La profunda hipocresía de los Países Bajos cuando se trata de los judíos – Por Dr. Manfred Gerstenfeld

La actitud de los Países Bajos hacia los judíos revela que la sociedad holandesa es profundamente hipócrita. El gobierno holandés sigue siendo el único en Europa occidental que constantemente se niega a admitir, y mucho menos se disculpa, por las fallas masivas de sus predecesores hacia los judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Ignorar la verdad de su pasado permite que el gobierno holandés y partes del sistema político actúen como jueces morales sobre otros, con Israel como objetivo principal.

Foto – La sinagoga en Veghel, Países Bajos. Todos los judíos en la ciudad de Veghel fueron asesinados durante el Holocausto. Foto via Wikipedia

Los Países Bajos son una sociedad profundamente hipócrita. Para probar tal declaración en detalle se requeriría un libro largo. Un atajo para respaldar esta afirmación es mirar la historia de la relación entre los judíos holandeses y la sociedad en general.

El comportamiento extremo de los holandeses no es fácilmente visible. Los Países Bajos no son particularmente hospitalarios con sus judíos, pero ninguno puede clasificar su actitud hacia ellos como entre las peores de Europa. Solo un puñado de corresponsales extranjeros tienen su sede en el país, por lo que los aspectos negativos de los Países Bajos rara vez llegan a los medios internacionales.

En mayo de 1940, los Países Bajos fueron ocupados por los invasores alemanes en cuestión de días. En los años siguientes, más del 70% de su población judía de 140,000 personas fue asesinada después de haber sido enviada a campos alemanes, principalmente en Polonia. En las actividades preparatorias para lo que llevaría al genocidio, las autoridades holandesas siguieron las órdenes nazis. La policía holandesa arrestó a judíos, incluso a bebés, simplemente por ser judíos. Los ferrocarriles holandeses transportaron a los judíos al campo de tránsito holandés Westerbork, y de allí a la frontera alemana. La policía holandesa vigilaba a los judíos en el campamento.

El gobierno holandés en el exilio en Londres no dio instrucciones a la burocracia en su país ocupado. Un empleado del gobierno en Londres, Henri Dentz, escribió un informe en diciembre de 1943 que afirmaba que la mayoría de los judíos holandeses ya habían sido asesinados. Este informe se envió a todos los ministerios y a otras instituciones holandesas en Londres, incluida la Cruz Roja. Después de la guerra, Dentz testificó que nadie quería leer tal informe.

Mientras que las autoridades en los Países Bajos ocupados ayudaron a los nazis, una pequeña minoría de buenos holandeses ayudó a esconderse a 24,000 judíos. Un tercio de estos fueron finalmente traicionados. Según un historiador con quien hablé, Holanda fue el único país ocupado en el que se pagó a un grupo de voluntarios y una unidad especial de la policía para cazar a los judíos escondidos.

A pesar de todo esto, el gobierno holandés sigue siendo el único en Europa occidental que se niega sistemáticamente a admitir los enormes fracasos de sus predecesores de la guerra contra los judíos. Incluso los pequeños estados de Luxemburgo y Mónaco han admitido su mala conducta en tiempos de guerra y han ofrecido disculpas.

En una entrevista con una estación de radio del gobierno israelí en 2000, el primer ministro holandés, Wim Kok, dijo: “Los holandeses nunca han sido responsables de la mala conducta de los alemanes en los Países Bajos durante la guerra”, desconociendo la mala conducta hacia los judíos holandeses de las autoridades holandesas, las instituciones y muchos individuos. Era un argumento clásico del hombre de paja. Nadie acusa a los holandeses de cometer los crímenes de los nazis, solo de cometer los suyos.

Esta ausencia de admisión y disculpa por los crímenes y la negligencia es un elemento clave de la hipocresía de la sociedad holandesa. Esa hipocresía se puede ver en el comportamiento holandés en otros lugares. Los Países Bajos cometieron importantes crímenes de guerra en las campañas militares de 1947 y 1948, eufemísticamente conocidas como “acciones policiales”, en su entonces colonia, las Indias Holandesas, ahora Indonesia.

