“La Vanguardia” nos ejemplifica un patrón informativo – Por Gabriel Ben-Tasgal

El miércoles 26 de febrero 2014 el periódico catalán publicaba un informe de Henrique Cymerman titulado “Hamás ofrece a Israel una tregua de diez años” que nos demuestra a la perfección las falencias de los informes periodisticos desde el oriente medio.

Ante todo una aclaración personal. Henrique Cymerman es uno de los corresponsales más preparados y profesionales en la región y La Vanguardia es uno de los mejores periódicos de España, en donde publican eminencias como Eduardo Martín de Pozuelo o Pilar Rahola.

En la crónica citada se detallaba una supuesta propuesta del Primer Ministro del Hamás en Gaza Ismail Haniye, quien habría ofrecido a su par israelí Netanyahu (a través del pacifista israelí Guershon Baskin),una tregua de, al menos, 10 años. El análisis explicaba también la situación de los palestinos en Gaza y las tensiones internas entre el islamista Hamás y las autoridades del Fatah que gobiernan desde la Franja de Gaza.

Una carilla de información, unas 600 palabras… y, sin embargo, no se mencionaba absolutamente nada sobre un aspecto fundamental de la propuesta. Para los islamistas, una tregua o “Hudna” es un pacto intencionado que se puede violar si favorece al Islam.

Resulta que en el año 628 el profeta Mahoma concertaba una Hudna o tregua (la misma palabra usada en la crónica y que en el Islam se conoce como Hudna de Judaybia) con los habitantes de la Meca durante exactamente 10 años. La tregua detallaba que Mahoma no robaría más a los comerciantes de Qureish (que habitaban la Meca) y, a cambio, le permitirían al profeta explicar sus ideas en la ciudad santa. Tras solamente 2 años Mahoma violaba la tregua y conquistaba la Meca. Los islamistas (entre ellos el Hamás) consideran que todas las acciones de Mahoma son perfectas e imitables y, por lo tanto, si el gran profeta del Islam firmó y violó adrede una tregua con no musulmanes no hay problema alguno en que un simple premier de Gaza imite su accionar. De hecho, el propio Yasser Arafat tras firmar el pacto de Oslo declaraba públicamente ante una manifestación de musulmanes en Johannesburgo (1994) que “nadie podía criticarle por haber firmado con Israel ya que él (Arafat) solamente había hecho lo mismo que el profeta Mahoma”. El resto de la historia es la Intifada de El-Aksa en el 2000. Las treguas o Hudna con no musulmanes pueden ser violadas (como hizo Mahoma) y se puede engañar o mentir (Taaqya – como hizo Mahoma) si favorece ésto al Islam.

Ismail Haniye no habla de Sulja (Perdón) sino que habla específicamente de Hudna y no cita en vano los 10 años ya que está imitando claramente la Hudna de Judaybia. Pero todo esto en la crónica no aparece. Hablar de medio oriente sin considerar al Islam es como analizar el fútbol sin tomar en cuenta los jugadores de cada equipo.

¿Se trata de una cuestión de espacio? No. Bastaba con un simple “Especialistas en Islam sospechan de la oferta ya que parece imitar a la engañosa Tregua de Judaybia (628), también de 10 años”.

El problema fundamental con la noticia de La Vanguardia y con buena parte de las informaciones provenientes de Israel y el medio oriente es que “occidentalizan” la noticia desconociendo u obviando el significado o función del Islam, que junto a la indentidad tribal (del clan o Jamula) juega un papel fundamental en todo lo que aquí acontece. Un error u omisión que muchas veces no es mal intencionada pero que termina provocando subtitulares surrealistas como el que leemos ésta vez en La Vanguardia: “Haniye apuesta por una relación de buena vecindad”.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.