La guerra burocrática de la Unión Europea y la ONU contra el control israelí del ‘Área C’ – Por Benjamín Weinthal (Centro de Política Judía)

Desde la perspectiva de los residentes israelíes de Judea y Samaria, se trata de un escándalo. El territorio “C”, denominado en disputa, donde se desarrolló el 80 por ciento de los eventos bíblicos, y que rara vez acapara los titulares, registra una vergonzosa construcción ilegal llevada a cabo allí por la Unión Europea (UE) y las Naciones Unidas (ONU).

The Jerusalem Post informó en 2022 que la UE repartió 500 millones de dólares, en los últimos siete años, para apoyar un plan de la Autoridad Palestina (AP) para controlar el Área C de Cisjordania (Judea y Samaria), según un informe de Ministerio de Inteligencia de Israel.

Los Acuerdos de Oslo, que fueron firmados entre Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en 1993, dividieron Cisjordania en tres áreas: A, B, C. Los Acuerdos ubicaron las áreas A y B, la región que cubre todas las ciudades palestinas y centros de población centrales: bajo el control administrativo de la Autoridad Palestina, con responsabilidades de seguridad compartidas entre israelíes y palestinos. El ex presidente de la OLP, Yasser Arafat, junto con su principal negociador en Oslo y actual presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, aceptaron esta división.

Como resultado de los Acuerdos de Oslo, el control militar y civil sobre el Área C fue absorbido por las Fuerzas de Defensa de Israel. El conflicto remanente entre Israel y los palestinos ha sido por los asentamientos judíos y la presencia judía en Cisjordania. En resumen, los Acuerdos de Oslo estipularon que Israel tendría control sobre el Área C. Todo esto ayuda a explicar la indignación de Israel por el trabajo de la UE y la ONU para construir entidades palestinas en el Área C.

El gobierno de centro derecha de Israel aboga por que el Área C, alrededor del 60 por ciento de Judea y Samaria, permanezca dentro de las futuras fronteras de Israel. La Autoridad Palestina y la UE argumentan que el territorio debe asignarse para la creación de un estado árabe palestino. Casi 500.000 israelíes y unos 300.000 palestinos viven en el Área C.

Indignación de la UE

La presencia de judíos que viven en el corazón bíblico evoca las resmas habituales de periódicos indignados, horas de intensa cobertura televisiva y charlas digitales aparentemente interminables. La mayoría de los medios de comunicación europeos y de la UE han convertido a los residentes judíos de Judea y Samaria en el principio y fin de todas las crisis en Oriente Medio. El asesinato masivo de más de 500.000 personas en Siria por parte del dictador sirio Bashar al-Assad, incluso a través de la guerra química, parece a veces relegado a una urgencia menor en comparación con los judíos que construyen casas en Judea y Samaria.

Comentarios como los del entonces enviado de la OLP a Washington, Maen Rashid Areikat, quien en 2011 abogó por la limpieza de los judíos de Judea y Samaria cuando declaró: “Creo que lo mejor para los dos pueblos será separarlos primero”, generan escasa indignación. Areikat respondió a una pregunta de la prensa en ese momento sobre si los homosexuales serían tolerados en una nación palestina recién formada al afirmar: “Ah, este es un tema que está más allá de mi [autoridad]”.

Una cosa que sacude a muchos israelíes es la santurrona hipocresía practicada por decenas de políticos y burócratas de la UE y la ONU que critican incesantemente al gobierno de Israel por permitir que los judíos vivan en Judea y Samaria. Sin embargo, los mismos políticos y burócratas de la UE y la ONU ignoran en gran medida las graves violaciones de los derechos humanos de los palestinos y hacen todo lo posible para eludir las negociaciones entre israelíes y palestinos mediante la construcción de infraestructura palestina en la región en disputa.

Naomi Linder Kahn, portavoz internacional de la ONG (organización no gubernamental) israelí Regavim, dijo a Fox News en 2020 que la ONU ha infringido el derecho internacional y los Acuerdos de Oslo al “verter millones de dólares en proyectos que apoyan el programa sistemático de la Autoridad Palestina para establecer unilateralmente un Estado”.

Regavim, según su sitio web, se dedica a la protección de los recursos naturales de Israel y apoya la vida judía en Judea y Samaria. En la página de inicio de Regavim, se puede encontrar un estudio detallado de 20 páginas sobre esta intervención ilícita ya en 2014 titulado “Informe sobre la participación de la Unión Europea en la construcción ilegal”. La ONG continúa documentando exhaustivamente la construcción ilegal de la UE y la ONU en el Área C. Este escritor ha visto la evidencia fotográfica de Regavim de la actividad de construcción ilícita.

Los palestinos han rechazado todas las iniciativas de paz, pero en lugar de presionarlos para que cambien, la ONU los está ayudando a dañar la única democracia vibrante en el Medio Oriente. Absurdo.

Una serie de eventos significativos en los últimos meses ha expuesto la guerra burocrática de las Naciones Unidas y la Unión Europea contra el control israelí en Judea y Samaria.

