La acción pragmática de Trump – Por Yossi Beilin

Es difícil permanecer cínico ante el discurso del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que reconoció a Jerusalén como la capital de Israel.

Tal vez es una debilidad de aquellos que son tan viejos como el estado judío, aquellos que cuando eran niños fueron llevados por sus padres a una Jerusalén dividida durante sus vacaciones de verano, aquellos que subieron al techo del Consejo Laboral en la calle Strauss, que fueron levantados sobre los hombros de un adulto y a quienes se les dijo que mirara hacia el lado jordano de la ciudad dividida y tratara de ver el Muro Occidental (Muro de los Lamentos). Y… sin embargo, todo lo que pudieron ver fueron los legionarios jordanos.

Una vez que las naciones del mundo aceptaron que Línea Verde como la frontera de Israel gracias a la aprobación de la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de noviembre de 1967 (Nota H.H. – Esta frase es inexacta o no se sustenta en la ley internacional), deberían haber reconocido a Jerusalén occidental, liberada por los israelíes dos décadas antes, como la capital de Israel. Incluso el embajador canadiense que se negó a reunirse conmigo en mi oficina ubicada al este de Jerusalén pero estaba dispuesto a reunirse en la plaza del gobierno, ubicada en la parte occidental de la ciudad. Pero ningún país reconoció a la parte occidental de la ciudad como nuestra capital, y ningún país sugirió que la comunidad internacional reconociera al Plan de Partición de la ONU de 1947 e internacionalizara Jerusalén.

Es triste e injusto que Israel sea el único país del mundo cuyo capital no ha sido reconocido y que no tiene embajadas en su capital desde que se aprobó la ley básica Jerusalén Capital de Israel de 1980, que fortaleció el control de Israel sobre la ciudad y que, a la vez, causó daños innecesarios.

El discurso de Trump fue importante, pero sin la transferencia de la Embajada de EE.UU. a Jerusalén en un futuro cercano, y sin que los niños de Jerusalén aparezcan como que su lugar de nacimiento no es otra cosa que Israel, esta declaración permanecerá en nada más que un gesto importante.

Hace apenas unas semanas Trump le explicó a la prensa que no movería la embajada porque dañaría sus esfuerzos por llegar a un acuerdo entre Israel y los palestinos. Como se suponía que debía firmar la exención semestral de la transferencia de la embajada, se puede suponer que cambió de opinión. Para endulzar la píldora, decidió anunciar el reconocimiento de los EE.UU. de Jerusalén como la capital de Israel, sin definir sus fronteras. Trump pidió dejar el tema fronterizo para un acuerdo futuro, y así devolvió la solución de dos estados a la mesa. El mensaje era claro: Trump no estaba volviendo a la loca idea de una solución de un solo Estado que se establecería en lugar de Israel.

Esto puede haber sido un movimiento muy sofisticado. En la primera etapa de su presidencia, Trump presentó el conflicto israelo-palestino como un desafío central para su administración, y anunció su deseo de lograr “el acuerdo definitivo” en el Medio Oriente.

No es necesario ser un multimillonario para comprender que cuando llegue el momento de llegar a un acuerdo, ambas partes deberán hacer concesiones. Trump aparentemente podría haber mantenido el reconocimiento de Jerusalén como un logro israelí a cambio de concesiones, pero puede haber decidido iniciar una acción que le da a Israel un logro temprano para que pueda exigir algo a cambio cuando él presenta a ambos lados con un plan diplomático.

El gobierno del primer ministro Binyamín Netanyahu podría, por supuesto, rechazar todo lo que se le ofrece, pero sería difícil rechazar una oferta del hombre que Israel considera el mejor presidente de Estados Unidos desde la fundación del estado, y ciertamente no después de una declaración presidencial que es mencionada en el mismo aliento que la histórica Declaración Balfour.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.