La fragilidad del acuerdo nuclear Iraní – Por Tte. Cnel. (Re) Dr. Raphael Ofek (BESA Center)

RESUMEN EJECUTIVO: A pesar de la desaprobación del presidente Donald Trump del acuerdo de JCPOA con Irán, que prometió durante su campaña electoral “romper”, sus consejeros lo han persuadido a recertificarlo. Sin embargo, también ha conseguido que el Consejo de Seguridad de la ONU imponga sanciones a Irán como una sanción por desarrollar misiles nucleares, apoyar el terrorismo y socavar el orden internacional. El liderazgo iraní respondió con una amenaza de abandonar el JCPOA y renovar el enriquecimiento de uranio a un nivel alto. Aunque el OIEA aún no ha determinado que Irán ha violado el acuerdo, los expertos occidentales ven el comportamiento de Irán como problemático. Temen que Irán pueda romper las reglas y renovar su programa de armas nucleares, y que será alentado a hacerlo por la provocativa postura de Corea del Norte hacia Estados Unidos.

El legado de Barack Obama a Donald Trump incluyó el acuerdo nuclear iraní, oficialmente conocido como el Plan Conjunto de Acción Conjunto (JCPOA) y firmado en julio de 2015 en Viena por Irán, las potencias P5 + 1 y la UE. Aunque algunos dicen que un buen acuerdo es uno con el cual ningún partido es totalmente feliz, en este caso la realidad era diferente: Obama estaba muy satisfecho con el acuerdo.

Casi dos meses antes, en una entrevista con Jeffrey Goldberg de The Atlantic, Obama habló con gran confianza sobre su legado. “Dentro de veinte años, todavía voy a estar involucrado”, dijo. “Si Irán tiene un arma nuclear, mi nombre en ello … Creo que es justo decir que además de nuestros intereses profundos de seguridad nacional, tengo un interés personal en bloquear esto”. El día en que se firmó el JCPOA, Obama replicó a sus opositores republicanos en el Congreso que querían bloquear el acuerdo: “El 99% de la comunidad mundial y la mayoría de los expertos nucleares miran este asunto y dicen que esto evitará que Irán obtenga una bomba nuclear”.

En el lado iraní, el presidente Hassan Rouhani afirmó después de la firma que “el acuerdo es … una victoria política para Irán”. Rouhani dijo que había ganado el apoyo del líder supremo ayatolá Ali Khamenei.

Hoy, dos años después de la firma, hay un creciente sentimiento en el mundo occidental y entre muchos expertos que el JCPOA era de hecho un mal negocio.

El 17 de julio, el Presidente Trump – a pesar de haber declarado durante su campaña electoral que después de asumir el cargo rompería el acuerdo – lo recertificó justo antes de su fecha límite legal. Este movimiento, precedido por una larga discusión con los principales asesores de seguridad de Trump, indica que, según los Estados Unidos, Irán está cumpliendo con el acuerdo.

Sin embargo, de acuerdo con la crítica de Trump sobre el acuerdo tan malo para Estados Unidos y una capitulación contra Irán, Estados Unidos decidió penalizar a Irán imponiéndole sanciones por

1) desarrollar misiles balísticos mientras ignoraba la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU del 20 de julio, 2015;

2) continuar apoyando el terrorismo;

3) socavar el orden y la seguridad internacionales. Las sanciones contra Irán (y sobre Corea del Norte y Rusia también) obtuvieron un abrumador apoyo bipartidista en el Congreso, y Trump los firmó en una ley el 2 de agosto.

La reacción inmediata de Irán fue que las sanciones violaron el acuerdo nuclear y prometió reaccionar “apropiadamente y proporcionalmente”. Rouhani, en una aparición en televisión el 15 de agosto tras su reelección como presidente, amenazó con que Irán abandonará el acuerdo “en cuestión de horas” si Estados Unidos impone sanciones adicionales. En una aparición en la televisión el 22 de agosto, Ali Akbar Salehi, jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán, fue más allá:

  • “Si hacemos una determinación, en cinco días como máximo podremos comenzar un 20% de enriquecimiento en Fordow [ . “Por supuesto, no nos gustaría que tal cosa suceda, ya que hicimos un gran esfuerzo para lograr el JCPOA …
  • Nuestra mayor prioridad es mantener el JCPOA, pero no a cualquier precio “.

Antes de firmar el JCPOA, Irán había enriquecido uranio en Fordow a un nivel del 20%. A partir de ahí, el camino hacia un nivel del 90% o más alto, es decir, el uranio para armas, es corto.

