Israel y el campamento pragmático sunita: Una oportunidad histórica – Por Moshe Ya’alon y Leehe Friedman (The Institute for National Security Studies)

El problema palestino y las relaciones árabe-israelíes: Una dinámica invertida – Hasta el establecimiento de la Organización de Liberación de Palestina (OLP) en la década de 1960, el problema palestino no era más que un único elemento en un conflicto más amplio entre Israel y los Estados árabes, que no había llegado a un acuerdo con el hecho de un establecimiento de un estado judío en una región caracterizada por el dominio árabe-musulmán. La decidida oposición de los estados árabes al plan de partición propuesto en la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1947, que fue aceptado por los líderes judíos en la Palestina del Mandato, indicó que el interés de prevenir el establecimiento de un estado judío prevaleció sobre cualquier compromiso con la idea como la autodeterminación de la población árabe local. Este es el origen del papel de los Estados árabes en la creación del problema palestino.

Después de su derrota en la Guerra de Independencia de Israel, los estados árabes continuaron viendo a Israel como un intruso extranjero y temporal que tenía que ser derrocado. La cuestión palestina se convirtió en su principal medio para atacar a Israel y se esforzaron por demostrar un compromiso con ella, al tiempo que la perpetuaban para maximizar el doble beneficio que derivaba de esta.

En primer lugar, se trataba de un medio para debilitar a Israel y promover una política exterior explícitamente antiisraelí. En segundo lugar, el problema suscitó un sentido de identificación en la calle árabe y, por lo tanto, fue explotado por los regímenes árabes autoritarios para desviar el descontento interno y reunir críticas públicas sobre el tema del enemigo sionista. Los regímenes, que de vez en cuando han tenido que lidiar con disturbios internos, aprovecharon al máximo la oportunidad para institucionalizar un consenso panárabe contra un enemigo externo que parecía amenazar a la Umma árabe. Además de permitir una “liberación de vapor” en los respectivos estados, este enfoque ayudó a crear un fuerte sentido de unidad en un mundo árabe caracterizado por numerosas contradicciones entre sus identidades constitutivas (por ejemplo, religiosas, étnicas, tribales) y que ha sido difícil de reunificarles en cualquier otro tema.

Con el paso de los años, el compromiso demostrado de los Estados árabes con el tema palestino siempre ha sido prominente entre varias cuestiones que han servido a los intereses árabes pero no necesariamente a los palestinos, y han sido defendidas a expensas del Estado de Israel sin exigir demasiado a los propios Estados árabes – por ejemplo, el problema de los refugiados. Luego de la Guerra de Independencia de Israel, unos 700,000 palestinos abandonaron el área, algunos a Cisjordania y la Franja de Gaza, y otros a los estados árabes vecinos, países que se negaron a absorberlos dentro de su territorio e insistieron en que fueran repatriados a Israel. Aunque esta política perjudicó a los palestinos, que se vieron obligados a vivir en condiciones difíciles en los campos de refugiados, sirvió a los intereses de los estados árabes de dos formas. Primero, la actualización del “retorno” resultaría en la destrucción del proyecto sionista desde una perspectiva demográfica; y segundo, hasta entonces, mientras los refugiados permanezcan dentro de sus fronteras, estos estados árabes recibirían ayuda económica y compensación.

Esto también se refleja en la distorsión del papel de la UNWRA, cuyo mandato original era proporcionar ayuda temporal a los refugiados (1) (hasta fines de 1950) para su rehabilitación e integración en los estados del Medio Oriente donde vivían. Bajo la presión de los Estados árabes, que se negaron a reasentar a los refugiados dentro de sus fronteras y al mismo tiempo trataron de explotar y aumentar la ayuda que recibían para mantenerlos, la UNWRA se convirtió en un sistema de bienestar burocrático masivo que perpetúa el propio problema que recibió el mandato de resolver (2).

Hoy en día, las dificultades humanitarias que enfrentan los descendientes de los refugiados (que no cumplen los criterios de la ONU para el estatuto de refugiado) también se perpetúan por consideraciones políticas.

El doble rasero del compromiso árabe sobre la cuestión palestina también se puede observar en el contexto de las condiciones de vida de los palestinos en los países árabes, como los problemas para obtener permisos de trabajo, la discriminación en materia de derechos de asistencia social y otros. En los últimos años, se han expresado críticas profundas sobre la incapacidad de los Estados árabes para abordar estos problemas, que afectan directamente a las grandes poblaciones palestinas, y la insistencia de estos Estados en ocuparse únicamente de cuestiones que se perciben como una posible plataforma para la denuncia de Israel (3).

Con los años, el mundo árabe ha comenzado a comprender que Israel no es un episodio pasajero. Egipto fue el primer país árabe en reconocer a Israel cuando los dos países firmaron un tratado de paz en 1979. Egipto demostró su compromiso con la causa palestina al insistir en que los Acuerdos de Camp David, que precedieron al tratado, se refieran a la futura autonomía palestina en Cisjordania y la Franja de Gaza (4).

No obstante, Egipto mismo se lavó completamente las manos de Gaza, a pesar que hasta la Guerra de los Seis Días este territorio estaba bajo el dominio egipcio. Al hacerlo, Egipto transfirió toda la responsabilidad a Israel, lo que indica que su compromiso con el problema palestino siguió en vigor mientras Israel asumió la carga.

Jordania, que fue el primer estado árabe en establecer una alianza estratégica secreta con Israel en 1970, abandonó todos los reclamos de representar a los palestinos cuando en 1988 retiró todas las demandas de soberanía en Cisjordania. En ese momento, como parte de su reconocimiento del derecho palestino a llevar a cabo negociaciones independientes, el Rey Hussein cortó todos los lazos administrativos y judiciales con Cisjordania (con la excepción de la custodia de los lugares sagrados musulmanes en Jerusalén) (5).

En consecuencia, la responsabilidad se trasladó a Israel de una manera que por primera vez definió el conflicto israelo-palestino como un conflicto bilateral, cuya resolución estaría dentro de las fronteras de lo que había sido la Palestina Obligatoria. La Conferencia de Madrid fue, así, el último marco en el que se hizo un esfuerzo para debatir el conflicto israelo-palestino en un marco multilateral, antes del cambio durante el proceso de Oslo a los contactos bilaterales con la OLP como representante de los palestinos.

