Israel debe reevaluar su política de ambigüedad nuclear – Por Profesor Louis René Beres (BESA)

En vista de la creciente agitación en Medio Oriente desde los levantamientos árabes de 2011, ha llegado el momento que Israel revise la eficacia de su tradicional política de deliberada ambigüedad nuclear.

Dados los trastornos en cascada en todo el Medio Oriente desde 2011, Israel ahora enfrenta un dilema único. A pesar de los fundamentos lógicos y la coherencia de sus propias políticas exteriores unilaterales, sea lo que sea que Jerusalén deba decidir hacer o no sobre el “panorama político general”, una visión podría incluir el advenimiento de un Irán nuclear como un ente hegemónico regional y una intensa lucha entre los chiítas y los sunitas siendo que ésta región, siempre volátil, podría deslizarse irremediablemente a un nivel aún más profundo de caos.

Para que Israel permanezca seguro en ese entorno, tendrá que volver a evaluar su política de ambigüedad nuclear deliberada.

Hasta la fecha, la política de contar con un “bomba en el sótano” ha tenido sentido para Israel. Tanto los amigos como los enemigos reconocen que posee importantes capacidades nucleares que pueden sobrevivir y son capaces de penetrar las defensas enemigas. De hecho, para que los adversarios no reconozcan estas capacidades, se requerirá un déficit intelectual autoimpuesto.

Pero, ¿qué debería hacer Israel para que su postura nuclear avance? ¿Cómo debe adaptarse esta postura ambigua a las amenazas convergentes e interpenetrantes de las revoluciones inminentes de Oriente Medio y África del Norte, un Irán nuclear y la preocupación más o menos constante de Israel por negociar acuerdos con organizaciones estatales y sub-estatales (terroristas)?

La sabiduría convencional asume que la disuasión nuclear creíble es, de alguna manera, una consecuencia automática de la simple posesión de armas nucleares. Según este argumento, retirar la bomba nuclear de Israel del “sótano” provocaría nuevas olas de condena global sin ofrecer beneficios proporcionales.

Pero la sabiduría convencional no siempre es sabia. Las cuestiones estratégicas pertinentes para Israel no son simples ni directas. En el mundo arcano de la disuasión nuclear israelí, nunca puede ser adecuado que los estados enemigos simplemente reconozcan la existencia del arsenal nuclear del Estado judío. Más bien, estos estados deben creer que Israel posee armas nucleares utilizables, y que Jerusalén estaría dispuesta a emplearlas en ciertas circunstancias.

Las inestabilidades endémicas de Medio Oriente crean una buena razón para dudar de que Israel se beneficiaría de una continuación de la política de ambigüedad nuclear deliberada. Además, parecería, a partir de ciertos desarrollos dentro de las comunidades de defensa e inteligencia de Israel, que la alta dirección del país comprende completamente este escepticismo informado. Para aumentar tal comprensión, los estrategas nucleares de Israel deberían proceder interrogativamente, en efecto, creando una “dialéctica estratégica” auto-refinada de la cual las respuestas y políticas adecuadas podrían extraerse o deducirse de manera gradual.

Un punto básico merece una reiteración. Israel está en peligro por amenazas existenciales que justifican plenamente su posesión de armas nucleares y que requieren una doctrina estratégica con un propósito correspondiente. Sin tales armas y doctrina, Israel no puede sobrevivir con el tiempo, especialmente si los regímenes vecinos se vuelven más contradictorios, más yihadistas y/o menos adversos al riesgo.

Las armas nucleares y una doctrina nuclear con un propósito correspondiente podrían resultar vitales para los escenarios más o menos previsibles que requieren una acción preventiva y/o represalias.

En general, la doctrina militar describe cómo las fuerzas nacionales de un país pelearían en operaciones de combate plausibles. Pero la importancia plena de la doctrina radica no solo en la forma en que puede animar y unificar las fuerzas militares, sino también en la forma particular con la que puede transmitir mensajes. En otras palabras, la doctrina puede servir a un estado (especialmente a un estado endémicamente asediado) como una forma crítica de comunicación con amigos y enemigos.

Israel puede beneficiarse de una comprensión tan amplia de la doctrina. Los principales riesgos que enfrenta Israel son específicos, no genéricos. Esto se debe a que a sus adversarios en la región se les puede unir: 1) el posible nuevo estado árabe de “Palestina” y 2) un nuevo Irán nuclear. En el peor de los casos, tales “uniones” desfavorables se llevarán a cabo al mismo tiempo.

