La amenaza iraní no se puede subestimar – Por Meir Ben-Shabbat (Israel Hayom)

Si bien la posición estratégica de Israel es sólida, también es frágil. Los desafíos internos, incluidos los conflictos internos, la disminución de la gobernabilidad y el aumento de las tasas de criminalidad, son señales de advertencia inquietantes y, sobre todo, amenazan el peligro del régimen de los ayatolás. Si sienten que el final está cerca, Irán podría estar a la vista de un ataque nuclear.

Al entrar en el nuevo año, la posición estratégica de Israel es sólida, pero frágil y enfrenta muchos desafíos. “Sólido” porque, a pesar de los eventos del año pasado, Israel termina 2021 con su posición diplomática fuerte, su economía robusta y su poder militar establecido más allá de toda duda. Israel sigue cosechando los frutos de sus logros diplomáticos, de la percepción de su destreza y de ser una nación de innovación y tecnología.

La situación se clasifica como “Frágil” en vista de la gran cantidad de temas volátiles que enfrenta, las conexiones entre ellos y las amplias implicaciones de cada uno de ellos. Y, por supuesto, sobre todo, la cuestión nuclear iraní en la que nos acercamos a un punto decisivo, y donde aumentan las tensiones en el ámbito diplomático y en el frente de seguridad.

El hecho de que Israel esté “enfrentando muchos desafíos” parece ser siempre relevante para la situación del estado, pero en este momento, esto también implica una dificultad para seguir los principios de priorización de actos anteriores, esto debido a la necesidad de pisar con ligereza en todos los niveles, desde del plano estratégico al plano operativo. Otro desafío es tomar decisiones sobre algunos de los temas dentro de la propia esfera israelí, especialmente dadas las diferencias de opinión alrededor de la mesa de negociaciones.

La unidad de la sociedad israelí es esencial para nuestra resiliencia nacional. Esto es así en todo momento y más por los desafíos que nos puede plantear la realidad política y de seguridad. Las tensiones entre judíos y árabes en ciudades mixtas desde la Operación Guardián de los Muros, el declive del sentido de seguridad personal, el aparente declive de la gobernabilidad y el aumento de la delincuencia grave en el sector árabe, han creado nuevas fisuras y profundizado las existentes, estos son los resultados de la polarización interna.

La evaluación de la situación sobre este tema requiere un cambio de enfoque y abordar estos problemas debe estar entre los principales objetivos del gobierno para el próximo año.

Una amenaza existencial para Israel

¿Cuál es el objetivo final? ¿Dónde deberíamos concentrar nuestros esfuerzos?

Primero: Reforzar a Israel como un estado judío, democrático, fuerte, seguro y próspero. Ese objetivo final debe dictar dónde el estado enfoca sus esfuerzos y debe servir como la brújula mediante la cual establezcamos metas concretas para los órganos de planificación y operaciones en todos los campos.

Esto debe reflejar el deseo de permanecer lo más cerca posible del plano práctico, pero no deja en ridículo el importante debate sobre las grandes cuestiones: identidad, destino y visión.

Segundo: evitar que Irán se convierta en un estado de umbral nuclear. En otras palabras, el principal desafío de Israel en 2022 es el esfuerzo por evitar que la república islámica se convierta en un estado nuclear o un estado umbral. En pocas palabras, un estado umbral es un estado que tiene la tecnología y la capacidad para armar un arma nuclear, pero que aún no lo ha hecho.

¿Por qué Irán considera su programa nuclear a tal punto que está dispuesto a correr el riesgo de pagar costos insoportables? Se puede resumir la respuesta en dos palabras: capacidad de supervivencia y visión.

Irán se esfuerza por conseguir armas nucleares para garantizar la supervivencia del régimen de los ayatolás en caso de una intervención militar externa para derrocarlo. La perseverancia del régimen es una garantía de que, desde una perspectiva histórica, la Revolución Islámica será más que un episodio pasajero. La supervivencia del régimen es también la principal herramienta para lograr su ambiciosa visión.

Las armas nucleares, o incluso el estado de un estado umbral, permitirán a Irán la libertad de operación en sus maniobras subversivas y sus planes para establecer la hegemonía iraní en la región. Podrá operar fuerzas de poder bajo la disuasión que este estatus agregará a su arsenal, y disfrutará de un estatus global mejorado y un mayor margen de negociación en varios temas.

Las armas nucleares en manos de Irán son una amenaza existencial para Israel. No se puede suponer que en un momento dado y en cualquier escenario, Irán actuará racionalmente, de acuerdo con mayores consideraciones de ganar/perder que lo disuadirían de atacar directamente a Israel.

La comparación repetida de Irán de Israel con un crecimiento canceroso y sus constantes amenazas de destruir el estado judío reflejan la profunda animosidad de Teherán hacia él.

