Irán enfrenta desafíos económicos a medida que su moneda se hunde – Por Dr. Doron Itzchakov (BESA)

La fuerte caída en el valor de la moneda iraní está causando trastornos en la economía iraní y desafiando al gobierno y al sector bancario. El hundimiento de la moneda local a una tasa de 6.000 tomanes por dólar, a pesar del alto nivel de los ingresos del petróleo y el gas, refleja una falta de confianza entre los ciudadanos y el sistema bancario. Una consideración de la política económica de Irán arroja luz sobre las limitaciones de la “economía dual” practicada por la República Islámica desde su inicio.

En un momento en que los movimientos de Irán en la esfera geopolítica están recibiendo la mayor parte de la atención pública, están ocurriendo procesos económicos que tendrán consecuencias para el poder de la República Islámica. La reciente fuerte caída en el valor de la moneda local frente al dólar refleja la gravedad de la difícil situación económica de Irán. Cuando la moneda local se desplomó por debajo del índice de referencia de 6.000 tomans por dólar, el comercio de divisas se detuvo. Los esfuerzos del Banco Central de Irán para estabilizar la tasa en 4,200 tomanes fracasaron, lo que provocó el cierre del mercado de conversión de divisas.

Una mirada a la tasa de cambio de la moneda local en los primeros días de la República Islámica pone de relieve las terribles dificultades de la moneda en relación con el mercado mundial actual. A raíz de la revolución, la tasa de cambio de la moneda iraní se mantuvo en siete tomanes frente al dólar, mientras que en el mercado libre el dólar se negoció por diez tomanes . No es de extrañar, entonces, que la reciente caída en el valor de la moneda y la desconfianza entre los ciudadanos y el sistema bancario hayan llevado a algunos miembros del parlamento a exigir el despido inmediato de Valy Allah Seif, presidente del Banco Central.

Existe una aparente contradicción entre el nadir que alcanzó la moneda local y los ingresos del estado por petróleo y gas. El mercado petrolero iraní es el quinto en el mundo, con una capacidad de producción de cuatro millones de barriles por día. Además, las reservas de gas natural de Irán se estiman en el 17,5% de todas las reservas de gas conocidas, el segundo en tamaño a nivel mundial después de Rusia. Según el World Factbook de la CIA , el PIB de Irán se estima en $ 1,63 billones y su PIB per cápita en $ 20,000.

Sin embargo, estas cifras no reflejan la realidad que enfrenta la población iraní, que sufre de desempleo, inflación, crecientes brechas entre el ingreso familiar promedio y la canasta de gastos del hogar, una grave escasez de viviendas y más. ¿Por qué la discrepancia?

Un análisis de la ecuación político-económica puede arrojar luz sobre los motivos de la crisis en el mercado cambiario iraní. Los expertos occidentales tienden a categorizar el régimen económico iraní como una “economía dirigida”, donde el establecimiento dominante es el actor decisivo y exclusivo cuando se trata de la producción y el consumo de bienes y servicios. Este tipo de economía se resume en la de la Unión Soviética antes de su desaparición.

Es cierto que existe una cierta similitud entre el régimen económico de Irán (que ha debilitado al sector privado) y una “economía dirigida”, pero esta percepción es insuficiente ya que ignora las características de la economía dual practicada en Irán.

La economía iraní se compone de dos ejes paralelos: el régimen económico oficial implementado por el gobierno y la “economía de la fundación benéfica” (la economía de Bonyads ). La más grande de las fundaciones es la “Fundación Oprimida y Discapacitada”, la segunda entidad económica más grande del país después de la compañía petrolera nacional. El trabajo de las fundaciones de caridad, que se originó en la confiscación de los activos de la Fundación Pahlavi por el régimen revolucionario, implica satisfacer las necesidades de las clases más bajas, ayudar a las familias de los caídos en la batalla, rehabilitar a los prisioneros de guerra y proporcionar formas variadas de bienestar. e inculcar educación, cultura, etc. islámicos.

Con el tiempo, las fundaciones benéficas se han convertido en un poderoso eje económico que no está sujeto a monitoreo gubernamental, procesos de impuestos, informes o registro en el sistema de contabilidad del estado. No es sorprendente que la incapacidad de monitorear estas entidades haya dado lugar a corrupción, evasión de impuestos y asignación de recursos fuera del marco del presupuesto anual aprobado.

