ISIS está vivo y coleando. Para Israel estas no son necesariamente malas noticias – Por Alon Ben David

La asesina organización islámica, que volvió a los titulares después de la masacre en Sri Lanka, une al mundo árabe y occidental contra el terrorismo y facilita la explicación de lo que hemos estado tratando de explicar durante décadas.

Da’ash (ISIS) demostró esta semana que no solo es una organización que está viva, sino que también patea y es poderosa. En el momento del mega ataque en Sri Lanka, parece que Da’ash está volviendo a la vida en Siria e Irak. Parece que los anuncios de victoria estadounidenses y los elogios que ya se estaban elevando fueron prematuros. Para Israel, estas no son necesariamente malas noticias.

Cuando las naciones del mundo salieron a luchar contra el estado islámico establecido en Siria e Irak, en una coalición más grande que la que luchó contra Hitler, estaba claro que tendrían éxito en destruir su infraestructura física. También quedó claro que la idea de Da’ash no podía ser eliminada por los bombardeos, y que seguiría inspirando terror en todo el mundo. Pero los ataques terroristas de esta semana demostraron que no solo la idea sigue viva, sino también la organización. Estos no fueron ataques inspirados llevados a cabo por una organización local. Está claro que detrás de los ataques en Sri Lanka hay una organización internacional mucho más grande que los yihadistas locales. La planificación (que comenzó mucho antes del ataque a la mezquita en Nueva Zelanda y, por lo tanto, no fue en respuesta a ella), la recopilación de inteligencia y la elección de objetivos, la preparación de armas y la ejecución a tiempo son demasiado grandes para ser obra del tamaño de una organización local. La mayor producción del estado islámico fuera de sus áreas de influencia, es mayor y más letal que la cadena de ataques en París en 2015.

Hasta el día de hoy, el que sabía cómo generar tales mega ataques era Al Qaeda. También hay una gran similitud entre los ataques de Sri Lanka con el de Al-Qaeda en Mumbai en 2008, el alcance de los objetivos y el patrón de acción, y la fijación en los detalles, como la insistencia que los terroristas se sacasen la barba antes de emprender el ataque. Luego, en la India, fueron los activistas de Lashkar-e-Taiba, la rama de Al-Qaeda en Pakistán, quienes organizaron los ataques. No me sorprendería si esta vez también se contactara a la organización pakistaní.

Al Qaeda es otra organización que ya ha sido debilitada pero que se niega a morir. Hace unas semanas, los Estados Unidos anunciaron un premio de un millón de dólares por información sobre el paradero del hijo de Osama bin Laden, Hamza bin Laden, quien aparentemente tomó el liderazgo de la organización, y entre Pakistán y Afganistán todavía hay vastas áreas donde los talibanes y el propio Hamza Ben-Laden continúa emitiendo cassettes con llamadas a ataques cada pocos meses, lo que indica que la organización aún no ha pronunciado su última palabra.

Yo no sacaría a Al-Qaeda de la lista de sospechosos en el caso de Sri Lanka.

***

En Siria e Irak, un mes después que Estados Unidos declarara la destrucción final del estado islámico, Da’ash, quien es ostensiblemente derrotado, nuevamente puede levantar la cabeza. Este mes, la organización llevó a cabo varios ataques contra las fuerzas kurdas en el este de Siria y el norte de Irak. Siria informaba que el ejército de Assad está luchando nuevamente en Da’ash, al norte de Tadmor, y un instituto de investigación estadounidense (ISW) afirma que Da’ash está reestableciendo “áreas de apoyo” en Siria e Irak. Además, miles de mujeres de Da’ash, que fueron evacuadas con sus hijos de las áreas ocupadas, organizan disturbios en los campos de refugiados a los que fueron evacuadas y otras iniciativas de refugiados.

Existe una pequeña posibilidad que Da’ash pueda restablecer una entidad política en estas áreas, con su líder, Abu Bakr al-Baghdadi, no ha sido visto durante años, y muchos creen que fue asesinado en uno de los atentados estadounidenses, pero Da’ash no se rinde y tiene la intención de seguir hostigando a Assad y a sus asociados.

Israel se apresuró un poco al alentar a los estadounidenses a salir contra Da’ash, y obviamente no tenemos interés en que Da’ash esté ubicado más allá de nuestras fronteras. Según publicaciones extranjeras, Israel ha participado activamente en la lucha de Egipto contra la sucursal de Da’ash en el Sinaí, y también ha golpeado con frecuencia la sucursal de Da’ash en el sur de los Altos del Golán. Pero la presencia del estado islámico entre Siria e Irak fue más que nada una molestia para el eje chiíta liderado por Irán. Mientras existió, impidió que Irán se diera a la tarea de fijar una continuidad de la media luna chií, que ahora se extiende desde el Golfo Pérsico hasta el Mar Mediterráneo.

La locura de Da’ash también hizo que muchos en el mundo vieran al eje chiíta como un elemento sano y responsable en la región, y la falta de deseo de tratar con él fue uno de los factores que empujaron a Obama a comprometerse con Irán. Trump tampoco está dispuesto a dejar a sus soldados en Siria. Tanto él como Israel estarán felices de ver a los iraníes nuevamente perder fuerzas y verter sangre contra Da’ash, y en el caso de Trump, no hay temor de que se sienta tentado a ver a Irán como un socio responsable.

***

Y mientras tanto las fuerza de Hezbollah en Siria se abstiene de hacer actividades terroristas por temor a ser etiquetado como otro Da’ash. La natural renuencia de Israel a ver a la bárbara violencia de Da’ash como comprensible y común para todas las personas civilizadas, pero si neutralizamos el hecho de que las Da’ash sabían cómo filmar su brutalidad de una manera elegante, en realidad no eran un fenómeno nuevo para nosotros. Los miembros de Fatah que masacraron a bebés en Misgav Am, o los miembros de Hamas que hicieron estallar a familias en restaurantes y autobuses, no fueron menos bárbaros, tuvieron menos éxito en la documentación y la comercialización que los miembros del estado islámico.

Más allá de su contribución al bloqueo del eje chiíta, hicieron otro servicio importante para Israel: le pusieron mala fama al terrorismo. Organizaciones como Hezbollah, que hasta hace una década no temían iniciar ataques terroristas en Bulgaria, India o Tailandia, ahora se están absteniendo de tales acciones por temor a ser etiquetadas como Da’ash.

En Europa, que se despierta después de una década de ataques terroristas y ahora está vigilando de cerca a los graduados de los mujahideen sirios, se ha vuelto más difícil, pero aún posible, realizar ataques fuera de una mayoría de ataques aislados. A falta de control central e inteligencia tan efectivos como Sri Lanka, Da’ash puede continuar golpeando con enormes producciones de terrorismo. Para nosotros, Da’ash une el mundo occidental y el árabe contra el terrorismo y nos facilita la explicación de lo que hemos estado tratando durante décadas.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.