La invasión turca del Kurdistán sirio vista desde Teherán – Por Dr. Doron Itzchakov (BESA)

RESUMEN EJECUTIVO: Aunque provocó reacciones furiosas por parte de altos funcionarios en Teherán, el ataque turco contra el Kurdistán sirio ofrece ventajas y desventajas para la República Islámica, y los posibles argumentos positivos probablemente superen a los negativos.

La ofensiva militar de Turquía contra los kurdos en el noreste de Siria provocó recriminaciones de la República Islámica, pero el régimen iraní comprende que, en última instancia, podría redundar en su beneficio.

Desde el estallido de la Guerra Civil siria en marzo de 2011, Irán y Turquía han estado en lados opuestos, con Teherán (y Moscú) desempeñando un papel fundamental en la supervivencia del régimen de Assad y Ankara instando a su derrocamiento y apoyando la rebelión.

Como era de esperar, el anuncio del presidente Trump que las tropas estadounidenses serían evacuadas del norte de Siria fue bien recibido en Teherán, que había considerado la presencia de tropas estadounidenses en territorio sirio como una violación flagrante de la soberanía siria. Sin embargo, la decisión de Erdogan de invadir el territorio kurdo en Siria llevó a su homólogo iraní, Rouhani, a condenarlo porque aumentaría la inestabilidad regional .

A pesar de esa crítica, Teherán no quiere arriesgar su relación con Ankara, lo que le permite eludir las sanciones de Estados Unidos y constituye un canal esencial para el suministro de gas iraní a los principales países europeos.

Paralelamente a la invasión turca, Irán lanzó un ejercicio militar a gran escala cerca de su frontera con Turquía con el nombre en código de “One Target One Bullet”. Combinando unidades de infantería y armaduras con unidades especiales antiterroristas, el ejercicio transmitió un mensaje dual. Señaló la destreza militar de Teherán al ejército turco, por un lado, y por otro, comunicó a los ciudadanos iraníes de ascendencia kurda en el oeste de Azerbaiyán que no se les aconsejaría verter petróleo en medio del fuego.

A pesar de los intentos de Irán de calmar a la minoría kurda iraní (estimada en unos ocho millones), estallaron protestas a gran escala contra las instituciones turcas en todo Irán. Las protestas llevaron un mensaje de unidad étnica bajo el lema “Rojava You Are Not Alone” (Rojava es el apodo del Kurdistán sirio).

Como se esperaba, las llamadas de Rouhani no persuadieron a Ankara a reconsiderar el ataque. El 9 de octubre, el ejército turco lanzó un ataque a gran escala en las ciudades del norte de Siria, causando víctimas y desplazando a los kurdos. En ausencia de defensas estadounidenses, los kurdos firmaron un acuerdo con el ejército sirio el 13 de octubre según el cual el ejército se desplegaría a lo largo de la frontera sirio-turca para apoyarlos.

El 17 de octubre, una reunión entre Erdogan y el vicepresidente estadounidense Mike Pence produjo un acuerdo para implementar un alto el fuego de 120 horas que permitió a las fuerzas kurdas retirarse a 32 millas de la frontera turca. A pesar del alto el fuego, los combates no se detuvieron por completo y se siguen registrando enfrentamientos, incluso en el momento de redactarse este artículo. El acuerdo del 17 de octubre se informó sucintamente en los medios de comunicación iraníes.

Los formuladores de políticas iraníes desean expandir la “profundidad estratégica” de Teherán, es decir, áreas fuera de las fronteras de Irán pero bajo su control, y la invasión turca desafió en cierta medida esta política.

Por un lado, violó la soberanía territorial de Siria y dañó el prestigio personal de Assad, que Teherán considera inaceptable. Por otro lado, hay bastantes grupos salafistas yihadistas en el terreno junto con el ejército turco, como Hay’at Tahrir ash-Sham, Jaish al-Islam, Suqour al-Sham y otros. Estas milicias, algunas de las cuales se originaron en Al Qaeda, perciben al Islam chiíta como una herejía y a sus practicantes como dignos de persecución.

