La desquiciada reacción ante el nuevo gobierno israelí – Por Melanie Phillips

La reacción desquiciada al nuevo gobierno del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu representa una crisis para el pueblo judío tanto en Israel como en la diáspora.

La superficialidad de los judíos progresistas está creando una crisis para el mundo judío.

Esta crisis no se debe principalmente a las divisiones que obviamente se han abierto dentro del mundo judío. Se trata del hecho de que tantos israelíes y judíos de la diáspora ahora han demostrado que tienen una comprensión muy superficial de lo que realmente significa ser el pueblo judío.

El histrionismo de esta reacción desafía la creencia. Se están usando palabras y frases como “criminal”, “autoritario”, “moralmente corrupto” y “fascista” para describir al nuevo gobierno, a pesar de que no ha hecho nada criminal, autoritario, corrupto o fascista. De hecho, apenas ha hecho nada todavía, ya que solo nació hace tres semanas.

Una de las posturas más absurdas adoptadas por nada menos que el ex primer ministro Yair Lapid, entre otros, es decirle al público que derroque al gobierno para salvar la democracia israelí. Pero los únicos que amenazan la democracia son los que incitan a la guerra civil para derrocar un gobierno que ha sido elegido democráticamente por el pueblo.

La afirmación de que las propuestas de reforma judicial del gobierno destruirán la democracia es ridícula. Uno podría pensar que Netanyahu estaba proponiendo abolir el poder judicial. Todo lo que está haciendo en realidad es abordar una situación identificada por personas de todo el espectro político como que necesita una reforma.

Este es el problema de la extralimitación judicial, debido a la arrogación de poderes opresores por parte de la Corte Suprema. Estos poderes le permiten derogar leyes e incluso colocarse por encima de las Leyes Fundamentales de la nación.

Los tribunales controlan la designación no solo de sus magistrados sino también de los abogados que deben comparecer ante ellos -quienes, por tanto, carecen de la independencia indispensable en un sistema democrático- e incluso colocan un asesor legal en cada oficina ministerial, con facultad de veto sobre cualquier política gubernamental a la que se opone el asesor.

Estos poderes, que no tienen precedentes en ninguna otra democracia moderna, son antidemocráticos porque otorgan a jueces no electos el poder de derogar leyes y políticas promulgadas por los elegidos por el público para gobernarlos. Los jueces pueden entonces imponer sus políticas preferidas.

El mejor ejemplo del sistema que propone el nuevo gobierno no es una distopía autoritaria sino el Reino Unido, la madre de la democracia occidental, donde el parlamento es soberano y los tribunales no pueden revocar las leyes que aprueba. En cambio, se aseguran de que los ministros del gobierno se comporten de acuerdo con las leyes que el Parlamento ha aprobado o ha desarrollado a través del derecho consuetudinario.

Por supuesto, debe haber discusión y tal vez compromiso sobre los detalles de la reforma israelí. Pero para los objetores, los detalles son demasiado irrelevantes como para mencionarlos. Están jugando con los hombres, no con la pelota.

Ciertamente, algunos de estos hombres tienen historias preocupantes de extremismo o puntos de vista nocivos. El gobierno, sin embargo, debe ser juzgado por sus acciones.

Sin embargo, al igual que con el expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, los miembros del gobierno han sido descartados como irremediablemente inaceptables. Y, sorprendentemente, eso se debe a que tienen la intención de promover los intereses particulares del pueblo judío en lugar de la agenda del universalismo liberal.

Dado que los objetores son universalistas liberales que creen que solo ellos pueden salvar el mundo, asumen que todo lo que hacen es moral. Cualquiera que disienta no solo está equivocado sino que es malvado.

Pero estos objetores no solo pretenden ser los guardianes morales del progreso y el mejoramiento de la humanidad. También están reclamando lo que significa ser judío. Están afirmando que la agenda del nuevo gobierno es nada menos que una traición al judaísmo.

En Estados Unidos, más de 300 rabinos firmaron una carta diciendo que las reformas propuestas “causarán un daño irreparable a la relación entre Israel y la diáspora judía, ya que son una afrenta a la gran mayoría de los judíos estadounidenses y a nuestros valores”.

