La Guerra de los Seis Días y el Sueño Israelí – Por General de División (Retirado) Gershon Hacohen (BESA)

La Guerra de los Seis Días fue un punto de inflexión decisivo en la empresa sionista. Pero el proyecto de construir comunidades israelíes en Cisjordania y los aspectos mesiánicos del sionismo no nacieron en 1967. Son etapas de un proceso iniciado por los partidos obreros y el movimiento Jerut.

Cada año, en el aniversario de la Guerra de los Seis Días choca contra las rocas un debate perenne israelí: ¿Quién se desvió del camino sionista?

Cada lado en este debate está convencido que su oponente es el que se desvió. “Todo comenzó con la victoria en 1967”, comienza la hoja de acusaciones. “El sionismo religioso propugnaba nuevos sueños. Las personas religiosas se convirtieron repentinamente en mesiánicas y los derechistas se convirtieron en ultranacionalistas”. El discurso israelí sobre la guerra se mueve de un lado a otro, por una parte, oraciones de agradecimiento por la gran victoria y el deseo de extender el control de Israel sobre el patrimonio nacional; y, por otro lado, el anhelo de los “buenos años” que precedieron a la guerra y la esperanza de poner fin a la “ocupación”.

La guerra fue realmente un punto de inflexión que marcó el comienzo de un cambio importante. Pero el esfuerzo por construir comunidades israelíes en Cisjordania y los aspectos mesiánicos de la empresa sionista fue solo una continuación, aunque se aceleró, de anteriores procesos que habían sido encabezados por los partidos obreros pioneros y el movimiento Jerut.

La canción de Naomi Shemer “Jerusalén de Oro”, interpretada por Shuli Natan en el Centro Internacional de Convenciones de Jerusalén en el Día de la Independencia en 1967, menos de un mes antes de la Guerra de los Seis Días, dio expresión abierta a ese sentimiento de anhelo entre los israelíes. La canción de inmediato provocó una emoción poderosa y no anticipada. Cuando Natan bajó al vestuario, fue convocada de nuevo para una repetición de su la actuación de oba del alcalde de Jerusalén, Teddy Kollek. Las palabras de la canción tocaron acordes de un profundo sentimiento público que surgieron en ese momento con sorprendente fuerza.

Sin contexto, es difícil explicar cómo se llevó a cabo la guerra. Sin esa oleada de “anhelo” hacia esas partes de la patria ancestral que, al final de la Guerra de Independencia, permanecieron más allá de la frontera, es difícil explicar por qué, después que las fuerzas aéreas árabes habían sido destruidas en gran parte, y después de la victoria había efectivamente lograda en el frente del Sinaí en las primeras 24 horas, la ofensiva israelí continuó en los frentes jordano y sirio.

La explicación no es un misterio. El ministro de Defensa Moshe Dayan lo expresó muy claramente. En la conquista de Jerusalén, dijo: “Hemos regresado a nuestros lugares más sagrados. Hemos vuelto para nunca separarnos de ellos. A nuestros vecinos árabes también les extendemos a esta hora, aún más a esta hora, una mano de paz”.

La transición a un enfoque proactivo

Desde el principio, el mesianismo estuvo profundamente entrelazado con el pensamiento de quienes lideraron el movimiento obrero; El sionismo religioso solo lo continuó. Después de la Guerra de los Seis Días, una clara mayoría de los fundadores del movimiento “Tierra Completa de Israel” provino del movimiento Laborista, incluidos los poetas Jaim Guri y Natan Alterman. Incluso si es cierto que el sionismo religioso elevó los aspectos mesiánicos a nuevas alturas, los sionistas religiosos no fueron los primeros en caer bajo su dominio. Ya en la década anterior a la guerra, David Ben-Gurion enfatizó repetidamente, abiertamente y sin reservas, que reconocía la centralidad de la visión mesiánica en el esfuerzo sionista.

Al final de la Campaña Sinaí de 1956, el primer ministro dijo: “Esta es la visión mesiánica que ha latido durante miles de años en el corazón del pueblo judío, y creo profundamente que esto es lo que nos ha llevado hasta aquí, y que solo si nos mantenemos fieles a ella toda nuestra vida, nuestra esperanza histórica se realizará plenamente”.

Cuando, en febrero de 1961, el filósofo Nathan Rotenstreich exigió “el fin de la fase mesiánica que ha acosado a Israel durante casi quince años”, Ben-Gurion respondió en una reunión del Centro del Partido Mapai: “No nos diga que “La fase mesiánica” ha pasado, porque si ha pasado no podremos vivir”.

