La propaganda engañosa – Por Beatriz W. de Rittigstein

Las medias verdades son más dañinas que las mentiras completas, pues con estas últimas se puede descubrir el engaño con mayor facilidad. Pero, las medias verdades son confusas, se basan en algo que sí ocurrió y le añaden una serie de falsedades que desvirtúan los hechos. Así, los artificios pueden resultar creíbles. Ello es comúnmente utilizado por la teocracia iraní junto con uno de sus brazos, el Hezbollah, en la campaña de incitación mundial del odio judeófobo.

Hace unos días, la página web de Al Manar, el canal libanés en español, perteneciente al Hezbollah, publicó una nota que constituye un claro ejemplo de esta treta. Fue una noticia real que apareció en los medios israelíes. Se trató del desmantelamiento por parte de la policía israelí, de una red internacional de traficantes de órganos, cuyos protagonistas fueron apresados. Al Manar la tomó de fuentes israelíes y le agregó una cantidad de patrañas que no aparecían en la noticia original, ya que eran falsas. De este modo, el medio cumple con su artera misión: promover calumnias.

Hezbollah agregó una terrible farsa: para “algunos rabinos, según la Halajá (ley judía) es lícito sacrificar la vida de un gentil para salvar la vida de un judío”. Los impostores no exhibieron la letra de la ley porque en realidad no existe.

En el mismo texto, Al Manar señaló que varias redes israelíes traficaron órganos desde las favelas de Brasil. Tampoco difundieron pruebas fehacientes que sustenten tal acusación.

Al final, se refirieron a una noticia de 2012 que CNN jamás dio de esa manera ni con esos detalles: “‘los órganos de africanos que intentaron entrar en Israel por el desierto del Sinaí y fallecieron, fueron tomados ilegalmente por miembros de estas redes’. Los periodistas comprobaron que varios cuerpos de africanos que carecían de órganos fueron descubiertos en esta región”. No mostraron la noticia tomada del medio que supuestamente lo informó. Por otra parte, entre los tantos cuestionamientos a esas tergiversaciones, nos preguntamos: ¿cómo se mantuvieron los órganos en buenas condiciones, en pleno desierto?

Resulta obvio que la propaganda engañosa del Hezbollah va más allá de su guerra contra Israel, se trata de una perceptible instigación antijudía a través de la manipulación de las noticias.

bea.rwz@gmail.com

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.