La familia real de Qatar continúa la campaña de “lavado de cara deportivo” para mejorar su imagen internacional – Por Benjamin Weinthal (Enfoque en el islamismo occidental – FWI)

Qatar, un violador de los derechos humanos y aliado del terrorismo, está compitiendo por comprar uno de los clubes de fútbol más grandes del mundo, el Manchester United Football Club, para congraciarse con los fanáticos del fútbol en las democracias occidentales.

En un intento por ayudar a Qatar a aprovechar la publicidad que disfrutó al albergar la copa mundial de la FIFA 2022, un miembro prominente de la familia real de ese país está tratando de comprar uno de los clubes de fútbol más grandes del mundo. El jeque Jassim bin Hamad Al Thani, presidente del Banco Islámico de Qatar (QIB) y ex príncipe heredero de Qatar, ha presentado una oferta por el Manchester United Football Club, potencia de la Premier League inglesa, actualmente propiedad de la familia estadounidense Glazer. Si bien, según se informa, la familia Glazer rechazó una oferta de 6.310 millones de dólares del jeque Jassim, los informes indican que podría estar dispuesto a venderla por más de 12.000 millones de dólares.

Si el acuerdo se concreta, ayudará a un Estado patrocinador del terrorismo islámico a congraciarse con los fanáticos del fútbol en las democracias occidentales, dice Ghanem Nuseibeh, un alto experto en el régimen de Qatar y fundador de la consultora Cornerstone Global Associate, con sede en Londres.

“Qatar ha utilizado los deportes como una forma de promover su imagen y al mismo tiempo continúa abusando de los derechos humanos en su país y promoviendo el terrorismo en el extranjero”, dijo Nuseibeh a Focus on Western Islamism (FWI). Añadió que los occidentales no deben dejarse engañar pensando que la compra prevista representa un esfuerzo de la familia real de Qatar para modernizar su sistema político.

Para legitimar el fascismo de sus regímenes, la Italia de Benito Mussolini fue sede de la Copa Mundial de la FIFA en 1934 y la Alemania de Adolf Hitler fue sede de los Juegos Olímpicos de 1936 en Berlín. La monarquía islamista de Qatar está siguiendo el mismo manual.

Qatar “tiene un historial de incumplir promesas de reformas, como fue tan descaradamente evidente durante su celebración de la Copa del Mundo”, dijo. “El Manchester United corre el riesgo de ser utilizado como otra herramienta para lavar el deporte por el continuo desprecio de Qatar por el derecho internacional y el código de ética de la FIFA”.

El término “lavado deportivo” ha ganado fuerza a lo largo de los años para describir los esfuerzos de las dictaduras por comprar equipos deportivos de talla mundial y organizar eventos deportivos para distraer a la opinión pública de las ideologías totalitarias y prácticas opresivas de sus regímenes.

Sheikh Jassim es hijo del ex primer ministro y ministro de Asuntos Exteriores de Qatar, Hamad bin Jassim Al Thani, conocido por sus iniciales HBJ. Los medios deportivos han ignorado en gran medida el papel del jeque Jassim como presidente del Banco Islámico de Qatar, una entidad involucrada en acusaciones de que financia organizaciones terroristas yihadistas con sede en Siria.

Matthew Schrier, un fotoperiodista estadounidense que fue secuestrado y severamente torturado por el Frente Nusra vinculado a Al Qaeda en Siria, demandó al Banco Islámico de Qatar en 2020 por su presunto papel en la financiación del terrorismo. El régimen de Qatar y su sistema financiero plagado de escándalos han enfrentado intensas críticas por parte del Congreso de Estados Unidos y de expertos en financiamiento del terrorismo por su papel en el envío de fondos a organizaciones terroristas tanto suníes como chiítas en todo el Medio Oriente.

HBJ, conocido como “el hombre que compró Londres”, está considerando vender sus casas de lujo en los barrios más elegantes de Londres por aproximadamente 470 millones de dólares para ayudar a su hijo en la oferta de 7.550 millones de dólares por el Manchester United.