Sin embargo, incluso después que el conflicto se definiese como bilateral, los diferentes Estados árabes intentaron intervenir en pos de sus propios intereses internos, y las cuestiones objetivas que requieren una coordinación con Israel continuaron, por ejemplo, la situación en las fronteras. Además, dado que el conflicto siempre se ha caracterizado por la participación de los Estados árabes, es razonable movilizar su participación, existente en cualquier caso, en el intento de avanzar en la vía regional, especialmente después de un período tan largo en que la vía relación bilateral israelo-palestina se ha estancado.

La iniciativa Árabe como base potencial para unas negociaciones regionales

Los orígenes de la iniciativa árabe se encuentran en un plan que fue promovido por el entonces príncipe heredero saudita y más tarde rey, Abdullah bin Abdulaziz al-Saud.

El momento de su publicación en el New York Times en febrero de 2002 por el periodista Thomas Friedman no fue una coincidencia. Aproximadamente medio año después del 11 de septiembre de 2001, en el cual 15 de los 19 terroristas que tomaron parte en los ataques eran ciudadanos sauditas. Arabia Saudita necesitaba urgentemente reparar su imagen como un “exportador de terrorismo” para preservar su alianza estratégica con los Estados Unidos que, desde una perspectiva de seguridad, es crítica para Riyadh. Al mismo tiempo, la ola de terrorismo palestino que se desata desde septiembre de 2000 ha provocado manifestaciones en el mundo árabe y socavado la estabilidad regional, y con ello el mercado de la energía, que constituye la base de la economía y del régimen saudí. Promover la conciliación regional y la paz, incluso solo por el bien de la apariencia, se convirtió en un interés saudí, y la iniciativa árabe nació para servir a este interés.

En marzo de 2002, la iniciativa fue presentada en la cumbre de la Liga Árabe en Beirut, y luego que Siria y Líbano presionasen para que se aprobara una nueva cláusula en apoyo del derecho de retorno, fue adoptada unánimemente por los 22 miembros de la Liga y se convirtió en la iniciativa de “Paz Árabe”. La iniciativa fue ratificada por la Liga Árabe en varias ocasiones, y la Organización de Estados Islámicos – 57 en número – también anunció su apoyo al plan, y con la excepción de Irán lo ha renovado en sus conferencias anuales.

Más allá del momento oportuno, la iniciativa exige aceptar el plan tal como está, a pesar del hecho que Israel la rechazaría claramente, lo que generó dudas desde el principio sobre la sinceridad de la iniciativa. Ahora, sin embargo, a la luz de los profundos cambios en la región en los últimos 16 años, la pregunta más relevante parece ser: ¿Son los intereses compartidos entre Israel y el mundo árabe pragmático suficientes para aprovechar las ideas subyacentes de la iniciativa en un marco actualizado que facilitará su implementación?

La iniciativa pide el fin del conflicto árabe-israelí basado en el reconocimiento que es un conflicto que no tiene solución militar. Presenta a Israel con demandas; si se cumplen, los estados árabes se comprometen a proclamar el fin del conflicto y alcanzar un acuerdo de paz integral que incluya, por primera vez en la historia, la normalización de las relaciones con Israel para la seguridad, la estabilidad y la prosperidad de las generaciones futuras. Estas demandas pueden resumirse de la siguiente manera: primero, una retirada israelí a las fronteras israelíes anteriores a 1967 en Israel, incluida una retirada total de las Alturas del Golán, la Franja de Gaza y la Ribera Occidental, incluida Jerusalén Oriental; segundo, lograr una solución justa y acordada para el problema de los refugiados, de acuerdo con la Resolución 194 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, asegurando “el rechazo de todas las formas de patria palestina que entran en conflicto con las circunstancias especiales de los países árabes anfitriones” (aunque el derecho de retorno no se menciona explícitamente, está implícito en la negativa de los Estados árabes a reconocer a aquellos refugiados que no desean abandonar los territorios de acogida); y tercero, el acuerdo para el establecimiento de un estado palestino independiente y soberano en los territorios de los que Israel se retiraría (con la excepción de los Altos del Golán), con su capital en Jerusalén Este.

Las ventajas de la iniciativa radica sobre todo en la propuesta de normalización, que tiene un significado histórico para Israel debido a su aspiración, desde su establecimiento, de lograr la paz y las buenas relaciones de vecindad con los Estados árabes (6).

También hay una lógica detrás de discutir los problemas que influyen en todo el mundo árabe (como Jerusalén y los refugiados) con otros partidos, en oposición a los palestinos solos, que a lo largo de los años han buscado el apoyo del mundo árabe con respecto a estos temas y se han abstenido de decidir por sí mismos. Al mismo tiempo, el acuerdo del paquete dictado a cambio de la normalización era problemático, por decir lo menos, e Israel rechazó la iniciativa (7).

Incluso si algunos en Israel celebraban la voluntad árabe, siempre se insistía en que la iniciativa no sería aceptada siempre que se adoptara en forma de dictado. A lo largo de los años, los estados árabes han reafirmado reiteradamente su apoyo a la iniciativa de una manera que les ha valido crédito internacional, pero les han permitido hacer lo mínimo para los palestinos, mientras que en la práctica se han distanciado del conflicto. Sin embargo, para que un marco de debate futuro sea relevante en lo que respecta a Israel, debe cambiar el enfoque de la ecuación dictada y debatir abiertamente tanto las demandas como la esencia de la normalización en cuestión; promover pasos graduales de normalización durante las negociaciones y no solo en su conclusión, a fin de generar confianza y conquistar los corazones y las mentes del público de todos lados; eliminando a los Altos del Golán de la ecuación, a la luz de la situación que prevalece actualmente en Siria.

