Implicaciones de la aplicación de la soberanía israelí sobre Judea y Samaria – Por Pnina Sharvit Baruch (INSS)

Las voces que piden la aplicación de una soberanía israelí sobre Judea y Samaria, o partes de ellas, se han vuelto más fuertes recientemente. El principal problema con esta medida es el desconocimiento de las repercusiones de este curso de acción para los palestinos en este territorio y el futuro de la Autoridad Palestina, y las consiguientes ramificaciones para Israel, tanto a nivel nacional como internacional. El gobierno israelí puede decidir que, a pesar de los argumentos en contra de la medida, quiere avanzar para extender la soberanía como parte del cumplimiento de una visión ideológica. Sin embargo, tal decisión solo debería ser alcanzada después de deliberaciones estratégicas serias que consideren todas las ramificaciones y las consecuencias esperadas, y como parte de una política integral destinada a avanzar en un estatus permanente que el gobierno considera deseable, y no como una táctica parcial derivada de motivaciones políticas internas.

Las voces que piden la aplicación de la soberanía israelí sobre Judea y Samaria han aumentado recientemente. Las propuestas varían en su alcance: algunas hablan de anexar el área completa; otros se relacionan con el Área C, es decir, el área fuera de las áreas urbanas palestinas y las aldeas gobernadas por la Autoridad Palestina (Áreas A y B); y algunos proponen que la soberanía se extienda sobre una parte o todos los asentamientos judíos en Judea y Samaria. La aplicación de la ley israelí sobre el territorio es, en esencia, la aplicación de la soberanía, y la aplicación de la soberanía es, en esencia, una anexión. La diferencia en términos es una cuestión de sensibilidad política y semántica, pero no existe una diferencia legal importante entre ellos.

Las propuestas planteadas generalmente se basan en argumentos ideológicos sobre el derecho del pueblo judío al Gran Israel, pero otros argumentos también se centran en los derechos de los israelíes que viven en estos territorios y se consideran “ciudadanos de segunda clase”, ya que la ley israelí no es completamente aplicada en sus comunidades.

En 1967, Israel obtuvo el control de gran parte del territorio, incluidos Judea y Samaria. A pesar de sus reclamos sobre este territorio, Israel no aplicó su soberanía sobre todos estos territorios, sino únicamente en Jerusalén Este y las Alturas del Golán. En lo que respecta a la comunidad internacional, todo el territorio, incluida Jerusalén Oriental, tiene el estatus de territorio ocupado e Israel no tiene derecho a anexarlo. Por consiguiente, no se reconoció la anexión de Jerusalén Oriental, y el mundo, incluidos los Estados Unidos, no se relaciona con Jerusalén Oriental como territorio del Estado de Israel. En otras partes de los territorios, Israel aplicó las leyes de la ocupación beligerante, ya que de acuerdo con el derecho internacional, este es el sistema relevante de leyes cuando se incauta el territorio durante la guerra y debido a la necesidad de tener un régimen legal para regular los poderes del gobierno israelí y responsabilidades con respecto a los residentes del territorio.

En Judea y Samaria, por lo tanto, no hay una aplicabilidad de la ley israelí. La ley local que se aplica se basa en las leyes que existían antes de 1967 y en la legislación de seguridad, es decir, las órdenes emitidas por las Fuerzas de Defensa de Israel en la región. Sin embargo, el comandante militar emitió órdenes municipales en relación con todos los asentamientos israelíes, que adoptan muchos acuerdos de la ley israelí a modo de referencia, como en relación con la educación, el bienestar, el gobierno local, etc., de modo que hay una gran sincronización entre los dos sistemas de leyes. También se informó recientemente que, a petición del Ministro de Justicia de Israel, se emitieron directivas para mejorar y acortar el proceso de adaptación de las leyes que se aplican a los asentamientos a las enmiendas a la legislación israelí. Esto significa que una parte significativa de las lagunas legales existentes relacionadas con los israelíes que residen en los asentamientos se puede resolver sin tener que aplicar la ley israelí en su totalidad en los territorios. La brecha material principal con respecto a los residentes del asentamiento se relaciona con las leyes que se aplican a la tierra y la infraestructura.

