¿Intentarán Hamás y Hezbollah nuevamente romper la telaraña israelí? – Por Dr. Netanel Flamer (BESA)

Desde sus primeros días, Hezbollah y Hamás han visto un inmenso valor en monitorear de cerca los medios de comunicación de Israel. Sin embargo, su dependencia de la información de fuente abierta ha demostrado ser un arma de doble filo, ya que ambos grupos han sido engañados para tomar malas decisiones estratégicas. Es probable que Hezbollah o Hamas identifiquen la crisis actual en Israel, en relación a la reforma del poder judicial de Israel propuesta por el nuevo gobierno, como una oportunidad para actuar en su contra. Sin embargo, podrían sorprenderse con la respuesta de Israel.

Durante los últimos meses, el sistema político y la sociedad civil de Israel se han visto sacudidos por un acalorado debate constitucional y político desencadenado por la propuesta de reforma del poder judicial de Israel, impulsada por el nuevo gobierno. Los ecos de esta crisis interna inevitablemente resuenan más allá de las fronteras del país. Los enemigos de Israel, incluidos Hamás y Hezbollah, están observando la crisis con gran interés, y es probable que uno o ambos la vean como una oportunidad para emprender acciones hostiles.

En la era moderna, la información se transmite a todo el mundo al instante, lo que permite que cualquier persona con algún grado de interés en Israel se mantenga actualizada y consuma detalles de cualquier crisis que el país pueda estar experimentando en tiempo real. En el caso del alboroto público generalizado actual con respecto a la reforma propuesta por el gobierno del poder judicial de Israel, esta información incluye datos visuales, como imágenes de enfrentamientos entre manifestantes y la policía; confrontaciones en la Knesset y sus comités; y, por supuesto, peleas incesantes entre los funcionarios electos y el público en las redes sociales.

No es de extrañar que Hezbollah y Hamas se centren en estos eventos. Desde sus primeros días, ambas organizaciones han entendido el inmenso valor de monitorear de cerca los medios de comunicación de Israel. La prensa abierta de Israel, que se basa en los principios de la libertad de expresión y el derecho del público a saber, ofrece a estas organizaciones acceso a una gran cantidad de información de gran valor. Como esta información es abierta y de bajo costo, estas entidades pueden cerrar las brechas de información que no podrían cerrar de otra manera.

Como Hezbollah y Hamás carecen de otras fuentes para la evaluación estratégica, han llegado a confiar en las fuentes abiertas como su medio de información más importante para analizar a Israel y evaluar su condición. Esto incluye evaluar el espíritu de lucha del público israelí y la voluntad de los líderes de participar en operaciones militares a gran escala o responder con fuerza a los actos de terrorismo. En vista de lo que están viendo en las fuentes abiertas, es probable que Hezbollah o Hamás perciban la crisis actual de Israel como una oportunidad para tomar medidas contra ella.

Conceptos erróneos sobre la probable respuesta de Israel

En la historia del conflicto entre Israel y Hezbollah/Hamás, los conceptos erróneos o las evaluaciones eqiovpcadas de la situación de estos últimos grupos a menudo los han llevado a tomar malas decisiones, muchas de las cuales tuvieron consecuencias desastrosas para ellos.

A lo largo de los años de lucha en la zona de seguridad del sur del Líbano, especialmente en la década de 1990, Hezbollah siguió de cerca el debate israelí sobre la presencia de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) y el Ejército del Sur del Líbano (ELS) en esa zona, y supervisó a los israelíes. atención pública sobre las bajas y muertes entre los soldados de las FDI. Hezbollah identificó el desacuerdo público en Israel como un signo de debilidad y crisis, lo que le dio el ímpetu para continuar su actividad contra las FDI. El hecho de que Israel se retirara de la zona de seguridad en mayo de 2000, junto con la forma en que se llevó a cabo la retirada (a toda prisa, de una manera que se percibió en gran medida como una “fuga”), fue visto por Hezbollah como una prueba positiva de su tesis acerca de la debilidad de Israel.

Esta opinión fue célebremente articulada por el secretario general de Hezbollah, Hassan Nasrallah. En un discurso pronunciado el 26 de mayo de 2000, Nasrallah declaró: “Este Israel, que tiene armas nucleares y la fuerza aérea más poderosa de la región, es más frágil que una telaraña”. Desde entonces, la metáfora de la “tela de araña” se ha convertido en un término en clave para la brecha entre las capacidades militares de Israel y su espíritu de lucha. Esta percepción se vio reforzada aún más por la débil respuesta de Israel al secuestro de tres soldados de las FDI, por parte de Hezbollah, solo unos meses después de la retirada.