Nuevas prioridades en una nueva realidad geopolítica

Los cambios geopolíticos que han ocurrido en la región y en el mundo a lo largo de la última década han cambiado las prioridades de los pragmáticos estados sunitas y, en conjunto, han influido en su percepción de Israel. El hecho que se encuentren en el mismo barco con Israel con respecto a la mayoría de los desafíos regionales es un factor que fomenta las relaciones más cercanas y el intento de encontrar un marco para la cooperación. La relegación de estos desafíos del tema palestino al fondo de las prioridades regionales y la creciente frustración con el liderazgo palestino actual en contextos que son más amplios que el conflicto con Israel, ha permitido a los pragmáticos estados sunitas considerar relaciones más estrechas con Israel como una realidad opción.

Desde principios de la presente década, el Oriente Medio ha experimentado una agitación constante que ha surgido y ha impulsado importantes desafíos regionales, que incluyen:

  1. La Irán chiita, que, como líder del eje radical, trabaja incansablemente para socavar los regímenes sunitas y dividir el mundo árabe. Las sangrientas guerras civiles en Siria y Yemen son microcosmos de las tensiones y luchas regionales por el control.
  2. El creciente número y la acumulación de elementos terroristas, incluidos los grupos yihadistas salafistas como el Estado Islámico y los extremistas no salafistas como el movimiento de la Hermandad Musulmana, que hoy avanza en gran parte bajo el patrocinio turco.
  3. Los esfuerzos neo-otomanos de Erdogan, que utilizarán todos los medios necesarios para posicionar a Turquía como un poder hegemónico regional islámico y ampliar el territorio bajo su influencia.
  4. Conflictos internos y tensiones contra un fondo principalmente económico, que han acosado a todos los gobiernos de los estados sunitas. La agitación regional ha dejado en claro que los disturbios en un país pueden tener implicaciones regionales de gran alcance, como los escenarios extremos en Siria, Irak, Libia y Yemen.

Los Estados árabes, que se han enfrentado a estos desafíos en múltiples frentes, reconocen abiertamente hoy que no se puede seguir argumentando seriamente que el conflicto israelí-palestino es el tema más candente (8).

También reconocen que aquellos que sostienen que es la fuente de la inestabilidad regional están motivados por intereses extranjeros y están explotando cínicamente a los palestinos (9).

Hoy, Arabia Saudita está preocupada por un Irán que se esfuerza por lograr la capacidad nuclear militar y la hegemonía regional. En el ámbito local, Riad participa en una lucha contra Irán en Yemen, y en el ámbito internacional, es parte del esfuerzo por lograr la renovación del régimen de sanciones contra Irán y establecer vínculos más estrechos con la administración estadounidense.

Egipto está librando una guerra en curso con el Estado Islámico en el Sinaí y está preocupado por la propagación de la organización dentro de las fronteras de su vecino Libia. En Jordania, la mayoría palestina del país y su papel histórico como custodio de los lugares sagrados en Jerusalén imbuyen la cuestión palestina y la cuestión del statu quo en Jerusalén con especial sensibilidad. Sin embargo, la amenaza que estos factores representan para la estabilidad del reino y el régimen Hashemita es marginal en comparación con la amenaza que representa el Estado Islámico, tanto en la frontera sirio-iraquí como entre las células durmientes de más de un millón de refugiados sirios, que hoy constituyen más del 15% de la población de Jordania (10).

Otra manifestación del peso y la atención decrecientes que los Estados árabes atribuyen al problema palestino se puede ver en la tendencia descendente constante de las contribuciones de estos estados a la Autoridad Palestina desde 2012.

Según el Ministerio de Finanzas de la Autoridad Palestina (11) y el presupuesto de 2017 (12), la ayuda externa a la Autoridad Palestina, que ascendió a aproximadamente $ 1.2 mil millones entre 2007 y 2012, ascendió a menos de $ 700 millones en 2017, con solo un tercio provisto por el mundo árabe (13). El ex ministro de Planificación y Trabajo de la Autoridad Palestina, Samir Abdullah, señaló que los $ 500 millones que los estados árabes solían transferir a la AP cada año se han reducido a unos $ 150 millones (14).

La importancia reducida del problema palestino en los últimos años también ha sido evidente entre los segmentos de la población árabe. Según una encuesta anual realizada entre adultos jóvenes en el mundo árabe por Burson-Marsteller de ASDA, el Estado Islámico y el alto desempleo (que también se percibe como una motivación para unirse al Estado Islámico) se clasificaron como las principales amenazas en el Medio Oriente en 2017, con la amenaza del terrorismo muy cerca en un punto porcentual más bajo. En comparación, el conflicto israelí-palestino fue relegado del séptimo lugar en 2016 y al octavo lugar en la encuesta de 2017.

Estas tendencias se complementan con el debate cargado en las redes sociales sobre la importancia del problema palestino, el lugar que le corresponde en la agenda árabe y el desempeño del liderazgo palestino.

Bajo el hashtag “Riad es más importante que Jerusalén”, decenas de miles de usuarios de Internet árabes, especialmente sauditas, denunciaron la conducta palestina en general y la conducta de Hamás en particular, y pidieron que se detengan los tratos con los palestinos y se centren en los asuntos internos, con declaraciones como: “Por favor, deberían recurrir a Irán para que los libere y haga de sus vidas un paraíso, como lo ha hecho [para quienes viven] en Siria y en el Líbano”; “Todos los pueblos árabes se liberaron sin ayuda”. ¿Por qué este problema [palestino] continúa sin una solución? “; “Nosotros, como saudíes, se nos pide que seamos más palestinos que los palestinos”; y otros (15).

