Las mentiras del Hamás sobre los muertos y los medios de comunicación que les creen – Por Oren Kessler

Las bajas en Gaza son, a menudo mal informadas por el Hamás. Es el equivalente del Medio Oriente al “Dog Bites Man”,  y los cierto es que les tomó a los medios de comunicación casi un mes reconocer una absoluta obviedad: Hamás está mintiendo.

Hamás miente sistemáticamente, instruyendo a la población civil para desinformar a la prensa extranjera. Sus falsedades son habituales, disfrutando de un formidable récord de resonancia en comparación con los conflictos anteriores. No sienten culpa alguna, convencidos de que los objetivos de la “resistencia” prevalecen sobre las pintorescas nociones de decir la verdad.

Sin embargo, desde que Israel lanzó la Operación Margen Protector, hace más de un mes, los medios de comunicación occidentales han confiado en lo que les contaba el Ministerio de Salud del Hamás en Gaza en todo lo relacionado con el recuento de víctimas. Como le dijo un reportero al Washington Post, cuando se trata del conteo de cuerpos, el ministro de Salud del Hamás, Ashraf Al-Qidra, es “el único que juega en la ciudad”.

Por su parte, Al-Qidra ha reconocido que él considera cualquier fatalidad que no ha sido reivindicada por un grupo armado como una “muerte civil”. Por su parte, los líderes del Hamás casi nunca admiten que sus soldados han sido abatidos y les ordena a los habitantes de Gaza que hagan lo mismo. En consecuencia, Al-Qidra va por allí asegurando que tres cuartas partes de las muertes en Gaza son de civiles.

El resultado es la tronada condena hacia Israel por el bombardeo “indiscriminado” (de acuerdo con el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas), e incluso, por el ataque a civiles deliberadamente (según afirmaban desde The Guardian). “El mundo está en desgracia”, gritó el jefe de la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas el 30 de julio, en unas declaraciones que hizo a The Guardian que se tradujo en un titular de primera plana publicada al día siguiente. Human Rights Watch acusó a Israel de “castigo colectivo”, e incluso los Estados Unidos – el amigo más cercano del Estado judío – se lamentó, “Israel tiene que hacer un mejor trabajo para evitar la pérdida de vidas civiles”.

Después de casi un mes, sin embargo, los medios de comunicación ha reaccionado tardíamente al juego llevado a cabo por el Hamás. Durante la semana pasada The New York Times, Al Jazeera y la BBC – ninguno de ellos reductos tradicionales de apoyo al sionismo – han comenzado a dudar de sus propias estadísticas ofrecidas en sus anteriores informes.

En un artículo de primera plana publicado el miércoles, el Times comparó y analizó los datos proporcionados por dos organizaciones no gubernamentales israelíes y palestinas. Ese análisis determinó que la población más sobre-representada en la cifra de muertos son los hombres de entre 20 y 29 años que también son los más propensos a ser militares, y eso, a pesar de que representan sólo el 9 por ciento de la población abrumadoramente joven de Gaza, y ellos representan más de un tercio de los muertos palestinos. O sea, el 9% de la población de Gaza, que son tienen entre 20-29 años representan un tercio de los muertos. Por contraste, las mujeres y los niños menores de 15 años – los menos propensos a ser combatientes – y que representan el 71% de la población, representan un tercio de sus muertes.

Al día siguiente, Al Jazeera publicó los nombres – proporcionado por el Ministerio de Salud del Hamás – de todas las 1.507 víctimas mortales reconocidas. Al Jazeera, que es propiedad de Qatar, uno de los principales benefactores del Hamás hace un desglose de la edad y el sexo de los nombres y nos revelaban el mismo patrón: los hombres en edad para combatir son representados de manera desproporcionada.

El viernes, el jefe de estadísticas de la BBC lanzó su noticia, basadas en datos proporcionados por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU concluyendo: “Si los ataques israelíes han sido « indiscriminados», como dice el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, es difícil responder  “por qué han matado a tantos hombres civiles que a mujeres civiles”. Las cifras de la ONU, en otras palabras, refutan eficazmente sus propias acusaciones condenatorias sobre uso de fuerza indiscriminada.

En respuesta, la oficina del Alto Comisionado dijo simplemente que “no quisiera especular acerca de por qué ha habido tantas bajas adultos y masculinos”. No tuvo reparos, sin embargo, en republicar las propias estimaciones puramente especulativas como si fuesen datos verdaderos: en la sección “Hechos y cifras” de su página web dice que 1.407 civiles de Gaza han sido asesinados – más o menos el mismo número citado por el Hamás.

La ONU, después de todo, utiliza las cifras suministradas por el Hamás como un punto de partida para sus propios datos, a los que añade información de los informes de los medios de comunicación (que, de nuevo, a menudo dependen de los mismos números ofrecidos por el Hamás) y los informes de organizaciones no gubernamentales palestinas. Muchas de esas ONG, sin embargo, son también de credibilidad sospechosa. El tantas veces citado Centro Palestino para los Derechos Humanos, por ejemplo, define a todas las personas que en el momento de su muerte no llevan a cabo activamente una actividad militante – por ejemplo, un francotirador del Hamás que está en medio de una pausa para tomar el té – como un civil. Sus cifras de las víctimas civiles son mayores incluso que las del Hamás.

El análisis objetivo de los datos disponibles revela que en lugar de ser los civiles los que componen la “gran mayoría” de las muertes de Gaza – como afirman regularmente los medios de comunicación – la proporción parece más cercana a la mitad. Cientos de civiles muertos no son motivo para celebrar, pero una proporción de bajas de 1-a-1 entre civiles y militares es una cifra notablemente baja para los estándares sombríos de la guerra. Los esfuerzos de la coalición en Afganistán, por ejemplo, producen una proporción de 3 a 1 y de 4 a 1 en Irak. Dadas las tácticas de Hamás de lanzar cohetes desde zonas civiles densamente pobladas, el número de víctimas en Gaza podría haber sido infinitamente superior.

¿Por qué, entonces, los medios de comunicación siguen aceptando la propaganda de Hamas sin poner sus datos en duda? En parte debido a que la muerte de cualquier civil – en particular los niños, que son la mitad de la población de Gaza – es un hecho desgarrador. En parte porque en el calor y la niebla de la guerra hablar de cifras precisas se hace casi imposible hasta mucho después de terminados los combates. En parte debido a la narrativa adoptada sobre una milicia guerrillera enfrentada a un ejército moderno obliga a presentar estos datos, y en parte, – tal vez sobre todo – a causa de la intimidación y las restricciones impuestas por el Hamás sobre el terreno.

La manipulación del Hamás, sin embargo, no es algo nuevo. Durante su primer gran choque con Israel en 2008-09, por ejemplo, la organización afirmó que menos de 50 de los muertos había habido combatientes. Años más tarde, se reconoció que el total había sido idéntico al reconocido por Israel: entre 600 y 700.

Por tanto, es aún más extraordinario que los periodistas no se dignen a emitir su habitual escepticismo a los cuatro vientos y en lugar de eso, sigan y adopten el guion de un grupo terrorista impenitente y poco fiable. Hamás ha sufrido un duro golpe en su última batalla con Israel, pero también lo ha sufrido la credibilidad de los medios de comunicación.

 

Oren Kessler es miembro para los estudios del Oriente Medio de la Sociedad Henry Jackson, un think tank con sede en Londres, y anteriormente fue periodista del Jerusalem Post y Haaretz. Publicado en http://www.usnews.com/opinion/articles/2014/08/12/hamas-lies-about-the-gaza-civilian-death-toll-and-the-media-bought-it y traducido por Hatzad Hasheni.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.