La desconocida crisis de los refugiados turcos – Por Nikolaos Lampas (BESA)

RESUMEN EJECUTIVO: Turquía, que alberga a unos 3,5 millones de refugiados, generalmente se considera un país de tránsito o un baluarte en la actual crisis de refugiados. Lo que se sabe menos es que Turquía también está generando refugiados propios.

Según los datos del Servicio de Asilo de Grecia, en los últimos dos años, el número de solicitantes de asilo de Turquía aumentó de 189 en 2016 a 2.463 en agosto de 2018. Esto representa un aumento de aproximadamente 1,300%. Además, según Eurostat, aproximadamente 25.000 ciudadanos turcos solicitaron asilo en países europeos entre 2016 y 2017.

El destino más popular es Alemania porque ya hay una importante minoría turca allí. Entre 2016 y 2017, más de 14.000 ciudadanos turcos solicitaron asilo solo en Alemania. En comparación con la cantidad de solicitantes de países como Siria, Irak y Afganistán, estas cifras no parecen impresionantes. Sin embargo, si consideramos la velocidad alarmante en la que aumenta el número, y que Turquía es un país relativamente estable y algo democrático, los flujos de refugiados del país son motivo de preocupación. Sus causas y su posible impacto es un tema a tener en cuenta en la agenda de la UE.

Los flujos de refugiados turcos fueron causados, en su mayor parte, por una combinación del intento fallido de golpe de estado en 2016 y la actual crisis económica. Después del fallido golpe de estado, el presidente Recep Tayyip Erdoğan se embarcó en una “cruzada” para eliminar a todos los sospechosos de estar afiliados de alguna manera con el líder religioso exiliado Fethullah Gülen, a quien Erdoğan considera fue el cerebro del golpe. Durante los últimos dos años, Erdoğan ha perseguido a soldados, académicos, maestros, periodistas y otros ciudadanos bajo la sospecha de que son parte de la red Gülen. Aproximadamente 150.000 funcionarios públicos han perdido sus empleos y la policía turca ha realizado más de 50.000 arrestos.

El segundo gran estimulante de los flujos de refugiados turcos es la actual crisis económica. La economía del país está en ruinas. Después de años de crecimiento, bajas tasas de interés y proyectos de construcción masivos respaldados por el gobierno, la economía está ahora en caída libre y aún no se conocen las consecuencias para la estabilidad de Turquía.

Desde principios de 2018, la lira turca ha perdido el 42% de su valor frente al dólar. La inflación aumentó de 7.2% en enero de 2015 a 15.9% en julio de 2018. Ankara también tiene un alto nivel de deuda pendiente de reembolso. Según las estimaciones de la agencia de calificación crediticia Fitch para 2018, las necesidades financieras totales de Turquía serán de casi $ 230 mil millones.

A pesar de la sombría situación económica, Erdoğan parece reacio a implementar políticas monetarias y fiscales más estrictas por temor a perder el apoyo de su base política. En cambio, ha adoptado una retórica inflamatoria y conspirativa contra los mercados financieros mundiales, a la que acusa de “librar una guerra secreta contra Turquía”. La precaria situación económica del país se ve agravada por su tensa relación con los Estados Unidos.

Estos factores han provocado temores entre la población turca de persecución, desempleo y restricciones a los viajes debido a la revocación de los pasaportes. En respuesta a estos temores, algunos ciudadanos turcos están intentando emigrar a la UE. y la ruta más común es cruzar la frontera griega a través del río Evros y luego, con la ayuda de contrabandistas, para luego continuar hacia Europa.

Según los datos del Instituto de Política de Migración, en 2016, el número de ciudadanos turcos a los que se concedió el estado de protección era de 900. En 2017, esa cifra alcanzó los 5.555. Esto representa un incremento de más del 300%. Estos datos representan la proporción de las decisiones de asilo positivas de primera instancia en relación con todas las decisiones tomadas en cada país. Las decisiones positivas incluyen la protección de los refugiados, la protección subsidiaria y la protección humanitaria. En 2017, la tasa promedio de reconocimiento de solicitudes de asilo de ciudadanos turcos en Europa fue de 36.0%. Esto significa que en uno de cada tres casos, los solicitantes de asilo turcos obtuvieron la condición de refugiado. Por supuesto, las tasas de reconocimiento varían significativamente entre los países europeos. Noruega tiene la tasa de reconocimiento más alta con un 89,7%. Por el contrario, Polonia, Hungría y Bulgaria aún tienen que llegar a una decisión positiva. Grecia tiene una tasa de reconocimiento del 54,5%.

Este aumento sustancial es sorprendente por dos razones. Primero, refleja la velocidad a la que ha aumentado el número total de solicitudes de asilo de ciudadanos turcos. En segundo lugar, muestra que los servicios de asilo europeos reconocen que los ciudadanos turcos están siendo perseguidos.

La primera complicación importante cuando se trata de refugiados turcos se deriva del hecho que la UE firmó un acuerdo con Ankara en un esfuerzo por frenar los flujos de refugiados sirios. Según el acuerdo, todos los sirios que llegaron a las islas griegas después del 20 de marzo de 2016 serían devueltos a Turquía. Por cada refugiado devuelto a Turquía, un refugiado de Grecia sería aceptado en la UE. Por lo tanto, según el acuerdo, Turquía se considera un “tercer país seguro” que puede aceptar los flujos entrantes de refugiados.

Pero esto ya no tiene sentido. Los países europeos ahora otorgan el estatus de protección de refugiado a los ciudadanos turcos, lo que significa que reconocen que están sufriendo persecución en su país de origen. Entonces, ¿cómo puede la UE seguir justificando la caracterización de Turquía como un “tercer país seguro”?

El tema de los flujos de refugiados turcos podría ser el último clavo en el ataúd del acuerdo, que ha sido ampliamente criticado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), así como por organizaciones no gubernamentales como Amnistía Internacional y Médicos sin Fronteras. . Las críticas giran en torno al hecho que Turquía no puede considerarse segura, ya que niega el estatus de refugiado a los no europeos y no puede proporcionar una protección efectiva en virtud del derecho internacional. Si bien algunos analistas consideran que el acuerdo es “demasiado grande para fracasar”, no se sabe si los flujos de refugiados turcos permitirán que el acuerdo se mantenga así tal como está. Incluso si la UE decide defender el acuerdo, no puede negarse que Turquía es ahora un generador de refugiados.

 

 

Nikolaos Lampas es profesor adjunto en el Departamento de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad de El Pireo, Grecia. También es investigador visitante en el Departamento de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad de Peloponnisos, Grecia.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.