“La criminal Declaración Balfour” – Por Dr. Reuven Berko

La Declaración Balfour, publicada el 2 de noviembre 1917, a menudo se lo conoce (por los palestinos) como la “promesa criminal Balfour”. Este lenguaje considera a este documento histórico vía un prisma operacional, como si se tratase de una promesa que debía cumplirse y no solamente como una declaración.

Han pasado casi 100 años, pero los palestinos todavía están luchando para erradicar a los judíos de la tierra. Están preparando manifestaciones masivas, junto a árabes israelíes, exigiendo que el Reino Unido se disculpe y se retracte de la “promesa criminal” y compense a los palestinos “al igual que Israel recibió las reparaciones por parte de Alemania”. Como diría todo historiador objetivo, la noción de que hubo una “Palestina histórica” no es más que un mito.

En esta tierra nunca hubo un gobierno palestino, un área palestina o un establecimiento palestino antes de la existencia de Israel. La tierra nunca ha tenido una historia nacional palestina con una bandera y un himno, fronteras, capital o antigüedades que pueden conectarlos al suelo.

Los árabes que habían estado viviendo aquí antes de la declaración eran trabajadores migrantes, habitantes urbanos, agricultores, miembros de tribus e invasores. Eran parte de la Siria otomana. Como sujetos del imperio, como todos los demás sujetos, no tenían una narrativa nacional ni ningún estado civil especial.

La declaración fue emitida en nombre de 1917 por el gobierno del primer ministro David Lloyd George y con el consentimiento de los aliados que luchaban junto con el Reino Unido. Se trataba de un documento contra los otomanos sin hacer mención a los palestinos porque en ese momento tampoco había palestinos.

La fundación de los nuevos estados árabes se basó, en cierta medida, en la declaración, lo que resultó en la separación de Transjordania del futuro hogar nacional de los judíos para formar lo que finalmente se convertiría en Jordania (año 1922).

Los palestinos, personas inventadas, no solo han intentado negar los derechos de los judíos a la tierra que les prometieron, sino que también han tratado de rastrear sus raíces a los cananeos; ellos dicen que Jesús era palestino; afirman que el templo judío fue construido en el Sinaí, no en Jerusalén; que los antiguos reyes de Israel eran en realidad musulmanes, y los judíos son solo un dios de personas que soportarán la ira de Dios; en realidad son de origen de Jazaros, no tienen derecho a una patria y tal vez puedan vivir como ciudadanos de segunda clase bajo el Islam.

La primera ministra británica, Theresa May, se ha mantenido firme frente a los molestos esfuerzos palestinos por obtener dicha disculpa. Más aun, ella se ha sentido orgullosa de la declaración y dijo que no había motivos para retractarse.

La Declaración de Balfour no es la base para la existencia de Israel. El estado fue fundado en base a los derechos históricos y religiosos del pueblo de Israel en este terreno sagrado.

 

Publicado en http://www.israelhayom.com/opinions/the-criminal-balfour-declaration/ y traducido por Hatzad Hasheni

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.