido cínico, pero funcionó.

Netanyahu ha impulsado exitosamente una narrativa desde que convocó elecciones a fines de diciembre de 2018. Recordemos que el ministro de defensa de entonces, Avigdor Lieberman, renunció en noviembre por la crisis de Gaza. En ese momento, parece que Naftali Bennett y Ayelet Shaked, de Bayit Yehudi (La Casa Judía), también podrían renunciar y desencadenar el adelanto a las elecciones. Pero no. Netanyahu los convenció de la importancia de quedarse. A principios de diciembre, Israel anunció la Operación Escudo del Norte. Netanyahu podría decir que había pospuesto cualquier operación importante en Gaza debido a las amenazas en el norte. Shaked y Bennett parecían responsables de no derrocar al gobierno. Lieberman parecía condenado.

Pero las cosas cambiaron en los primeros meses de 2019. Las esperanzas de Lieberman aumentaron, y Bennett y Shaked perdieron el control de la campaña para su nuevo partido, la Nueva Derecha. Ellos no alcanzaron el umbral necesario para entrar a la Knesset. Netanyahu, como de costumbre, necesitaba esos votos de derecha que podrían haberse desangrado en la Nueva Derecha, y se los tragó lo suficiente en la noche de las elecciones para mantener a Bennett y Shaked fuera de la Knesset. Pero Lieberman entró con cinco escaños y el 4% de los votos. Las matemáticas parecían favorecer a Netanyahu. También lo hicieron los votantes de Israel, que se han vuelto más derechistas y religiosos a lo largo de los años. Varios partidos se presentaron abiertamente blandiendo varios estandartes de ser la “Derecha nueva” o la Derecho real y auténtica. Los partidos como Shas de Arye Deri hicieron campaña bajo la idea que Netanyahu necesita un “Arye fuerte”. De hecho, obtuvo el 6% de los votos y ocho escaños.

Al final, los cálculos no estaban a la altura de las necesidades de Netanyahu para formar el gobierno de derecha que él defendió. En lugar de eso, clasificó como de “Izquierda” al partido Azul y Blanco (Kajol Laván) que tenía varios ex jefes del Estado Mayor y a Yair Lapid, una fuerza que recibió los mismos 35 escaños que obtuvo el Likud. Pero el líder “Azul y blanco” Benny Gantz no podía haber formado gobierno y ser primer ministro. Tampoco pareció esforzarse mucho en el mes y medio después de las elecciones de abril. Dejó que Netanyahu llevara las discusiones al hilo. Cuando 100,000 se reunieron en Tel Aviv para protestar el 25 de mayo, estaban mirando al revés. Estaban protestando contra el impulso de Netanyahu para impulsar una ley de inmunidad, un “escudo de defensa para la democracia”. Lo que obtuvieron fue más democracia en forma de nuevas elecciones.

Hay una ironía en Gantz al decir que esa noche Netanyahu estaba convirtiendo a Israel en un “gobierno de un solo hombre” y Lapid afirmó que “no somos sus súbditos”. Al dispersar la Knesset el 29 de mayo, Netanyahu puede continuar gobernando. Él continúa aferrándose a numerosos ministerios y concentra más poder. Si bien es cierto que habrá nuevas elecciones, no está claro si el electorado simplemente no caerá en la apatía. Si Netanyahu continúa controlando la narrativa y exigiendo un mandato fuerte, podría encontrarse que las matemáticas le permitirán mejorar su coalición.

Netanyahu lanzó un comienzo rápido al imponer la narrativa el 29 de mayo. Argumentó que la gente lo había elegido para dirigir y formar un gobierno, y Lieberman lo había impedido. Ahora, Netanyahu puede obtener lo mejor de ambos mundos. Por un lado puede mantener la narrativa culpando a Lieberman y exigiendo un mandato firme en las próximas elecciones. Esto le viene como anillo al dedo en un momento importante para Israel. Estados Unidos quiere implementar un plan de paz, y las nuevas elecciones podrían posponer eso. Netanyahu también puede tratar de continuar buscando una salida para “una audiencia previa a la acusación” por cargos de corrupción. Esta ya se pospuso hasta octubre.