En lo que respecta al establecimiento de seguridad de Irán, el despliegue de las milicias salafistas que operan bajo un paraguas turco es intolerable. La grieta sunita-chií se encuentra profundamente en la conciencia colectiva iraní. No hace mucho tiempo, el ascenso de ISIS planteó un desafío significativo para los responsables políticos iraníes que entendieron la amenaza potencial que representaba para el Islam chiíta en general e Irán en particular. El despliegue de las milicias sunitas podría limitar de manera similar la maniobrabilidad iraní en el norte de Siria.

Otra consideración para Irán es la dimensión étnico-nacional. Las aspiraciones nacionales de la minoría kurda plantean desafíos importantes a los cuatro países que contienen grandes poblaciones kurdas. El precedente del territorio autónomo kurdo en Siria es inaceptable para las autoridades iraníes, que recuerda el levantamiento que llevó al establecimiento de la “República de Mahabad” en enero de 1946.

Además, en Teherán se teme la idea de un “Gran Kurdistán” y los sentimientos de afinidad nacional entre los kurdos (a pesar de sus divisiones y lealtades tribales). El liderazgo iraní no puede soportar los disturbios que podrían dar lugar a enfrentamientos étnicos. Por lo tanto, ve las manifestaciones que estallan en las ciudades iraníes en protesta contra la agresión turca con gran preocupación.

Con todo lo dicho, la ofensiva turca podría promover los intereses iraníes. Con las formaciones turcas en el noreste de Siria, una presencia iraní en esa área podría considerarse legítima. A pesar de la coordinación táctica que existe entre Irán, Rusia y Turquía, el deseo de Ankara de expandir su “zona de seguridad” en el norte de Siria podría ayudar a Irán a alcanzar el corredor terrestre que ha estado tratando de establecer durante años, desde la frontera noroeste de Irán, pasando por Irak y Territorio sirio, hasta el Mediterráneo.

Irónicamente, el hecho que Irán sea percibido en el mundo árabe como un escudo protector para el presidente sirio le da un pretexto útil para fortalecer su hegemonía y expandir sus actividades en Siria. Esto sugiere que el acuerdo de defensa entre los kurdos y el régimen de Assad, que permite el despliegue de las fuerzas militares sirias en el Kurdistán sirio, despertará el apetito de Irán e impulsará a los Guardias Revolucionarios y sus milicias subordinadas a consolidar su presencia en el norte de Siria, con la aprobación de Assad. Como ha sucedido antes, las tropas iraníes se disfrazarán con uniformes del ejército sirio.

El régimen iraní tiene grandes esperanzas que la comunidad internacional dirija sus ojos a la agresión turca. Un enfoque global en las acciones de Ankara desviará la atención del intento de Teherán de expandir su profundidad estratégica, al igual que la atención del mundo al problema de luchar contra ISIS.

Irán ha demostrado ser muy experto en aprovechar las oportunidades que han aparecido como resultado del colapso de los regímenes en toda la región. Lo hizo después de la invasión de Irak (2003) y el colapso del régimen de Saddam Hussein, así como durante las guerras civiles sirias y yemeníes. Es probable que Irán haga un uso extensivo de la incursión turca en el norte de Siria para expandir su control sobre la región, con el objetivo de amenazar la frontera de Israel.

Las condenas de Teherán a la invasión turca, por lo tanto, parecen un mero comentario, ya que el régimen revolucionario bien podría beneficiarse de la nueva situación creada por la retirada de Estados Unidos. Mientras que la ofensiva turca crea desafíos para el liderazgo iraní, que está fuertemente invertido en estabilizar el gobierno de Assad, también genera beneficios potenciales para los intereses de Irán en Siria.

Para Israel, por el contrario, este es un juego de suma cero, porque la promoción de los intereses iraníes es una amenaza inherente. Israel debe prepararse para los desafíos por venir.

 

 

El Dr. Doron Itzchakov es investigador asociado principal en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos y autor del libro: Irán-Israel 1948-1963: Relaciones bilaterales en una encrucijada en un entorno geopolítico cambiante.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.