La muerte lenta de Hezbollah y el Líbano – Por Amatzia Baram (Middle East Forum)

En septiembre de 2021, 80 camiones que transportaban un millón de galones de petróleo iraní ingresaron al Líbano en medio de una grave crisis de combustible. No hubo controles fronterizos ni se aplicaron derechos de aduana. Los envíos fueron orquestados por el movimiento pro-iraní Hezbollah. El primer ministro del Líbano, Najib Mikati, aunque es un aliado político de Hezbollah, dijo a CNN: “La violación de la soberanía del Líbano me entristece”.

Si la comunidad internacional todavía tenía dudas, estos acontecimientos recientes han demostrado claramente el alcance del control de Hezbollah sobre el Líbano. Los envíos de petróleo iraní representan un impresionante éxito de relaciones públicas. En términos prácticos, son huecos: el Líbano necesita más de 6,5 millones de galones de gasolina por día. Irán envió mucho menos de un día de consumo. Aun así, desde el punto de vista de Hezbollah, la medida fue una victoria. Destacó la generosidad iraní y se burló del embargo de Estados Unidos. Y, dado que vendieron el combustible a un precio de mercado inflado, el proyecto también resultó muy rentable.

El problema del combustible en el Líbano se mantuvo sin cambios. El 10 de octubre se cerraron las dos principales unidades nacionales de producción de electricidad. Para el 18 de octubre, el libanés promedio solo podía obtener dos horas de electricidad al día. Sólo permanecieron disponibles servicios eléctricos privados muy costosos. El país se oscureció. A pesar de que un nuevo acuerdo, apoyado por Estados Unidos, hace que Egipto envíe gas natural al Líbano a través de Jordania y Siria, Hezbollah ha prometido continuar con este esfuerzo de dominación.

Sistema sectario

En el corazón de la disfunción del Líbano está el sistema político sectario. La autoridad política ha pertenecido tradicionalmente a los jefes de las sectas. Los funcionarios públicos suelen ser nombrados según su afiliación religiosa. Los señores de la guerra de la guerra civil de 1975-1990 todavía ocupan las posiciones políticas más poderosas y parecen estar profundamente arraigados. La supervisión apenas existe y la corrupción ha florecido. Si bien Hezbollah no creó este sistema, desde 1989 ha sido su pilar principal y, por lo tanto, su principal beneficiario y protector más fuerte.

La coalición dominante en el parlamento libanés es la Alianza del 8 de marzo liderada por Hezbollah, que incluye al movimiento chií Amal y al partido cristiano del presidente Michel Aoun, entre otros. Su rival es la Alianza del 14 de Marzo, dirigida por Saad Hariri, que incluye a la mayoría de los grupos sunitas y drusos y parte del campo cristiano.

Hezbollah ha logrado arraigarse en la política libanesa debido a las divisiones internas dentro de los campos cristiano y sunita, y también gracias a la capacidad del grupo para recompensar a los socios e intimidar a los rivales. Irán proporciona a la organización un importante apoyo financiero y militar. La base de poder del movimiento son los chiítas libaneses, que se estiman en un considerable 30 por ciento de la población.

Taif y Doha

Dos acuerdos respaldados por árabes y estadounidenses sellaron la supremacía política de Hezbollah en el Líbano. El Acuerdo de Taif de 1989 requirió el desarme de todas las milicias, excepto Hezbollah, a quien se le permitió luchar contra Israel en el sur. Debido a que Hezbollah está comprometido con la aniquilación de Israel, este estatus le ha dado a la organización una licencia ilimitada para matar, involucrando al Líbano en guerras que la mayoría de la población no apoya.

El otro acuerdo fue el Acuerdo de Doha de 2008. El 7 de mayo, estallaron los combates después de que el gobierno tomase medidas para cerrar la red de telecomunicaciones independiente de Hezbollah, que eludía el sistema estatal. El gobierno también decidió destituir al jefe de seguridad del aeropuerto de Beirut, que estaba proporcionando a Hezbollah información sobre las llegadas (en ese entonces, la organización era parte de la oposición y no tenía poder ejecutivo para evitar que estas políticas se implementaran). La violencia se intensificó a la mañana siguiente en Beirut, luego de un discurso televisado del líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah. Nasrallah llamó a las medidas “una declaración de guerra”, y la guerra hubo, excepto que él fue quien la declaró.

