La decisión de los Estados Unidos de designar a la Guardia Revolucionaria como una organización terrorista – Por Eldad Shavit & Sima Shine (INSS)

El 8 de abril de 2019, Estados Unidos anunció su decisión de agregar a la Guardia Revolucionaria Iraní a la lista de organizaciones terroristas. Esta decisión siguió a otras decisiones de la administración Trump sobre el tema iraní, en el espíritu de su promesa de intensificar la política de “máxima presión” sobre el liderazgo iraní. Si bien la decisión no tiene muchas ramificaciones económicas, ni se suma a la presión económica ya impuesta a Irán, representa medidas más estrictas entre las que la administración está preparada para tomar contra Irán. Por lo tanto, presumiblemente aumentará la tensión entre los otros países y esto puede ocurrir significativamente. En respuesta a la decisión, el Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán declaró al Comando Central de los Estados Unidos (CENTCOM, por sus siglas en inglés), responsable de la actividad militar estadounidense en el Medio Oriente, una organización terrorista, e Irán es probable que busque otras formas de exigir un precio a los Estados Unidos. En cualquier caso, no parece que la política del gobierno obligue a Irán a aceptar concesiones específicas, a pesar que obliga a sus líderes a enfrentar una serie de desafíos.

El 8 de abril de 2019, Estados Unidos anunció que a partir de la semana siguiente, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC) se agregaría a la lista de organizaciones terroristas del Departamento de Estado (que hasta la fecha incluye 67 grupos de Medio Oriente). Una declaración emitida por el presidente Donald Trump describió esto como un “paso sin precedentes [que] reconoce la realidad que Irán no solo es un patrocinador estatal del terrorismo, sino que el IRGC participa activamente, financia y promueve el terrorismo como una herramienta del gobierno estatal”. Un anuncio de la Casa Blanca dijo que el Departamento de Estado considera a la Guardia Revolucionaria como” el principal medio del gobierno iraní para dirigir e implementar su campaña terrorista global”. Esta es la primera vez que una administración estadounidense impone sanciones a un brazo gubernamental de otro país. El secretario de Estado Mike Pompeo dijo que Estados Unidos continuaría imponiendo sanciones a Irán y presionándolo para que “se comporte como una nación normal”, y pidió a los aliados de Estados Unidos que hagan lo mismo.

Como lo había advertido de antemano, en respuesta, el Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán declaró al Comando Central de los Estados Unidos (CENTCOM), responsable de las actividades militares estadounidenses en el Medio Oriente, una organización terrorista. Paralelamente, la mayoría de los miembros del parlamento (Majlis) publicaron cartas en apoyo de esta designación de CENTCOM, algunos llevaban uniformes de Guardias Revolucionarios como signo de solidaridad y la decisión anunciada se ratificó como ley. El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Zarif, culpó al primer ministro israelí, Binyamín Netanyahu, a quien acusó de aumentar las tensiones. Además, para celebrar el Día Nacional de la Energía Nuclear el 10 de abril, el presidente Hassan Rouhani ordenó la instalación de una cascada de 20 centrifugadoras IR-6 avanzadas en Natanz. Ese paso está en conformidad con el acuerdo nuclear y no constituye una violación. Como en el pasado, también esta vez, un golpe de Occidente al régimen, y especialmente en un componente tan central, ha unido a los moderados políticos iraníes con los extremistas, cerrando sus filas en torno a la posición anti-estadounidense y anti-israelí.

La decisión del gobierno sigue otras decisiones sobre el problema iraní en los últimos dos años y respalda su promesa de intensificar la política de “máxima presión” sobre el liderazgo iraní. La decisión actual no conlleva consecuencias económicas significativas más allá de las presiones económicas ya impuestas a Irán. Individuos y entidades con vínculos con la Guardia Revolucionaria fueron previamente incluidos en amplias sanciones contra Irán. Sin embargo, esta decisión refleja las medidas intensas que la administración está dispuesta a tomar contra Irán. Sigue a un debate dentro de la administración que aparentemente se enfocó en las posibles consecuencias para la seguridad de las fuerzas estadounidenses, específicamente aquellas desplegadas en el Medio Oriente, ante la preocupación que Irán podría tomar medidas contra ellas, ya sea directamente o por medio de grupos proxy. También se discutieron las limitaciones que la decisión podría imponer sobre la capacidad de los funcionarios estadounidenses (militares y diplomáticos) para mantener contactos con contrapartes en países como Irak y el Líbano con vínculos con elementos de la Guardia Revolucionaria.

