La prosperidad económica no es una receta para la resolución del conflicto israelí-palestino – Por Tomer Fadlon & Sason Hadad (INSS)

El taller económico en Bahrein es la primera parte del “acuerdo del siglo”; la parte política, aparentemente, se presentará solo después de las elecciones israelíes en septiembre. El taller en Bahrein se apoya principalmente en la doctrina política de Donald Trump, según la cual el poder económico de los Estados Unidos es la clave para resolver los problemas económicos, políticos y sociales. Sin embargo, una revisión de los tratados de paz que Israel ha firmado muestra que la economía siempre ha desempeñado un papel secundario, detrás de las más importantes soluciones políticas. Los incentivos económicos no eran el canal principal de los tratados de paz de Israel, sino un complemento del canal político. Por lo tanto, a pesar del deseo estadounidense de presentar una agenda principalmente económica para el Medio Oriente, el éxito de los planes presentados en la conferencia está estrechamente ligado a la próxima porción política del “acuerdo del siglo”.

Al ingresar a la Casa Blanca en enero de 2017, el presidente Donald Trump dejó en claro con palabras y hechos que la mejor manera de lograr los objetivos de Estados Unidos, incluida la resolución de confrontaciones y crisis en la esfera internacional, era a través de su enorme poder económico. Los medios para implementar las promesas que se hicieron en la campaña de Trump, para “hacer grande a Estados Unidos nuevamente”, son en gran medida económicos, y se basan en la capacidad estadounidense para persuadir a los actores del sistema internacional para que cooperen con la Casa Blanca. Desde la perspectiva de Trump, el poder económico es multifacético y proporciona un remedio para la mayoría de los males, ya sean políticos, sociales o económicos. Las numerosas guerras comerciales que Trump ha lanzado demuestran su uso del arma económica como recompensa o remuneración por una conducta política que se corresponda con los intereses de los Estados Unidos. Hace un año, la administración se retiró del acuerdo nuclear con Irán y restauró el régimen de sanciones en Teherán, para negar a Irán la posibilidad de alcanzar una capacidad nuclear militar. A fines de mayo, Trump amenazó con aumentar los aranceles en forma gradual sobre los productos originarios de México en ausencia de una aplicación mexicana más significativa para evitar la migración a través de la frontera sur de los Estados Unidos. Ahora, cree, ha llegado el momento de intentar una solución al conflicto israelí-palestino a través de medios económicos.

Del 25 al 26 de junio de 2019, se realizó un taller económico internacional en al-Manama, la capital de Bahrein, titulado “Paz a la prosperidad”, donde Estados Unidos presentará la infraestructura económica para el “acuerdo del siglo” a Resolver el conflicto israelí-palestino. Un documento de 40 páginas publicado por la Casa Blanca sugiere que el plan económico que se presentará se divide en tres componentes principales: maximizar el potencial económico palestino; creando un millón de puestos de trabajo; y reducir los niveles de pobreza de los palestinos en un 50 por ciento, y todo dentro de una década. La parte política del plan se presentará por separado, aparentemente después de las elecciones de septiembre en Israel. En el contexto de Medio Oriente, al igual que en otras regiones del mundo, el presidente Trump cree que el arma económica puede dar frutos, es decir, las infraestructuras reemplazarán a los rifles. El objetivo de la conferencia es presentar a los países de la región, a los palestinos y a los inversionistas globales formas de transformar una economía palestina basada en la ayuda externa a una que tenga una solidez independiente, así como demostrar el enorme potencial económico de la prosperidad económica dentro de la arena palestina para alcanzar la paz. El primer nivel de países en la red de apoyo deseada incluye a los vecinos de Cisjordania y la Franja de Gaza, y el segundo nivel, los países de toda la región. Un objetivo relacionado de la conferencia es demostrar a los palestinos el costo inherente a la continuación del conflicto y al rechazo de las propuestas de los Estados Unidos.

En la práctica, los Estados Unidos quieren usar la conferencia para recaudar $ 50 mil millones que se invertirán durante 10 años en infraestructura, industria, capital humano, creación de empleos y comercio regional, un tipo de ecosistema de interacción, cooperación y fertilización cruzada. Todos estos son cruciales para el desarrollo de una entidad palestina dotada de los elementos esenciales para una independencia económica próspera. Así, por ejemplo, el plan exige una vía de acceso y una línea de ferrocarril para conectar la Franja de Gaza y Cisjordania. Jared Kushner, el yerno y asesor del presidente que encabeza el “acuerdo del siglo”, dijo el mes pasado que el progreso económico se lograría solo con una perspectiva económica firme y si se abordan las bases políticas fundamentales. De sus observaciones se puede entender que los aspectos económicos están destinados a atraer a los palestinos a comprometerse con otras cuestiones que están relacionadas con sus aspiraciones nacionales. En otras palabras, el plan económico tiene la intención de beneficiar a los palestinos en todos los aspectos, en sus estándar y calidad de vida, y alentarlos a presionar a sus líderes para que muestren flexibilidad en los asuntos político-territoriales, a fin de eliminar obstáculos familiares en el camino un acuerdo político.

