La Autoridad Palestina se prepara para perder la oportunidad de desperdiciar el Plan de Paz de Trump – Por Jacky Hugi (Maariv)

“Nos ofrecen menos que un estado, un crecimiento económico menor y menos crecimiento pero para Israel: Ellos reciben “Más seguridad y más ocupación”. Así habla Saeb Arekat. Si se presenta el “acuerdo del siglo”, los palestinos saben por qué lo rechazarán…

El ministro de Relaciones Exteriores, Abba Eban, acusó a los palestinos que nunca habían perdido una oportunidad de perder oportunidades. Eban se desempeñó como ministro de Relaciones Exteriores entre 1966 y 1974. Con los años, otras dos declaraciones que no entraron en el discurso político salieron de su boca. En 1975, después de retirarse de la posición de ministro, dijo en una reunión con estudiantes en Beit Berl que se podría establecer un estado (judío) dentro de las fronteras de 1967, con ajustes estratégicos en sus fronteras. Agregó que en las discusiones internacionales sobre un acuerdo con los palestinos, las partes estaban hablando demasiado sobre el territorio y muy poco sobre la paz.

El investigador de medios de comunicación, el profesor Rafi Mann, encontró estas palabras de Eban y las publicó en su blog “Notas a la historia”. Sin él, es dudoso que alguien recuerde que Israel, a través de su ministro de relaciones exteriores, ya ha acordado actualmente lo que los palestinos demandan. Hoy, incluso antes que la Knesset se disperse, y que se haya alejado el “Acuerdo del siglo”, y tal vez incluso lo haya enterrado, los palestinos ya han anunciado que tienen la intención de desperdiciarlo. Se supone que esta propuesta es diferente de todas sus predecesoras siendo que las partes inmediatamente comenzaron a hablar sobre su implementación: Una solución al problema de Jerusalén, una respuesta al problema del derecho de retorno y las fronteras del estado palestino. El plan futuro busca resolver el conflicto de abajo hacia arriba, y el mediador propondrá iniciativas para rehabilitar la economía palestina y mejorar la calidad de vida del ciudadano, y dejar como está Jerusalén y a los asentamientos, dicen los estadounidenses a los palestinos, para mejorar la economía de los palestinos. Ellos prometen conseguir dinero de donantes, que les permitan comenzar a rodar (a los palestinos).

Esta es una propuesta interesante, que podría haber funcionado bien en un escenario en donde los dos campamentos no estuviesen divididos entre sí, si no estarían inmersos en una férrea fe religiosa y si no estuviesen sufriendo una gran pérdida de confianza entre los bandos. Pero los americanos insisten. Anunciaron una conferencia en Bahrein, donde se sentarían las bases económicas de su propuesta de paz, y comenzaron a reclutar participantes. Es posible que esta conferencia haya sido condenada a muerte incluso antes de que se estableciera, debido a las elecciones israelíes. Después de todo, ¿qué gobierno puede comenzar un proceso de paz antes de ser elegido? Incluso antes de la reelección de las elecciones, los estadounidenses escupieron sangre en su esfuerzo por reclutar participantes serios. Después de todo, no todos se muestran entusiastas. Las invitaciones más importantes son los países árabes, especialmente los Emiratos del Golfo. Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Egipto ya han anunciado que vendrán. No es de extrañar, estos son amigos de la Casa Blanca. Jared Kushner y Donald Trump. Incluso si vienen, vaya uno a saber si al final donan. Y si se comprometen, quién dice que realmente harán el traspaso del dinero. Ya sucedieron cosas parecidas. Desde que se anunció la conferencia hace dos semanas y media, los palestinos han lanzado una serie de esfuerzos vigorosos para secarla. Se invitó a 13 ricos palestinos a participar pero recibieron órdenes desde Ramallah para permanecer en sus casas. La AP presiona a los países (especialmente árabes) a que no vayan, y si lo hacen, entonces que lo hagan en un bajo nivel. Una de las preguntas se refiere a la posición de Jordania sobre el tema. El rey Abdullah teme que la propuesta estadounidense tenga elementos que promuevan la idea que cultivan desde la derecha en Israel, según el cual su reino es el estado palestino. El palacio real en Amman ya no es el hijo preferido de Washington en el mundo árabe como lo fue en el pasado, por lo que su compromiso con los estadounidenses ha disminuido un poco.

Saeb Erekat, jefe del comité ejecutivo de la OLP, explicó esta semana por qué la propuesta de paz estadounidense es inaceptable para él y para Abu Mazen: “Esta es la primera estación para reemplazar la idea de ‘tierra por paz’ ​​con ‘dinero por paz’ “El acuerdo de paz aún no se ha puesto sobre la mesa, así que no podemos decir sí o no”. Sin embargo, todos los elementos que debe incluir una solución permanente ya han sido dictados por la administración estadounidense: Jerusalén es la capital de Israel; Los asentamientos son legítimos; Y tienen un nuevo proyecto de ley para determinar quién es un refugiado”. Erekat dijo que los palestinos no participarán en la cumbre económica en Bahrein y no designarán a otros para que hablen en su nombre. En un mensaje de Twitter, declaró Arekat: “Le ofrecen a los palestinos menos autonomía, un menos auto gobierno, menos economía, menos crecimiento, un gobierno independiente menor y un estado menos. Pero quien recibe “más” es la seguridad de Israel y la ocupación.

Regresando a Abba Eban, Nadie ha comprobado a lo largo de los años si nosotros, los israelíes, no hemos perdido oportunidades de perder oportunidades, porque alguien ya ha dicho que los árabes solo entienden por la fuerza (no Abba Eban) mientras que los años han demostrado que los israelíes, entienden exactamente por la misma vía.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.