Las implicaciones de las sanciones para el mercado petrolero iraní – Por Dr. Doron Itzchakov (BESA)

RESUMEN EJECUTIVO: altos funcionarios de la administración Trump indicaron que las sanciones impuestas recientemente sobre la República Islámica tenían la intención de cambiar significativamente su comportamiento. Esta declaración es inconsistente con el otorgamiento de una exención a los ocho países, particularmente China e India, que constituyen la mayor parte de las exportaciones petroleras iraníes. La decisión del gobierno refleja, entre otras cosas, el deseo de evitar una reorganización en los precios mundiales del petróleo tanto como un enfoque pragmático que permita un margen de maniobra para los países que no están preparados para detener de inmediato sus compras de petróleo iraní. Sin embargo, Teherán interpreta la decisión como un signo de debilidad y un triunfo para la política exterior iraní.

El 5 de noviembre, el gobierno de Trump impuso amplias sanciones sobre la República Islámica de Irán para lograr un cambio en la orientación radical del régimen revolucionario. Esta ronda de sanciones impone severas restricciones a una amplia gama de corporaciones, entidades financieras y comerciales, organizaciones y particulares, tanto en Irán como en el extranjero.

El foco de las sanciones es el mercado energético iraní, con énfasis en las exportaciones de petróleo, que es la principal fuente de ingresos del país. El supuesto es que restringiendo los ingresos petroleros de Irán dañará significativamente su estabilidad económica y, por lo tanto, lo obligará a cambiar de rumbo y volver a la mesa de negociaciones, esta vez bajo nuevas condiciones.

El 2 de noviembre, el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, dijo que el propósito del gobierno era privar al régimen de los ingresos con los que se extiende la muerte y la destrucción en todo el mundo. Sin embargo, este objetivo es inconsistente con la decisión de otorgar exenciones temporales a ocho países, entre ellos China e India, los dos mayores consumidores de petróleo de Irán.

Los ocho países que han sido exentos temporalmente son Italia, Turquía, Grecia, Taiwán, China, India, Corea del Sur y Japón. Esta decisión refleja el deseo de evitar una sacudida en los precios mundiales del petróleo y un enfoque pragmático que permita un margen de maniobra para los países que no están listos o no pueden detener de inmediato sus compras de petróleo iraní. La decisión también refleja el enfoque de “zanahoria y palo” de la administración, que emplea para mantener el equilibrio en el ámbito internacional y obtener la cooperación de países más importantes como China, India y Turquía.

Un día antes que se impusieran las sanciones, la República Islámica marcó el 39 aniversario de la toma de la embajada estadounidense en Teherán. Durante las manifestaciones, que fueron puntuadas por cantos de odio contra Estados Unidos e Israel, el gobierno intentó transmitir que Irán podrá soportar las sanciones.

A pesar de la demostración de beligerancia, está perfectamente claro que el liderazgo iraní capta las consecuencias de las sanciones para la economía local, cuyos indicadores han sido visibles desde que Trump anunció la salida de los Estados Unidos del acuerdo nuclear. Además, la agitación económica causada por las sanciones impuestas a Irán durante la administración de Obama todavía está grabada en la memoria colectiva iraní, aunque en ese momento, sus exportaciones de petróleo no cayeron por debajo de 1 millón de barriles por día.

En el momento de redactar este informe, las exportaciones de petróleo iraní se estiman en 1,6 millones de barriles por día, pero en los 10 meses transcurridos desde el comienzo del año (enero-octubre), el promedio diario fue de alrededor de 2 millones de barriles. Esto se debe a volúmenes de exportación de 2.1 a 2.6 millones de barriles por día entre febrero y julio de este año. Los datos de Bloomberg sobre el mercado petrolero mundial muestran que en 2017, Irán ocupó el sexto lugar en el mundo, con un ingreso de alrededor de $ 40 mil millones.

Si los tomadores de decisiones de Irán logran mantener una exportación promedio de 1.2 millones de barriles por día, podrán enfrentar la amenaza al sector. Por lo tanto, la decisión de permitir que los ocho países, particularmente China y la India, sigan comprando petróleo iraní, por el momento, es una bendición para el lado iraní.

Teherán está interpretando que la política de “palos y zanahorias” de los estadounidenses de imponer sanciones pero otorgar una exención temporal a ocho clientes iraníes es un signo de debilidad y una victoria para su propia política exterior. Mientras que Trump logró llevar al gobernante de Corea del Norte a la mesa de negociaciones, el escenario iraní es diferente. El liderazgo en Teherán espera que Trump no gane otro mandato, y está dispuesto a apretar el cinturón del país hasta las próximas elecciones en Estados Unidos. También debe recordarse que, en efecto, el régimen revolucionario ha estado bajo las sanciones estadounidenses desde el momento de su creación; De ahí su percepción de que puede superar la carga de las sanciones.

