La persistencia del antisemitismo europeo – Por Monika Schwarz-Friesel (BESA)

RESUMEN EJECUTIVO: La lucha contra el antisemitismo a nivel internacional continúa caracterizándose por la “moderación” combinada con la “ignorancia”, una combinación potencialmente mortal. El apretón de manos europeo y la expulsión de clichés nunca serán suficientes; la extensión de la podredumbre debe ser reconocida si se va a enfrentar efectivamente.

Foto: los alemanes sonríen afuera del negocio judío destruido el día después de Kristallnacht, Magdeburgo, Alemania, noviembre de 1938, foto a través de Wikipedia

Casi todos los días en Europa hay una declaración, un taller o un simposio sobre el antisemitismo. Una conferencia internacional sobre dicho problema tuvo lugar recientemente en Viena, por ejemplo, bajo los auspicios del primer ministro austriaco Sebastian Kurz. ¿Tienen tales actividades algún efecto sobre el antisemitismo europeo, que crece día a día? ¿Crean algún obstáculo para la enorme difusión y radicalización del antisemitismo on-line: el odio a los judíos 2.0?

A juzgar por los últimos diez años, poco cambiará. Se pronuncian discursos elocuentes, se publican apelaciones, se pronuncian clichés sobre cómo confrontar el odio a los judíos con una “lucha resuelta” y “con toda la severidad de la ley”, y después de algunos temblores y gestos de manos, todos regresan a los negocios usuales.

Durante años, el principal problema de las diversas autoridades europeas responsables de la lucha contra el antisemitismo ha sido que se sustentan en una cultura de clichés. Es cierto que hay una mayor conciencia de la necesidad de enfrentar la propagación del odio hacia los judíos. Pero para hacerlo, es esencial actuar con conocimiento y evitar los dobles estándares.

Los investigadores han estado advirtiendo durante años sobre la expansión, radicalización y creciente normalización del odio hacia los judíos. Esto está ocurriendo en toda la sociedad europea y es especialmente preocupante en términos de su enfoque en Israel. Todos los estereotipos de la judeofobia clásica se proyectan en el estado judío. Su población judía es demonizada y su derecho a existir impugnado. Poco se hace para rechazar este nuevo patrón dominante, y el odio relacionado con Israel se está convirtiendo en una forma políticamente correcta de antisemitismo.

Si bien esta forma de judeofobia dirigida por Israel se ve agravada por el conflicto palestino-israelí, está arraigada, como lo ha demostrado empíricamente una investigación reciente, en la antigua hostilidad contra los judíos y el judaísmo. En consecuencia, la lucha contra el antisemitismo debe centrarse en el origen del fenómeno: el lado más oscuro de las raíces de la cultura europea en la que la confrontación entre el judaísmo y el cristianismo anterior sentaron las bases de la judeofobia occidental.

La lucha actual contra el antisemitismo no es una tarea fácil. Es doloroso, y de hecho debe ser doloroso, para que la sociedad europea comprenda el significado completo del fenómeno y los peligros que contiene.

Los debates públicos de hoy sobre el antisemitismo suelen estar dominados por personas que, aunque ansiosas por expresar sus opiniones personales, están claramente mal informadas sobre la larga historia y el carácter camaleónico de la judeofobia. Ellos son felizmente ignorantes de la forma en que el odio a los judíos a lo largo de los siglos ha mantenido la misma semántica, pero ha modificado sus formas y expresiones de acuerdo con las circunstancias cambiantes.

En consecuencia, escuchamos afirmaciones apasionadas, rechazadas hace mucho tiempo por la investigación empírica, que “el populismo de derecha es responsable del antisemitismo contemporáneo”, o que “el conflicto palestino-israelí es la causa principal”, o que “el odio clásico hacia los judíos está en retirada”. También es completamente engañosa la afirmación que “el antisemitismo y el odio hacia el musulmán están estrechamente relacionados”, o que los musulmanes actuales sufren la misma discriminación que los judíos una vez tuvieron.