Se informa que HBJ está intentando establecer una residencia permanente en Beverly Hills, lo que llevó al ex alcalde John A. Mirisch a iniciar una investigación sobre los comentarios antisemitas que hizo en enero de 2022. Las declaraciones fueron documentadas por el Instituto de Investigación de Medios de Oriente Medio (MEMRI), con sede en Washington. Según MEMRI, HBJ dijo al medio de comunicación kuwaití Al Qabas que si los judíos vendieran petróleo, “sería lo más caro del mundo”. Mirisch dijo: “La declaración del Sr. bin Jassim es vil y es otra manifestación más del virus del odio a los judíos, algo que nosotros en Beverly Hills, una de las pocas ciudades de mayoría judía fuera de Israel, siempre hemos condenado en los términos más enérgicos”. Añadió: “Tengo la intención de pedirle al concejo municipal que examine el informe de MEMRI, así como los comentarios del Sr. Bin Jassim, y que apruebe una resolución que condene todas y cada una de las expresiones de odio a los judíos, así como cualquier violación de los derechos humanos. “Obviamente, el gobierno local no tiene nada que ver con la emisión de visas, pero desde mi perspectiva, los antisemitas violentos y los violadores de los derechos humanos no deberían ser bienvenidos en nuestra ciudad o país”, dijo Mirisch.

En la misma entrevista con el medio Al Qabas, HBJ, que es un diplomático registrado en el Reino Unido, se jactó de que el régimen de Qatar tenía periodistas anónimos en países anónimos “en nuestra nómina” y que “algunos de ellos ahora se han convertido en parlamentarios”. Las operaciones de influencia de Qatar fueron el tema de una audiencia en el Congreso estadounidense de 2017 titulada “Evaluación de la relación entre Estados Unidos y Qatar”, donde testigos testificaron sobre la financiación y promoción del terrorismo por parte de Qatar durante el mandato de HBJ y después de HBJ.

La controversia que enfrenta HBJ en Beverly Hills podría obstaculizar los esfuerzos de su familia por comprar el Manchester United. Yigal Carmon, fundador y presidente de MEMRI, escribió al Manchester United que “deseo expresar mi profunda preocupación por la familia bin Jassim y sus esfuerzos por comprar el Manchester United para ganar credibilidad y legitimidad en el escenario público, a pesar de los 21 años de apoyo de HBJ”. y habilitación de organizaciones terroristas”.

Carmon envió al Manchester United cuatro informes que describen el papel de Qatar en la protección y promoción de los terroristas, incluida la financiación por parte de Doha de Al-Qaeda y sus afiliados, el Estado Islámico, Hezbollah y la República Islámica de Irán.

Un representante del Manchester United respondió a Carmon y declaró: “Lamentamos su decepción en relación con esto. Aunque no podemos comentar sobre esto ni sobre las especulaciones de los medios, hemos documentado formalmente sus inquietudes y sus comentarios se transmitirán al equipo relevante”.

Qatar utiliza los grupos de aficionados y sus inversiones en el fútbol para difundir su desafortunada influencia. No es compatible con lo que quieren los aficionados al fútbol británicos o franceses.

La controversia podría poner a la familia Glazer en aprietos. En 2021, los aficionados que poseían una participación del 75 por ciento en el equipo de fútbol Bayern Munich en Alemania obligaron al club a cancelar su asociación comercial con Qatar en junio de 2022 en protesta por sus abusos contra los derechos humanos.

Un segundo pretendiente, el multimillonario británico Sir James Arthur Ratcliffe, también intenta comprar el Manchester United. Si Ratcliffe prevalece en la guerra de ofertas, el fútbol inglés no quedará contaminado por la ideología de los Hermanos Musulmanes de Qatar.

La FWI envió consultas de prensa al Manchester United en busca de comentarios sobre Sheikh Jassim y las acusaciones de financiación del terrorismo por parte del Banco Islámico de Qatar, HBJ y el régimen de Qatar. HBJ se negó a responder a las preguntas de la prensa. Marc Eichinger, un ex agente de inteligencia francés, dijo a FWI que los occidentales deben estar en guardia contra los esfuerzos de Qatar por “lavar deportivamente” su reputación.

“Qatar utiliza los grupos de aficionados y sus inversiones en el fútbol para difundir su desafortunada influencia”, afirmó. “No es compatible con lo que quieren los aficionados al fútbol británicos o franceses”.

Benjamin Weinthal, miembro de redacción de Ginsburg/Milstein en el Foro de Oriente Medio, informa sobre Israel, Irán, Siria, Turquía y Europa para Fox News Digital. Síguelo en Twitter en @BenWeinthal.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.