No se necesita una imaginación ferviente para idear un escenario en el que la agitación interna en Irán lleve al régimen a concluir que se acerca a su fin, creando así la tentación, un momento antes de la caída, de usar las armas nucleares en sus manos; como si dijera: “Déjame morir con el Pequeño Satanás”.

Incluso sin el escenario apocalíptico de Irán arrojando la bomba, la amenaza que representa para Israel es intolerable. Alcanzar el estatus de estado nuclear permitirá a Irán enviar sus fuerzas para llevar a cabo ataques convencionales masivos contra sus enemigos sin temor a represalias militares. Irán podrá observar con seguridad desde el margen, mientras sus representantes golpean a sus enemigos con miles de misiles. Esto podría aplicarse a Hezbollah en el Líbano, los hutíes en Yemen y las otras milicias apoyadas por Irán.

Además, si Irán se convierte en un estado nuclear o en un estado umbral, esto conducirá a una carrera de armamentos nucleares en toda la región. Arabia Saudita, Turquía y otros países no se mantendrán al margen observando. La lista de ramificaciones regionales potenciales es demasiado larga para detallarla aquí, para describir completamente las implicaciones de tal proceso, pero es suficiente decir que la paz y la estabilidad no están en el menú.

Por lo tanto, no deberíamos aceptar ningún enfoque que esté dispuesto a tolerar un Irán nuclear. Israel debe mantenerse firme en sus demandas de medidas que eviten que Irán se convierta en un estado de umbral nuclear.

La presión sigue siendo efectiva

Un acuerdo es un medio, no un objetivo en sí mismo. Un acuerdo es relevante solo si incluye compromisos, medidas y mecanismos que aseguren que se logre la meta. De lo contrario, se puede decir que es como un medicamento que no es adecuado para la enfermedad que espera tratar: se paga un precio; planta una falsa semilla de esperanza de curación y da la ilusión de que los esfuerzos para encontrar una alternativa ya no son necesarios. Sin embargo, al final del día, el sufrimiento continúa, tanto por la enfermedad como por los efectos secundarios.

Irán no tiene ninguna razón para apresurarse a llegar a un acuerdo, y especialmente para no aceptar las importantes restricciones y medidas que se requieren. Por otro lado, una opción militar creíble y una fuerte presión económica pueden ser un argumento persuasivo. Es difícil encontrar un ejemplo de un programa nuclear estatal que fue desmantelado sin presión ni coerción.

Es cierto que, hasta el momento, la presión no ha llevado a Irán al punto de ruptura, pero eso no significa que no sea eficaz. Los medios empleados hasta ahora no se han agotado y el cambio de administración en Estados Unidos ha dado horizonte y esperanza a los iraníes. Es en este contexto que las sanciones quizás puedan proporcionar una influencia más fuerte para la administración Biden que para la administración anterior, ya que las nuevas sanciones encontrarían una economía iraní ya maltrecha y asestarían un golpe a la moral del régimen al cerrar sus esperanzas.

El diálogo entre Israel y Estados Unidos debe continuar por todos los canales con respecto a todos los temas y todos los escenarios a corto y largo plazo. Al mismo tiempo, Israel debe mantener su libertad de acción y la libertad de expresar su opinión. El debate sobre cuestiones operativas debe tener lugar en los foros internos pertinentes y no a través de los medios de comunicación. No es prudente ofrecer información voluntariamente a nuestros enemigos.

Eliminando el eje del mal – Otro desafío que le espera a Israel en 2022 es sacar a Irán de Siria

La campaña diplomática y militar para evitar que Irán se atrinchere en Siria ha generado resultados. Al mismo tiempo, y sin detener esa campaña, Israel debería evaluar las posibilidades de un arreglo diplomático que conduzca a la eliminación completa de las fuerzas del eje chiíta.

Tal arreglo requeriría un acuerdo entre los Estados Unidos y Rusia, y siguiendo el de los estados sunitas y Turquía. En vista de las tensiones actuales entre Estados Unidos y Rusia, parecería que Siria, de todos los lugares, puede brindarles a ambos la oportunidad de presentar un logro conjunto: una solución diplomática a un conflicto complejo y sangriento.

¿Qué debería incluir tal arreglo? Israel debe estar en el centro, debe haber un compromiso para la retirada de todas las fuerzas extranjeras que entraron en Siria después de 2011 (una definición que incluye a Irán y sus representantes), mecanismos de supervisión y monitoreo de las fronteras y puntos de cruce, prevención del atrincheramiento por parte de Facciones terroristas islamistas y mantenimiento del Acuerdo de Separación de Fuerzas de 1974.

Meir Ben-Shabbat, investigador principal visitante del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional, se desempeñó como asesor de seguridad nacional de Israel y jefe del Consejo de Seguridad Nacional entre 2017 y 2021.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.