China, el mayor consumidor de petróleo del mundo, es un elemento clave en la capacidad del régimen iraní para resistir las sanciones. Según la OPEP, el consumo de petróleo crudo de China alcanzará los 13 millones de barriles por día para fines de 2019. Beijing compra la mayor parte del mercado petrolero iraní, por lo que es un aliado de vital importancia. Además, Beijing y Teherán tienen empresas conjuntas en muchos campos, incluidas áreas comerciales, de seguridad y geopolíticas.

La inclusión de China e India, que en conjunto representan alrededor del 65% de las exportaciones petroleras iraníes, en la lista de exenciones de Washington es inconsistente con la declaración de Mike Pompeo de que la meta de Washington es paralizar las exportaciones petroleras iraníes. En septiembre, el volumen de compras agregadas de China e India se situó en alrededor de 1,05 millones de barriles por día, de un total de 1,6 millones. Parece, por lo tanto, que a pesar de la disminución en el volumen de las exportaciones de petróleo de Irán, el volumen de las exportaciones aún no ha descendido al nivel crítico de menos de 800,000 barriles por día desde la fecha de publicación de la resolución sobre el retorno de las sanciones.

Como parte de la apuesta de Irán por preservar sus ingresos petroleros, se ha propuesto una amplia gama de propuestas de compra, que van desde transacciones de trueque hasta pagos en efectivo, para evitar las limitaciones del sistema bancario. Teherán anunció recientemente que iba a vender un millón de barriles de petróleo en el intercambio de energía en un esfuerzo por abrir el mercado del petróleo a los inversores privados. Del millón de barriles, se vendieron 280.000. Si bien ese resultado no cumplió con las expectativas de Teherán, mantendrá la tendencia incluso a costa de una reducción significativa en los precios del petróleo.

Turquía es otro de los ocho países que han sido eximidos temporalmente de las sanciones al comercio petrolero iraní. Turquía, como China e India, es fundamental para los intereses iraníes, y la cooperación con Ankara, a pesar de las diferencias de los regímenes, es vital para la supervivencia de las sanciones por parte de Irán. Durante una visita del presidente iraní Rouhani a su homólogo turco en septiembre pasado, decidieron aumentar su cooperación económica para lidiar con las sanciones. Entre otras atracciones, Irán tiene grandes esperanzas de eventualmente suministrar gas a Europa a través de Turquía.

El levantamiento de las restricciones de Washington en el puerto de Chabahar también es útil para los esfuerzos de Teherán por eludir el régimen de sanciones. El puerto se abrió bajo la premisa que se debe brindar asistencia a los países que sufren una crisis económica. Sin embargo, la liberación del puerto, que permite que las mercancías se desplacen de la India a Afganistán a través de un corredor terrestre en el sur de Irán, dos días después de la imposición de sanciones a los puertos marítimos de Irán, refleja una falta de coherencia por parte de la administración estadounidense.

Debe recordarse que durante las sanciones impuestas a Irán durante el gobierno de Obama, los Guardias Revolucionarios lograron explotar su control de los puertos marítimos para sortear las restricciones y mantener el comercio de petróleo iraní a través de rutas alternativas. El eje del contrabando de petróleo ha llevado más de una vez a arrestos por corrupción y lavado de dinero, como el arresto de alto perfil de Babak Zanjani.

La lucha de Irán para superar los desafíos que enfrenta en la actual ronda de sanciones está obligando a sus líderes a buscar alternativas para evitar el colapso económico. La experiencia muestra que Irán se esforzará por sortear las sanciones con la ayuda de los estados, entidades comerciales e individuos que actúen en su nombre. La exención por parte de los estadounidenses del Grupo de los Ocho, particularmente China e India, alentará a Teherán a frustrar las sanciones y no lo llevará a la mesa de negociaciones.

Además, la realidad política iraní que prevalece dicta que cualquier intento por parte de Rouhani de mantener un diálogo con los Estados Unidos podría deslegitimarlo ante los ojos de sus oponentes domésticos y quizás también de los del Líder Supremo.

 

El Dr. Doron Itzchakov es investigador asociado en el Centro Begin-Sadat para Estudios Estratégicos y en el Centro Alliance para Estudios Iraníes en la Universidad de Tel Aviv.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.