La traición por la bomba iraní – Por Melanie Phillips

A principios de esta semana, el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, le dijo al Comité de Relaciones Exteriores del Senado que el tiempo de ruptura para que Irán produzca material fisionable para un arma nuclear ahora se había reducido a “una cuestión de semanas”. Esta es claramente una noticia profundamente alarmante. Pero… ¿por qué Blinken eligió anunciar esto al mundo? Después de todo, invita a la pregunta: «Entonces, ¿qué vas a hacer al respecto?».

Blinken dijo en la audiencia que renovar el acuerdo nuclear de 2015 con Irán, que levantó las sanciones a cambio de limitaciones en su programa nuclear, seguía siendo “la mejor manera de abordar el desafío nuclear planteado por Irán”. Pero las negociaciones se estancaron hace varias semanas, como resultado de la indignación generalizada por las filtraciones que revelaron que los negociadores estadounidenses habían aceptado la demanda de Irán de que Estados Unidos retirara la designación de terrorista del ejército terrorista del régimen, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica.

Entonces, es posible que la dura advertencia de Blinken tuviera la intención de asustar tanto a la gente que la oposición a las concesiones de Estados Unidos a Irán para sellar el acuerdo simplemente se desvaneció. Aunque tanto fuentes estadounidenses como israelíes han estado informando que un acuerdo ahora es extremadamente improbable, sería imprudente concluir que no sucederá. La determinación de la administración Biden de llegar a un acuerdo ha sido asombrosa.

Blinken y su equipo de política exterior ignoran el hecho de que canalizaría miles de millones de dólares para un régimen terrorista que ha lanzado innumerables ataques contra los intereses estadounidenses y occidentales y declara regularmente su intención de borrar a Israel del mapa. Parecen ignorar el hecho de que los misiles balísticos intercontinentales que estarían facilitando a través de este acuerdo no apuntarían a Israel sino a Estados Unidos y Europa.

Dejan de lado el hecho de que Irán conspiró recientemente para asesinar al exasesor de seguridad nacional John Bolton y al exsecretario de Estado Mike Pompeo. En la audiencia del comité del Senado, Blinken simplemente reconoció “una amenaza continua contra los funcionarios estadounidenses tanto presentes como pasados” al tiempo que reiteró su compromiso de firmar un acuerdo con sus perpetradores. Blinken y su equipo ignoran la forma en que el régimen miente entre dientes. Su reiterada afirmación de que no tenía intención de utilizar su programa nuclear para construir armas nucleares fue demolida recientemente por un expolítico iraní, Ali Motahhari. “Cuando comenzamos nuestra actividad nuclear, nuestro objetivo era construir una bomba”, dijo Motahhari a un medio de radio iraní. La idea de construir una bomba como una forma de “intimidación” regional, dijo, era conocida por todos los funcionarios de Teherán.

Entonces, la pregunta es por qué la administración Biden está tan obsesionada con hacer este trato. Y la respuesta a eso también responde a la pregunta de por qué eligió anunciar que Irán estaba a punto de obtener la bomba.

Fue el expresidente Barack Obama, varios de cuyos recauchutados son ahora funcionarios de la administración de Biden, cuya determinación de sacar a Irán del frío condujo al acuerdo de 2015. Según los informes, Obama quería “igualar” a los campos islámicos chiítas y sunitas rivales en la región, y así crear un equilibrio de poder. Además de esta realpolitik profundamente cuestionable, ciertos miembros de la administración Biden también están motivados por su malicia contra Israel.

Pero la razón principal de esta fijación, encarnada en la propia mentalidad de Blinken, es seguramente el dogma liberal occidental dominante de que la guerra nunca resuelve nada, y que la respuesta adecuada a la agresión es siempre la negociación y el compromiso. Como supuestamente ha dicho el equipo de Blinken, un Irán nuclear es preferible a una confrontación militar.

Esa declaración asombrosa nos dice todo lo que necesitamos saber sobre la administración Biden y el peligro que representa para el mundo occidental. Porque significa que se negará a detener a un agresor fanático y genocida si ir a la guerra es la única forma de hacerlo.