A lo largo de las décadas, casi nadie se ha preocupado por esos crímenes holandeses, incluso después de la publicación de información sobre ellos. Considere, por ejemplo, el caso del oficial holandés Raymond Westerling, quien estuvo a cargo de “pacificar” partes de la isla de Sulawesi durante la guerra de Indonesia. Una entrevista con él en la que admitió haber cometido crímenes de guerra fue filmada en 1969. Ni una sola estación de televisión holandesa accedió a transmitirla. Finalmente se la mostró en 2012. En 1971, Westerling le dijo a un periodista sobre un vaso de whisky diluido que había procesado entre 350 cautivos a quienes había ejecutado personalmente. Una vez más, ninguna acción fue tomada por las autoridades judiciales. A fines de la década de 1960, un joven historiador holandés, Cees Fasseur, fue oficialmente acusado de investigar estas “acciones policiales”. Más tarde admitió la naturaleza superficial de su investigación.

En 1997, el historiador Ad van Liempt escribió un libro, El tren de los cadáveres, en el que detallaba cómo los holandeses mataron de hambre cerca de la mitad de los cautivos locales en un transporte ferroviario durante esa guerra. Van Liempt me dijo que a muchos les había parecido escandaloso que él hubiera escrito tal libro. Un cineasta holandés conocido personalmente por mí hizo una película en 1995 sobre los asesinatos en masa del ejército holandés de cientos de hombres en el pueblo de Rawagede en la isla de Java. Me dijo que los lugareños hablaban de crímenes similares que habían tenido lugar en otros poblados cercanos.

En 2017, el historiador holandés-suizo Rémy Limpach publicó un libro de 870 páginas, con más de 2,400 notas, sobre crímenes de guerra holandeses cometidos en 1947 y 1948 en las Indias holandesas contra combatientes de la independencia y bandas criminales. Concluyó que estos crímenes eran estructurales, no incidentales, como se había afirmado anteriormente. El libro da muchos ejemplos de soldados que cometieron incendios, torturaron y dispararon a prisioneros, y mataron a mujeres y niños. También menciona su violación de menores. Se publicaron varias revisiones, pero no hubo reacciones importantes en la sociedad holandesa.

Le pregunté a dos de los principales historiadores holandeses por qué los Países Bajos son tan indiferentes ante su problemático pasado. Frank van Vree respondió: “La historia de la memoria de guerra muestra que los Países Bajos están dispuestos a mirar las debilidades de su sociedad. Pero al mismo tiempo existe el pensamiento obstinado que los Países Bajos se han equivocado de muchas maneras; pero en general, ha hecho muchas cosas mejor que otras… El sentimiento de “si no lo hemos hecho bien, lo hemos hecho mejor que otros” está profundamente arraigado en la cultura holandesa. Por un lado, hay un acuse de recibo, por otro lado, hay glosa”.

Hans Blom dijo: “Los Países Bajos son un país donde la necesidad de hacer compromisos estuvo presente muy intensamente al principio de su historia. Además, se puede decir que los Países Bajos en los siglos XIX y XX han desarrollado una tradición para pensar que “nosotros” somos un país con estándares morales muy altos. En el siglo XIX quedó inevitablemente claro que los poderosos Países Bajos de la República de los Países Bajos ya no eran un factor significativo… En estos pequeños Países Bajos surgió una autoimagen que es más agradable ser la nación más moral del mundo, en lugar de la más poderosa. En tal tradición de alta autoestima moral, es más difícil tratar de manera pública y adecuada los eventos donde evidentemente no se da el caso”.

En este ambiente de fantasía, el primer ministro holandés Mark Rutte incluso se atrevió, en 2015, a decir sobre los Países Bajos: “Tenemos un país maravillosamente perfecto, lleno de energía y creatividad”.

Los anteriores son solo algunos ejemplos de la indiferencia holandesa hacia su propio pasado criminal. Se pueden agregar muchos otros. El descuido de este pasado permite que el gobierno holandés y partes del sistema político actúen como jueces morales sobre otros. Israel es un objetivo primordial.

 

El Dr. Manfred Gerstenfeld es investigador asociado principal en el Centro BESA y ex presidente del Comité Directivo del Centro de Jerusalén para Asuntos Públicos. Se especializa en relaciones entre israelíes y europeos occidentales, el antisemitismo y el antisionismo, y es el autor de La guerra de un millón de recortes.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.