Las maniobras de los jugadores regionales para rediseñar el paisaje palestino-israelí – Por Dr. James M. Dorsey (BESA)

RESUMEN: Un alto al fuego puede cerrarse entre Israel y Hamás; el grupo islámico que controla la Franja de Gaza; puede producir algo más que poner fin a la violencia en curso, la escalada que amenaza con provocar otra nueva guerra de Gaza. También podría ser un intento de allanar el camino para el regreso de Muhammad Dahlan como sucesor del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas.

Los Emiratos Árabes Unidos, respaldado por los esfuerzos de Egipto y de la ONU para mediar en una acuerdo entre Israel y Hamás, contando con la némesis de Qatar en el trasfondo, no solamente tratan de prevenir la continuación de las protestas semanales que se desarrollan durante meses, a lo largo de la línea que divide Gaza e Israel, evitar el repetido lanzamiento de cohetes y cometas incendiarios y las respuestas militares israelíes. Ellos también constituyen otra ronda en el esfuerzo, apoyado por Israel políticamente, económicamente y militarmente, para debilitar a Hamás y preparar el terreno para la vuelta posible desde Abu Dhabi – del antiguo jefe de seguridad – Mahoma Dahlan como el sucesor del enfermizo Presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas.

Irónicamente, las discusiones israelíes con los representantes de Qatar (quienes tienen un largo record de apoyo a Hamás) constituirá un reconocimiento de la utilidad de la extensa relación de Qatar con los islamistas y sus militantes – relaciones que la EAU, Arabia Saudita, Egipto y Bahrein – citan como uno de los motivos de sus 15 meses de boicot diplomático y económico a este estado del Golfo.

Israel y Egipto acordaron que Qatar pagaría los salarios de decenas de miles de empleados del gobierno en Gaza. El esfuerzo es respaldado por los Emiratos Árabes Unidos para socavar el control de Hamás de Gaza y así darle a la Autoridad Palestina un papel clave en su administración. Más aún, en respuesta a la demanda de Abbas, Israel redujo la entrega de electricidad dejando a los habitantes de Gaza con solo tres o cuatro horas de energía al día.

Qatar también ha estado negociando el regreso de dos ciudadanos israelíes cautivos y los restos de los soldados israelíes asesinados en la guerra de Gaza de 2014 y que son mantenidos bajo el dominio de Hamás.

La guerra económica de Abbas es el último ajuste de un esfuerzo israelí-egipcio, de una década, para estrangular económicamente a Gaza. El alto el fuego entre Hamás e Israel es una propuesta para hacer pasos significativos para aliviar dicho bloqueo.

En un comunicado en Facebook, el Ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman dijo que el objetivo de Israel era “eliminar al grupo terrorista Hamás del poder, o  bien forzar a que cambie su enfoque, es decir, reconocer el derecho de Israel a existir y aceptar el principio de la reconstrucción a cambio de la desmilitarización”.

Lieberman dijo que quiere lograr esto “creando las condiciones por las cuales el residente promedio de Gaza forzará un cambio de régimen del Hamás con un gobierno más pragmático” en lugar de hacerlo a través de la fuerza militar.

En otro tipo de ironía, envolviendo a Qatar en los esfuerzos para prevenir la escalada fuera de control desde Gaza, se les brinda a los EAU la oportunidad de colocar a un líder palestino en un cargo, uno que esté más en sintonía con el emirato y el deseo de Arabia Saudita para acomodarse al controvertido programa de la administración Trump para negociar una paz general entre israelíes y palestinos.

Hablando en una serie de entrevistas, el embajador de Qatar en los Territorios Palestinos, Muhammad Emadi, insistió en que “es muy difícil financiar la reconstrucción de Gaza en caso de otra guerra destructiva”. Él dijo que había discutido un “máximo en un alto el fuego de 10 años con Hamás”.

Abbas, al igual que Hamás, rechazó la mediación de los EE.UU. tras el reconocimiento del presidente Trump de este año de Jerusalén como la capital de Israel.

El presidente estadounidense sacudió a israelíes y palestinos, la semana pasada, diciendo que Israel pagaría un “precio más alto” por su reconocimiento de Jerusalén y que los palestinos “recibirían algo muy bueno” a cambio “porque es su turno”. Trump no explicó qué quiso decir con esto.

El esfuerzo por negociar un cese al fuego duradero es la última ronda de un esfuerzo de los Emiratos Árabes Unidos y de Egipto para devolver a Dahlan como parte de una reconciliación entre Hamás y el movimiento Fatah de Abbas. Dahlan es el puente y el protegido del Príncipe Heredero de los Emiratos Árabes Unidos, Muhammad bin Zayed.

El presidente George W. Bush describió a Dahlan durante una lucha de poder entre palestinos en 2007 como “nuestro niño”. Se cree que Dahlan es allegado a Lieberman.

Desde fines de marzo, Hamás respalda las protestas masivas semanales de los habitantes de Gaza exigiendo el “derecho de retorno” a los hogares en Israel que afirman haber perdido con la creación del estado judío en 1948 y durante la guerra de 1967 en Oriente Medio. El líder de Hamás Ismail Haniyeh dijo recientemente que “gracias a estos pasos y a la resistencia” se podre poner fin al bloqueo de Gaza de una década de duración de Israel está “a la vuelta de la esquina”.

Unos 170 palestinos fueron abatidos por las fuerzas israelíes y otros resultaron heridos en la respuesta de Israel a las protestas. La IDF ha actuado para evitar que los habitantes de Gaza rompan la valla con Israel, un objetivo alentado por Hamás.

Puede que Abbas se transforme en el perdedor mientras Israel y Hamás avanzan lentamente hacia un alto el fuego, entendiendo que Dahlan tendrá un papel en la administración de la Franja de Gaza.

“Gaza se ha convertido en un estado de facto con una población de la población”, dijo Giora Eiland, jefe del Consejo de Seguridad Nacional de Israel. “Entonces, de alguna manera, los países tienen que ser pragmáticos y negociar con Hamás. El principal interés de Israel es la seguridad, un período de completa calma en Gaza, y está dispuesto a hacer lo que sea necesario para lograrlo”.

Eiland continuó “hasta hace poco, Cairo insistió en que Abbas asegurase el control de Gaza, Hamás no acepto específicamente el llamado para que se desarme. Ahora, Egipto entiende que esto no es realista y solo exige que Hamás impida los lazos con el grupo afiliado al Estado islámico en el Sinaí vía el contrabando de armas. La única parte que no está contento con este acuerdo es Abbas, que se ha quedado atrás. Pero este es su problema“.

Un alto el fuego Hamás-Israel y la posible vuelta de Dahlan es posiblemente el primer paso en una estrategia compartida de los UAE-Egipto e Israel para imponer la aparición de un liderazgo palestino más dócil para llegar a una negociación final al conflicto Palestino-israelí.

Si el comentario de Trump que Israel tendrá que pagar un precio por su reconocimiento de Jerusalén fue difícil de discernir. La Casa Blanca, desde entonces, ha procurado hacer retroceder sus comentarios.

Con el jurado aun debatiendo, los israelíes, los palestinos y sus aliados regionales han sido alertados sobre el hecho que pueden asegurar su lugar en el mundo en medio de los esfuerzos para rediseñar el panorama político.

 

El Dr. James M. Dorsey, asociado senior no residente en el Centro BESA, es un antiguo compañero en la Escuela S. Rajaratnam de Estudios Internacionales de la Universidad Tecnológica de Nanyang de Singapur y co-director de la Universidad de Würzburg Instituto de la Cultura del ventilador.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.