La soberanía sobre el Valle del Jordán es crucial para garantizar la supervivencia de Israel – Por Amir Aviv (Jerusalem Post)

La mayor idea errónea, es la suposición que el conflicto árabe-israelí se trata de una disputa de tierras sobre Judea y Samaria y una vez que arreglemos esto, surgirá una paz eterna duradera.

En el artículo del 27 de noviembre escrito por Jonah Naghi llamado “Asegurando el Valle del Jordán”, Naghi basó su artículo en un plan propuesto y escrito por un grupo de extrema izquierda de generales conocidos como el grupo de Comandantes para la Seguridad de Israel. El artículo sugirió, entre otras cosas, separar y entregar el Valle del Jordán a los palestinos, en un proceso de 10 a 15 años como parte de una solución de dos estados.

Como ex general, que sirvió durante 30 años en las FDI en todos los frentes, incluido el Valle del Jordán, este artículo e ideas me parecen preocupantes y están llenos de suposiciones erróneas y conceptos erróneos que no pueden quedar sin una respuesta, especialmente cuando socava la capacidad básica del Estado de Israel para existir y prosperar a largo plazo.

La importancia del Valle del Jordán para Israel fue ampliamente entendida y acordada por todos los partidos sionistas en Israel hasta finales de los 90’. El primer plan relacionado con el Valle del Jordán fue redactado inmediatamente después de la Guerra de los Seis Días – 1967, por el ex Ministro del partido Laborista Yigal Allon que se conoce como el “Plan Allon”. El objetivo general del plan era anexar la mayor parte del Valle del Jordán desde el río Jordán hasta las laderas orientales de la cordillera de Judea y Samaria (Cisjordania) a lo largo de lo que hoy se conoce como Ruta Allon.

El ex primer ministro Itzjak Rabin, al describir los principios del acuerdo de Oslo que él mismo inició, declaró que el Valle del Jordán será para siempre la frontera oriental del Estado de Israel y que los palestinos tendrán autonomía en Judea y Samaria dentro de las fronteras de Israel.

En las últimas elecciones, el primer ministro Binyamín Netanyahu presentó un plan para aplicar la soberanía al Valle del Jordán. El plan cuenta con el apoyo de los partidos de derecha y centro y la gran mayoría de los miembros de la Knesset.

Volviendo al artículo de Naghi, los generales detrás del plan creen que es posible “garantizar la seguridad israelí sin limitar la soberanía palestina”. En otras palabras, podemos “dejar que los gatos protejan la crema” y asegurarnos de que no la beban.

La mayor idea errónea es la suposición que el conflicto árabe-israelí ronda en una disputa de tierras con respecto a Judea y Samaria y una vez que arreglemos esto, surgirá una paz eterna duradera. Entonces, ¿por qué tomarse en serio las preocupaciones de seguridad si la paz eterna está en camino? El problema es que ningún líder palestino comparte esta visión y el hecho es que en cada mapa de la Autoridad Palestina, el Estado de Israel no existe. En el sistema educativo de la Autoridad Palestina, cada niño es educado para odiar a Israel y a los judíos, asegurando que las generaciones futuras continúen luchando contra Israel y sean parte de la Yihad, hasta que se libere cada centímetro de “Palestina”. Israel tiene que tener en cuenta que el escenario más razonable es que los árabes palestinos usen el acuerdo para prepararse para la próxima etapa en su lucha contra Israel.

El artículo continúa diciendo: “Israel puede estar preocupada que los palestinos no puedan asegurar el valle y evitar infiltraciones como lo podrían hacer las Fuerzas de Defensa de Israel”. Entonces, el problema según los generales no es la motivación para aniquilarnos de cerca o futuro lejano, pero un problema técnico con respecto al nivel de entrenamiento de las fuerzas de la Autoridad Palestina y su capacidad para asegurar las fronteras.

Según el artículo, habrá un “sistema de monitoreo en el aire por encima del punto de cruce”. ¿Hay alguna frontera, en algún lugar del mundo actualmente asegurada de esta manera? ¿Esta es la “bala de plata” que defenderá al pueblo de Israel en el futuro?

La frontera del río Jordán es de 300 km. largo y se puede cruzar en cualquier punto. Los árabes palestinos podrían ejercer el derecho de retorno y llevar al corazón de Israel a cientos de miles de terroristas de todo el Medio Oriente, con un sinfín de armas, lo que representa una amenaza existencial para los habitantes de la planicie que viven en el centro de Israel. En Gaza, las mismas ideas resultaron en la toma del poder del Hamás y la Yihad Islámica y 20,000 cohetes que cubrieron todo Israel. Todas las armas en Gaza se pasan de contrabando a través de una frontera de siete millas con Egipto a través de túneles. Revertir ese “error de juicio” significa una guerra con miles de bajas.

El artículo continúa planteando la hipótesis de cómo la Autoridad Palestina y Jordania reaccionarán ante Israel aplicando soberanía sobre el Valle del Jordán. El artículo afirma que esto socavará la cooperación de seguridad con Jordania y la Autoridad Palestina. Las mismas amenazas se hicieron cuando el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, reconoció a Jerusalén y trasladó la embajada de los Estados Unidos y ninguna de estas predicciones se hizo realidad por una razón muy simple. Tanto Jordania como la Autoridad Palestina dependen de la cooperación de seguridad con Israel para su supervivencia. Necesitan esta cooperación más que Israel. Entonces, sería razonable suponer que no ocurrirá nada dramático después que Israel aplique la soberanía sobre el Valle del Jordán.

Separar el valle del Jordán con los palestinos en un proceso de 10 a 15 años, como se sugiere en el artículo, me recuerda la lógica del acuerdo con Irán, basada en posponer la bomba nuclear iraní supuestamente “inevitable”. La lógica es la siguiente: cuando tienes un plan realmente malo, sugieres implementarlo en 15 años y luego tendrás mucho menos antagonismo porque solo la próxima generación quien lo sufrirá. El pueblo israelí de 4.000 años de edad necesita líderes que miren 1.000 años hacia adelante, preparándose para cualquier escenario y no generales que estén dispuestos a comprometer a las generaciones futuras dejando a los israelíes en la confianza y la misericordia de sus enemigos más amargos.

En Oriente Medio, cuanto más fuerte seas, mayores serán las posibilidades de firmar acuerdos. Un Israel debilitado basado en fronteras indefendibles y dependiente de la protección de sus enemigos solo motivará a esos enemigos a hacer la guerra y traerá más miseria a la región y específicamente al pueblo de Israel, poniéndola en peligro existencialmente.

Como los Beatles dijeron una vez: “Vivir es fácil con los ojos cerrados, malinterpretando todo lo que ves”. Israel no tiene el lujo de cerrar los ojos y fantasear con acuerdos de paz “separados de la realidad”. Necesitamos soluciones que sean viables y garanticen la seguridad de Israel para la eternidad, que obviamente incluye la soberanía sobre el Valle del Jordán.

 

El escritor concluyó su servicio en las FDI como Jefe del Departamento de Auditoría y Consultoría del Establecimiento de Defensa Israelí. Antes de eso, ocupó varios puestos de mando en el Cuerpo de Ingenieros.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.