El problema principal con la aplicación de la soberanía israelí sobre Judea y Samaria, o sobre sus partes, es el desconocimiento de las repercusiones de este curso de acción para los palestinos en este territorio y vis-à-vis el futuro de la Autoridad Palestina, y las consiguientes ramificaciones para Israel, tanto a nivel nacional como internacional.

Los pasos para aplicar la soberanía dentro de Judea y Samaria afectarán directamente a los palestinos que residen en las áreas anexas. Entre doscientos y trescientos mil palestinos viven en el Área C. Si el Área C se convierte en parte de Israel, estos palestinos se convertirán en residentes permanentes de Israel, con todos los derechos que lo acompañan, incluida la libertad de movimiento y el derecho al Seguro Nacional. También tendrán derecho a solicitar la ciudadanía israelí, aunque presumiblemente mantendrán un estado similar al de los residentes de Jerusalén Este que no recibieron la ciudadanía, un estado que en sí mismo es problemático.

La aplicación de la soberanía sobre toda la zona C también afectará a los palestinos que viven fuera de esta área (en las áreas A y B). En primer lugar, hay tierras, infraestructura y otras propiedades en el Área C que pertenecen a estos residentes palestinos o que satisfacen sus necesidades de subsistencia. Además, para viajar de un lugar a otro en las Áreas A y B, no hay más remedio que pasar por el Área C (que constituye aproximadamente el 60 por ciento del territorio). Una mirada al mapa hace patente este punto. Además, existen vínculos familiares y de otro tipo entre residentes palestinos del Área C y residentes de las Áreas A y B. Imponer los derechos de los palestinos en la zona y restringir su movimiento generará acusaciones materiales de que Israel está violando los derechos humanos básicos de los palestinos. La concesión de diferentes derechos a diferentes poblaciones en el área anexa a Israel será difícil de alinear con los derechos básicos prescritos en la ley israelí. Un régimen institucionalizado que diferencie a los pueblos puede ser considerado como un régimen de apartheid.

Además, tal curso de acción desencadenará una crisis importante en las relaciones de Israel con la Autoridad Palestina y su cooperación en materia de seguridad y ámbitos civiles por igual. Lo que está en juego es un curso de acción que contraviene expresamente los acuerdos entre las partes e indica que Israel no tiene intención de llegar a una solución negociada para el conflicto. Otra ramificación será la sensación de desesperación creada entre los palestinos con respecto a cualquier posibilidad de realizar sus aspiraciones nacionales, lo que puede aumentar la motivación para el terrorismo y la violencia.

La completa ruptura de los lazos con la Autoridad Palestina obligará a las FDI a expandir sus actividades en lo profundo del territorio palestino. Además, tal medida, que podría asestar un golpe mortal a la solución de dos estados, bien podría conducir al colapso de la Autoridad Palestina, ya sea como resultado de la presión interna sobre ella o como una decisión consciente de su parte. En tal escenario, Israel podría verse responsable de toda la población palestina en todo el territorio en todas las esferas de sus vidas. Esto tiene muchas repercusiones, tanto en términos de amenazas de seguridad crecientes como de la organización requerida debido a la necesidad de realizar actividades constantes en todo el territorio, y en términos de la pesada carga económica de proporcionar soluciones completas para las necesidades de alrededor de 2,5 millones de palestinos. También es muy posible, si no probable, que el flujo de contribuciones externas y el apoyo a los palestinos se agoten.

En el plano nacional, la institución de acuerdos discriminatorios e inequitativos a lo largo del tiempo con la población palestina, tanto en el territorio anexado como más allá, impone una pesada carga a la democracia israelí y la preservación de los valores del estado, y abre el camino por los enfrentamientos dentro de la sociedad israelí. Se puede esperar que una de las primeras víctimas sea el Tribunal Supremo israelí, que tendrá que elegir entre continuar protegiendo los derechos humanos, al precio de una colisión frontal con los líderes políticos, y renunciar a su función de revisión judicial primaria en relación con a estos asuntos, al precio del colapso de su posición como el guardián de la democracia y la justicia israelíes en general.