Sin relación con Israel, también se hizo hincapié en la desproporcionada atención que los palestinos prestan del mundo árabe, en comparación con los refugiados sirios, por ejemplo, que son el doble en número de refugiados palestinos y enfrentan mayores dificultades. Además, la crisis en el liderazgo y los esfuerzos infructuosos en curso para reconciliar a Fatah y Hamás han despertado mucha frustración entre los estados más involucrados en los esfuerzos de mediación, liderados por Egipto y Arabia Saudita. Los signos de esta frustración permanecieron visibles incluso después de la firma del acuerdo de reconciliación de octubre de 2017. En general, el pragmático campo sunita sigue considerando a Hamás como parte del eje radical, reflejado en el discurso público y las respuestas desdeñosas al documento político que Hamás emitido en mayo de 2017, repleto de palabras y contradicciones vagas. Una parte importante de las críticas se centró en la irreal negativa a reconocer a Israel, que relega a Hamás a una posición aislada que va en contra de todos los países árabes que aceptaron la iniciativa árabe (16). Con respecto a los disturbios en la frontera de la Franja de Gaza en los últimos tiempos meses, las voces en Arabia Saudita culpan a los muertos de Hamas al servicio de Irán, y las expresiones de apoyo a la respuesta israelí se han incrementado (17). Por otro lado, Mahmoud Abbas, como líder de Fatah y la Autoridad Palestina, ha sido duramente criticado por líderes y formadores de opinión pública en el mundo árabe, algunos de los cuales han expresado un apoyo abierto y activo a sus rivales en Fatah. Finalmente, las acusaciones son cada vez más fuertes contra los líderes palestinos por perder muchas oportunidades a lo largo de las generaciones para resolver el conflicto con Israel, y las voces que sostienen que ha llegado el momento de la reconciliación interna tanto como aumentan la voces de paz con Israel (18).

Sin embargo, y a pesar de su declive como prioridad, la cuestión palestina todavía goza de un estatus especial como un tema único que da la impresión de la unidad árabe. Durante años, los 22 miembros de la Liga Árabe no han podido llegar a un acuerdo sobre los temas realmente candentes en el mundo árabe debido a sus diversos intereses. Por lo tanto, para presentar un frente unido, la cuestión palestina recibe una amplia atención en las discusiones de la cumbre y en las decisiones emitidas al final de las cumbres. De esta forma, la cuestión ha servido tradicionalmente como una hoja de parra para que la Liga Árabe cubra su falta de acuerdo sobre otros temas (19). Como prueba, Marruecos se negó a organizar la cumbre en 2016 con el argumento que no estaba dispuesta a cooperar con la falsa demostración de unidad (20). Al hacerlo, supuestamente se refería, al menos en parte, al problema palestino.

El Interés Regional: Liberación de Restricciones Artificiales

Es difícil imaginar que alguien se ofrezca como voluntario para una batalla decisiva de múltiples frentes contra enemigos determinados y peligrosos con un brazo intencionalmente atado detrás de su espalda. Desde el comienzo de la década actual, muchos de los pragmáticos estados sunitas han participado en una lucha existencial contra una serie de amenazas en los ámbitos de la ideología y la seguridad, el clima y el saneamiento, la economía y la infraestructura, y más. Israel, que se ha visto obligada desde su establecimiento a competir solo con amenazas simultáneas, ha desarrollado capacidades y conocimientos que lo han transformado en un potencial multiplicador de la campaña en cuestión. A pesar de la voluntad de Israel de cooperar con los Estados árabes, y a pesar de reconocer las ventajas de la cooperación, los obstáculos que ya no son relevantes y se han resuelto mediante el poder de la inercia están forzando a todas las partes involucradas a participar en la campaña regional conjunta con una brazo atado detrás de sus espaldas.

Como se señaló, los estados árabes han llegado a reconocer sus intereses cada vez más superpuestos con Israel. En el ámbito de la seguridad, ha habido una estrecha cooperación con Jordania y Egipto, así como con partes más distantes.

Por ejemplo, como parte de la guerra conjunta contra el Estado Islámico, desde 2013 Israel ha permitido que Egipto refuerce sus fuerzas en la Península del Sinaí, a pesar de las restricciones de desmilitarización especificadas en el anexo militar del tratado de paz. Israel también se incorporó a la medida estratégica egipcia de devolver las islas Tiran y Sanafir a Arabia Saudita. Comentarios en enero de 2017 del Jefe de Estado Mayor de las FDI, teniente general Gadi Eisenkot, a los medios saudíes sobre la disposición de Israel a “intercambiar información con los países árabes moderados, incluida la inteligencia”, y su afirmación que, con respecto a ciertos asuntos, “hay acuerdo entre nosotros y Arabia Saudita” (21), habría sido impensable hace unos años. Estas observaciones ilustran el cambio en la posición de Israel en la región y el alcance de los intereses compartidos, que están convirtiendo las relaciones en desarrollo en una capa estratégica de la seguridad nacional de los estados involucrados.

El progreso también ha sido visible en el ámbito económico. El año 2016 fue testigo de la firma de un acuerdo de $ 10 mil millones según el cual Israel suministrará gas natural a Jordania durante 15 años, y en febrero de 2018, se firmó un acuerdo de 10 años con los egipcios en el ámbito del comercio, el transporte y la energía. Para países como Arabia Saudita, que buscan la transición de una economía petrolera a una economía moderna y diversificada basada en el conocimiento, los servicios y los productos avanzados, Israel, como superpotencia tecnológica más cercana, es un socio natural en el proceso. Finalmente, más allá de los beneficios directos esperados de la cooperación, se puede suponer que su contribución a la estabilización y desarrollo de la región (sin mencionar el turismo) atraerá inversiones extranjeras que servirán como incentivos para la promoción de la normalización regional.

Otro tema al que no se le asigna la importancia que merece en el discurso regional es la necesidad de lidiar con la intensificación de la escasez de agua.

Las repetidas sequías, la desertificación y la intensificación de los problemas del agua constituyen una amenaza existencial que involucra a todos los regímenes de la región. Egipto está inmerso en la lucha africana en torno a la distribución del agua del río Nilo, y se han desatado disturbios en Siria en un contexto de escasez de agua. La experiencia de Israel en cuestiones relacionadas con el agua, la agricultura desértica y la seguridad alimentaria podría ayudar a todos los países de la región y contribuir a su estabilidad. Gracias a su avanzada capacidad de desalinización, Israel suministra una cantidad sustancial de agua a Jordania y a los palestinos en la Franja de Gaza y Cisjordania. En la Sección 6 del tratado de paz entre Israel y Jordania, los países se comprometieron a trabajar juntos para preservar y desarrollar las fuentes de agua. Como resultado de la grave escasez de agua en el reino, Israel duplicó la cantidad de agua que transportaba a Jordania en 2014. Además, la nueva instalación de desalinización que se establecerá en Aqaba, que suministrará 80-100 millones de m3 de agua, que se dividirá equitativamente entre Israel y Jordania, será la primera etapa del proyecto estratégico regional del Canal de Agua, que tiene por objeto proporcionar agua potable, ayudar a preservar el Mar Muerto y producir electricidad. Junto con el ámbito del agua, se están llevando a cabo esfuerzos cooperativos en el ámbito de la agricultura.

