La disuasión nuclear y convencional de Israel – Por Prof. Louis René Beres

RESUMEN EJECUTIVO: En los próximos años, Israel podría enfrentar la creciente perspectiva de un terrorismo que utilizará armas de destrucción masiva, es decir, ataques con armas químicas, biológicas o incluso nucleares. A este respecto, es vital que las autoridades israelíes hagan todo lo posible para evitar las pérfidas manipulaciones enemigas del derecho internacional humanitario. Esto es especialmente urgente en relación al uso que haría (y hace) el enemigo de “escudos humanos”, una forma ilegal de engaño militar que podría usarse para impedir una represalia israelí. La perfidia puede originarse tanto entre enemigos estatales como subestatales, y podría involucrar dispositivos nucleares primitivos como “bombas sucias” (armas que no implican reacciones en cadena genuinas, sino que adjuntan explosivos convencionales a materiales fisionables).

Bajo el derecho internacional autoritario, la práctica de trasladar civiles a áreas militares designadas, o viceversa, de mover activos militares a ciudades o pueblos civiles, viola la ley de guerra (también conocida como ley de conflicto armado o derecho internacional humanitario). Esta violación de la ley generalmente se la considera como una especie de “perfidia”, pero informalmente, se la conoce más a menudo como el problema de los “escudos humanos”. Cualquiera que sea el nombre con el que se prefiera llamar a tal comportamiento bárbaro, los planificadores militares de mayor antigüedad de Israel deben partir desde el punto de partida que si se la utilizará y que por lo tanto tal uso no se interponga nunca en el camino para combatir al terrorismo.

Esta misión sería especialmente crítica en circunstancias relacionadas con ataques terroristas con armas de destrucción masiva (ADM). La fuente de preocupación actual más obvia sería que una fuerza terrorista como Hezbollah planee un ataque con armas de destrucción en masa contra Israel desde algún lugar en Líbano o Siria o incluso desde los Altos del Golán. Hezbollah intentaría proteger sus preparativos agresivos ante una posibilidad de un ataque israelí (1) mediante la secreción de sus activos militares pertinentes entre las poblaciones civiles vulnerables, y/o (2) colocando porciones de poblaciones civiles vulnerables en áreas militares designadas.

Desde el punto de vista de Israel, las medidas preventivas se justificarían, entre otras cosas, por la historia de violaciones anteriores del derecho internacional humanitario por parte de Hezbollah y sus patrocinadores estatales. También tendría sentido y sería parte de una expresión permisible de “autodefensa anticipada”. Esto se derivaría inequívocamente de la comisión previa de perfidia de Hezbollah. Además, las responsabilidades legales por las bajas civiles causadas por la acción de Israel no caerían sobre Jerusalén sino sobre Hezbollah.

En general, la jurisprudencia pertinente es clara y no disimulada. La perfidia y el comportamiento similar a la perfidia siempre representan una violación “atroz” de la ley de la guerra. Durante las varias guerras de Gaza en Israel, la perfidia fue utilizada con cierto éxito táctico por Hamás, pero – quizás más importante – con un beneficio propagandístico aún mayor.

Cuando se expresa como la ley del conflicto armado, el derecho internacional exige que todo uso de la fuerza satisfaga la prueba de la “proporcionalidad”. Se basa en el precepto legal central que “los medios que se pueden usar para dañar a un enemigo no son ilimitados”. La proporcionalidad estipula (entre otras cosas) que todo recurso de fuerza armada se limite a lo absolutamente necesario para alcanzar los objetivos militares apropiados. Este principio perentorio o jus-cogens de la jurisprudencia codificada y consuetudinaria se aplica a todos los juicios de ventaja militar, y a todas las represalias o represalias planificadas. No significa que cada lado de un conflicto debe aceptar sufrir un daño simétrico o equivalente.

A menos que haya una mayor comprensión que el comportamiento pérfido de los terroristas impone la responsabilidad legal del daño resultante directamente sobre esa insurgencia y no sobre el estado victimizado, los enemigos del sub-estado podrían decidir aumentar sus niveles de violencia. Para Israel, tales escaladas podrían eventualmente incluir asaltos de mega terror, hasta e incluyendo el uso de armas nucleares.

La perfidia no se trata de engaño como tal. En virtud del derecho internacional humanitario, el engaño no es prima facie inadmisible. Por el contrario, ciertas formas de engaño están permitidas a los estados y posiblemente también a los insurgentes legítimos. La práctica de usar escudos humanos, sin embargo, siempre es ilegal.

En los próximos años, las pérfidas violaciones de las leyes de guerra por parte de los grupos terroristas de Medio Oriente podrían incluir la colocación calculada de armas nucleares químicas, biológicas o (en última instancia) crudas en ciudades y pueblos árabes/islámicos poblados. Esta práctica podría disuadir los “necesarios” actos israelíes de autodefensa anticipada. La perfidia del grupo terrorista también podría exponer a Israel a niveles cada vez mayores de destrucción en sus propios territorios.

Tarde o temprano, algunos de los enemigos árabes/islámicos de Israel, bajo la cobertura de la perfidia, probablemente comenzarán a magnificar sus objetivos y operaciones terroristas. Se puede esperar que estos enemigos se esfuercen por explotar las formas particulares de daño que ofrece la violencia de armas de destrucción masiva. Una amenaza nuclear terrorista casi seguramente se limitaría a un ataque de “bomba sucia”, pero ya puede extenderse (al menos en principio) a los ataques convencionales contra el reactor nuclear de Israel en Dimona.

También es posible que la selección del terror de armas de destrucción masiva se separe de cualquier cálculo racionalmente considerado de supuesta ventaja geopolítica.

Israel debe comunicar a sus enemigos insurgentes más dedicados que Jerusalén siempre estará preparada para dominar la escalada, y ninguna excursión terrorista contemplada en la destructividad de orden superior jamás provocará la capitulación israelí. Es vital que los enemigos terroristas de Israel no vean ventajas previsibles en el lanzamiento de ataques “pérfidos” contra el Estado judío.

“Las guerras justas”, como podemos aprender de Hugo Grocio en La ley de la guerra y la paz (1625), “surgen de nuestro amor a los inocentes”. El derecho internacional está orientado inmutablemente hacia la protección de todos los estados y pueblos contra daños extraordinarios.

Sobre todo, nunca se trata de un pacto suicida entre los firmantes.

 

Louis René Beres es Profesor Emérito de Derecho Internacional en Purdue y autor de doce libros y varios cientos de artículos sobre estrategia nuclear y guerra nuclear. Su último libro es Sobreviviendo en medio del caos: Estrategia nuclear de Israel (Rowman & Littlefield, 2016).

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.