La Alia (Inmigración a Israel) desde los países occidentales – Por Isi Leibler

Los fundadores del Israel moderno se gestaron a partir de movimientos ideológicos contrastantes. Desde su dispersión en el exilio, judíos que durante siglos soportaron la persecución cristiana y musulmana, mantuvieron vínculos espirituales (y en algunos casos físicos) con su estéril tierra natal judía, orando por su regreso a Sión y el advenimiento del Mesías.

A finales del siglo XIX, los utópicos seculares de Europa del Este que buscaban escapar de la persecución y los pogromos asesinos llegaron a Palestina con el objetivo de dedicarse a la agricultura y transformar la patria judía en un paraíso socialista.

La conquista británica de Jerusalén y la disolución del Imperio Otomano marcó el comienzo de una serie de movimientos migratorios masivos, y por primera vez, un gran número de judíos en apuros se volvió hacia Israel como un refugio.

La guerra civil rusa y los sangrientos pogromos asociados con ella fueron seguidos por el ascenso del nazismo que condujo a una creciente inmigración de refugiados de Europa oriental y posteriormente alemanes, que, aparte de un goteo de inmigración ilegal, se congeló en 1939 hasta el final del Mandato Británico.

La inmigración masiva de sobrevivientes del Holocausto fue aumentada después de la Guerra de la Independencia por el puente aéreo de judíos que huían de la persecución en países musulmanes. Posteriormente se les unieron otras comunidades más pequeñas, como los etíopes, que culminaron con la afluencia de más de un millón de judíos de la antigua Unión Soviética.

Desde el establecimiento del Estado de Israel, el kibutz galuyot, la reunión de los exiliados, como se predijo en la Biblia, se ha realizado a un ritmo dramático. Desde una comunidad incipiente de 600,000 en 1948 cuando se proclamó el estado, la población de Israel se ha multiplicado por más de diez. Ahora es indiscutiblemente el estado más exitoso y poderoso de la región, a pesar de ser un oasis en un Medio Oriente turbulento, una zona envuelta en una brutal guerra civil en la que cientos de miles de civiles han sido masacrados como animales.

Sin embargo, más de la mitad de la población judía del mundo permanece en la diáspora, la mayor parte en los Estados Unidos, pero con comunidades más pequeñas en Canadá, Europa, Australia, Sudáfrica y América Latina.

Si bien siempre ha habido un goteo de inmigrantes occidentales altamente motivados, en gran medida idealistas y religiosos, el kibutz galuyot no era una característica de las comunidades más prósperas y menos discriminadas.

Pero hoy ha llegado el momento para que los judíos en estas comunidades revalúen objetivamente su posición. Está claro que la mayoría no empacará y vendrá a Israel, incluso si hay un deterioro significativo de su condición y una dramática escalada de antisemitismo.

Pero los judíos comprometidos deben hacerse una pregunta básica: ¿la continuidad judía es importante para mí y para mis hijos? Tristemente, a menos que la respuesta sea positiva, hay poca contemplación adicional.

Para los que permanecen en la Diáspora deben reconocer que incluso con las mejores intenciones, las posibilidades de que sus nietos permanezcan judíos son escasas.

En la sociedad abierta de hoy, impregnada de postmodernismo, es casi imposible construir barreras sólidas contra la aculturación. Cualquier objeción a los matrimonios mixtos que no se base en motivos religiosos es condenada como racista.

Muchos jóvenes identifican el judaísmo exclusivamente con el liberalismo y el universalismo, y son totalmente ignorantes de los valores centrales judíos.

Además, el costo de la educación judía se ha disparado en los últimos años y solo los más comprometidos están dispuestos a sacrificar su nivel de vida para proporcionar a sus hijos una educación judía decente. No es sorprendente que el nivel de educación judía en los Estados Unidos y en la mayoría de las comunidades judías de la diáspora nunca haya sido tan abismalmente deficiente.

Con el paso del tiempo, el Holocausto ya no afecta la identidad de los jóvenes como lo hizo con sus padres. Se ha reducido a estadísticas históricas carentes de relevancia contemporánea.

Del mismo modo, el apoyo a Israel, que sirvió como el mayor elemento unificador, ha disminuido abruptamente entre aquellos con poca o ninguna educación judía tradicional. Algunos incluso consideran que es socialmente ventajoso regurgitar la agenda antiisraelí promovida por los medios liberales.

En este ambiente, no es sorprendente que las cifras de matrimonios mixtos hayan aumentado drásticamente. Hoy en día, más del 70% de las uniones entre judíos no ortodoxos involucran a un socio gentil con la abrumadora mayoría de los niños de tales matrimonios mixtos que quedan, en el mejor de los casos, de judíos solo de nombre.