Estos y otros ejemplos de países más distantes, que no necesitan ser revelados aquí, son indicativos de una tendencia de cambio en el mapa de intereses regionales, en el cual Israel está cambiando gradualmente de un “problema” a una parte principal de la solución a los desafíos de la región. Como resultado, el interés árabe de perpetuar el problema palestino como un medio para atacar a Israel y un obstáculo para establecer relaciones se está volviendo superfluo. De hecho, condicionar el progreso en el establecimiento de relaciones más estrechas entre los Estados árabes e Israel en una solución al conflicto palestino-israelí es un obstáculo artificial que permite a los Estados árabes y los últimos años son testigos de una nueva tendencia en el mapa de intereses regionales, en que Israel está cambiando gradualmente de un “problema” a una parte principal de la solución a los desafíos de la región.

Israel es el rehén del conflicto israelo-palestino, cuya resolución no aparece en el horizonte. Esto plantea la cuestión de si los estados árabes, que están intensificando su cooperación con Israel detrás de escena, estarán convencidos de las ventajas de unas relaciones más estrechas con Israel a nivel público.

Los cambios geopolíticos en la última década han llevado a que gran parte del mundo árabe llegue a un acuerdo en la práctica con una serie de reservas de Israel con respecto a la Iniciativa de Paz Árabe. Todas las afirmaciones sobre los Altos del Golán no tienen relevancia a la luz de la situación en Siria debido a razones de seguridad claras. Con respecto a los refugiados, aunque continuaron avivando las llamas en este tema públicamente por razones políticas, los líderes árabes e incluso palestinos, detrás de escena, han reconocido que Israel no aceptará un “derecho de retorno” o cualquier otro cambio demográfico ya que amenazará su existencia continua como un estado judío. Además, cada vez es más claro, desde una perspectiva histórica sobria y equilibrada, que la demanda de un derecho de retorno no tiene en cuenta a los 850,000 refugiados judíos que se vieron obligados a huir de los países árabes después de la Guerra de Independencia de Israel y que aún no han recibido una compensación de ellos.

Sobre estas bases, la iniciativa árabe se ha actualizado a lo largo de los años de una manera que, aunque demasiado pequeña como para transformarla en una plataforma realista desde la perspectiva de Israel, demostró que puede modificarse en circunstancias que la justifiquen.

Aproximadamente un mes después, el periódico egipcio al-Masry al-Youm publicó un debate sobre la posibilidad de agregar a Israel a la Liga Árabe tras la resolución de su conflicto con los palestinos (24). Además, en mayo de 2017, el Wall Street Journal informó que los estados del Golfo, bajo el liderazgo de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, estaban discutiendo una propuesta para implementar medidas de normalización en diversos ámbitos, a cambio de medidas que reflejen el compromiso de Israel con avanzar en el proceso con los palestinos, con énfasis en congelar la construcción en Cisjordania (fuera de los bloques de asentamientos) y aliviar las restricciones al comercio con la Franja de Gaza (25). En abril, en vísperas de la cumbre de la Liga Árabe en Dhahran, un diario saudí afiliado a un establecimiento publicó un artículo pidiendo a los países árabes en la cumbre que proclamen el establecimiento de la paz y la normalización con Israel como parte de la reorganización de la gama regional de fuerzas y la lucha contra Irán (26). Estos son solo algunos ejemplos de los intentos de promover relaciones más cercanas que ilustran el impulso que ha surgido recientemente.

Si en el pasado el interés árabe residía en demostrar su compromiso con el tema palestino y alentar a Israel a concluir el conflicto, y para hacerlo, los Estados árabes estaban dispuestos a ofrecer la normalización de Israel, hoy las tornas se vuelven y la normalización con Israel en sí mismo sirve a grandes intereses genuinos en el mundo árabe pragmático, mientras que el problema palestino se interpone en el camino.

La aversión a relaciones públicas más cercanas con Israel

A pesar de las relaciones más cercanas entre bastidores, los regímenes pragmáticos han sido extremadamente cuidadosos para no parecer excesivamente entusiastas acerca de la normalización.

Esto se ha debido a la resistencia pública amplia y poderosa en estos países a la normalización antes de una resolución del conflicto israelo-palestino, que se percibiría como negligencia y traición a la causa palestina. Incluso Egipto y Jordania, que disfrutan de relaciones diplomáticas con Israel y se involucran en una amplia cooperación de seguridad e inteligencia con él detrás de las escenas, han tenido cuidado de evitar mostrar una postura demasiado conciliadora. Esto explica las resueltas declaraciones del Rey Abdullah de que no puede haber paz o estabilidad en la región sin una solución justa y sostenible al problema palestino por medio de una solución de dos estados. El príncipe heredero saudita Mohammad bin Salman, considerado un reformador y cuyas declaraciones sin precedentes con respecto a Israel son revolucionarias, señaló – en marzo de 2018 durante una reunión a puertas cerradas con los líderes de las organizaciones judías en Nueva York, en sí mismo, un evento digno de mención – que la normalización podría no avanzar sin un progreso significativo con los palestinos.

En este contexto, el príncipe heredero expresó su pesar y gran frustración con los dirigentes palestinos, que, según él, habían perdido una oportunidad tras otra al rechazar todas las propuestas de paz que recibían.

Su mensaje fundamental fue que “es hora de que los palestinos tomen las propuestas y acuerden llegar a la mesa de negociaciones o se callen y dejen de quejarse”; su afirmación de que la cuestión palestina no es una alta prioridad para Arabia Saudita (27) es indicativa de frustración que puede atribuirse en parte al entendimiento de que la cuestión palestina es un obstáculo que impide que Arabia Saudita logre otros intereses que son prioritarios.

