La verdad sobre la ocupación – Por Ben-Dror Yemini (Ynet)

Han pasado 50 años desde que Israel obtuvo el control de los territorios, y las cifras muestran que los palestinos han experimentado una importante mejora durante ese período de tiempo. En la mayoría de las áreas, su situación es mucho mejor que la de los árabes en los países vecinos. Las mentiras sobre un genocidio y la destrucción deben, por lo tanto, ser destruidas.

Dudo que haya una frase más común que “la ocupación corrompe”. Un gran número de organizaciones, activistas y escritores se toman la molestia de llenar este lema con contenido. El Premio Nobel José Saramago argumentó en el pasado que “lo que está sucediendo en Palestina es un crimen que podemos poner en el mismo plano que lo que sucedió en Auschwitz”. ¿Auschwitz en todos los lugares?

La versión más moderada justifica las propuestas de boicot con afirmaciones sobre “la destrucción de la educación”. Ese fue el argumento expresado, por ejemplo, por el profesor Lawrence Davidson para justificar su apoyo al boicot. El autor Itzjak Laor llegó a escribir que “las cámaras de gas no son la única manera de destruir una nación. Es suficiente con desarrollar altas tasas de mortalidad infantil”.

Hay miles de comentarios y publicaciones de este tipo, que describen la vida de los palestinos como un infierno vivo. Una parte significativa de estas publicaciones es producida por israelíes. Algunos de ellos son gente malvada. Otros, los más moderados, distorsionan los hechos en un intento de “abrir los ojos del mundo” para salvar a Israel de sí mismo.

1

La baja tasa de mortalidad infantil, las altas tasas de natalidad y el aumento de la esperanza de vida entre los palestinos sirven como prueba de que definitivamente no hay genocidio (Foto: Roy Idan)

Muchos europeos, por cierto, se creen estos terribles cuentos. Diferentes encuestas muestran que muchos residentes de países europeos, a veces incluso la mayoría, creen que lo que Israel está haciendo a los palestinos es similar a lo que los nazis hicieron a los judíos. La propaganda del horror está ganando.

De “noticias falsas” a “academia falsa”

¿Dónde está la verdad? Empecemos con la educación. ¿Se está aplastando realmente la educación superior? Bueno, según el testimonio del ex presidente de la Universidad Bir Zeit, Gabi Baramaki, “Antes del 5 de junio de 1967 no existían universidades en Cisjordania y la Franja de Gaza”. Hoy en día hay más de 50 instituciones de educación superior en los territorios.

Además, según un estudio encargado por los palestinos, “los palestinos tienen ahora la tasa per capita más alta de graduados universitarios en el mundo árabe”. Así es como se ve una “destrucción sistemática de la educación”, según el profesor Davidson y otras publicaciones dedicadas a la demonización. Estamos pasando de “noticias falsas” a “academia falsa”.

Un real libelo de sangre

La demanda más seria fue presentada por Itzjak Laor. ¿Han encontrado los brutales soldados israelíes una manera sofisticada de llevar a cabo una aniquilación, aumentando dramáticamente la tasa de mortalidad infantil? Bueno, según el Dr. Wael R. Ennab de la Universidad Al-Najah, la tasa de mortalidad infantil en 1967 estaba entre 152 y 162 por 1.000 nacidos vivos. Se redujo a 132 en 1974 y llegó a 53 a 56 en 1985. La tasa siguió cayendo, alcanzando – según las cifras del Banco Mundial – menos de 30 en 1993, cuando se firmaron los Acuerdos de Oslo. Siguió bajando, y mientras Laor publicaba sus falsos datos, en 2002, la tasa de mortalidad infantil era ya de 25. Ha seguido cayendo desde entonces y ya ha alcanzado los 18 cada 1000.

La fuerte caída, de 1976 a 1993, tuvo lugar bajo el gobierno israelí directo. La caída siguió bajo la Autoridad Palestina, pero a un ritmo más moderado. Para evitar las dudas, la tasa de mortalidad infantil entre los palestinos es mucho menor que la media mundial de 31,7, y es significativamente menor que la media en el mundo árabe que se sitúa en 28.

¿Por qué Laor publicó un libelo de sangre? Es probablemente el resultado de la misma lógica bajo la cual la oposición a la ocupación legitima cada mentira. Hace sólo unas semanas, alguien escribió en Haaretz que “Romper el silencio tienen que ser mentirosos”. De hecho, todos los parlantes de este tipo “tienen que mentir”, porque si se presentan las cifras reales, estarán en problemas.