La Asamblea General de la ONU aprobó una resolución pidiendo a la “Corte Mundial”, conocida formalmente como la Corte Internacional de Justicia, que evalúe la “anexión” de Israel y el “estado legal de la ocupación”. Los palestinos promovieron la resolución, que se titula “Prácticas israelíes y actividades de asentamiento que afectan los derechos del pueblo palestino y otros árabes de los territorios ocupados” e insta a la CIJ con sede en La Haya a “emitir urgentemente una opinión consultiva” sobre la “ocupación prolongada” de Israel en los asentamiento y la anexión del territorio palestino”.

El embajador de Israel ante la ONU, Gilad Erdan, tuiteó en ese momento que “los palestinos han rechazado todas las iniciativas de paz, pero en lugar de presionarlos para que cambien, la ONU los está ayudando a dañar la única democracia vibrante en el Medio Oriente. Absurdo”.

Los palestinos están siguiendo su viejo y fallido patrón de tratar de internacionalizar el conflicto en los foros de la ONU y la UE para eludir las conversaciones directas con Israel. La troika de la ONU, la UE y los palestinos está cada vez más comprometida con destruir el proceso de negociación al que se comprometió la parte palestina con Israel en Oslo a favor de negociaciones de mala fe y acciones unilaterales, argumentan los críticos israelíes.

La Knesset responde

A fines de diciembre, 40 miembros del parlamento de Israel, la Knesset, acusaron a la Unión Europea de trabajar contra el estado judío, como lo demuestra un documento de la UE filtrado que muestra cómo busca labrarse territorio ilegalmente para la creación de un estado palestino. Según la carta escrita por los legisladores israelíes: “Nos enteramos de un documento de política oficial de la Unión Europea, un documento cuya gravedad no se puede exagerar, que no deja lugar a dudas sobre la unilateralidad y animosidad de la UE hacia el Estado de Israel y el pueblo judío. El documento ignora por completo la afinidad histórica de nuestro pueblo con nuestra patria, ignora por completo los acuerdos políticos y el estado del Estado de Israel en el Área C y busca establecer las fronteras de 1949 como las fronteras permanentes de estado final de Israel, sin tener en cuenta a las comunidades judías. en el área”.

La carta de la Knesset es un avance notable desde el punto de vista de los israelíes, que buscan una mayor resistencia de Jerusalén contra el unilateralismo de la UE.

La Unión Europea ha creado todo un aparato para sancionar la vida judía en Judea y Samaria. En 2015, envió una infame directiva a los estados miembros para identificar los productos judíos de Judea y Samaria para su etiquetado.

“Nos complace la respuesta de la Knesset. Durante demasiados años, el gobierno israelí no respondió a las flagrantes violaciones de la jurisdicción de Israel y el derecho internacional”, dijo Kahn en diciembre. Los miembros de la Knesset en su misiva agregaron que el documento de la UE: “Expone solo la punta del iceberg de las actividades de la UE para socavar al Estado de Israel. No hemos perdido de vista su constante y continua contribución, tanto directa como indirecta, a campañas diseñadas para manchar el nombre de Israel, desde libelos de sangre sobre supuesta violencia por parte de los colonos, pasando por acusaciones infundadas de que Israel daña deliberadamente a niños, hasta engañosas comparaciones de las políticas del gobierno del Estado de Israel a las del régimen del Apartheid en Sudáfrica de antaño. La Unión Europea ha creado todo un aparato para sancionar la vida judía en Judea y Samaria. En 2015, la UE envió infamemente una directiva a los estados miembros para identificar los productos judíos de Judea y Samaria para su etiquetado”.

La medida punitiva que aplica un doble rasero a Israel se encontró con una feroz oposición de los políticos israelíes de izquierda y derecha. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel criticó la política discriminatoria de la UE, aplicada a la disputa territorial de Israel con los palestinos “mientras ignora otras 200 disputas territoriales en todo el mundo”. Jerusalén anunció en ese momento que: “Israel condena la decisión de la Unión Europea de etiquetar los productos israelíes que se originan sobre las líneas del 67. Lamentamos que la UE opte por razones políticas por dar un paso inusual y discriminatorio que se extrae del ámbito de los boicots, justo cuando Israel se enfrenta a una ola de terror dirigida a todos los ciudadanos. La afirmación de que se trata de un paso técnico es una afirmación cínica e infundada”.

BDS europeo

La normalización de la medida europea BDS (boicot, desinversión y sanciones) tiene su origen en el neonazi Partido Nacional Democrático de Alemania (NPD). En 2012, el NPD presentó una iniciativa legislativa en el parlamento del estado de Mecklemburgo-Pomerania Occidental para castigar los productos judíos. La moción de los neonazis pedía que se etiquetaran los productos israelíes y que se implementara una “denominación de origen clara”. Apenas cinco meses después, en 2013, el principal partido Verde alemán, que actualmente controla el Ministerio de Asuntos Exteriores, presentó una iniciativa en el parlamento federal (Bundestag) que reflejaba en gran medida la legislación de los neonazis.