Esta profunda brecha entre los intereses estratégicos de los regímenes pragmáticos y la opinión pública dentro de sus fronteras significa que cada paso hacia relaciones más estrechas con Israel se produce a un precio político interno y regional. En el ámbito interno, los gobiernos de los estados pragmáticos enfrentan desafíos que amenazan su estabilidad, ya sean elementos internos hostiles que fomentan contra ellos, tensiones económicas derivadas de la dependencia del petróleo o rápidos cambios sociales y tecnológicos que crean nuevas demandas.

En una arena política que ya está llena de desafíos, pocos líderes están ansiosos por arriesgarse a gastar el capital político involucrado en establecer públicamente lazos más estrechos con Israel. En el ámbito regional, la competencia con Irán por la hegemonía islámica en Oriente Medio y el uso cínico de Irán del problema palestino aseguran que Irán explotará todos los esfuerzos por establecer relaciones más estrechas con Israel para dañar la legitimidad de los estados sunitas y culparlos por abandonar a los palestinos y por herejía contra el Islam, en cooperación con los Estados Unidos e Israel. Los estados sunitas, en general, y Arabia Saudita en particular no pueden permitirse proporcionar a Irán o a Turquía con municiones que les permitan acumular capital político regional a sus expensas.

Dado el precio político involucrado en establecer públicamente relaciones más estrechas con Israel y el beneficio que los estados árabes derivan de sus relaciones secretas con Israel en cualquier caso, es importante considerar también las ganancias potenciales que provocarán que el precio de la normalización valga la pena en el largo plazo.

Las ventajas de las relaciones públicas con Israel

Primero, aunque los beneficios de la cooperación secreta son oportunos, también son limitados. ¿Por qué los estados del Golfo, que buscan el desarrollo en alta tecnología y el ciberespacio, se excluyen de algunas de las principales conferencias del mundo en estos campos solo porque se celebran en Israel? ¿Por qué deberían hacerlo debido a la cobertura extranjera de la industria israelí en lugar de recibir sus propias impresiones inmediatas y desarrollar relaciones comerciales con ella? Para maximizar los beneficios estratégicos, relacionados con la seguridad y económicos que disfrutan ambas partes, las relaciones más cercanas deben ser públicas. Esto permitiría al campo pragmático disfrutar de un aliado confiable que le proporcionará asistencia sustancial en el desarrollo de la región y enfrentará su variedad de desafíos, así como con prestigio internacional. Por su parte, el Estado de Israel se beneficiaría de un amplio reconocimiento y legitimidad como parte integral y contribuyente de Medio Oriente. Además, el establecimiento de relaciones más estrechas con otros estados árabes fortalecería las relaciones de Israel con sus aliados más antiguos, Egipto y Jordania, y aumentaría su estatus en el mundo árabe. Por último, Oriente Medio en su conjunto se beneficiará de un refuerzo importante de la seguridad regional, que, además de la ventaja inherente de una mayor seguridad, es una condición previa para la mejora de la economía regional mediante la ampliación del alcance del comercio y la atracción de inversores extranjeros. La prosperidad económica, como fuerza estabilizadora en sí misma, es otro incentivo para intensificar la cooperación entre Israel y el campo pragmático.

Además de la efectividad limitada, otra desventaja significativa de la cooperación clandestina es el gasto que conlleva mantener el secreto. El mero hecho de ocultar la cooperación genera un costo adicional para cada acción, desde mecanismos de compartimentación e historias de cobertura, hasta complejos sistemas de coordinación y mayores riesgos concretos de seguridad.

Por supuesto, en algunas áreas el secreto es esencial y debe mantenerse. Sin embargo, en otras áreas, en las que el secreto proviene del temor a la reacción del público, es una inmensa pérdida de tiempo, energía y recursos que sería mejor invertir en un proceso constructivo destinado a cambiar el estado de ánimo del público o invertido directamente en objetivos compartidos que convencerán al público de que las relaciones valen la pena.

A pesar de las medidas de precaución, siempre hay un elemento de peligro en revelar relaciones secretas. De hecho, se puede esperar que la revelación de una medida encubierta genere una conmoción que es muchas veces más severa que la oposición original a la medida misma, debido solo al engaño involucrado en su ocultación. Sin embargo, retrasar la normalización no acerca más a las partes al final del conflicto israelo-palestino. El objetivo de establecer relaciones más estrechas con los Estados árabes no es lograr un tratado de paz que se imponga a los palestinos, ya que tal acuerdo claramente no tendría ninguna posibilidad de éxito. Israel necesita canalizar su energía y recursos nacionales hacia los temas en los que las partes involucradas han demostrado una sincera voluntad de avanzar, a fin de obtener un beneficio mutuo. Desafortunadamente, el conflicto con los palestinos bajo su liderazgo actual no cumple con estos criterios. Afortunadamente, el bienestar que toda la región disfrutará luego de la mejora de las relaciones entre Israel y los Estados árabes hará que los frutos de la paz sean más concretos y los convierta en un incentivo para que los palestinos e Israel salgan del estancamiento actual y reanuden negociaciones genuinas para un final al conflicto y un final de demandas.

Finalmente, si las relaciones más cercanas de Israel con el campo pragmático resultan en un gran avance en el conflicto israelí-palestino, el logro proporcionaría al campo pragmático y a sus miembros crédito y prestigio internacional, así como una contundente victoria sobre Irán y el campo radical… grupos que están explotando cínicamente el problema palestino como una herramienta para atacar a los regímenes árabes seculares y para dividir el mundo árabe.