Las declaraciones de la administración enfatizan que la decisión está destinada a incidir en Irán los costos de su apoyo y participación en el terrorismo. Es un componente de una serie de acciones que la administración espera que logre sus objetivos de Irán e impedirá cualquier esfuerzo futuro para restaurar a Irán a la comunidad internacional y al sistema financiero global. Además, el gobierno ya ha anunciado su intención de imponer sanciones económicas adicionales, y el próximo mes decidirá si continuará otorgando exenciones a los países cuyo principal suministro de petróleo proviene de Irán. El gobierno anunció recientemente que de los ocho países que recibieron exenciones hace seis meses, tres ahora han reducido sus compras de petróleo iraní a cero. Según la administración, 23 países que anteriormente importaban petróleo de Irán han dejado de hacerlo.

Al menos a nivel declarativo, la administración continúa con sus demandas, según lo estipulado en los 12 puntos publicados por el Secretario de Estado Pompeo, que Irán cambie de manera integral su conducta en una variedad de áreas: tecnología nuclear, desarrollo de misiles tierra-tierra, y actividad regional. El presidente Trump ha expresado repetidamente su interés en abrir un diálogo sobre estos temas con el liderazgo iraní, siempre y cuando decidan que están dispuestos a hacer concesiones. Dicho esto, la determinación del gobierno de intensificar las medidas contra Irán, incluso si declara que están destinadas a presionar a los líderes y no a la población civil, podría dar fe de intenciones adicionales, no reconocidas públicamente, sobre todo, de ver que la presión genere protestas generalizadas. Eso desestabilizaría y posiblemente derrocaría al régimen (aunque la administración parece carecer de los conocimientos y herramientas necesarios para llevar a cabo una nueva realidad en Irán). Alternativamente, puede haber una creencia/esperanza que acorralar el liderazgo iraní lo impulsaría a revertir su política consistente y dejar el acuerdo nuclear de una manera que obligaría a las otras partes al acuerdo, principalmente a los europeos, a admitir el fracaso del acuerdo y, por lo tanto, a Intensificar el aislamiento de Irán y las presiones sobre él.

Hasta ahora, el escalón más alto de Irán, con la aprobación del Líder Supremo Ali Khamenei, ha apoyado la decisión de permanecer dentro del acuerdo nuclear, a pesar de la retirada de los Estados Unidos y las medidas adicionales tomadas por la administración, en el entendimiento de que el acuerdo sirve a los intereses de Irán. Sin embargo, la intensificación de las medidas estadounidenses puede que provocará una presión interna de los conservadores para cambiar la política y volver para avanzar el programa nuclear.

Irán presume que las medidas de Trump son parte de los preparativos para su campaña de reelección, y esperan que la administración reconozca que las tácticas de presión son inútiles, especialmente si no logran que Teherán ceda ante las demandas de la administración. En cualquier caso, parece que la decisión de agregar a la Guardia Revolucionaria a la lista del terrorismo, lo que complica la intensificación de las sanciones y los golpes anteriores a la economía iraní, no llevará a Irán a ceder a las demandas de los Estados Unidos. Sin embargo, incluso si la última medida no incita a Irán a violar el acuerdo nuclear, aumentará significativamente la tensión con los Estados Unidos y podría alentar a los líderes a buscar otras formas de obtener un precio (cobrar un costo) de los Estados Unidos. Es dudoso que los iraníes estén interesados ​​en participar directamente en ataques terroristas contra las fuerzas estadounidenses, pero es posible que den luz verde a las fuerzas de poder (específicamente en Irak, donde lo han hecho en el pasado) para demostrar la seriedad de sus intenciones.

La conclusión es que la política de la administración de máxima presión sobre Irán efectivamente ha planteado una serie de desafíos para el régimen iraní, principalmente, la necesidad de lidiar con las restricciones económicas intensificadas. Sin embargo, la política estadounidense aún está lejos de alcanzar los objetivos, ya sean declarados o tácitos, definidos por la administración. Además, a pesar de todo el enfoque del gobierno en la presión, es dudoso que tenga un Plan B en caso de que Irán no ceda a sus demandas. Esto, y la ausencia de un deseo por parte de la administración en general y del presidente Trump en particular para considerar las acciones militares, plantea un interrogante sobre si hay opciones disponibles si Irán aumenta sus propias respuestas, entre otras cosas al violar el acuerdo nuclear.

Es poco probable que la designación de la Guardia Revolucionaria como una organización terrorista lleve a los Estados Unidos a atacar directamente al cuerpo, como lo ha hecho con otras organizaciones terroristas, por ejemplo, Al Qaeda, el Estado Islámico, que considera como una amenaza directa para los Estados Unidos. También está claro que esta decisión no reducirá la amenaza que el IRGC representa para Israel a través de la actividad con Hezbollah en el Líbano, así como en Siria.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.