La administración Trump – ¿Está conformando una política sobre los asentamientos? – Shlomo Brom & Udi Dekel (INSS)

Para el gobierno israelí de derecha, es más fácil trabajar con el gobierno de Trump que con el gobierno de Obama, tanto en lo que respecta a la limitada construcción en los asentamientos como a la aparente falta de objeción a la construcción en los barrios judíos de Jerusalén Este. Sin embargo, la forma en la que Netanyahu está manejando los contactos con la administración Trump pueden conducir a otra oportunidad perdida para solidificar, junto a los Estados Unidos, la idea que en el marco de cualquier solución, los bloques de asentamientos cercanos a la Línea Verde serán una parte integral del territorio del Estado de Israel. Es en interés de Israel agudizar la distinción entre los bloques de asentamientos y los puestos de avanzada aislados, pero parece que el gobierno de Netanyahu no se dirige hacia esa dirección, debido a la necesidad de definir los límites de los bloques de asentamientos y debido a la preocupación de que tal definición, e incluso cualquier intento de delineación, incurrirá en un precio político pesado.

Cuando Donald Trump fue elegido, gran parte de la derecha israelí creía que su sueño se había hecho realidad. Muchos estaban persuadidos que la nueva administración de Trump sería muy amistosa con Israel y que apoyaría las políticas del gobierno de Netanyahu, tanto con respecto a los palestinos como con respecto a Irán. El sentido era que el Presidente Trump estaba rodeado de judíos norteamericanos que apoyaban los asentamientos judíos y, por lo tanto, pondrían fin a la presión aplicada por la administración de Estados Unidos para cesar o al menos limitar la construcción en los asentamientos. Sin embargo, los contactos entre el gobierno israelí y la administración Trump con respecto a los asentamientos han demostrado que estas expectativas eran infundadas.

La política del gobierno de Trump sobre los asentamientos, similar a la política del gobierno de Obama, deriva del deseo, compartido por ambas administraciones, de resolver el conflicto israelí-palestino por medio de un acuerdo. A pesar de la percepción de la administración de Obama, entre muchos círculos en Israel, como “mesiánica” y que tenía una obsesiva actitud con respecto a llegar a un acuerdo con los palestinos, el propio Obama no se sentía impulsado a involucrarse o se involucró en esta cuestión, una vez que estuvo claro para Obama que ambas partes estaban ejerciendo mucho esfuerzo para torpedear cualquier posibilidad de progreso. Los esfuerzos para llegar a un acuerdo durante el mandato de Obama fueron impulsados ​​por otros elementos de su administración; particularmente digno de mención fue el intento de mediación del Secretario de Estado John Kerry, en 2013-2014. El propio Obama no jugó ningún papel en ese esfuerzo.

Sin embargo, el presidente Trump ha sorprendido al gobierno israelí por la intensidad de su motivación para promover un acuerdo israelo-palestino. El primer indicio de esto fue evidente durante su campaña electoral, cuando Trump se refirió a un acuerdo israelí-palestino como el “acuerdo final” que le gustaría cerrar. Trump ha repetido esta declaración en varias ocasiones desde entonces, y parece que se trata de una promesa hecha en la campaña de política exterior que Trump cree que puede mantener. También parece que, aparte de su deseo de demostrar que puede enfrentar con éxito un desafío que sus predecesores no lograron superar, el Presidente Trump ha adoptado el enfoque básico de sus asesores de política exterior y seguridad, la mayoría de los cuales tienen antecedentes en el Comando Central de Estados Unidos, Responsable de Oriente Medio. En varias ocasiones, los comandantes del CENTCOM, incluido el secretario de Defensa, James Mattis, sostuvieron que la continuación del conflicto israelí-palestino es un factor disruptivo en los esfuerzos por resolver otros conflictos y crisis en Oriente Medio y alimenta radicales en la región. Este punto de vista desafía las repetidas afirmaciones del gobierno israelí que no hay conexión entre el conflicto israelo-palestino y otras crisis en la región.

Una de las primeras decisiones del Presidente Trump fue nombrar a Jason Greenblatt, un abogado judío, como su delegado en las negociaciones. Aunque Greenblatt fue designado como negociador jefe con otros países de Oriente Medio, en relación con una variedad de temas, Greenblatt, que al parecer entiende el “espíritu de su papel”, se centra en el conflicto israelí-palestino. La declaración de Trump en la conferencia de prensa durante la visita del primer ministro Netanyahu a la Casa Blanca que él aceptará “un estado… dos estados… cualquiera que sea el acuerdo” despertó reacciones generalizadas. Sin embargo, las acciones concretas de Greenblatt y el acuerdo de Trump con el presidente egipcio Abed El-Fattah el-Sisi con respecto a la convocatoria de una cumbre regional indican que elementos de la administración Trump y quienes están cerca del presidente creen claramente que la solución de dos Estados es la única solución que puede conducir a la estabilidad, en el teatro israelí-palestino e incluso en el ámbito regional.

