La Doctrina Beguin: Las lecciones de Osirak y Deir ez-Zor – Por Amos Yadlin (INSS)

Lo que se conoce como “la Doctrina Beguin” (en honor al Primer Ministro israelí Menajem Beguin) indica que los países que son hostiles a Israel y que piden su destrucción no deben desarrollar una capacidad militar nuclear que pueda usarse contra Israel. Los ataques de Israel contra los reactores nucleares, en construcción, en Iraq y en Siria lograron la destrucción total de los reactores, y se lograron sin bajas. Además, la historia ha demostrado que, a la luz de los acontecimientos que siguieron a los ataques respectivos, los programas nucleares de Iraq y Siria se pospusieron durante períodos significativamente más largos de los que podría haber provocado “demoras técnicas”. Sin embargo, estos dos casos no necesariamente apuntan a una doctrina que será eternamente viable. Los enemigos de Israel han aprendido las lecciones de los ataques contra los reactores en Iraq y en Siria, y han desarrollado desafíos más difíciles ante posibles ataques del ejército israelí. Por lo tanto, los líderes actuales y futuros del Estado de Israel no escaparán a la necesidad de analizar a fondo los objetivos estratégicos y los riesgos en el contexto futuro de los planes del enemigo para desarrollar y armarse con armas nucleares.

La decisión de atacar un reactor nuclear en territorio enemigo es una de las decisiones más difíciles que puede enfrentar un líder israelí. El primer ministro Menajem Beguin redactó la doctrina no oficial que lleva su nombre, “The Begin Doctrine”, que busca evitar que los países hostiles a Israel y que piden su destrucción desarrollen una capacidad militar nuclear.

Existen argumentos críticos contra la decisión de atacar un reactor nuclear en un país enemigo:

  1. Riesgos operacionales: Los reactores son objetivos de alto valor que están bien protegidos y, por lo tanto, un ataque incurre en el riesgo de víctimas y en errores de la misión, lo que puede complicar a Israel en una vergüenza estratégica con costos estratégicos y políticos. Incidentalmente, el ataque de Israel contra el reactor en Iraq en 1981 se inició poco después del fallido intento estadounidense en 1980 de rescatar a los rehenes atrapados en la embajada de Estados Unidos en Teherán, un fracaso que provocó costos humanos y materiales y una pérdida de prestigio.
  2. Riesgos políticos: La comunidad internacional se opone a los ataques preventivos y los considera actos de agresión en lugar de defensa propia. En consecuencia, las sanciones internacionales y las medidas punitivas son posibles respuestas a un ataque, y pueden dar lugar a importantes costos estratégicos.
  3. Riesgo de deterioro en la guerra: La respuesta del enemigo puede ser una de gran escala y dolorosa, desde el lanzamiento de misiles y ataques contra objetivos de alto valor en Israel, hasta la guerra total, especialmente si hay una frontera común.
  4. Alternativas positivas: Con el tiempo, podrían surgir soluciones adicionales, menos radicales que el ataque. Tal vez el régimen hostil a Israel cambie, o las potencias mundiales enfrentarán el desafío de detener un programa nuclear de un estado deshonesto, como fue el caso con el programa nuclear libio. En este contexto, en 2007, el primer ministro israelí Ehud Olmert le pidió al presidente estadounidense George W. Bush que atacara el reactor en Siria, pero esta solicitud fue denegada.
  5. Atacar un reactor nuclear solo es posible antes de que esté caliente, es decir, solo se puede destruir mucho antes de que se haya desarrollado la capacidad operativa. Y aquí radica el dilema: en una etapa temprana, la viabilidad del ataque es alta mientras que la legitimidad es baja, pero para cuando llega la legitimidad, el ataque no es una opción. Posponer la decisión de atacar gradualmente elimina cualquier posibilidad de destruir el reactor.
  6. En términos técnicos y de ingeniería, la destrucción de un reactor solo puede posponer “lo inevitable” en unos pocos años, suponiendo que un régimen esté decidido a adquirir armas nucleares. A veces, el ataque en sí mismo podría acelerar el esfuerzo por adquirir un arma nuclear.

Por lo tanto, antes que el gobierno israelí decidiera atacar los reactores nucleares, en 1981 en Iraq y en 2007 en Siria, se celebraron deliberaciones exhaustivas y surgieron desacuerdos tanto en los niveles políticos como militares sobre los pros y los contras de llevar a cabo el ataque.