Uno de los patrocinadores de la medida de etiquetado del Partido Verde contra Israel fue Kerstin Müller, quien pasó la mayor parte de su carrera política atacando a Israel en el Bundestag y en Tel Aviv cuando dirigía la oficina de Israel de la Fundación Heinrich Böll de su partido. La actividad de Müller a favor del boicot a Israel en 2013 llevó a la comunidad judía de Berlín, generalmente asustadiza, a decir que ella estaba actuando de una “manera antisemita”.

Müller también trabajó celosamente para aprobar una resolución en el Bundestag en 2010 condenando la interceptación por parte de Israel del buque de propiedad turca Mavi Marmara que buscaba romper el bloqueo legal de Israel a la Franja de Gaza controlada por Hamás.

Como era de esperar, dadas las iniciativas en gran parte antiisraelíes de los grupos de expertos de política exterior alemanes, Müller fue recompensado con un puesto como experto en el conflicto israelí-palestino para el Consejo Alemán de Relaciones Exteriores. Su incansable hostilidad hacia los judíos en Judea y Samaria, las medidas de autodefensa israelíes y el primer ministro Benjamin Netanyahu permanecerían, en gran medida, constantes.

La retórica pro-Hamás y supuesta antisemita de Müller normalmente descalificaría a una persona de un papel de política exterior en el discurso dominante. Para empeorar las cosas para los críticos de Müller, el capítulo de Berlín de una organización pro-Israel, la Red de Liderazgo Europeo (ELNET), la nombró miembro del consejo asesor del grupo. Carsten Ovens, director ejecutivo de ELNET-Alemania, se ha quedado callado ante el nombramiento de Müller.

Una característica, no un error

En términos de alentar la obstinación palestina en la mesa de negociaciones y los esfuerzos de la UE para crear hechos sobre el terreno para promover un estado palestino, la postura de Müller no es un error en los sistemas alemán y de la UE, sino más bien una característica. Después de todo, Alemania y otros estados miembros de la UE inyectan fondos significativos a las ONG palestinas, incluida la entidad terrorista Al-Haq con sede en Ramallah, y los proyectos de construcción de la UE en Judea y Samaria. El gobierno de Israel clasificó a Al-Haq como una organización terrorista porque está vinculada al grupo terrorista Frente Popular para la Liberación de Palestina (PFLP). Im Tirtzu, una organización sionista, publicó recientemente material abrasador sobre la interferencia de Alemania en la democracia y la sociedad civil de Israel. El presidente de Im Tirtzu, Matan Peleg, también describió la intromisión de Alemania en su libro en hebreo “Country for Sale”.

El boicot del Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania a los eventos de Im Tirtzu provocó fuertes críticas de los miembros recién elegidos de la Knesset. El miembro del Likud y Ministro de Asuntos de la Diáspora, Amichai Chikli, le dijo a Arutz Sheva (Israel National News) en diciembre: “La incesante implicación del gobierno alemán y agentes en su nombre en cuestiones de política interna en Israel a través de diversos fondos y más aún bajo la apariencia de organizaciones ‘pro-Israel’ como la DIG [Asociación Germano-Israelí], que boicotea a los sionistas conservadores organizaciones en Israel como Im Tirtzu y sus empleados, cruza todas las líneas posibles”.

El miembro del Likud en la Knesset, Ariel Kallner, pidió una investigación sobre las actividades antisionistas del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán. Le dijo a The Jewish Press en enero: “Con amigos como éstos, ¿quién necesita enemigos? La investigación del movimiento Im Tirtzu revela una imagen muy inquietante: la Asociación de Amistad Germano-Israelí (DIG) bajo el liderazgo del Sr. [Volker] Beck no apoya en absoluto a Israel, sino que está completamente entrelazada con la izquierda. en Israel y niega la legitimidad de las posiciones sionistas de derecha, como el apoyo a la marcha de la bandera de Jerusalén. La exposición revelada por el movimiento Im Tirtzu sobre las acciones alemanas de ‘etiqueta de precio’ es la de un libelo de sangre.

Beck, al igual que Müller, es un exdiputado del Bundestag del Partido Verde.

Las quejas de los residentes judíos en Judea y Samaria están siendo ignoradas en gran medida. Los defensores de una presencia judía en el corazón bíblico argumentan que la UE y la ONU han creado una industria artesanal de políticos y burócratas en un esfuerzo por pasar por alto las decisiones de Israel y establecer un estado palestino.

La pregunta apremiante para muchas observadores del nuevo gobierno israelí es: ¿Bloqueará Netanyahu la construcción ilegal de la UE y la ONU y persuadirá a los palestinos para que entablen negociaciones con Israel?

Benjamin Weinthal, miembro del Middle East Forum, informa sobre Israel, Irán, Siria, Turquía y Europa para Fox News Digital. Sígalo en Twitter en @BenWeinthal.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.