Además, la constitución iraní delinea explícitamente el equilibrio de poder entre el Líder Supremo y el presidente, poniendo al Líder Supremo a cargo del establecimiento de la agenda y la asignación de recursos. Como resultado, una gran proporción de los ingresos del estado se canaliza a entidades directamente bajo la égida del ayatolá Jamenei, como el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria, que se ha convertido no solo en un formidable grupo de seguridad sino también en un poderoso conglomerado económico.

La estructura económica dual ha creado consecuencias que son exclusivas de la economía iraní. Por ejemplo, el actual presidente de la Fundación de los Oprimidos y Discapacitados, Muhammad Saeed-kia, no tiene menos poder (algunos afirman que tiene aún más) que el ministro de asuntos económicos y finanzas, Masoud Karbasian. El poder e influencia de las fundaciones benéficas sobre la economía iraní son una fuente de disputas incesantes entre los agentes de poder gubernamentales. La actividad de las fundaciones está claramente dirigida, entre otras cosas, a reforzar el establecimiento religioso en el equilibrio político de poder de Irán. Por ejemplo, la Fundación “Ostan-e Quds-e Razvi” sirve como base de apoyo para Ebrahim Raisi, que desafió a Rouhani en las elecciones presidenciales.

Como de costumbre, el establishment gobernante iraní está culpando por la caída en el valor de la moneda sobre factores externos, especialmente en Occidente, alegando que la confusión proviene de las amenazas de Washington de retirarse del acuerdo nuclear. Varios portavoces dicen que la política de la administración Trump sobre la renovación de sanciones está fomentando la incertidumbre que está disuadiendo a los países europeos de firmar acuerdos comerciales con Irán. Sin embargo, los comerciantes locales acusan al banco central iraní de ralentizar deliberadamente el flujo de divisas hacia el mercado cambiario para crear una escasez. Los cambistas también afirman que la escasez está destinada a impulsar la demanda de divisas y cubrir los déficit presupuestarios.

El deseo de los ciudadanos de convertir su dinero en moneda extranjera para retener su valor atestigua la falta de confianza popular en el sistema bancario. La inflación y el aumento de los precios en la canasta básica de bienes impulsan la búsqueda constante de soluciones en ausencia de una alternativa bancaria. La caída en el valor de la moneda se acompaña de una caída continua en la producción del mercado local que se deriva de la falta de estímulo del gobierno. Las altas cifras de desempleo y la preferencia por las importaciones sobre los productos locales también contribuyen a la angustia de la moneda.

En opinión de los industriales y economistas, el estancamiento se debe tanto a la sensación de seguridad impulsada por los altos ingresos de los recursos naturales como a la preferencia del régimen por establecer la agenda económica. Además, el incumplimiento por parte del establishment de los principios básicos de una economía libre -en la que los propietarios privados toman sus propias decisiones sobre qué producir, cómo fijar el precio y en qué invertir- agrava la debilidad de la economía iraní.

Los problemas que afectan ahora a la moneda iraní no se pueden ver aislados de los disturbios sociales que comenzaron a finales de 2017. Las protestas que arrasaron alrededor de 80 ciudades en todo Irán surgieron de las crecientes brechas entre las inversiones masivas en el ámbito militar (con el objetivo de expandir la influencia regional de Irán) y el deseo de la población de un mejor nivel de vida. Este movimiento fue impulsado por el aumento del costo de la vida, la alta pobreza y los niveles de desempleo, la escasez de viviendas y el aumento de la delincuencia. Las tribulaciones de la moneda deben analizarse en el contexto más amplio de los acontecimientos que afectan a Irán.

Desde el momento en que se estableció la República de Irán en 1979, sus líderes pidieron el rechazo de todos los aspectos de la vida occidental, incluido el uso de divisas. Los ciudadanos de Irán han tomado el rumbo opuesto. La fuente de fortaleza de la economía iraní, sus ingresos de gas y petróleo, podría convertirse en una debilidad debido a la fragilidad del régimen económico. El liderazgo ignorando las necesidades de la sociedad y canalizando recursos masivos hacia la esfera militar, mientras se desvía la mirada de las responsabilidades de la estructura dual, podría crear serios desafíos para el régimen revolucionario en el futuro.

 

 

El Dr. Doron Itzchakov es investigador asociado en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos y en el Centro Alianza para Estudios Iraníes en la Universidad de Tel Aviv.

NOTA:

El rial (ریال en persa,  es la moneda oficial de Irán. Se divide en 100 dinares pero debido al bajo valor del rial, la fracción no se usa.

Aunque desde 1932 dejó de ser oficial el tomán (diez riales), hoy en día sigue siendo una moneda de cuenta para denominar cantidades de dinero. Normalmente los precios están marcados en tomanes (1.000 tomanes = 10.000 riales).

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.