Liberman no es tan malo – Por Ben-Dror Yemini (Yediot Ajaronot 19/5/2016)

Esta última semana será recordada como uno de los puntos más bajos para el partido laborista israelí. No es como si al unirse Herzog al gobierno se habría dado lugar a la paz en Medio Oriente, pero detrás de las escenas estaba pasando algo mucho más grave que lo que decían los titulares.

Netanyahu ya había acordado un congelamiento de la construcción fuera de los principales bloques de asentamientos, algo que sería un punto de inflexión, lejos del lento descenso hacia un estado binacional, pero los miembros del Partido Laborista no querían esperar. Decían que las negociaciones con Netanyahu eran un “instrumento de rendición” pero, en realidad, todo lo que querían hacer era que caiga Herzog. Libraron una batalla de proporciones épicas contra Herzog sin tener ni idea de lo que estaba pasando en las conversaciones. Un comportamiento tan pobre, un punto tan bajo, una tal desgracia.

El resultado es que Liberman es ministro de defensa. ¿Eso es un desastre? Esperemos y veamos.

La misma campaña que libraron para que el Partido Laborista no se uniera al gobierno, a partir de ahora nos dice que Liberman es un monstruo. Si esto es verdaderamente un tal desastre, entonces -¿Por qué permitieron que sucediera?

Es cierto que de vez en cuando, el líder de Yisrael Beytenu dice algo espantoso, pero en realidad hay dos personas que conducen Yisrael Beitenu: está Yvette, el aterrador político que se mueve constantemente entre la derecha y la extrema derecha, y Liberman, un serio y responsable estadista.

Es importante recordar que hace sólo dos años, durante ese tiempo tumultuoso cuando la entonces ministro de justicia, Tzipi Livni, estaba negociando con los palestinos bajo la mediación del Secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, Liberman era el Ministro de Relaciones Exteriores. Tenía todas las insignificantes razones para sabotear las negociaciones – después de todo, se le negó el prestigioso e importante papel de dirigir esas conversaciones.

Pero ese mismo Liberman apoyó el primer borrador de la propuesta de paz de Kerry, y le dio pleno respaldo a Livni durante las conversaciones. ¿Tal vez sea eso lo que asusta al MK del Likud Benny Begin? Liberman reiteró públicamente que Estados Unidos es un amigo y que es dudoso que Israel pueda volver a negociar un mejor acuerdo de paz.

Si la propuesta se hubiera convertido en un acuerdo de paz, Liberman habría tenido que dejar su hogar en el asentamiento Nokdim de la Margen Occidental. Esto no le molestó demasiado, como lo demuestran sus declaraciones anteriores diciendo que estaría dispuesto a abandonar su casa si eso condujese a una paz verdadera y duradera con los palestinos.

Incluso si trabajamos bajo la suposición que Liberman podría ser un factor de equilibrio, la mayoría cuerda y sionista perdió. Esta fue una oportunidad histórica para crear un gobierno más moderado, un gobierno que detuviera el lento descenso hacia un estado binacional.

Parece que los que estaban en contra de Herzog consiguieron su deseo, sin embargo, se vencieron a sí mismos. El Partido Laborista nunca ha parecido tan infeliz. Y esa no es una razón para celebrar.

 

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld – http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-4805272,00.html

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.