Como resultado, se miente a sí mismo y a todos los demás para minimizar el peligro extremo que representa ese agresor. Cuando se les recordó el intento de exterminio de Israel por parte de Irán, los mismos funcionarios respondieron: “El mundo nunca permitiría que eso sucediera”. Bueno, intenta decirle eso a Ucrania. Y como resultado de promover esta fantasía, la administración Biden dice una falsedad demostrable sobre su propuesta de acuerdo con Irán.

Como dijo Blinken al comité del Senado: “Seguimos creyendo que volver a cumplir con el acuerdo sería la mejor manera de abordar el desafío nuclear planteado por Irán y asegurarnos de que un Irán que ya está actuando con una agresión increíble no tener un arma nuclear”.

Pero los términos informados del acuerdo en realidad garantizan que, después de un retraso relativamente breve, Irán obtendrá legítimamente armas nucleares, al igual que el acuerdo de 2015 garantizó un arsenal nuclear iraní legítimo después de un retraso algo más largo. La administración Biden no puede dejar de comprender este hecho innegable. De ello se deduce que, con o sin acuerdo, cree que Irán obtendrá la bomba, porque Estados Unidos no la detendrá.

El equipo de Biden, por lo tanto, quiere el acuerdo como una hoja de parra para camuflar su terrible traición a Occidente. Pero si Irán no proporciona esa hoja de parra, la administración Biden tiene que desviar la culpa. Es por eso que ha dicho que Irán ahora está al borde de una explosión nuclear, y que todo esto es culpa del expresidente Donald Trump por sacar a Estados Unidos del acuerdo en mayo de 2018. Ese acuerdo, dice, ayudó a retrasar el tiempo que le tomaría a Irán adquirir un arma. Por lo tanto, culpa a la retirada de Trump de la posterior aceleración de Irán hacia la capacidad de ruptura. “Bajo el acuerdo nuclear de Irán, el programa nuclear de Irán estaba estrictamente restringido y supervisado por inspectores internacionales”, dijo Jen Psaki, portavoz de la Casa Blanca. Después de que Estados Unidos se retiró, Irán “aceleró rápidamente su programa nuclear y redujo la cooperación con los inspectores internacionales en el incumplimiento de los compromisos del acuerdo nuclear con Irán”.

Pero esto es un revisionismo altamente tendencioso. Era imposible monitorear lo que Irán estaba haciendo en realidad, incluso cuando se decía que estaba “cumpliendo” con el acuerdo de 2015 porque nunca permitió que los inspectores ingresaran a sus sitios más sensibles. Como observó un informe del Departamento de Estado la semana pasada: “Siguen existiendo serias preocupaciones con respecto a posibles materiales y actividades nucleares no declarados en Irán”, y señaló que la República Islámica “no había cooperado plenamente con la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA), que está tratando de investigar posible actividad nuclear secreta en cuatro sitios alrededor del país”.

Además, como escriben Andrea Stricker y Anthony Ruggiero para la Fundación para la Defensa de las Democracias: “La administración Biden no ha logrado recomendar en cada reunión trimestral de la Junta de Gobernadores del OIEA que el organismo censure a Irán por sus restricciones a la supervisión del OIEA, la falta de cooperación con una investigación separada del OIEA sobre  las actividades nucleares no declaradas de Teherán y las escaladas nucleares flagrantes, la mayoría de las cuales han ocurrido bajo la supervisión de la administración Biden”.

Ahora los israelíes están hablando con el equipo de Biden sobre un “Plan B” tras el probable colapso de un acuerdo. Pero la terrible lógica del enfoque del equipo es que Estados Unidos no dejará atrás el acuerdo de 2015, sino que lo tratará como una especie de acuerdo zombi, ni vivo ni muerto.

Como dijo Behnam Ben Taleblu de la Fundación para la Defensa de las Democracias a Benny Avni de The New York Sun, el resultado más probable es “un ‘plan C’: no ​​anunciar que las conversaciones han fracasado, pero tampoco volver a presionar sobre Irán”.

La gran mentira sobre el noviazgo de Obama-Biden con Irán es que esto tenía la intención de evitar que consiguiera la bomba. Lo hicieron para ocultar que Estados Unidos había decidido que era inevitable, un arma nuclear iraní, porque no tenía la intención de hacer nada para detenerlo.

Entonces, ¿Israel tiene su propio plan para enfrentar el problema? Solo resta esperar.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.