El desacuerdo sobre un proyecto de ley para el reclutamiento de los Jaredim ultraortodoxos contribuyó al estancamiento en la formación de un nuevo gobierno.

Netanyahu es muy conservador cuando se trata de movimientos importantes en política o en estrategia. Él no quiere una guerra en Gaza. Él no quiere una verdadera crisis política que podría dar una oportunidad a sus oponentes. Él quiere manejar cada crisis de tal manera que todos los partidos pequeños lo necesiten más que él a ellos. Eso significa dar a los Jaredim la mayor parte de lo que quieren en las discusiones preliminares, significa no balancear el tema en las discusiones continuas sobre el Muro Occidental, significa no eliminar a pequeñas comunidades beduinas como Khan al-Ajmar o Susiya que causaron el oprobio internacional. Significa no causar otra crisis relacionada con la deportación de migrantes africanos.

Netanyahu prefiere dejar que los partidos pequeños luchen por estos temas, que todos reclamen que son más de derecha que el otro partido, mientras Netanyahu espera las elecciones. Él ha demostrado en el pasado que puede hacer cosas mágicas justo antes de las elecciones, siempre detrás de las urnas, que sale adelante o igual al final. Incluso cuando pierde, como lo hizo el Likud en 2009, en segundo lugar, encuentra la manera de ganar.

Netanyahu ha manejado exitosamente las crisis de coalición antes. Firmó un acuerdo con Shaul Mofaz de Kadima en mayo de 2012, evitando las elecciones. Ehud Barak incluso separó el Partido Laborista en 2012 en una medida que ayudó al gobierno de Netanyahu. Netanyahu castró brevemente a Israel Beytenu cuando Lieberman se postuló con Likud en 2013. Yair Lapid incluso fue cooptada en la coalición en 2013 como Ministro de Finanzas.

Es casi como si la gente olvidara todo esto el 29 de mayo cuando Israel se dirigía a nuevas elecciones. Netanyahu no deja las cosas al azar. Es conservador y contemplativo. No permite que el riesgo y las crisis lo dominen. Desde luego, no quería que Lieberman formara parte de su coalición, por lo que siempre podría destrozarlo. Y, evidentemente, no quería que participaran otros grupos de centro o de izquierda. Tampoco quería darle una oportunidad a Gantz. Así que eligió lo que podría ser su mejor opción: Nuevas elecciones.

The New York Times y otros han encabezado esto como una derrota para Netanyahu. ¿Pero qué ha perdido Netanyahu hasta ahora? Puede perder a Lieberman, de quien no le importa librarse. Él ha ganado a Moshé Kajlon. Dependiendo de cómo se desarrollen las cosas, también puede recibir elecciones más positivas y maleables de la derecha en el próximo gobierno que espera formar. Y es probable que sepa que la coalición de Lapid-Gantz de Azul y Blanco (Kajol Laván) puede transformarse en un matrimonio largo. Y sabe que el Laborismo de Avi Gabay tiene luchas internas, al igual que los matrimonios Balad-Ra’am y Hadash-Ta’al.

Netanyahu llegó, a través de mucho humo y espejos de las discusiones de la coalición, incapaces de formar un gobierno. Pero al calcular los otros escenarios, puede ser lo mejor de ambos mundos para él. Al menos, a corto plazo. Y Netanyahu prefiere gobernar para obtener ganancias a corto plazo, no estrategias a largo plazo que requieren demasiado riesgo.

 

Seth Frantzman es el editor editorial de The Jerusalem Post, miembro de redacción en el Foro de Medio Oriente y fundador del Centro para informes y análisis de Medio Oriente. https://www.meforum.org/58636/best-of-both-worlds-for-netanyahu

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.