La aplicación de la legislación israelí únicamente dentro de los límites de las comunidades israelíes reduciría en cierta medida las repercusiones del curso de acción en los palestinos. Sin embargo, esto aún podría reforzar las acusaciones de apartheid, debido a la existencia de sistemas de leyes separados que discriminan a los residentes palestinos en favor de los residentes israelíes. También se puede esperar que tenga un impacto adverso significativo en la cooperación con la Autoridad Palestina, principalmente la cooperación en materia de seguridad, y para aumentar el riesgo de un efecto significativamente debilitante en el desempeño de la Autoridad Palestina.

A nivel internacional, cualquier línea de acción que aplique la soberanía israelí sobre los territorios, aunque solo sea en los límites de los asentamientos israelíes, será percibida como otra táctica para frustrar la idea de los dos estados y atribuirá la culpa a Israel por el conflicto en curso. Este curso de acción también se percibirá como una violación flagrante del derecho internacional y las resoluciones internacionales. La Opinión Consultiva de 2004 de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya con respecto a la cerca de seguridad expresamente declaró que la anexión de una porción del territorio constituye una violación del derecho internacional y del derecho de los palestinos a la autodeterminación. La Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de diciembre de 2016 establece expresamente que el Consejo de Seguridad no reconocerá ningún cambio en las líneas de 1967 que no sean los acordados por las partes a través de negociaciones. Tal curso de acción probablemente desestabilizará las relaciones pacíficas con Egipto y Jordania y obstaculizará severamente cualquier intento de mejorar las relaciones con otros países de la región.

De hecho, es probable que la actual administración estadounidense bloquee cualquier decisión operativa del Consejo de Seguridad contra Israel; sin embargo, se esperarían medidas en todos los demás foros internacionales y en la Unión Europea y los Estados miembros de la UE, incluso hasta el punto de la imposición de sanciones a Israel. También existe una gran preocupación que las futuras administraciones estadounidenses, particularmente las administraciones demócratas, permitan decisiones operativas del Consejo de Seguridad contra Israel, ya que los demócratas no se sentirán obligados a continuar el camino de la administración Trump en relación con Israel y la política de asentamientos.

No hay duda que la anexión causaría un daño severo a las empresas de cooperación internacional con Israel, y provocará una demanda de que ningún acuerdo, plan o empresa se aplique al territorio anexado. También se puede esperar que las membresías en organizaciones como FIFA y otras dependan de esta demanda. Israel tendría que decidir si está dispuesta a renunciar a todos estos acuerdos, mientras daña sus intereses económicos, científicos y culturales.

La decisión de anexionarse territorios también puede aumentar el potencial de un proceso penal internacional. El fiscal de la Corte Penal Internacional (ICC) ya está realizando un examen preliminar, que también se relaciona con los acuerdos, que se definen en la constitución del tribunal como un crimen de guerra. La decisión de anexar puede influir en la decisión de abrir una investigación y también puede dar lugar a acusaciones. Dichas acusaciones también podrían presentarse contra los ministros e incluso contra el primer ministro, porque la CPI no otorga inmunidad a los jefes de estado titulares.

Claramente, la decisión de aplicar la soberanía israelí sobre los territorios tiene graves implicaciones, tanto a nivel nacional como internacional. El gobierno israelí puede decidir que a pesar de los argumentos en contra de la medida, quiere avanzar cursos de acción para extender la soberanía como parte del cumplimiento de una visión ideológica. Sin embargo, tal decisión solo se debe alcanzar después de deliberaciones estratégicas serias que consideren todas las ramificaciones y consecuencias esperadas y como parte de una política integral destinada a avanzar en el estatus permanente que el gobierno considera deseable, y no como una táctica parcial derivada de la interna motivaciones políticas.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.