El ejército y la policía nacionales quedaron paralizados. La lucha entre las milicias progubernamentales del Movimiento Futuro de Saad Hariri y la oposición liderada por Hezbollah se extendió rápidamente a otras partes del Líbano. Hezbollah estaba ganando, pero la Liga Árabe y Occidente se mostraban reacios a enviar tropas para apoyar al gobierno electo.

El 21 de mayo de 2008, la Liga Árabe negoció un acuerdo en Doha. Creó un monstruo bajo la apariencia de un gobierno de unidad nacional, con poder de veto para la oposición. El acuerdo también hizo cumplir una ley de redistribución de distritos de las zonas electorales que favorecía a Hezbollah. Se pospuso la cuestión de las armas de “resistencia” del grupo. Hani Hammoud, un asesor principal de Saad Hariri, se refirió a los eventos como una “guerra civil unilateral” que resultó en que “Irán se apodere del país”.

Después de las elecciones de 2009 y hasta las elecciones de 2018, hubo un equilibrio entre las dos coaliciones. Pero los acuerdos de Taif y Doha convirtieron a Hezbollah en el principal beneficiario del nuevo sistema libanés. Con el tiempo, también crearon un sistema económico separado que, hasta cierto punto, protegió a segmentos importantes de la población chií de los problemas de la desintegración del estado.

Abismo socioeconómico

En mayo de 2018, los votantes libaneses emitieron sus votos por primera vez en nueve años para elegir a 128 miembros del parlamento. Aunque su mandato terminó en 2013, el parlamento había utilizado una larga crisis política para eludir la constitución y extender su mandato tres veces, en 2013, 2014 y 2017. Esta vez, gracias al gerrymandering pro-Hezbollah, la Alianza del 8 de Marzo salió victoriosa con el 60 por ciento de los asientos.

En el nuevo gabinete de unidad nacional, aunque Hezbollah tenía solo dos ministros, su coalición todavía tenía una mayoría, con 18 de 30 ministros. La Alianza del 14 de marzo ganó solo el 37 por ciento de los escaños. Cuando Hariri acordó convertirse en primer ministro, Hezbollah, ahora en control del gobierno, se alegró de que su principal enemigo decidiera seguirle el juego.

Debido a que se beneficia del status quo, Hezbollah se aferra al actual sistema de reparto del poder que ha empujado al Líbano a un abismo socioeconómico. El compromiso del movimiento con el arreglo existente quedó claro durante la “Revolución del 17 de Octubre” de 2019, cuando las calles de Beirut se llenaron de manifestantes contra el gobierno y contra la corrupción, muchos de ellos jóvenes chiítas. Aunque el primer ministro Saad Hariri es su oponente político, Nasrallah y otros funcionarios de Hezbollah atacaron ferozmente a los manifestantes y defendieron al gobierno. Sin embargo, para su disgusto, después de 12 días de manifestaciones, el primer ministro Hariri anunció su renuncia.

La explosión de agosto de 2020 que devastó el puerto de Beirut intensificó la crisis política del Líbano.

Se votó un nuevo primer ministro, pero la trágica explosión del puerto en Beirut el 4 de agosto de 2020 lo obligó a renunciar. En octubre, Hariri acordó intentar formar un gobierno de expertos que llevaría a cabo amplias reformas, permitiendo así que el país desbloqueara la ayuda internacional prometida. Hezbollah acabó con el intento y, en julio de 2021, Hariri volvió a dimitir. El 10 de septiembre de 2021, Najib Mikati, un aliado de Hezbollah, se convirtió en primer ministro. En el gabinete de unidad nacional de Mikati, la Alianza del 8 de marzo dirigida por Hezbollah tiene ahora 16 de los 24 ministros. Cuanto más profunda es la crisis, más fuerte se vuelve el dominio de Hezbollah sobre el Líbano.