Una afirmación engañosa, aunque común, es que aún no se han realizado suficientes investigaciones sobre el problema del antisemitismo. De esta manera, los resultados abundantes de la investigación existente sobre el tema se barren debajo de la alfombra y la lucha real contra el odio a los judíos es empujada hacia el futuro. Además, en los últimos tiempos escuchamos y leemos con frecuencia que “el antisemitismo ha alcanzado a la mitad de la sociedad”. ¿Alcanzado? El odio a los judíos siempre venía desde el centro social educado. Allí se sientan sus perpetradores más representativos. Nunca ha sido de otra manera.

Como en el pasado, el antisemitismo actual reproduce y multiplica las tendencias de odio a los judíos profundamente arraigadas en la conciencia occidental. Sigue el antiguo patrón que atribuye a los judíos todas las miserias del mundo. El rencor antisemita siempre está dirigido contra la existencia judía per se, y hoy, esto significa el símbolo más vital de la existencia judía, el Estado de Israel. La oposición a Israel es ahora el punto de encuentro de los que odian a los judíos de diversos colores políticos e ideológicos, el terreno común del antisemitismo actual. La antigua judeofobia se proyecta en el estado judío.

Aquí radica el punto crítico donde debe intervenir la política oficial europea. Los impulsores del odio contra el estado judío se encuentran, no en los márgenes, sino en el centro de la sociedad occidental. El rencor contra Israel alimenta la difusión del antisemitismo actual más que cualquier otro factor.

Considere el cliché común, desmentido hace mucho tiempo por ser una ficción y aun así repetido como un mantra: “Toda crítica hacia la política israelí se compara con el antisemitismo”. Esto es un absurdo. Hay criterios claros en la investigación sobre el antisemitismo que distingue entre “crítica de Israel” y “odio a los judíos dirigido por Israel”. No hay zonas grises en el antisemitismo.

Sin embargo, el criterio antisemita que se refiere a la condena de Israel todavía no se percibe claramente como un nuevo patrón de odio a los judíos. Esto debe corregir si los europeos van a enfrentar el creciente nivel de judeofobia del continente. Cualquiera que niegue el antisemitismo de hashtags como #DeathtoIsrael o que llame al boicot al estado judío es ciego.

Cuando los portavoces políticos (con razón) critican al nuevo partido de derecha alemán Alternativa para Alemania, por su negativa a confrontar las frecuentes declaraciones antisemitas de sus partidarios, pero al mismo tiempo pasan por alto (o incluso aplauden) cuando Mahmoud Abbas habla siguiendo los conocidos estereotipos judeofóbicos en el Parlamento de la UE; o cuando Recep Tayyip Erdoğan se enfurece contra Israel con acusaciones surrealistas; o cuando Jeremy Corbyn difama al estado judío como una creación colonial injusta, entonces estos funcionarios tienen un serio problema de credibilidad. No es suficiente criticar a los neonazis de bajo nivel, los islamistas o los activistas del BDS. Cualquier persona que quiera abordar seriamente el problema debería mirar hacia el escenario de la política internacional e intervenir con fuerza.

Cualquiera que se encoge de hombros contra la furia antisemita aún no ha comprendido que el discurso de odio es una forma de violencia mental que contiene el potencial de violencia física. Al final, el incendio mental se convierte en un incendio físico.

La lucha contra el antisemitismo a nivel internacional continúa caracterizándose por la moderación combinada con la ignorancia. Ambos son mortales, primero para los judíos, luego para la democracia.

 

Monika Schwarz-Friesel es una científica cognitiva e investigadora en antisemitismo en la Universidad Técnica de Berlín. Junto con Jehuda Reinharz, publicó Dentro de la mente antisemita: El lenguaje del odio a los judíos en la Alemania contemporánea (2017). Una versión alemana de este ensayo apareció recientemente en el semanario judío-alemán Jüdische Algemeine.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.