Y de hecho, con el tiempo, se hace evidente que el enfoque de la actual administración para resolver el conflicto no es tan diferente del enfoque de la administración Obama. Aparentemente, la administración Trump adoptó algunas de las posiciones claves de la parte israelí, incluyendo las declaraciones de la administración que no tiene intención de reemplazar a las dos partes y que son estas las que necesitan llegar a un acuerdo a través de negociaciones directas, La participación regional es fundamental, entre otras cosas, en términos de apoyo a los esfuerzos israelíes y palestinos para alcanzar y aplicar un acuerdo. En este contexto, la administración Trump también aceptó la repetida declaración israelí que los asentamientos no constituyen un impedimento para un futuro acuerdo, pero la administración Trump entiende muy bien que la expansión de los asentamientos y la continuación de la construcción perjudican los esfuerzos para llegar a un acuerdo. Trump explicó muy francamente, con la simplicidad y la lógica de un corredor de bienes raíces, que cuando Israel expande los asentamientos, básicamente se está comiendo el resto del territorio en negociación y es imposible llegar a un acuerdo de esta manera. Mientras en Israel, Greenblatt se centró en la necesidad de detener la construcción en los asentamientos y supuestamente en un principio exigió un alto total en la construcción, similar a la demanda inicial de la administración Obama. Posteriormente, acordó con el primer ministro Netanyahu que los gobiernos israelí y estadounidense realizarían negociaciones especiales para contener la construcción en los asentamientos. Hasta ahora, el emisario enviado a Washington por el primer ministro Netanyahu para discutir este tema no ha logrado llegar a ningún acuerdo con la parte estadounidense.

Sin embargo, y paralelamente a la falta de acuerdo durante los contactos en Washington, Netanyahu tomó un paso unilateral de limitar la construcción en los asentamientos. El 30 de marzo de 2017, el gabinete de seguridad política decidió limitar la construcción dentro de los límites de las áreas edificadas en los asentamientos, y si las condiciones del sitio no lo permiten, entonces restringir la expansión a las áreas contiguas al área edificada – a los “paneles laterales” de la zona construida, en palabras del presidente de la coalición David Bitan. Parece que Netanyahu está tratando aquí de confiar en el diálogo pasado entre el gobierno israelí y el gobierno de George W. Bush. Ya Bush intentó demarcar los límites del área edificada y no expandirse más allá de ellos. Además, es probable que Netanyahu tome en cuenta la observación de Trump que la expansión de los asentamientos hace desaparecer los territorios en negociación. Sin embargo, contrariamente a los entendimientos entre el gobierno de Sharon y el gobierno de Bush sobre el fortalecimiento de los bloques de asentamientos a expensas de los puestos avanzados aislados, Netanyahu está tratando todos los asentamientos y puestos de avanzada de manera similar. Puede ser que Netanyahu los agrupe para explicar su decisión de asignar un territorio para la construcción de un nuevo asentamiento para los evacuados de Amona en el valle de Shiloh, en Samaria, en vez de dentro de los límites de los bloques de asentamientos. Otra interpretación de este curso de acción es que la iniciativa deriva de la necesidad de Netanyahu de cumplir su promesa a los evacuados de Amona, que dio antes que Trump entrara en la Casa Blanca, y desde el entendimiento que al mismo tiempo, es necesario limitar la construcción con el fin de evitar una respuesta dura de la administración Trump.

En esta etapa, parece que la administración Trump no está interesada en provocar una confrontación pública con el gobierno israelí sobre la cuestión de la construcción de asentamientos. Por su parte, Netanyahu presumiblemente llegó a la decisión de limitar la construcción basándose en la evaluación de que podría impedir una confrontación con la administración Trump. Sin embargo, la cuestión clave es si esta decisión logra que las nuevas negociaciones con el gobierno estadounidense sobre la cuestión de limitar la construcción en asentamientos superfluos llegue a buen puerto y si podría, con el tiempo, evitar la confrontación entre el gobierno israelí y la administración, incluso si el estilo de la confrontación difiere de los enfrentamientos con la administración Obama y se mantiene entre bastidores.

Un problema con la decisión del gabinete es que no hay una definición clara del término “área contigua”. Es razonable asumir que los residentes de asentamientos y sus defensores en el gobierno israelí se esforzarán por atribuir la definición más amplia posible a este término y por lo tanto, la construcción de acuerdo con tal definición es probable que desencadene un enfrentamiento con la administración estadounidense. También es posible que la moderada respuesta a la decisión del gabinete por parte del ministro Naftali Bennett y el partido Bait Ha-Yehudi refleje su entendimiento que la decisión ofrece a los colonos amplios espacios de maniobra para la construcción. Por lo tanto, queda por ver si la desviación causada por el nuevo asentamiento de los evacuados de Amona provoca objeciones de la administración estadounidense, y si la administración entenderá las limitaciones políticas que afectan a Netanyahu.

http://www.inss.org.il/index.aspx?id=4538&articleid=13296

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.