Hezbollah llegó a la conclusión de que la respuesta de Israel a más secuestros de soldados sería igualmente débil. Después de varios intentos fallidos, Hezbollah atacó una patrulla de las FDI a lo largo de la valla fronteriza el 12 de julio de 2006, matando a varios soldados israelíes y secuestrando a dos más. En respuesta, Israel se embarcó en la Segunda Guerra del Líbano que, a pesar de los fracasos que reveló, fue una completa sorpresa para Hezbollah. Nasrallah incluso admitió públicamente que si hubiera sabido que Israel reaccionaría de la forma en que lo hizo, no habría ordenado los secuestros. Algunos argumentan, con cierta justificación, que la disuasión creada por la fuerza de la respuesta de Israel continúa hasta el día de hoy.

Hacia fines de 2008, Hamás se encontró en una situación similar. Después de varios meses de tensiones crecientes en la Franja de Gaza debido a los intentos de Israel de destruir sus túneles transfronterizos, que están diseñados para realizar ataques sorpresa dentro de Israel, Hamás estimó que Jerusalén se abstendría de emprender una operación a gran escala en la Franja de Gaza. A pesar de otra información que estaba recibiendo, Hamás pensó que las próximas elecciones de la Knesset israelí programadas para febrero de 2009 impedirían que el gobierno lanzara cualquier acción militar significativa. La organización también creía que la detención continuada del soldado israelí Guilad Shalit en Gaza serviría como elemento disuasorio decisivo, impidiendo que Israel iniciara una campaña que podría poner en peligro la vida de Shalit.

Hamás encontró más apoyo para su evaluación… de que Israel no tomaría medidas extraordinarias en el comportamiento de Israel en 2007 y 2008. Durante ese período, varios incidentes provocaron que se hablara de guerra en Israel, pero ninguno se convirtió en una operación a gran escala. Hamás también se sintió alentado por las fallas en el ejército israelí que habían sido expuestas por la Segunda Guerra del Líbano, así como por la expectativa de que Israel carecería de apoyo internacional para cualquier operación militar. Esta evaluación se vio reforzada por la creencia de que Israel temía verse arrastrado a una confrontación en múltiples frentes, dada la posible escalada en el Líbano y Cisjordania.

La táctica engañosa de Israel de proyectar deliberadamente una atmósfera de negocios “como de costumbre”, desde los medios, ayudó a tomar a Hamás por sorpresa. En diciembre de 2008, durante el ataque aéreo inicial de la Operación Plomo Fundido, el personal de Hamás estaba en sus oficinas, en contra del procedimiento normal de la organización de trasladar los centros de mando y las oficinas bajo tierra cada vez que se consideraba inminente una ofensiva israelí. Incluso Ismail Haniyeh estaba en su oficina. El complejo al-Saraya, donde se encuentran los ministerios del gobierno de Hamás, contaba con todo el personal. La prueba más clara de sorpresa fue que, en el momento del ataque, se estaba celebrando la ceremonia de graduación de un curso de formación de agentes de policía en el patio de armas del centro de la ciudad de Gaza. Los terrenos del desfile fueron atacados y unos 90 miembros de Hamás murieron, incluido el jefe de policía Tawfiq al-Jabari.

Hamás y Hezbollah están monitoreando los eventos actuales en Israel e identificando debilidades

Hoy, como siempre, Hamás y Hezbollah siguen de cerca lo que sucede en Israel accediendo a los medios abiertos. Todo el progreso en el programa de reforma judicial y todas las contraprotestas se revisan cuidadosamente y en gran detalle. Todas las declaraciones de personas de ambos lados del debate se traducen y se les da prominencia, con énfasis en las expresiones que sugieren discordia y divisiones en la sociedad israelí.

Así, una infografía producida el 1 de marzo de 2023 en Al-Ahed, un sitio web identificado con Hezbollah, cita a altos funcionarios israelíes sobre la lucha dentro de la sociedad israelí e informa sobre señales que sugieren que esa sociedad es tan frágil como una telaraña, como lo sugiere el encabezado de la infografía. En respuesta a los disturbios israelíes, se cita al ex ministro de Seguridad Interna, Omer Bar-Lev, declarando: “La negativa a servir en las reservas ocurrirá si se aprueba la revolución en el poder judicial”; citan además al ministro de Defensa, Yoav Gallant, diciendo: “El llamado a rechazar el servicio militar está dañando la defensa de Israel”; además, informan que el exdirector de Shin Bet, Yuval Diskin, dijo: “Dentro de unas semanas, estaremos en una guerra civil”; y los oficiales de reserva de la Unidad 8200 se citan como advertencia de una preocupación real por la seguridad nacional.