Escenarios

Hezbollah es una presencia paradójica en la vida política del Líbano. Tiene solo 12 de los 128 escaños parlamentarios (con otros 10 para el partido chiita Amal). Sin embargo, controla la mayoría de las fronteras y rutas de contrabando, tiene una red de comunicación paralela, dirige un ejército privado, dicta la política exterior del Líbano y controla los sistemas bancarios, de supermercados y de distribución de combustible separados.

Cuanto más estricto es su control sobre la política, la seguridad y la economía del Líbano, más impopular se vuelve el movimiento. Desde 1982, cuando el movimiento fue creado por el Irán del ayatolá Jomeini, su influencia ha ido en constante ascenso. En 2000, su popularidad alcanzó su cenit, después de que expulsó al ejército israelí del país. Para entonces, los combatientes de Hezbollah eran considerados liberadores nacionales. Desde que arrastró al Líbano a la costosa guerra de 2006 y aún más desde la victoria electoral de su coalición en 2018, su popularidad ha ido disminuyendo, al mismo tiempo que su poder ha aumentado a pasos agigantados.

Por un lado, Hezbollah está haciendo todos los esfuerzos mediáticos para convencer a la población libanesa de que, más que un actor parasitario egoísta, el grupo es una fuerza patriótica libanesa, dedicada a apoyar a los libaneses pobres. Por otro lado, para mantener el apoyo de su base de poder, la población chiíta, el partido está haciendo grandes esfuerzos para demostrar que los está protegiendo, y solo a ellos, del desastre económico del estado.

Hezbollah difícilmente puede ocultar que está formado por agentes extranjeros chiítas, no por patriotas libaneses.

La afirmación de Hezbollah de que apoyan a la minoría chiita no resiste el escrutinio. Apoya plenamente a las familias del ejército permanente de la milicia, pero para los reservistas, esta ayuda es mucho más modesta y para los chiítas comunes es muy limitada. Esto está perjudicando su popularidad incluso entre sus seguidores. Además, después de haber enviado miles de combatientes para mantener en el poder a Bashar al-Assad de Siria y de recibir hasta mil millones de dólares al año en apoyo de Irán, Hezbollah difícilmente puede ocultar que está compuesto por agentes extranjeros chiítas, no por patriotas libaneses.

No menos importante, al reprimir enérgicamente cualquier protesta anticorrupción y resistirse a las investigaciones legales del estado, los líderes de Hezbollah están demostrando repetidamente su temor de ser expuestos como un movimiento sectario violento. Esto es particularmente obvio dado que están obstruyendo las investigaciones sobre el asesinato de Rafiq Hariri y la explosión del puerto de Beirut.

La tremenda ventaja militar de Hezbollah hace poco probable una nueva guerra civil, pero el caos es muy probable.

El 27 de marzo de 2022, Líbano elegirá un nuevo parlamento. Al igual que el Líbano, Irak también es una semidemocracia. Sin embargo, las elecciones de octubre de 2021 crearon, por primera vez, un potencial de cambio. El equilibrio de poder en Líbano también puede cambiar, pero solo si los rivales de Hezbollah obtienen claras victorias en zonas cristianas y en áreas chiítas donde Hezbollah y Amal son relativamente débiles, como Zahle y Baalbek. Si el nuevo parlamento no forma un gobierno mejor que el actual, el declive político del Líbano continuará. La tremenda ventaja militar de Hezbollah hace poco probable una nueva guerra civil, pero el caos es muy probable. Si el nuevo gobierno no logra introducir la mayoría de las reformas que exige la comunidad internacional, pero recibe ayuda de todos modos, la financiación desaparecerá en los bolsillos de la élite política libanesa. El estado de la economía, por muy malo que esté ahora, empeorará.

Amatzia Baram es profesora emérita de historia de Oriente Medio en la Universidad de Haifa y colaboradora de redacción en el Foro de Oriente Medio.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.