Las biblias de Siglos de antigüedad que el Mossad contrabandeó desde Siria y que permanecerán en la Biblioteca Nacional de Israel – Ofer Aderet (JerusalemOnLine)

Los libros contrabandeados a Israel en los años 1990 son para el beneficio de todo el público, en nombre de las generaciones futuras y para perpetuar el patrimonio de la comunidad judía siria, dictamina la corte.

Las “Coronas de Damasco”, una Biblias raras de siglos de antigüedad que fueron contrabandeadas a Israel desde Siria por el Mossad, permanecerán en la Biblioteca Nacional de Israel, dictaminó el Tribunal de Distrito de Jerusalem el lunes. El rabino Avraham Hamra, el último rabino de Damasco y el rabino en jefe de la comunidad judía siria en Israel, que ayudó a traer las Biblias a Israel a lo largo de los años, había pedido a la corte que las Biblias fueran devueltas a la comunidad.

Los libros seguirán siendo un “fideicomiso público sagrado”, y deberían quedarse permanentemente en la Biblioteca Nacional de Jerusalem -donde han estado desde los años 1990, dictaminó la corte.

El juez David Gideoni escribió que esperaba que la declaración de las Biblias, conocida cada una como “corona” (keter), como un fideicomiso de propiedad pública sagrada proporcionaría una base “para proteger, preservar y glorificar este tesoro del pueblo judío, para el beneficio de todo el público, en nombre de las futuras generaciones y para perpetuar el patrimonio de la comunidad judía siria”.

clip_image005

Un funcionario de la biblioteca muestra un manuscrito judío contrabandeado a Israel desde Damasco en una operación espía del Mossad a principios de los años 1990, Jerusalem, 5 de octubre del 2014.

Las Biblias fueron escritas por escribas en los siglos XIII al XV, en España o Italia, y durante siglos encontraron su camino a una serie de sinagogas en Damasco. Los libros fueron traídos a Israel desde Siria en una operación secreta de rescate por el Mossad en los años 1990, cuando la comunidad judía abandonó Siria y vino a Israel.

Hamra desempeñó un papel central en la operación, y llegó a Israel en 1994. Los representantes del Mossad depositaron las Biblias en la Biblioteca Nacional de Jerusalem, donde fueron tratadas, conservadas y restauradas.

En los últimos años estalló una disputa sobre el tema de la propiedad y el control de las coronas. Hamra dijo que el Mossad le prometió que si tenían éxito en rescatarlas de Siria -y si él también hacía aliyah a Israel -luego el gobierno le ayudaría a fundar un instituto para el patrimonio de la judería siria, que sería dirigido por Hamra, donde las Biblias se guardarían. Esa institución no ha sido construida todavía.

Al mismo tiempo, una organización diferente, la asociación de la judería de Damasco en Israel, apoyó la posición de la Biblioteca Nacional y quiso que las Biblias permanezcan allí. Representantes de la comunidad judía siria en New York tomaron el lado de Hamra en la disputa, enfatizando los esfuerzos del rabino para traer los libros a Israel, y alegando que la Biblioteca Nacional quería “asumir” el control de las Biblias.

El Fiscal General Avichai Mendelblit le dijo a la corte en el pasado que las Coronas de Damasco eran “propiedad cultural de carácter público y nacional, al que se le atribuye una importancia histórica, religiosa y nacional del más alto orden”. Las Biblias no son la propiedad privada de nadie y deberían permanecer en las manos de las “instituciones nacionales del pueblo judío y no en manos privadas”, agregó Mendelblit.

En años recientes, Mendelblit y su diputada Dina Zilber, han liderado una política explícita de proteger tales tesoros nacionales de importancia histórica, y mantenerlos fuera de manos privadas. Éste fue el caso concerniente a los borradores de la Declaración de Independencia de Israel que habían sido mantenidos en manos privadas, los cuales fueron puestos en subasta -pero fueron entregados al Archivo Nacional el año pasado por orden de la Corte Suprema. “Los bosquejos de la Declaración de Independencia son parte de los bienes culturales del Estado de Israel, testimonio de nuestro pasado, una parte de nuestra identidad colectiva”, se irritó la Corte Suprema, aceptando la posición de Mendelblit.

Estas Biblias son similares al Códice de Alepo, aún más antiguo -supuestamente la copia más antigua y autoritativa de la Biblia hebrea en existencia -que está en exposición permanente en el Museo de Israel en Jerusalem. Esta Biblia, grandes partes de la cual se han perdido, fue sacada de contrabando desde Alepo en Siria en 1958 y traída a Israel.

(Traducción por la Comunidad Judía de Guayaquil)

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.