Tales palabras pueden sorprender a muchos, ya que hoy en día la percepción israelí prevaleciente es que el sionismo conllevó un abandono de la idea mesiánica. Pero esta confusión se resuelve fácilmente. Existe una diferencia fundamental entre el mesianismo como el que defienden los ultraortodoxos y el mesianismo sionista de Ben-Gurion y el rabino Kook. La noción ultraortodoxa de mesianismo está influenciada en gran medida por el cristianismo e implica esperar pasivamente al mesías, que representa la redención enviada desde lo alto. El sionismo, por el contrario, adoptó un enfoque proactivo en el que la redención se logra a través del esfuerzo humano. Esta versión de la idea mesiánica concuerda con la perspectiva de Isaac Luria y el rabino Jaim ibn Attar (Or Ha-Jaim): los seres humanos deben acercar la salvación; pueden adelantar la redención a través de sus obras.

Concesiones pragmáticas como una etapa intermedia

Los defensores de la retirada a las líneas de 1967 consideran a Ben-Gurion como un ejemplo. Fue él quien aceptó en 1937 el plan de la Comisión Peel para una partición del país, y aceptó la resolución de partición de la ONU de noviembre de 1947 que establece un estado judío en la mitad del territorio de la tierra occidental de Israel.

Y, sin embargo, en esas difíciles horas cuando eligió en 1937 aceptar una partición de la Tierra de Israel occidental (y se encontró en una confrontación con Berl Katznelson e Ytzjak Tabenkin), Ben-Gurion no dio la espalda a la visión de la redención de Israel. Como lo explicó ese mismo año, se guio por la lógica de un enfoque gradual: “En este territorio en el que se supone que se establece el estado judío, no hay posibilidad de resolver la cuestión judía. Sin embargo, la oferta puede servir como una etapa decisiva en el camino hacia el mayor cumplimiento del sionismo. Le dará al poder judío un punto de apoyo en la tierra en el menor tiempo posible, llevándonos a la verdadera realización de nuestras aspiraciones históricas”.

En palabras sencillas: Entre la soberanía cero en la Tierra de Israel y la soberanía inmediata en solo una parte del país, Ben-Gurion eligió la soberanía inmediata. Lo importante, tal como él lo vio, era desarrollar el impulso. La concesión fue el movimiento correcto en el momento adecuado, pero nunca fue la intención de ser esa tierra la definitiva.

Vista desde este punto de vista, la Guerra de los Seis Días fue un hito en un camino que comenzó en los primeros días del regreso a Sión y se extendió a través de la Primera Guerra Mundial, la Declaración Balfour y el esfuerzo a gran escala que se produjo a su paso. La Guerra de la Independencia, también, terminó para muchos con un sentido de incompletud, de esperar la próxima oportunidad. Es cierto que desde 1948 hasta 1967 hubo un esfuerzo por lograr la estabilidad y la normalidad. Pero el anhelo por las tierras que quedaron al otro lado de la frontera no expiró por un momento.

La ruptura sobre la cuestión del futuro del sionismo

La Guerra de los Seis Días, como momento histórico, afectó significativamente al desarrollo de la empresa sionista y el Medio Oriente en general. Sin embargo, como parte de la historia sionista, marcó una etapa en una dinámica a largo plazo. Reconocer esto significa ver la guerra desde una perspectiva diferente a la de aquellos que ven las líneas de armisticio de 1949 que se mantuvieron hasta la mañana del 5 de junio de 1967, como un estado de cosas fijo que se suponía era definitivo.

Esta es, entonces, la pregunta de nuestro tiempo: ¿Qué ha cambiado y quién ha cambiado? Aquí es donde comenzó la ruptura con respecto al futuro de la empresa sionista. Para entender a dónde se dirige Israel, uno debe reconsiderar la mentalidad que generó un cambio profundo, que ahora da forma a la cuestión de nuestro futuro en la Tierra de Israel.

 

Mayor General (res.) Gershon Hacohen es investigador principal del Centro de Estudios Estratégicos Begin-Sadat. Sirvió en las FDI durante cuarenta y dos años. Él ordenó a las tropas en batallas con Egipto y Siria. Anteriormente fue comandante de un cuerpo y comandante de los Colegios Militares de las FDI.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.