Para Israel, la simple posesión de armas nucleares, incluso cuando los estados enemigos lo reconocen plenamente, nunca puede garantizar automáticamente la disuasión exitosa. Aunque posiblemente sea contra intuitivo, un final selectivo y matizado de ambigüedad deliberada podría mejorar sustancialmente la credibilidad general de la disuasión nuclear de Israel. Teniendo esto en cuenta, el potencial perjudicial de los ataques enemigos en el futuro podría reducirse al hacer disponible de manera selectiva información adicional sobre la seguridad de las capacidades de respuesta de Israel a las armas nucleares.

Esta información, limitada pero explícita, se centraría en temas importantes e inter-penetrantes de la capacidad nuclear israelí y la voluntad de decisión.

Los escépticos probablemente estarán en desacuerdo. Después de todo, parece razonable afirmar que la ambigüedad nuclear ha funcionado hasta ahora. Podría decirse que, si bien la actual política nuclear de Israel ha hecho poco para disuadir los múltiples ataques terroristas convencionales, ha tenido éxito en mantener a los enemigos del país, ya sea individualmente o en colaboración, de montar cualquier agresión auténticamente existencial.

Pero como observó el teórico estratégico prusiano del siglo XIX Karl von Clausewitz en su ensayo clásico Sobre la guerra, se produce un punto de inflexión militar cuando “la masa cuenta”. Israel es muy pequeño. Sus enemigos siempre han tenido una gran ventaja en términos de “masa”. Tal vez más que cualquier otro estado en peligro en la tierra, Israel necesita evitar este punto de inflexión.

Una parte integral del sistema de seguridad de múltiples capas de Israel reside en las efectivas defensas de misiles balísticos, principalmente el Jetz o Flecha (Arrow). Sin embargo, incluso la bien considerada y exitosa Jetz, aumentada por las operaciones más nuevas, de menor alcance y sistemáticamente integradas de Cúpula de Hierro, Onda de David y las defensas activas relacionadas, nunca podría alcanzar una probabilidad suficientemente alta de intercepción para proteger a los civiles israelíes. Ningún sistema de defensa con misiles puede ser completamente “a prueba de fugas”, e incluso un solo misil nuclear entrante, que de alguna manera logró penetrar el Jetz o sus defensas corolarias, podría matar a decenas o quizás a cientos de miles de israelíes.

Dejando a un lado una toma de control yihadista del Pakistán nuclear, la amenaza de “fuga” más obvia e inaceptable provendría de un Irán eventualmente nuclear. Para ser disuadido efectivamente, un Irán nuclear tendría que estar convencido que las armas atómicas de Israel eran invulnerables y capaces de penetración.

Cualquier juicio iraní sobre la capacidad y disposición de Israel para tomar represalias con armas nucleares dependería en gran medida del conocimiento previo de estas armas, incluido su grado de protección frente a ataques por sorpresa, así como su capacidad para perforar las defensas pasivas y activas iraníes.

Un Irán con capacidad para armas nucleares puede ya ser un hecho consumado. Por las razones que sean, ni la comunidad internacional en general ni Israel en particular han logrado crear suficiente credibilidad con respecto a la acción preventiva oportuna. Una acción defensiva tan crítica requeriría capacidades operativas complejas, y podría generar acciones de lucha contra Irán que podrían tener un impacto muy significativo en todo el Medio Oriente.

Es probable que Israel ya haya dado pasos importantes en defensa cibernética y guerra cibernética, pero incluso los esfuerzos más enérgicos en esta dirección no serían suficientes para detener a Irán por completo. Las sanciones impuestas a Teherán a lo largo de los años han tenido un impacto económico, pero no han tenido un efecto determinable en términos de detener la nuclearización iraní o las mejoras de Teherán en las pruebas de misiles balísticos intercontinentales.

Un Irán nuclear podría decidir compartir algunos de sus componentes y materiales nucleares con Hezbollah o con otros grupos terroristas. Para evitar esto, Jerusalén tendría que convencer a Irán, entre otras cosas, de que posee una gama de opciones nucleares utilizables.

Jerusalén ahora debería calcular (en relación con un Irán potencialmente nuclear) el grado de sutileza con el que debería considerar comunicar partes clave de su estado nuclear. Se podrían dar a conocer ciertos detalles generales sobre la disponibilidad y la capacidad de supervivencia de las armas de menor rendimiento. Naturalmente, Israel nunca debe revelar ninguna información específica sobre su estrategia nuclear, endurecimiento o relación de rendimiento.

Es importante tener en cuenta que un movimiento israelí de la ambigüedad a la divulgación no ayudaría necesariamente en el caso de un enemigo nuclear irracional. Es posible que ciertos elementos de la dirección iraní se suscriban a ciertas visiones de los últimos tiempos de un apocalipsis chiíta. Por definición, tal enemigo no valoraría su propia supervivencia nacional continuada más que cualquier otra preferencia o combinación de preferencias.