En The Atlantic, Yossi Klein Halevi escribió que el nuevo gobierno puede hablar en nombre de la Torá, pero de hecho “profana el nombre del judaísmo”.

En The Jewish Review of Books, Hillel Halkin escribió que la razón por la que el nuevo gobierno está arrastrando a Israel “hacia el abismo” es el mismo judaísmo, “de cuyas fantasías y delirios el sionismo trató de curarnos, solo para infectarse con ellos. El sionismo quería hacernos un pueblo normal. Falló y se deformó en el proceso”.

Pero estos objetores están identificando el judaísmo y la democracia con los valores universalistas liberales actuales, que de hecho socavan tanto el judaísmo como la democracia al atacar el estado-nación y los fundamentos morales de Occidente, que tienen sus raíces en la Biblia hebrea.

En Tablet, Yoav Fromer, quien enseña política e historia en la Universidad de Tel Aviv, escribió que el sionismo religioso promovido por miembros del nuevo gobierno ha transformado efectivamente el judaísmo en un proyecto geográfico que no puede separar la Torá del territorio y contempla la realización de la primera a través de la conquista y el asentamiento del apego físico a este último.

Pero el judaísmo es de hecho una fusión inseparable del pueblo, la religión y la tierra.

En una línea similar, Fromer afirmó que los haredim están “a sabiendas también tratando de redefinir lo que significa ser judío” al descartar “tikkun olam”, el antiguo dicho judío que promueve la redención universal (que a menudo se asocia en los EE. UU. con la defensa izquierdista de causas progresistas)”.

Pero esta interpretación liberal de tikkun olam, que en el pensamiento religioso judío está reservada para que el Todopoderoso la entregue, es profundamente antijudía. De hecho, es el impresionante ejemplo de apropiación cultural de los propios liberales.

En una respuesta chispeante, Ze’ev Maghen, profesor de historia árabe e islámica en la Universidad de Bar-Ilan, señaló que Halkin había atacado a los sionistas religiosos en el nuevo gobierno como “hipernacionalistas y supremacistas judíos”.

“Si con estos epítetos Halkin quiere decir que sus miembros y simpatizantes se preocupan más por los judíos, su familia nacional, que por los enemigos de los judíos; que están empeñados en poner fin a la masacre semanal de civiles judíos inocentes por parte de terroristas árabes; y que creen que la Tierra de Israel pertenece al pueblo judío, y se oponen a la erección de una política palestina yihadista controlada por Hamas, entonces esto es simplemente sionismo clásico”, afirmó.

Los rabinos estadounidenses progresistas y una serie de organizaciones y filántropos judíos amenazan ahora con retirar la financiación y el apoyo de Israel.

Su arrogancia es asombrosa. Desde su distancia segura a miles de kilómetros de distancia, no comprenden las realidades de la vida en Israel. Lo que ha llevado a este gobierno al poder es el profundo deseo de los israelíes de una defensa más sólida de la identidad y la seguridad judías.

Además, dada la rápida desaparición de las comunidades judías progresistas de la diáspora a través de los matrimonios mixtos masivos y la asimilación, no corresponde a los judíos liberales culpar al gobierno de Netanyahu por romper el vínculo entre Israel y la diáspora. Son estos judíos liberales los que están rompiendo el vínculo con el judaísmo.

Tanto en Israel como en la Diáspora, los judíos liberales quieren que Israel sea como cualquier otro país. Les horrorizan los principios básicos del judaísmo porque les horroriza ser diferentes.

Pero la diferencia define al judaísmo. Y los valores occidentales por los que gritan actualmente están destruyendo Occidente a través de la agenda intolerante, antiliberal y nihilista de la política de identidad.

Como escribió Maghen: “Sabemos que a menos que mantengamos presente en nuestras mentes la razón de ser nacionalista judía de nuestra organización política, y mantengamos a raya esas nociones universalistas basadas en Occidente orientadas por definición a socavar el nacionalismo en todas sus formas, este país está acabado”.

No es el gobierno de Netanyahu el que está provocando una crisis para el mundo judío, sino esos judíos que están socavando tanto a Israel como al judaísmo mismo.

Melanie Phillips, periodista, locutora y escritora británica, escribe una columna semanal para JNS. Actualmente columnista de The Times of London. Texto traducido por Enlace Judio de México.

Comentarios

Recientes

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.