Pensamientos similares se hicieron eco en una entrevista que el subsecretario general de Hezbollah, Na’im Qassem, concedió al sitio web Al-Akhbar el 23 de febrero de 2023. Afirmó que dado lo que está sucediendo en Israel en este momento, está dando más y más credibilidad, cada día, al “discurso de telaraña” de Nasrallah. Según Qassem, las crisis en Israel se están acumulando y pueden estallar. De manera similar, el 2 de marzo de 2023, la agencia de noticias Shaeb en Gaza, que se identifica con Hamás, publicó un artículo con un titular que especulaba: “¿Se desmoronarán las FDI debido a las reformas de Netanyahu?”. El artículo informa sobre las declaraciones de negativa a servir en varias unidades de reserva (incluidas la Fuerza Aérea de Israel, las fuerzas de operaciones especiales y otras) una vez que se completa la legislación que afecta al poder judicial. También cita advertencias provenientes del interior de Israel de que las disputas y divisiones en las reservas debilitarán a las FDI, que dependen de sus reservistas para operar de manera efectiva en tiempos de guerra. El artículo llama a los palestinos a unirse y explotar la crisis en Israel para lograr ganancias para la resistencia palestina y la “liberación” de Palestina.

¿Hamás y Hezbollah volverán a cometer los mismos errores?

Para Hamás y Hezbollah, la crisis por la reforma judicial israelí, las protestas en su contra y los argumentos al respecto dentro de la sociedad israelí conducen a una sola conclusión: Israel es internamente débil. Esta percepción ha servido en el pasado como base para evaluaciones erróneas de la situación por parte de ambas organizaciones. Han tomado los conflictos internos anteriores como una oportunidad para atacar a Israel bajo la suposición errónea de que la debilidad interna conduce inevitablemente a la debilidad militar.

La situación actual puede resultar similar. En el contexto palestino, la zona está lejos de ser tranquila. Los ataques terroristas contra Israel, algunos mortales, son frecuentes, mientras que los servicios de seguridad de Israel están involucrados en una intensa actividad tanto para frustrar los ataques antes de que sucedan como para detener a los responsables de los ataques ya llevados a cabo. El mes de Ramadán, que comienza el 23 de marzo, siempre está plagado de controversias. La motivación para atacar durante la observancia del Ramadán de este año podría ser especialmente alta dado lo que los palestinos han identificado como debilidad por parte de Israel.

Para Hezbollah, este es un momento complicado. La terrible situación económica en el Líbano y los vientos políticos que soplan allí podrían empujar a la organización, que tiene una larga lista de cuentas que saldar con Israel debido a varios asesinatos de sus miembros en los últimos años, a atacar objetivos israelíes. La debilidad de Israel también podría estar dando a los iraníes, que de manera similar están siguiendo los acontecimientos en la sociedad israelí con mucha atención, un “viento de cola” para atacar, ya sea directamente o a través de Hezbollah, no solo para dañar a Israel sino también para desviar la atención del progreso de Irán hacia la capacidad energética nuclear militar.

Los errores de juicio del pasado indican que Hezbollah y Hamás deben ser cautelosos al hacer evaluaciones estratégicas sobre Israel. En sus análisis de la sociedad israelí y su sistema político, se basan casi exclusivamente en medios de código abierto. En consecuencia, sus evaluaciones de la situación estratégica sobre un posible ataque israelí, ya sea proactivo o en respuesta a un ataque de su parte, no les ha funcionado muy bien en el pasado. La realidad en Israel es mucho más compleja que la reflejada por los medios de comunicación, que se centran en los extremos en aras de los titulares y los índices de audiencia. A pesar de la gran agitación que la sociedad israelí está experimentando ahora, Hezbollah y Hamás podrían descubrir una vez más que la telaraña israelí puede parecer delgada y frágil, pero su fuerza es considerable.

El Dr. Netanel Flamer, investigador principal del Centro BESA, es profesor en el Departamento de Estudios del Medio Oriente en la Universidad Bar-Ilan y en la Escuela de Gobierno, Diplomacia y Estrategia Lauder de la Universidad Reichman.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.