Si sus líderes fueran o no fueran racionales, Irán podría convertirse efectivamente en un terrorista suicida nuclear en el macrocosmos. Tal perspectiva desestabilizadora es improbable, tal vez incluso en los límites externos de la plausibilidad, pero no es inconcebible. Existe una perspectiva más o menos similar en un Pakistán ya nuclear y claramente vulnerable al golpe de Estado.

Para protegerse contra ataques militares de enemigos irracionales, particularmente ataques que podrían acarrear costos existenciales, Israel deberá reconsiderar virtualmente todos los aspectos y funciones de su arsenal nuclear y su doctrina.

Retirar la bomba del “sótano” de Israel podría mejorar la disuasión estratégica de Israel en la medida en que aumentaría las percepciones del enemigo de la gravedad de los riesgos involucrados. Esto también traería a la mente la llamada Opción de Sansón, que podría permitir a los tomadores de decisiones enemigos comprender que Israel está preparado para hacer lo que sea necesario para sobrevivir.

Independientemente de su nivel preferido de ambigüedad, la estrategia nuclear de Israel siempre debe permanecer orientada hacia la disuasión, no hacia la guerra. La opción de Sansón se refiere a una política que se basaría en parte en alguna amenaza implícita de represalias nucleares masivas para ciertas agresiones enemigas específicas. El pequeño tamaño de Israel significa, entre otras cosas, que cualquier ataque nuclear amenazaría la existencia misma de Israel y, por lo tanto, no podría ser tolerado.

Una opción de Sansón solo tendría sentido en los escenarios de último recurso o cerca del último. Para ser parte de un elemento disuasivo creíble, es esencial un final correspondiente a la ambigüedad deliberada de Israel. La parte realmente difícil de este proceso de transformación será determinar el momento adecuado para cualquier acción de este tipo con respecto a los requisitos de seguridad fundamentales de Israel, y también las expectativas de la comunidad internacional. En cualquier caso, la Opción de Sansón nunca debe confundirse con el objetivo primordial de seguridad de Israel: buscar la disuasión estable en los niveles más bajos posibles de conflicto militar.

En el mundo estratégico a menudo contrario a la intuición, a veces puede ser racional pretender irracionalidad. Los beneficios de la disuasión nuclear de la pretendida irracionalidad dependerían, al menos en parte, de la conciencia de un estado enemigo de la intención de Israel de aplicar un objetivo de contravalor al responder a un ataque nuclear. Pero, una vez más, los tomadores de decisiones israelíes deberían tener cuidado de no revelar demasiada información específica. Por supuesto, también es preocupante que el presidente estadounidense pueda ser percibido como más o menos genuinamente irracional, incitando a las “anticipaciones anticipatorias” contra los Estados Unidos directamente o (según los detalles) contra los aliados cercanos como Israel.

Nada de esto pretende sugerir que un movimiento israelí que se aleje de una ambigüedad nuclear deliberada sería útil solo en asuntos que involucran específicamente amenazas nucleares. La credibilidad y la rentabilidad de cualquier amenaza de represalia nuclear israelí serían mayores cuando la agresión esperada fuera similar a la nuclear. Sin embargo, hay circunstancias en las que un determinado enemigo o coalición de enemigos podría contemplar lanzar “solo” un devastador primer ataque convencional contra Israel, y concluir que tal medida sería sensata porque no provocaría represalias nucleares israelíes.

Sin embargo, si los agresores fueran conscientes que Israel estaba en posesión de una amplia gama de fuerzas de represalia nuclear capaces y seguras, tanto en términos de alcance como de rendimiento, sería más probable que estos enemigos fueran disuadidos con éxito. En este escenario, como consecuencia de revelaciones incrementales y matizadas, Jerusalén habría señalado a sus adversarios que puede cruzar el umbral de represalia nuclear para castigar la posibilidad de infligir cualquier daño nacional potencialmente existencial.

En un lenguaje más estrictamente militar, las acciones de Israel se diseñarán para garantizar mejor el “dominio de la escalada”. Las ventajas de la disuasión nuclear para Israel de tomar ciertos pasos lejos de la ambigüedad nuclear estarían en la señal que envía: que Israel no tendrá que tomar represalias con la fuerza nuclear desproporcionada. Tendrá otras opciones de represalia (más creíbles).

