Israel tiene sus críticas hacia el antisemitismo, pero aún tiene que formular una estrategia para enfrentarlo – Por Shmuel Rozner (Maariv)

El tema del odio hacia los judíos en el mundo debería ponerse sobre la mesa al comienzo de la presente campaña electoral porque vemos que está despertando un discurso antisemita ya difícil de ignorar.

El Estado de Israel ha hecho varias cosas exitosas desde su establecimiento, pero en una misión ciertamente ha fracasado. Si los líderes del sionismo esperaban que un estado judío eliminara la necesidad del antisemitismo, estarían equivocados. Por supuesto, un error de buena fe. Supusieron que el antisemitismo estaba estrechamente relacionado con la situación de los judíos, y encontraron difícil entender que el antisemitismo estaba estrechamente relacionado con la situación de los antisemitas. Cuando los antisemitas están enojados, confundidos, buscando respuestas a preguntas complejas, los judíos son una explicación conveniente.

El Estado de Israel rechaza enérgicamente el antisemitismo, pero nunca ha formulado una estrategia clara para enfrentarlo. Quizás porque después del Holocausto y el establecimiento del Estado de Israel, comenzó un período de calma relativamente cómodo en el discurso antisemita, al menos en los países occidentales. Tal vez por otras razones. De cualquier manera, podría ser el momento. También es posible que este tema se deba poner sobre la mesa al inicio de una campaña electoral, ya que el papel de una campaña electoral es hacer propuestas de políticas para el escrutinio público.

¿Por qué ahora? Porque hay un despertar del discurso antisemita en todo el mundo, que se ha vuelto difícil de ignorar. Usted no tiene que entrar en pánico. Los judíos aún no han sido perseguidos, también están recibiendo un gran apoyo, una defensa firme y, por otro lado, cosas que hasta hace poco solo se podían haber dicho en secreto, si es que alguna vez, el candidato al primer ministro las ha declarado abiertamente. Y, de repente, debemos llevar a cabo el loco debate acerca de cuánto está permitido condenar a los judíos sin ser considerado un antisemita. ¿En qué palabras se puede criticar a Israel sin ser considerado un antisemita? ¿Es necesario o innecesario llevar a cabo un diálogo cultural con figuras públicas que están expuestas a tendencias antisemitas? Sí, hay tal discusión.

¿Qué sabe Israel en este contexto? Ella sabe ofrecer un refugio seguro contra el antisemitismo. Una oferta generosa que no debe tomarse a la ligera. Una propuesta que se adhiere al patrón familiar del sionismo: si alejamos a los judíos del resto de la humanidad y los incorporamos juntos, el antisemitismo se volverá redundante. Ya está claro que no funciona de esa manera. En otras palabras, incluso si todos los judíos viven en Israel, es dudoso que el antisemitismo llegue a su fin. ¿Qué sabe Israel para responder a esta afirmación? Es cierto que habrá antisemitismo, pero los judíos estarán protegidos. Eso puede ser cierto. Tal vez no estarán protegidos mientras Israel no es lo suficientemente fuerte como para resistir los ataques. Si no es lo suficientemente fuerte, el peligro para el pueblo judío aumentará.

Todo esto no quiere decir que Israel esté equivocado en su enfoque del antisemitismo. Ella puede no estar equivocada, siempre y cuando escoja una política. Las opciones son variadas: asumir que el antisemitismo también es culpa nuestra y tomar las medidas adecuadas; preparar barrios de caravanas para los refugiados judíos que pronto vendrían; formar grupos de asesinos que maten a cualquier sospechoso de antisemitismo (sin ser atrapados); proporcionar amplia asistencia económica a organizaciones que trabajan contra el antisemitismo en países claves; lanzar una campaña para cambiar la imagen de los judíos. No estoy seguro que alguno de estos planes, o una combinación de todos, ayude. Así que si tampoco se puede hacer nada. Decidir no hacer nada. Pero sería mejor que fuera una decisión consciente, no una decisión por pereza.

El antisemitismo es un asunto serio. Muchas generaciones de judíos pueden testificar de esto. En cualquier caso, los israelíes no deberían caer en la trampa del fin de la historia. En otras palabras, no debemos asumir que el establecimiento del Estado de Israel anuló la relevancia del antisemitismo. No debemos asumir que hemos encontrado una salida y que no tiene sentido tratar con lo que ya no es nuestro negocio. El antisemitismo es definitivamente nuestro negocio. El antisemitismo es ciertamente un enemigo peligroso y astuto, y debemos considerar cómo se debe tratar. Aquí hay una pregunta para Netanyahu, Ganz, Lapid, Levant, Zandberg y Gabai. ¿Qué debe hacer Israel para tratar de frenar las tendencias de antisemitismo, qué debe hacer  Israel si las tendencias son incontrovertibles?

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.