Oportunidades e Implicaciones: El Siguiente Paso

El principal obstáculo en el mundo árabe, que se interpone en el camino de la normalización, es la opinión pública, que “obliga” a los regímenes árabes a preceder a la normalización con una solución al conflicto israelo-palestino. Es un obstáculo que se puede superar mediante una solución al conflicto con los palestinos o persuadiendo al mundo árabe que tiene sentido cortar la dependencia artificial de unos con otros. Debido a la complejidad del conflicto israelí palestino, la sensación de callejón sin salida, y especialmente las profundas brechas entre las partes, sería una ilusión pensar que el impulso creado entre Israel y los Estados árabes es suficiente para llevar el conflicto a un final. Además, casi paradójicamente, condicionar la normalización a una solución al conflicto israelí-palestino solo hace que se abandone su conclusión: dirige la mayor parte de la presión hacia Israel de una manera que alivia a los palestinos (para quienes la normalización no es un incentivo) de la responsabilidad, y los alienta a atrincherarse en posiciones endurecidas asumiendo que el tiempo está de su lado. Esta es también la razón de la fuerte presión contra la normalización que los palestinos están ejerciendo sobre los estados árabes, por temor a perder una importante moneda de cambio en la lucha contra Israel. Desde 2002, el enfoque de condicionar la normalización a la solución del conflicto no ha acercado su resolución, y solo ha constituido un obstáculo para otros procesos que beneficiarían a toda la región. Por lo tanto, tiene sentido hacer una pausa y “recalcular la ruta” para cada uno de los problemas por separado. Un giro hacia los Estados árabes no eximirá a Israel de la necesidad de lidiar con el problema palestino, ya que es un tema que ni se puede ni se debe eludir.

Sin embargo, posicionarlo como un obstáculo estructural para todos los esfuerzos por lograr relaciones más estrechas no es productivo y pone en peligro los intereses de todo el campo pragmático en el Medio Oriente.

Este artículo busca persuadir a los lectores de la existencia en el entorno geopolítico actual de una masa crítica de intereses comunes compartidos por Israel y los países árabes que es capaz de romper el techo de cristal artificial impidiendo la normalización que constituye la cuestión palestina.

El período actual ofrece una oportunidad histórica para avanzar en un proceso complejo que, si se gestiona correctamente, servirá en cierta medida al avance de la región en su conjunto.

La imagen optimista pintada arriba no necesita seguir siendo un sueño. Sin embargo, depende de un profundo cambio en la conciencia con respecto a la imagen del Estado de Israel en el mundo árabe en general, y al techo de cristal que el tema palestino plantea para relaciones más cercanas en particular. Los Estados árabes pragmáticos y algunos segmentos en Israel, que se han acostumbrado a pensar que el camino hacia las relaciones con los Estados árabes permanecerá bloqueado mientras el conflicto israelo-palestino no se resuelva, deben liberarse de esta concepción y separarse del resto de los problemas. Hacerlo requerirá liderazgo con visión y coraje político. Los regímenes árabes que han arreglado la dependencia en cuestión necesitarán comenzar el largo y lento proceso de terminar con la demonización del Estado de Israel y conquistar corazones y mentes hacia relaciones más cercanas.

Esto se puede mejorar con gestos simbólicos y graduales entre los lados, como establecer la infraestructura para las comunicaciones directas, abrir el espacio aéreo a los vuelos comerciales y promover marcos y contactos directos que ayudarán a desmantelar los bloqueos psicológicos en las comunidades, por ejemplo, emitiendo visas para atletas, artistas y gente de negocios como primer paso. Por encima de todo, es necesario promover los cambios requeridos en los sistemas educativos. Por su parte, el Estado de Israel puede promover proyectos económicos y de infraestructura para la población palestina en Cisjordania, incluidos proyectos en construcción, planes para el Área C, zonas industriales y el establecimiento de una nueva ciudad.

Es un proceso profundo, difícil y complejo, pero también uno que es ciertamente posible y cuyas semillas ya se pueden discernir. Por ejemplo, los libros de texto en Jordania se han actualizado para incluir mapas de Israel.

Las respuestas de Siria reconocen la provisión de tratamiento y ayuda médica israelí, tanto por parte del estado a través de la Operación Buen Vecino como por muchos elementos civiles privados (28). Las redes sociales han reflejado un creciente interés y reacciones de simpatía entre los ciudadanos sauditas a las posiciones oficiales israelíes, en particular con respecto a la cuestión iraní (29).

Además, ha surgido un discurso en los medios de comunicación saudíes que es favorable a Israel y apoya un acuerdo con Israel, junto con los pedidos para la apertura de una embajada de Israel en Riad (30). La importancia de la actividad civil radica en su capacidad para romper las paredes. Sin embargo, es esencial que los líderes valientes de ambas partes adopten una política explícita de responsabilidad y compromiso con un proceso constructivo y coherente. En este contexto, se pueden alentar las recientes declaraciones del príncipe heredero saudita Bin Salman, incluida su entrevista con el Atlántico a principios de abril, en la que reconoció el derecho del pueblo judío a vivir en su estado (31). Además de la importancia histórica de estas declaraciones, también parecen haber inspirado al ex primer ministro de Qatar, Hamad bin Jassim bin Jaber al-Thani, quien emitió una declaración similar en su cuenta de Twitter pocos días después (32).

En conclusión, a pesar del creciente interés de los estados árabes en establecer relaciones con Israel, por razones internas políticas y regionales, continúan considerando el problema palestino como un obstáculo para las relaciones públicas más estrechas. Si el liderazgo palestino logra identificar el impulso regional, reconoce a Israel y acuerda reanudar negociaciones genuinas para poner fin al conflicto, Israel dará la bienvenida a tal desarrollo. Hasta entonces, sin embargo, la artificial dependencia mutua entre la normalización y el problema palestino no lo ha acercado más a una solución. En cambio, ha permitido que el campo árabe pragmático e Israel sean tomados como rehenes por un conflicto cuyo final no está en el horizonte, contraviniendo sus propios intereses estratégicos. Por lo tanto, ha llegado el momento de abandonar la ecuación que perpetúa el punto muerto y comenzar un examen sobrio y práctico de iniciativas para pasos de normalización graduales y mutuos que beneficiarán y avanzarán a la región en su conjunto.

—————————————————————–

Citas

(1) UNGA res. 302 (IV), Dec. 8, 1949, para. 6, https://unispal.un.org/DPA/DPR/unispal.nsf/0/AF5F909791DE7FB0852560E500687282.