Sin embargo, con la perspectiva de la retrospectiva, aquellos que argumentaban que los riesgos eran mayores que el peligro potencial de esas armas nucleares en manos de los dictadores que son declarados enemigos de Israel y que piden su destrucción eran claramente correctos. Saddam Hussein y Bashar al-Assad, que no tenían reparos en utilizar armas químicas contra su propio pueblo, podrían haber constituido enemigos extremadamente peligrosos si hubieran sido armados con un arma nuclear. El Estado Islámico, la organización terrorista desenfrenada que tomó el control de las principales áreas de Siria e Irak (incluso sobre el sitio real del reactor sirio en Deir ez-Zor) definitivamente podría haber tenido acceso a material fisible y quizás incluso a un arma nuclear si el reactor no hubiese sido destruido por el ataque israelí en 2007, un desarrollo que habría expuesto al mundo entero a riesgos sin precedentes.

A pesar de las complejidades operativas, los ataques de Israel contra los reactores nucleares en construcción en Iraq y en Siria lograron la destrucción total de los reactores, y sin bajas. El ataque contra el reactor en Iraq fue una misión mucho más complicada que el ataque en Siria, porque se llevó a cabo en medio del avanzado sistema de defensa antiaérea iraquí en alerta máxima, y ​​fue conducida por la Fuerza Aérea de Israel sin reabastecimiento de combustible aire-aire, sin contar con municiones de precisión. Por el contrario, el principal desafío en Siria en 2007 no se debió a aspectos operativos, sino más bien al deseo de evitar una guerra posterior al ataque. En 1981, Iraq era incapaz de emprender una guerra contra Israel, ya que no había una frontera común entre los dos países. Irak en ese momento no tenía misiles de largo alcance capaces de llegar a Israel, y ese país estaba involucrado en una guerra total contra Irán. Sin embargo, en 2007, Siria estaba preparada para la guerra contra Israel desde la frontera común, y tenía misiles y arsenales químicos. Además, Damasco obtuvo la confianza de lo que se percibió como la victoria de Hezbollah contra Israel durante la Segunda Guerra del Líbano en julio-agosto de 2006.

En última instancia, las respuestas iraquíes y sirias fueron mínimas y no condujeron a la guerra. Los misiles Scud iraquíes disparados contra Israel en 1991, una década después del ataque, fueron percibidos como la represalia de Irak por el ataque, pero en el contexto de la Guerra del Golfo, los misiles probablemente habrían sido lanzados en cualquier caso, en un intento de socavar la coalición estadounidense-árabe contra Iraq. En el caso sirio, donde el estallido de la guerra después de un ataque era una posibilidad más realista, ese escenario se evitó gracias a la sabia estrategia israelí de no reclamar responsabilidad alguna. Este silencio le concedió a Bashar al-Assad “espacio para la negación” y le salvó la necesidad de responder militarmente al ataque, o incluso denunciarlo. Curiosamente, en 1981, aunque hubo una decisión similar de no asumir la responsabilidad, el Primer Ministro Beguin optó, aparentemente debido a las elecciones inminentes, asumir la responsabilidad del ataque israelí.

En general, la respuesta internacional al ataque israelí contra el reactor iraquí fue bastante moderada: si bien incluyó condenas y sanciones, fueron de corta duración. En 2007, después del ataque en Siria, la respuesta fue de apoyo, porque un país desafiante y recalcitrante como Corea del Norte suministró el reactor porque el proyecto estaba oculto a la Agencia Internacional de Energía Atómica porque Israel había informado previamente a sus aliados clave y países importante después de la operación, y porque Israel no se responsabilizó por el ataque.

Lo más importante: la historia ha demostrado que a la luz de los acontecimientos que siguieron a los ataques respectivos, los programas nucleares de Iraq y Siria se pospusieron durante períodos significativamente más largos de lo que podría haberse pronosticado con parámetros teóricos o científicos. A pesar de las motivaciones de Iraq y Siria para reconstruir sus programas nucleares, la reconstrucción se pospuso, entre otras cosas, porque las circunstancias desviaron la atención y los recursos de los programas nucleares cambiaron por completo el equilibrio de consideraciones de los regímenes. La guerra de 2003 en Iraq y la guerra civil en Siria garantizan que los programas nucleares de estos dos estados no se reanuden, al menos durante décadas.

Sin embargo, estos dos casos no necesariamente apuntan a una doctrina que será eternamente viable. Los enemigos de Israel han aprendido las lecciones de los ataques contra los reactores en Iraq y en Siria, y han desarrollado desafíos más difíciles ante posibles ataques. En términos operativos y políticos, el programa nuclear iraní (como el difunto programa libio) se basa en el enriquecimiento centrífugo de uranio, que puede dispersarse, ocultarse y protegerse con mayor eficacia que los reactores nucleares más vulnerables. La defensa de los programas nucleares, particularmente la defensa aérea, continuará mejorando y, en consecuencia, cobrará un alto precio en caso de ataque. Por lo tanto, los líderes actuales y futuros del Estado de Israel no escaparán a la necesidad de analizar a fondo los objetivos estratégicos, las opciones y los riesgos en el contexto futuro de los planes del enemigo para desarrollar y armarse con armas nucleares.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.