No existe absolutamente ningún genocidio

Los más meticulosos incluso hablan de un “genocidio”. Los más moderados, como el activista Noam Chayut de Breaking the Silence (Rompiendo el Silencio), argumentan que “la persona inusual es la que no está dispuesta a matar a civiles”. Dado que decenas de miles de soldados han servido en los territorios, se podría concluir que decenas de miles de palestinos han sido asesinados por esa pasión sangrienta.

Bueno, en 50 años de gobierno israelí, entre 11.000 y 12.000 palestinos han muerto, en su mayoría terroristas o civiles involucrados en acciones militares. De hecho, este conflicto ha reclamado el menor número de víctimas, menos que el promedio mundial de muertes relacionadas con el tráfico y mucho menos que las víctimas de asesinatos en la mayoría de las grandes ciudades de los Estados Unidos. Sólo por razones de comparación, la yihad masacra a más de 20.000 personas cada año. Eso no incluye las guerras.

En general, la esperanza de vida de los palestinos ha aumentado de 48,6 en 1967 a alrededor de 73 (o 75, según diferentes fuentes) en la actualidad. La tasa de crecimiento de la población es una de las más altas del mundo, un 2,9% anual, según cifras del Banco Mundial en 2015, frente a un promedio mundial del 1,2% y el promedio del mundo árabe del 2%.

Cuando uno combina la baja tasa de mortalidad infantil, las altas tasas de natalidad y el aumento de la esperanza de vida, el resultado puede llamarse muchas cosas, pero no hay daños serios a los palestinos y definitivamente no hay genocidio. De hecho, ese es un argumento tan loco que, como dijo George Orwell, hay algunas ideas tan absurdas que sólo un intelectual puede creerlas.

Puedo tocar más y más áreas, en las que un examen objetivo revelará una increíble mejora en los últimos 50 años. Por ejemplo, en el área del agua. En 1967, sólo cuatro de 708 ciudades y aldeas palestinas estaban conectadas con agua corriente. Actualmente, 643 comunidades están conectadas con agua corriente (97% de la población). El consumo de agua de los palestinos a partir de fuentes naturales también ha aumentado, mientras que el consumo de agua de los israelíes ha disminuido (los israelíes se están moviendo cada vez más al agua desalada.

¿Sociedad violenta? ¿Fin de la democracia?

Otras afirmaciones hechas como parte del festival de la “ocupación corrompe” son que Israel se está volviendo más violenta. Eso no es cierto. El Índice Nacional de Violencia señala una disminución de la violencia desde 2004. A nivel internacional, Israel es similar al promedio de la OCDE. En otras palabras, no hay prueba de una conexión entre el control de los territorios y el nivel de violencia en Israel. El discurso violento sobre los medios de comunicación social está en aumento, pero eso es una maleza que caracteriza a todos los países democráticos con libertad de expresión.

Lo mismo se aplica a los gritos de desesperación por el fin de la democracia. El Índice de Democracia 2015 del Instituto de Democracia de Israel declaró lo siguiente: “El sentimiento común de que la situación de la democracia israelí se está deteriorando y ha alcanzado su nivel más bajo, tal como se refleja principalmente en los medios de comunicación, no se constata a la luz de los parámetros internacionales”.

Las mentiras deben ser refutadas

Han pasado 50 años desde que Israel tomó el control de los territorios, y las cifras muestran que los palestinos han experimentado una importante mejoría. En la mayoría de las áreas, su situación es mucho mejor que la situación de los árabes en los países vecinos. Así que las mentiras acerca de Auschwitz y la destrucción y la matanza en masa deben ser destruidas.

Eso no significa que no haya injusticia. Eso no significa que no haya lugar para críticas, ni siquiera críticas profundas, contra ciertas acciones cometidas por Israel. Eso no significa que no haya hooligans en los territorios, aunque sean una pequeña minoría. Eso no significa que la empresa de los asentamientos debe estar justificada. Y eso definitivamente no significa que la ocupación debe ser perpetuada o que deberíamos marchar con la cabeza alta hacia el desastre llamado a un gran estado o a un estado binacional.

Lo que si significa es que debemos refutar las mentiras sobre lo que los palestinos han experimentado en los últimos 50 años bajo el dominio israelí. Eso sólo servirá para avanzar en la discusión sobre el acuerdo apropiado, tanto por el bien de los palestinos como por el de Israel.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.