Una revisión de los tratados de paz que Israel ha firmado en el pasado sugiere que los aspectos económicos y el poder económico de los Estados Unidos siempre forman parte de los dividendos de la paz. Sin embargo, los problemas económicos y el papel que desempeñaron fueron siempre secundarios a los problemas nacionales y políticos apremiantes. En el tratado de paz de Israel con Egipto, los anexos económicos y civiles no fueron implementados en su mayoría. El artículo 2 del Anexo 3 (Protocolo relativo a las relaciones de las Partes) estaba dedicado a los vínculos económicos y comerciales, y señala que “Las Partes acuerdan eliminar todas las barreras discriminatorias a las relaciones económicas normales y poner fin a los boicots económicos”. La segunda parte del artículo señala que las partes están obligadas a celebrar un acuerdo sobre comercio con el fin de promover relaciones económicas que ayuden a preservar la paz. Este artículo es el único que señala las relaciones económicas entre las partes y, por supuesto, no fue lo suficientemente significativo como para llevar a las partes a un acuerdo. Lo que impulsó a Egipto hacia la paz fue una crisis económica en Egipto debido a los crecientes gastos de defensa, y lo que permitió el progreso en el acuerdo fueron las promesas estadounidenses de defensa y garantías económicas en forma de ayuda económica anual. Esto ha continuado durante los últimos 40 años, y se encuentra entre los gastos más altos en ayuda exterior estadounidense, en segundo lugar solamente a lo que se le da a Israel. Egipto necesitaba la ayuda económica estadounidense, pero no se debería concluir de esto que fue el problema económico lo que provocó una solución al conflicto: más bien, fue la retirada total de Israel de la península del Sinaí. El presidente egipcio, Sadat, declaró que Egipto “no se rendiría a un grano de arena” de su territorio, por lo que se escribió en el tratado de paz firmado en la Casa Blanca en marzo de 1979. Incluso después de cuatro décadas de paz, comercio y cooperación económica entre los países es marginal, y la base para las relaciones bilaterales es la cooperación de seguridad y la participación estadounidense en la implementación del tratado (la fuerza multinacional en Sinaí y la ayuda de defensa).

Los Acuerdos de Oslo de 1993 y el acuerdo interino de 1995 con los palestinos también se caracterizaron por la atención a muchos problemas económicos, pero al igual que con el tratado con Egipto, estos fueron eclipsados ​​por los temas centrales del conflicto. La retirada de las FDI de los territorios y la autonomía otorgada a los palestinos constituían la base sólida sobre la cual se firmaron los acuerdos económicos entre las partes en París. En abril de 1994, se establecieron relaciones económicas en virtud del Protocolo de París, que, por ejemplo, determinó que Israel y la Autoridad Palestina servirían como una zona aduanera única en la que no se pagarían derechos sobre la transferencia de bienes. En otras palabras, el acuerdo anclaba la dependencia de la economía palestina en Israel y no le otorga condiciones para una independencia viable. Además, aunque los acuerdos estaban destinados a ser un incentivo económico importante, no impidieron el estallido de violencia cuando parecía que el diálogo sobre cuestiones políticas había salido mal. De hecho, la segunda intifada, como la primera, estalló cuando la situación económica en los territorios no era particularmente difícil.

El tratado de paz con Jordania fue quizás excepcional entre los tres acuerdos, porque el tema de la devolución del territorio fue secundario, y el apoyo económico que Jordania obtuvo a su paso jugó un papel más importante en su avance. El artículo 7 del tratado detalla las relaciones económicas entre los países y enfatiza la importancia de la libre circulación de bienes, la no discriminación, la prohibición de boicots económicos y la importancia de las relaciones de buena vecindad. Sin embargo, el artículo 6 del tratado es especialmente importante y detalla los acuerdos de agua entre los dos países. Además, los Estados Unidos se comprometieron a perdonar las deudas del reino jordano, algo que sirvió como otro incentivo económico para que Jordania llegara a un acuerdo con Israel. A pesar de eso, el tratado de octubre de 1994 aparentemente no habría sido posible si hubiera sido firmado solo en un marco económico. El objetivo principal del rey Hussein era liberarse, finalmente, de la responsabilidad del problema palestino, y explotó el clima político relativamente favorable creado a raíz del Acuerdo de Oslo. La mayoría de los grandes planes de cooperación económica entre Israel y Jordania no se han implementado durante el cuarto de siglo de paz, y al igual que con la paz con Egipto, el fundamento principal de esta paz descansa en la cooperación de defensa entre los países.

Por lo tanto, con la publicación del componente económico del “acuerdo del siglo”, vale la pena señalar que los tratados de paz de los que Israel es signatario muestran enfáticamente cómo la dimensión económica participa en la solución, pero no es la solución en sí misma. De manera similar, en otros tratados de paz que se firmaron a lo largo de la historia se puede ver que las consideraciones económicas han sido un incentivo para continuar las negociaciones, pero su lugar siempre ha estado al lado de los intereses políticos y las cuestiones de territorio y nacionalismo que son mucho más urgentes. El intento de la administración Trump de revertir las prioridades, primero para construir el campo de los dividendos y luego para presentar el esquema político para un acuerdo entre Israel y los palestinos, puede ser novedoso, pero aparentemente no es práctico. Incluso antes de la apertura del taller, la mayoría de los países participantes respondieron a los llamamientos de la administración, pero demostraron una notable falta de deseo de participar, y tampoco los participantes de los niveles superiores.

Si bien la voluntad de destinar grandes inversiones en economía, infraestructura, educación, salud y bienestar en Cisjordania y la Franja de Gaza debe ser una buena noticia y ser parte del proceso para crear un clima propicio para el avance de los objetivos políticos en la economía israelí, en el contexto palestino, dadas las divisiones políticas y territoriales entre Israel y los palestinos, así como el mal desempeño del gobierno palestino (incluido el cisma entre Cisjordania y la Franja de Gaza), lo que también se requiere es un plan político que sea creativo y beneficioso para los palestinos. Los ejemplos históricos demuestran que el taller de Bahrein y las inversiones planeadas para el futuro no deben considerarse una clave para la resolución de un conflicto que se remonta a muchos años.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.