Claramente, la probabilidad de la continuidad judía entre los judíos no observantes es mínima. Hoy, incluso la minoría ortodoxa se está viendo afectada. Las estadísticas indican que, aparte de las estrictamente ortodoxas, las comunidades judías de la Diáspora se reducirán significativamente.

Pero ahora hay un factor adicional que debería hacer que los judíos comprometidos consideren la aliá, si no para ellos mismos sino especialmente para sus hijos.

La actual explosión global de antisemitismo salvaje y anti-israelí no muestra señales de disminuir. Por el contrario, continúa expandiéndose con intensidad y violencia crecientes. Los gobiernos pueden parecer moderados, pero son las masas antisemitas las que finalmente influyen en los legisladores.

En este contexto, los Estados Unidos y Australia son los menos afectados, pero incluso allí, el crecimiento del antisemitismo, principalmente desde la extrema izquierda pero también desde la extrema derecha, ha aumentado dramáticamente, a pesar del impacto amortiguador del amor apasionado de Israel exhibido por cristianos evangélicos.

El odio mostrado contra Israel y los judíos en los campus universitarios, tanto en Europa como en Estados Unidos, y los medios de comunicación liberales antiisraelíes viciosamente sesgados tiene un impacto particularmente traumático en aquellos judíos que, hasta hace poco, creían que los antisemitas eran una especie extinta.

En Estados Unidos, también hay razones para preocuparse por la radicalización del ala izquierda del Partido Demócrata, gran parte de la cual se ha vuelto hostil a Israel. La mayoría de los judíos estadounidenses liberales aborrecen al presidente Donald Trump, pero los más sofisticados se dan cuenta que un cambio de administración podría tener consecuencias muy negativas para Israel.

Y con todo, la crisis inminente emana de Europa occidental, donde los judíos en muchos países se sienten parias. La inmigración masiva musulmana, que incluye a muchas personas con inclinaciones antisemitas, agrava la situación, al igual que el terrorismo islámico, que a menudo selecciona objetivos judíos.

En muchas áreas, particularmente en Francia, los guardias armados protegen a los judíos en sinagogas y escuelas. Últimamente, los judíos franceses se han visto obligados a proporcionar su propia seguridad.

Muchos judíos, temerosos de ser atacados, son reacios a usar kippot o exhibir símbolos judíos como la Estrella de David, y en algunos casos, incluso ocultar sus nombres reales.

Números sustanciales de judíos franceses han decidido venir a Israel. ¿Pero qué hay de los británicos y otros judíos de Europa occidental?

En el Reino Unido, el Líder de la oposición Jeremy Corbyn se jacta orgullosamente de su amistad con Hezbollah y otros antisemitas. Existe una posibilidad real que el próximo primer ministro británico sea antisemita. Como anticipo de lo que está por venir, Amnesty International U.K. canceló un evento en sus instalaciones, iniciado por el Jewish Leadership Council, para criticar al Consejo de Derechos Humanos de la ONU. ¡La razón dada fue que Amnistía consideró inapropiado incluir organizaciones judías que se opongan al boicot de los asentamientos israelíes!

Uno debe considerar el impacto de vivir en condiciones tan adversas para los jóvenes. Seguramente es imposible llevar una vida judía normal cuando uno es bombardeado continuamente por la retórica antiisraelí y antisemita que impregna los medios y las calles.

Aquellos que se preocupan por su futuro judío ahora deberían considerar cuidadosamente sus opciones. De acuerdo, muchos que no tienen el capital acumulado o los medios, o que han alcanzad la edad madura y por lo tanto tendrían dificultades para iniciar una nueva carrera, ellos enfrentarían serios desafíos al hacer alia.

Pero Israel es una de las economías más exitosas del mundo y aquellos que consideran importante la continuidad judía deberían considerar seriamente la alia ahora o al menos alentar a sus hijos a hacerlo.

La Alia es la única solución a largo plazo para la aculturación y el antisemitismo. Un incentivo adicional es la disponibilidad en Israel de una educación judía, que el estado proporciona en un amplio rango para incluir corrientes seculares, ortodoxas y ultraortodoxas.

No podemos esperar que cientos de miles de judíos del mundo occidental realicen alia, pero aquellos preocupados que sus nietos conserven su identidad judía deberían contemplar si permanecer en la diáspora, con todo lo que eso conlleva, o convertirse en un componente vibrante y activo de la comunidad judía. .

Las nubes de tormenta se están acumulando y el momento para la toma de decisiones es ahora.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.