Tales ventajas podrían extenderse más allá de la mejora de amenazas creíbles de represalia nuclear israelí para apoyar amenazas creíbles de contra-represalia nuclear israelí. Si, por ejemplo, Israel debería iniciar un primer ataque defensivo no nuclear contra Irán antes de que ese estado se vuelva capaz nuclear (no es una “agresión”, sino un acto de “autodefensa anticipatoria” según el derecho internacional), la probabilidad de una respuesta masiva iraní con represalias convencionales podrían disminuir si ya hubiera habido amenazas abiertas por parte de Israel de contra-represalias nucleares. En esencia, al seguir un camino incremental para alejarse de la ambigüedad nuclear deliberada, sería menos probable que Israel replique la anterior postura nuclear de Estados Unidos frente a la entonces Unión Soviética: una postura de amenaza solo de “represalia masiva”.

En el análisis final, los beneficios de seguridad específicos y valiosos probablemente se acumularían en Israel como resultado de un final selectivo e incremental de la ambigüedad nuclear deliberada. Es posible que el momento óptimo para comenzar ese “final” aún no haya llegado, pero habrá llegado en el momento en que Irán o cualquier otro enemigo obvio crucifique de forma verificable el umbral nuclear. Cuando llegue ese momento, Israel ya debería haber configurado 1) su asignación óptima de activos nucleares; y 2) la medida precisa en que se debe divulgar esa configuración. Dicha preparación podría mejorar significativamente la credibilidad de su postura de disuasión nuclear.

Una fuerza nuclear de segundo ataque completamente reconocible debería ser revelada. Por necesidad, una fuerza estratégica tan robusta, endurecida, multiplicada y dispersada, se diseñaría para infligir un golpe decisivo de represalia contra las principales ciudades enemigas. Irán u otro posible adversario nuclear, siempre y cuando esté dirigido por tomadores de decisiones racionales, debe comprender que los costos de cualquier agresión planeada contra Israel siempre excederán cualquier ganancia concebible.

Para protegerse de manera más completa contra adversarios nucleares potencialmente irracionales, Israel todavía no tiene una alternativa lógica al desarrollo de una opción de prevención convencional. Operacionalmente, no puede haber una seguridad razonable de éxito contra múltiples objetivos endurecidos y dispersos. Sin embargo, con respecto a la disuasión, “irracional” no es lo mismo que “loco”. Incluso un liderazgo enemigo irracional aún puede mantener los ordenamientos de preferencias nacionales o las jerarquías que son consistentes y transitivas. Por ejemplo, un liderazgo irracional puede estar sujeto a amenazas de disuasión que amenazan de manera creíble a los valores religiosos y públicos profundamente arraigados. La principal dificultad para Israel es determinar la naturaleza precisa de esos valores enemigos principales. Si se determina que un liderazgo iraní estaba realmente “loco”, es decir, sin un orden de preferencias descifrable o predecible, las apuestas de disuasión habituales podrían necesariamente dar paso a la prevención.

Por definición, tales determinaciones son más estratégicas que jurisprudenciales. Desde el punto de vista discreto del derecho internacional, tal vez en vista de las amenazas genocidas de Irán contra Israel, una opción preventiva podría representar una expresión permisible de defensa propia anticipada. Nuevamente, este juicio puramente legal estaría completamente separado de cualquier evaluación paralela o coincidente del éxito operacional. Por ahora, al menos, todas estas evaluaciones apuntan abrumadoramente a evitar el ejercicio de cualquier opción de preferencia residual.

En el análisis final, el hecho que se indique o no un cambio rápido o gradual de la ambigüedad nuclear deliberada para expresar la revelación nuclear dependerá de varios factores complejos e interdependientes. Incluyen los tipos específicos de armas nucleares involucradas; los supuestos cálculos recíprocos de los líderes enemigos designados (estado y subestado); los efectos esperados en los procesos racionales de toma de decisiones por parte de estos líderes enemigos; y los efectos esperados en los procesos de comando / control / comunicación tanto israelíes como adversarios. En consecuencia, si alguna vez se esperaba que la bomba de Israel fuera del “sótano” produjera delegaciones enemigas seleccionadas de la autoridad de lanzamiento nuclear y / o procedimientos de alerta de lanzamiento nuevos y aparentemente menos estables, la probabilidad de guerras nucleares no autorizadas o accidentales podría ser aumentado. De ello se deduce que Israel debe prepararse para mejorar continuamente su estrategia nuclear militar nacional, en particular su larga política de ambigüedad nuclear deliberada.

 

 

Louis René Beres es profesor emérito de derecho internacional en Purdue y autor de 12 libros y varios cientos de artículos sobre estrategia nuclear y guerra nuclear. La segunda edición de Surviving Amid Chaos: La estrategia nuclear de Israel (Rowman & Littlefield) se publicó en 2018.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.