¿Está Irán cumpliendo o no el acuerdo nuclear? El informe del 2 de junio del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), el sexto informe que se publicará desde la firma del acuerdo nuclear, declaró en una rutina de sus predecesores: “… la Agencia ha verificado y monitoreado la implementación de Irán de su acuerdo con las modalidades establecidas en la JCPOA “. Sin embargo, puede ser que a la luz de la participación del OIEA en la JCPOA y de las muchas discusiones que la precedieron, el informe fue escrito con un ojo hacia la corrección política . En particular, la ausencia del informe es la cuestión clave si Irán ha cumplido sí o no, plenamente sus compromisos.

Mark Fitzpatrick, jefe de la organización del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS), con sede en Londres, publicó en febrero y junio de 2017 dos artículos en los que criticaba el comportamiento nuclear de Irán, que calificó de “problemático”.

Según Fitzpatrick, Irán ha incumplido algunas de sus obligaciones en virtud de la JCPOA. Fitzpatrick sostiene que Irán debe dar acceso a los inspectores de la AIEA a sus instalaciones sospechadas de desarrollar armas nucleares o de desarrollar y fabricar centrifugadoras avanzadas, aunque agrega que Estados Unidos debe seguir manteniendo el acuerdo nuclear como el mal menor.

El Instituto para la Ciencia y la Seguridad Internacional (ISIS) en Washington, cuyo director es David Albright, ve una tendencia por parte de los proponentes del acuerdo a ignorar las violaciones de Irán.

Salehi anunció el pasado enero que había comenzado una prueba para la centrífuga más avanzada de Irán, el modelo IR8. Esta prueba involucró la inyección de UF6 (hexafluoruro de uranio, un compuesto de uranio que en su estado gaseoso se utiliza en el proceso de enriquecimiento).

Dijo que la prueba estaba progresando más suavemente que lo esperado. Sin embargo, en una entrevista televisada el 8 de abril, añadió que las pruebas del proceso de inyección continuarán durante dos años y que Irán posteriormente comenzará a construir cascadas para las centrífugas IR8.Salehi dijo que consideraba esto como un hito en el proyecto de los expertos iraníes para desarrollar centrífugas, y afirmó que no contraviene el acuerdo nuclear.

También señaló que la producción en masa de IR2, IR4 y IR6 centrífugas avanzadas ha comenzado. (Este fue un ejemplo de un “globo de prueba” lanzado por Irán para medir la reacción del mundo en general y del OIEA en particular.) A finales de mayo, dirigiéndose a las declaraciones de Salehi, el ISIS expresó su preocupación acerca de que si el JCPOA fuera fallar o caducar, la capacidad de Irán de producir centrifugadoras avanzadas en masa, mejoraría su capacidad para abrirse a la producción de armas nucleares, ya sea de forma abierta o clandestina. Incluso sin la ruptura nuclear, Irán estaría equipado para acelerar el proyecto de la centrífuga.

En los meses antes que el JCPOA fuera firmado, Obama apareció a menudo en los medios para defender el acuerdo futuro. El 7 de abril de 2015, durante una entrevista con Steve Inskeep de NPR News, Obama admitió que 13 o más años después de la firma del acuerdo, el período necesario para detener la ruptura de Irán con la producción de armas nucleares se reduciría a casi nada. Pero insistió en que dentro de la primera década, el tiempo de ruptura de Irán no sería menos de un año.

Sin embargo, de acuerdo con los cálculos de Olli Heinonen, un ex subdirector general de salvaguardias en el OIEA, el tiempo de ruptura de Irán es probable que sea de 10 meses o menos.

También debe tenerse en cuenta que pasaría un tiempo entre, por una parte, la identificación de una violación iraní del JCPOA por parte de los inspectores del OIEA o de los servicios de inteligencia occidentales; y por otro, una decisión de la administración estadounidense sobre cómo responder. Las burocracias del gobierno de los US y de la IAEA no son famosas por su celeridad.

A la luz de la compleja realidad de hoy, Trump ahora entiende que mientras Irán tenga cuidado de no ir demasiado lejos, su campaña de amenaza con “quebrar” el acuerdo nuclear no es factible.

Del mismo modo, las advertencias de los líderes iraníes de que podrían retirarse rápidamente del acuerdo y renovar el enriquecimiento de uranio a un nivel superior al que permite el acuerdo podrían ser una forma de postura dirigida principalmente al público interno.

Sin embargo, la guerra de palabras apunta a la fragilidad de la JCPOA, y uno nunca debe descartar la posibilidad de que las palabras conduzcan a acciones. Tengamos en cuenta que todo esto se está llevando a cabo en el contexto de una crisis nuclear entre Washington y Pyongyang. Es probable que Irán sea alentado por su aliada Corea del Norte a una  posición provocadora  hacia Estados Unidos.

***Col. (ret.) El Dr. Raphael Ofek es un experto en el campo de la física nuclear y la tecnología, que sirvió como analista principal en la comunidad de la inteligencia israelí.

 

https://besacenter.org/perspectives-papers/iran-nuclear-deal-fragility/ – Traducido para PorIsrael.org por Yetty Blum

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.