La importancia de la reconciliación con Turquia para los intereses de Israel – Por (Res.) Mayor General Yaakov Amidror (BESA Center)

El acuerdo de reconciliación entre Israel y Turquía se reduce a intereses de beneficio mutuo; No existe confianza y ciertamente tampoco simpatía. Este acuerdo reforzará la seguridad de Israel, así como su posición internacional, por lo que el precio a pagar ha valido la pena.

La estrecha relación de Israel con Turquía comenzó a perder su brillo en 2003, cuando Erdoğan fue elegido como primer ministro. El deterioro no provocó un distanciamiento real entre los países, pero quedaba claro desde el comienzo que el islamista Erdoğan, quien es ahora presidente de Turquía, iría llevando a su país hacia un conflicto con Israel.

Parecía, cuando fue elegido por primera vez, que Erdogan iba a ser capaz de navegar Turquía – que estaba en el apogeo de su poder regional – hacia la hegemonía en Oriente Medio. Su respaldo a la flotilla del Mavi Marmara en 2010, que trataba de romper el bloqueo marítimo impuesto sobre la Franja de Gaza fue un intento de Ankara para ampliar su alcance de influencia y para convertirse en un jugador en el conflicto palestino-israelí. El objetivo de Erdogan era, en parte, manifestar la posición anti-israelí del régimen, y en parte,  deseaba obtener ventajas políticas en el mundo árabe o por lo menos en la calle árabe.

Pero el plan siguió un guión inesperado. Nueve ciudadanos turcos murieron y otros resultaron heridos durante la incursión en el Marmara de los comandos israelíes. Parecía, por un momento, que Turquía sería capaz de debilitar a Israel en el ámbito internacional contra las acciones justificadas ejecutadas por esos comandos.

Turquía trató de manifestar su influencia a través de los mecanismos internacionales que se encuentran bajo una influencia significativa árabe y musulmán. Pero entonces ocurrió lo imposible: Una comisión de investigación de la ONU dirigida por el neozelandés Geoffrey Palmer, un experto en derecho marítimo, indicó de manera inequívoca que en virtud del derecho internacional, Israel estaba en todo su derecho de imponer un bloqueo marítimo sobre la Franja de Gaza. En segundo lugar, la incursión de los comandos navales israelíes sobre el buque que trataba de romper el sitio… cumplía con las normas de aplicación que permiten la legislación internacional y, en tercer lugar, determinó que el ejército israelí utilizó fuerza excesiva durante una operación legal.

Turquía intentó desafiar las conclusiones de la comisión, las cuales representaban en conjunto un valioso logro para Israel. Al final del proceso, en el que los EE.UU. jugó un papel importante, se entendía que aunque Israel ofreció una disculpa oficial y ofreció una compensación para las familias de las víctimas del Marmara, sería posible forjar un acuerdo con Turquía en donde Ankara renunciase a todas las demandas contra Israel. En otras palabras, Turquía aceptaría las conclusiones de la comisión de la ONU y normalizarías las ahora frías relaciones con Israel.

El caso de Mármara se podría haber concluido hace años, pero tanto Israel como Turquía se mantenían en sus treces, a veces de manera irracional. Durante la visita del presidente de Estados Unidos Barack Obama a Israel en 2013, el primer ministro, Benjamin Netanyahu, pidió perdón a Erdoğan por el incidente, disipando las profecías del fin del mundo que habían predicho un duro golpe para el honor nacional de Israel, la posición internacional, y la disuasión. Nada le pasó a Israel por este movimiento y Turquía no salió ganando con esto de ninguna forma.

Después de un considerable examen de conciencia y esfuerzo, Israel se sintió capaz de llegar a un acuerdo de reconciliación con Turquía. Turquía logró dos concesiones: en primer lugar, la disculpa de Israel; y en segundo lugar, su compromiso a pagar $21 millones en restitución a las familias de las víctimas del Marmara, que se pagará a través de un fondo de ayuda humanitaria establecido por el gobierno turco. Esto no era una admisión de culpabilidad o una reclamación de responsabilidad.