(2) “Arab States do not want to solve the refugee problem. They want to keep it as an open sore, as an affront to the United Nations and as a weapon against Israel. Arab leaders don’t give a damn whether the refugees live or die”: Sir Alexander Galloway, former UNRWA official, April 1952. See Nitza Nachmias, “UNRWA Betrays Its Mission,” Middle East Quarterly 19 (September 2012), https://goo.gl/rR7U5m.

(3) Khaled Abu Toameh, “Palestinians in the Arab World: Why the Silence?” Gatestone Institute, July 20, 2010, https://goo.gl/8BN0Z1.

(4) See “The Camp David Accords – The Framework for Peace in the Middle East, 1987,” Israel Ministry of Foreign Affairs, https://goo.gl/MBf8Yu.

(5) See King Hussein’s speech of July 31, 1988, http://www.kinghussein.gov.jo/88_july31.html.

(6) As reflected in the Declaration of the Establishment of the State of Israel in 1948, which states: “We extend our hand to all neighboring states and their peoples in an offer of peace and good neighborliness, and appeal to them to establish bonds of cooperation and mutual help with the sovereign Jewish people settled in its own land. The State of Israel is prepared to do its share in a common effort for the advancement of the entire Middle East.”

(7) The government of Ariel Sharon rejected the initiative within the framework of its 14 reservations regarding the Roadmap presented by the Bush administration.

(8) See Muhammad al-Sheikh in Special Dispatch No. 6757 in al-Jazeera (Saudi Arabia), January 24, 2017, MEMRI, January 26, 2017, https://goo.gl/k1IlgQ.

(9) Abdulrahman al-Rashed, “Opinion: Moving the Embassy May Have Repercussions,” a-Sharq al-Awsat, January 25, 2017, https://goo.gl/AZnX1R.

(10) Assaf Gabor, “Regional Defense: The New Map of Interests in the Arab World,” NRG, February 25, 2007, https://goo.gl/9AACGc.

(11) Adnan Abu Amer, “Why Donor Countries are Giving Less to the Palestinians,” al-Monitor, February 2016, http://www.wordforpeace.com/why-donor-countries-are-giving-less-to-the-palestinians/.

(12) Palestinian Ministry of Finance, Palestinian Authority budget for 2017.

(13) Ohad Hamo, “A Dive in the External Aid to the Palestinian Authority,” Channel 2 News, August 10, 2017, https://goo.gl/2SXU74.

(14) Amer, “Why Donor Countries are Giving Less to the Palestinians.”

(15) “Twitter Clash: Saudis vs Palestinians on Palestinian Cause, Palestinian Resistance,” MEMRI, November 30, 2017, https://bit.ly/2uFbCOl.

(16) According to a senior Saudi analyst, Hamas’s refusal to recognize Israel runs counter to the position of all the Arab states that approved the Arab initiative, MEMRI, May 1, 2017, http://www.memri.org.il/cgi-webaxy/item?4420. For a fundamental critique of Hamas’s new political document within the Palestinian Authority, Egypt, and Saudi Arabia, see MEMRI, May 27, 2017, https://www.memri.org/reports/palestinian-arab-reactions-tohamas-policy-doc.

(17) Z. Harel, “Shift in Saudi Media’s Attitude to Israel – Part II,” MEMRI, May 30, 2018, https://bit.ly/2JxmqDI.

(18) Mash’al al-Sudairi, a-Sharq al-Awsat, May 21, 2017, https://goo.gl/Wjs9fz.

(19) Abdulrahman al-Rashed, “Region’s Crises a Real Test of Arab League’s Value,” Arab News, April 18, 2018, http://www.arabnews.com/node/1285621.

(20) “Morocco, Citing Arab Disunity, Says Won’t Host Summit,” Reuters, February 19, 2016, https://goo.gl/Df3Nnq.

(21) Majdi al-Halibi, “Israeli CGS to Elaph,” Elaph, November 16, 2017, http://elaph.com/Web/News/2017/11/1177142.html.

(22) Asmahan Soliman and Omar Said, “Disagreement between Egypt, Palestine over Proposed Amendment to Arab Peace Initiative,” Mada Masr, March 9, 2017, https://goo.gl/mkfxYF.

(23) Ibid.

(24) “Egyptian Writers Debate Possibility that Israel Will Join Arab League after Resolution of Conflict with Palestinians,” MEMRI, June 13, 2017, https://bit.ly/2zMQJ9A.

(25) Jay Solomon, Gordon Lubold, and Rory Jones, “Gulf States Offer Better Relations if Israel Makes New Bid for Peace,” Wall Street Journal, May 15, 2017, https://goo.gl/R8jcUL.

(26) Ahmad Aljamiah, “The Dhahran Summit: Peace with Israel and Confrontation with Iran,” al-Riyadh, April 14, 2018, http://www.alriyadh.com/1674976.

(27) “MBS: Palestinians Should Accept Trump Proposals or Shut Up,” al-Jazeera, April 30, 2018, https://bit.ly/2KpxQL7.

(28) Bella Korn, “Moving: The Syrian Refugee Thanking Israel,” Mako, March 29, 2016, https://www.mako.co.il/special-love-israel/articles/Articlecd6af34ff61c351006.htm.

(29) “The Saudi Connection,” from Kan Hadashot Evening News, May 9, 2018, “Missile Alert in the Golan Heights: The Full Edition,” https://www.youtube.com/watch?time_continue=3925&v=mahP0taCXkU.

(30) Harel, “Shift in Saudi Media’s Attitude to Israel – Part II”.

(31) Jeffrey Goldberg, “Saudi Crown Prince: Iran’s Supreme Leader ‘Makes Hitler Look Good,’” The Atlantic, April 2, 2018, https://www.theatlantic.com/international/archive/2018/04/mohammed-bin-salman-iranisrael/557036/.

(32) “Former Qatari Prime Minister: Israelis Have a Right to Live in Their Land,” Jerusalem Post, April 5, 2018, https://bit.ly/2L6RlIi.

Teniente General (ret.) Moshe Ya’alon es investigador principal del INSS. Leehe Friedman es asistente de investigación en el INSS. Este artículo se basa en un artículo anterior de los autores

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.