A cambio, Turquía renunció a cualquier reclamación contra Israel y se comprometió a no cooperar con cualquier acción legal emprendida contra los israelíes por la incursión de 2010. Ambas partes también acordaron reanudar las relaciones diplomáticas plenas. Turquía se ha comprometido a eliminar cualquier objeción a la inclusión de Israel en varias organizaciones internacionales y facilitará una mayor cooperación entre los dos países en una región donde la agitación están a la orden del día.

Israel se mantuvo firme y no renunció a nada en relación con el bloqueo de Gaza. Sin embargo, está de acuerdo en permitir que la ayuda por barcos desde Turquía lleguen a la Franja de Gaza a través del puerto de Ashdod – un movimiento que podría ocurrir independientemente de todas estas disputas – y aceptó colaborar para que Turquía lleve a cabo proyectos civiles en Gaza. Esto facilitará considerablemente a los civiles palestinos y servirá tambien a los intereses de Israel, facilitando un alivio en los ánimos. El acuerdo no impide, de ningún modo, que se concreten las exigencias de Hamás, por lo que no es de extrañar que el grupo terrorista palestino se exprese disgustado con el acuerdo.

El liderazgo de Hamás criticó a Erdoğan por su “capitulación” frente a Israel, especialmente ya que el acuerdo incluía el compromiso de Turquía para evitar cualquier actividad terrorista anti-israelí desde su suelo – una promesa que socava la sede de Hamás en Estambul.

Ankara también anunció que los servicios de inteligencia turcos trabajarán para localizar a dos israelíes recluidos en Gaza, así como garantizar la restitución de los restos sin viva de los sargentos de brigada de Golani Oron Shaul y del teniente de brigada de Guivati Hadar Goldin, ambos murieron durante la operación Margen Protector y cuyos restos fueron secuestrados por Hamás.

No está claro hasta que punto este esfuerzo pueda producir frutos. Turquía no posee ni poseerá ninguna influencia sobre Hamás en esta materia. Esta cuestión será decidida por el ala militar de Hamás, Izz Adin Al-Qassam. Turquía carece de la capacidad de influir entre las brigadas militares, especialmente ahora que Turquía ha aceptado expulsar a sus operarios apostados en suelo turco.

Es posible que, en el futuro, Hamás dependa más del gobierno turco, y la influencia de Ankara también crecerá. Pero incluso si esto llegase a suceder, el proceso durará años y no semanas.

Al final del día, el acuerdo de reconciliación entre Israel y Turquía se reduce a intereses; No se basa en la confianza y ciertamente no en la simpatía. Este acuerdo no marca el comienzo de una nueva edad de oro en las relaciones entre Jerusalén y Ankara, pero va a normalizar las relaciones con un gran potencial para el Oriente Medio.

Aún así, el acuerdo no puede de ninguna manera permitir que se menoscaben las  alianzas crecientes de Israel con Grecia y Chipre, o sus sólidos lazos con Egipto. Por el contrario: este es el momento para reforzar a aquellas alianzas aún más.

Una vez que los términos del acuerdo entre Israel y Turquía se pongan en movimiento, el mayor interés de Israel será aumentar y colocar en relieve los lazos comerciales – un acuerdo de gas natural puede resultar prominente – empresas conjuntas y proyectos en el nivel de gobierno.

Lo más importante es que el acuerdo ancla el derecho de Israel a imponer y aplicar un bloqueo marítimo sobre la Franja de Gaza. Israel no goza de muchos “descuentos” en el ámbito internacional y el precio que se ha pagado para lograr estos ha, sin duda, merecido la pena.

 

El Mayor General (res.) Yaakov Amidror es parte del Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos. Él es miembro distinguido del Centro de Gemunder JINSA para la Defensa y Estrategia. Era un antiguo asesor de Seguridad Nacional del Primer Ministro, Secretario Militar del Ministro de Defensa, y el Director de la División de Investigación en Inteligencia Militar de las FDI.

Comentarios

Recientes

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.